miércoles, 18 de enero de 2017

Las empresas españolas que acompañaron a Felipe VI en su visita a Arabia Saudí.

 El Rey Felipe VI recibe el Gran Collar de manos del rey Salman bin Abdelaziz

¿Cuántos y qué empresarios españoles acompañaron a Felipe VI en su visita oficial a Arabia Saudí el fin de semana pasado. Curiosamente, el gobierno no hizo público de forma oficial el listado de empresas españolas. A última hora de la tarde del lunes, tras reiteradas llamadas a los ministerios de Asuntos Exteriores, al de Fomento y Economía e Industria, así como a Zarzuela y el Instituto Español de Comercio Exterior, una responsable de prensa de la Secretaría de Comercio Exterior –adscrita al Ministerio de Economía e Industria– recitó a La Marea, en conversación telefónica, el siguiente listado de empresas.

Acciona, multinacional especializada en infraestructuras listada en el Ibex 35.
ACS Cobra, multinacional constructora listada en el Ibex 35 y presidida por Florentino Pérez.
ADIF, empresa ferroviaria propiedad del Estado.
Arpa, empresa especializada en logística militar.
CAF, constructora ferroviaria.
FCC*, multinacional constructora.
Grupo MCI, compañía especializada en productos de iluminación.
HFF Herbert Smith, despacho de abogados internacional.
IDOM, empresa de ingeniería y arquitectura.
Indra, multinacional de los sectores militar, energético, financiero y de transportes, con participación pública. Listada en el Ibex 35.
INECO, proveedora de servicios de ingeniería y de transporte.
Mondragon, corporación presente en el ámbito financiero, industrial y de la distribución, entre otros.
Navantia, empresa militar propiedad del Estado.
OHL, multinacional constructora listada en el Ibex 35.
Renfe, empresa ferroviaria del Estado.
SACYR, empresa constructora listada en el Ibex 35.
Sener, ingeniería y construcción.
Talgo, empresa ferroviaria.
Técnicas Reunidas, multinacional especializada en ingeniería y construcción, listada en el Ibex 35.
Grupo TSK, empresa del sector energético, industrial, mineral y medioambiental.
Typsa, conglomerado de empresas de consultoría en ingeniería civil, arquitectura y energía, entre otros.
X-Elio, compañía especializada en energías renovables.


La oposición, encabezada por el PSOE y Unidos Podemos, ha criticado la visita de Felipe VI a Arabia Saudí, una dictadura que se distingue por la violación sistemática de los derechos humanos y la discriminación de las mujeres.

martes, 17 de enero de 2017

El anuncio rechazado que se hizo viral.



Las grandes marcas que conocemos gastan auténticas sumas de dinero en publicidad. Contar con una buena campaña es una de las formas que tienen las empresas de ocupar los primeros puestos de ventas mundiales. Sin embargo, a veces, algunos de los mejores anuncios que vemos no responden a esta fórmula. Y hay estudiantes, casualidades o vídeos virales que acaban teniendo más éxito que el mejor de los publicistas. Algo parecido ocurre con Eugen Merher, un estudiante alemán de dirección de cine que acaba de coronarse con su último proyecto. El joven eligió la marca deportiva Adidas para hacer su trabajo “porque, en el deporte, se encuentran muchos valores comunes y es fácil identificarse”. La magnífica historia ha llegado a tanta gente que el vídeo que se publicó en YouTube el 16 de diciembre ya cuenta con más de nueve millones de  reproducciones. Merher tuvo la brillante idea de contar la historia de un antiguo corredor de maratones que ve cómo su cuerpo y su alma van apagándose dentro de la residencia de ancianos en la que vive. Un par de zapatillas viejas pueden cambiar eso y mucho más. Sobre todo si le sumamos valores como el de la amistad, la persistencia, la complicidad y no rendirse nunca. Merher afirma que, desde su escuela, la Filmakademie Baden-Württemberg, “intentamos enviar el vídeo al departamento de comunicación de Adidas, pero no nos respondieron nada”. Lo increíble es precisamente lo que el propio autor del anuncio explicó, lo que te hace sentir y lo que te despierta como espectador. Una obra publicitaria que arrasa en sentimientos en casi cualquier parte del mundo.

Adidas – Break Free Eugen Merher

domingo, 15 de enero de 2017

Felipe VI visita Arabia Saudí , el escándalo de la Sexta y los actores americanos que plantan a Trump.

Felipe VI, junto al gobernador de Riad, Turki bin Abdullah bin  Abdulaziz al Saud, en 2015.

El rey Felipe VI inició ayer, sábado, en Riad, la visita oficial a Arabia Saudí.  Es la tercera ocasión en la que el rey planifica este viaje, tras dos intentos aplazados. El primero, a principios del año pasado, debido a la inestabilidad política y a la espera de la formación de un nuevo Gobierno; el segundo, por la muerte del hermano del rey de Arabia. Los partidos políticos de la oposición criticaron el viaje del jefe del Estado a un país que vive “bajo una dictadura que no respeta los Derechos Humanos”. ERC, PDECat  y Podemos consideraron “tremendamente cuestionable a nivel democrático” la visita del rey visite este país. Pero, una vez encauzada la situación política de 2016, Felipe VI pretende reforzar su agenda internacional. Los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, y de Fomento, Íñigo de la Serna, acompañan al rey. El viaje real es una importante oportunidad, según Exteriores, para abrir la interlocución bilateral con el rey Salmán y sus herederos, así como para favorecer intereses económicos españoles en diversos sectores. Don Felipe tiene previsto asistir a una presentación de los proyectos saudíes en el sector de energías renovables abiertos a la inversión extranjera y presidir un encuentro empresarial en el que participarán más de veinte directivos de compañías llegados a Riad desde España. Además de abordar el estado del proyecto del AVE Medina-La Meca y de abrir negociaciones para la venta de cinco corbetas de Navantia, la visita permitirá explorar perspectivas de negocio en sectores como infraestructuras, telecomunicaciones, ingeniería y energías renovables. PP y PSOE respaldan el viaje mientras que IU y Podemos requirieron en vano la cancelación del viaje. Por su parte, Ciudadanos solicita que se muestre interés en la visita por el bloguero Raif Badawi, condenado a 10 años de cárcel y a 1.000 latigazos por crear una web que defiende libertades sociales. La Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación explica en una ficha informativa que Arabia Saudí es una monarquía basada en las reglas que gobiernan una sociedad islámica en su interpretación más estricta. Pero el país carece de Parlamento propiamente dicho. Los partidos políticos y sindicatos están prohibidos.  Los principios políticos “son los tradicionales islámicos, fundamentados en la familia islámica, la jerarquía, y los derechos y deberes de los musulmanes”. Pero Exteriores apunta que el país cuenta con una estructura administrativa “propia de un Estado moderno”.

       El proyecto Haramain: el AVE del desierto.

Acompañan al monarca español un nutrido grupo de representantes de algunas de las mayores compañías españolas. El viaje está marcado en lo económico por los grandes contratos que las empresas españolas han logrado en Arabia en los últimos años y la caída del precio del petróleo, que ha dado la vuelta prácticamente a la balanza comercial entre los dos países, deficitaria para España por la importación de crudo. Cuatro grandes contratos de multinacionales españolas están adjudicados en el país por un importe de 16.136 millones de euros  y centran la atención empresarial: el contrato de un consorcio formado por 12 compañías españolas que se adjudicó en 2011 la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad que unirá las ciudades de Medina, Yeda y La Meca, presupuestado en 6.736 millones de euros, el mayor concurso logrado en el exterior por empresas españolas;  la venta de cinco corbetas que serán construidas por Navantia en un contrato valorado en unos 2.000 millones de euros; la construcción del Metro de Riad, a cargo de un consorcio liderado por FCC, por 6.000 millones; y la reciente adjudicación a Técnicas Reunidas de un contrato para modernizar una refinería por 1.400 millones de euros. El contrato de Navantia es el que todavía queda por cerrar. Se trata del mayor contrato logrado en el exterior por la compañía controlada por la Sepi y que supondría la creación de cientos de empleos en los astilleros de Navantia en El Ferrol y en la bahía de Cádiz. Los trabajos de las compañías españolas en Arabia Saudí en la construcción del AVE La Meca-Medina estuvieron sometidos el pasado año a una fuerte presión por defectos y retrasos. El consorcio español logró en noviembre una prórroga en la fecha tope de entrega, hasta marzo de 2018. Las autoridades saudíes asumieran 150 millones de euros en sobrecostes. Fuentes consultadas en el grupo de empresas españolas explican que el viaje será aprovechado para “cerrar algunos flecos pendientes”.

      Navantia, a la espera de que Arabia Saudí le encargue construir cinco corbetas.

El rey Felipe VI retoma así la visita que postergó en enero pasado (del 2016) como consecuencia de la situación política en España, al igual que ocurrió con otros viajes programados a Reino Unido, Japón y Corea del Sur. Espera que sirva para firmar un contrato por el que la empresa pública española Navantia construirá cinco corbetas para las Fuerzas Armadas saudíes, que garantizará a los astilleros de Ferrol (A Coruña) y San Fernando (Cádiz) la carga de trabajo durante cinco años. Pero, cuando, a principios de año, se hizo pública la intención del Rey Felipe VI de visitar Arabia Saudí  –pocos días después de que su padre, Don Juan Carlos, hiciera una gira privada por los países del Golfo Pérsico–, Podemos pidió a la Casa del Rey y al Gobierno que suspendiera el viaje. La formación de Pablo Iglesias no veía “razonable” que la monarquía española hiciera una visita oficial a un país en que las mujeres ni siquiera pueden conducir,  un país en donde se reprime a los defensores de los Derechos Humanos y se ejecuta a condenados. Solo unos días antes, Arabia Saudí había ejecutado a 47 personas, entre ellos el líder religioso chií Nimr Baquir al Nimr, lo que desató una espiral de tensión con Irán. Los directores de Amnistía Internacional, Greenpeace, FundiPau, Intermón Oxfan y Greenpeace pidieron a Navantia y al entonces presidente del Gobierno en funciones que no suscribieran el contrato porque se corría el riesgo de que las cinco fragatas construidas por España fueran utilizados por Arabia Saudí en el bloqueo naval al que somete a Yemen desde el 25 de marzo de 2015.

      Empresa Técnicas Reunidas

Técnicas Reunidas es una de las compañías españolas que mejor se ha posicionado en Arabia Saudí. Desde el año 2003, el grupo lleva trabajando en proyectos, más de diez de refino, petroquímica, y gas, con Saudi Aramco, la mayor empresa de petróleo del mundo. El presidente del consorcio Alta Velocidad Meca Medina, Jorge Segrelles, y el de Navantia, José Manuel Revuelta, acompañan al Rey en este viaje. El diario El Economista publicó el miércoles que más de 30 empresarios viajarían con Felipe VI, entre ellos los presidentes de Acciona, OHL, Talgo, o Técnicas Reunidas. Asisten representantes de los sectores industrial, servicios, tecnológico, transporte, o telecomunicaciones. España importa de Arabia Saudí bienes por valor de entre 3.000 y 6.000 millones de euros, fundamentalmente petróleo, y exporta por valor de entre 1.000 y 2.500 millones. En 2013, el saldo de la balanza comercial fue negativo para España por importe de 3.469 millones de euros. Sin embargo, según datos aportados por la Secretaría de Estado de Comercio, en 2015, España exportó bienes por importe de 3.097 millones de euros, un 36% más que un año antes, e importó por valor de 3.403 millones, un 34% menos. Se trata de un viaje de la delegación española a Arabia Saudí que no ha estado exento de las polémicas que suelen rodear las visitas institucionales a un país no democrático.

Zarzuela se olió que Iglesias y Rufián “tramaban un jugarreta contra el Rey”.

El 8 de noviembre del 2016, ERC veía “tremendamente cuestionable a nivel democrático” el viaje del rey a Arabia Saudí. Homs preguntaba si Felipe VI iba a mantener el “interés” que había tenido Juan Carlos I en el país árabe. El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, consideraba “tremendamente cuestionable a nivel democrático” que el rey Felipe VI fuera a visitar Arabia Saudí, un país que vive bajo una dictadura que no respeta los Derechos Humanos. La Casa Real anunció que el monarca realizaría la visita que tenía previsto realizar el pasado mes de febrero a Arabia Saudí, pero que tuvo que cancelar ante la inestabilidad política. En declaraciones a los medios ante de la reunión de la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, el diputado independentista admitió que “no es nada nuevo” que el jefe del Estado español viaje al citado país árabe, con el que su padre, Juan Carlos I, también tenía buenas relaciones. “Lo del viaje de un Rey del Estado español a un régimen tan absolutamente antidemocrático no es nada nuevo, pero es, cuanto menos, denunciable y tremendamente cuestionable a nivel democrático”, declaró Rufián. En esa línea, Francesc Homs, portavoz de PDECat, la antigua Convergència (CDC), en el Congreso de los Diputados, preguntó si Felipe VI va a mantener el mismo “interés” que su padre, el Rey Juan Carlos I, por países como en Arabia Saudí, “un país que vive bajo una dictadura que no respeta los Derechos Humanos”. Homs se mostró “sorprendido” por la “persistencia” e “interés” que “indudablemente” había tenido siempre el rey emérito en los países árabes y, concretamente, en el régimen saudí, y en la “poca transparencia” que, a su juicio, había habido en torno a esas buenas relaciones. En todo caso, el independentista catalán desconocía si Felipe VI mantendría el mismo “interés” que su padre tenía en ese país. 

        Podemos censuró el viaje del Rey a Arabia Saudí: “Nos avergüenza que se haga fotos con dictadores”.

Por su parte, Irene Montero, portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso, censuraba, el 8 de noviembre pasado, el viaje del Felipe VI y señalaba que a su partido le “avergüenza” que “se haga fotos con dictadores”. “Debería avergonzarnos que el rey, que representa la imagen de todo nuestro país, se haga esas fotos. No querríamos que esas cosas pasaran”, respondía a los periodistas en los pasillos de la Cámara Baja. En esta misma línea se expresaba Íñigo Errejón, portavoz parlamentaria de Unidos Podemos: “Que el Rey haya elegido Arabia Saudí como el primer destino al que acudir con un Gobierno en plenas funciones no es precisamente lo más adecuado. Nosotros no habríamos elegido ese destino. Hay que tener más cuidado a la hora de elegir a qué países se le hacen guiños”. Por otra parte, Rafael Hernando, portavoz parlamentario del Grupo Popular, Rafael Hernando, consideraba  “oportuno” el viaje eral a  Arabia Saudí, país en el que, según destacaba, España tiene “importantes” intereses económicos. El dirigente conservador quiso dejar claro que “nadie puede cuestionar” que el Rey, como el Gobierno, sean favorables a la defensa de los Derechos Humanos, lo que no implica que España “comulgue” con las políticas que se practiquen en ese país. De ser así, España y con ella sus empresas estarían “muy limitadas” en su acción exterior. Y apostilló que  “precisamente, si España ha salido en parte de la crisis ha sido gracias al sector exportador, al que hay que respaldar”. Hernando defiende que nuestro país tiene intereses económicos “enormemente relevantes” en Arabia Saudí que afectan al empleo de “miles” de españoles que trabajan en el sector naval y en las infraestructuras. De ahí que vea “oportuna” esa visita del monarca.

        La reina Letizia en uno de sus actos en solitario el pasado mes de febrero.

Se dice que la reina Letizia se negó a viajar a Arabia Saudí y que el rey se fue sin ella. Teresa Rodrigo, en El Español, así lo explica: “Ni pensaba visitar la península arábiga hace unos meses cuando se suspendió el encuentro, ni piensa hacerlo ahora. La reina Letizia (44 años) ha declinado asistir a Arabia Saudí. El fallecimiento del Príncipe Turki bin Abdulaziz Al Saud, hermano del rey Salman, fue el motivo por el que el monarca español no viajó el pasado noviembre a Arabia. No era la primera vez que se aplazaba esta cita desde que se programó en febrero de 2016. Entonces, la situación de interinidad y bloqueo político desaconsejaron el viaje, que ahora tiene lugar. Las razones para una mujer como ella parecen obvias. Ya se explicaron en el artículo 'Letizia le hizo la cobra a Salam. ¿Se la hará a Trump?'. La reina nunca visitaría un país “que tiene un embajador en Estados Unidos, también de la familia Al-Saud reinante, que, preguntado si los aviones de Arabia continuarán bombardeando Yemen y matando a cientos de niños inocentes, responde: eso es como obligarme a decir que jamás pegaré a mi mujer; un país donde las mujeres tienen prohibido conducir; en el que las casadas no pueden viajar solas y son acompañadas por un cuidador, el mahren, siempre de la familia del marido; un país donde un bloguero, Raif Badawi, ha recibido 50 latigazos en público y está en prisión a la espera de los 950 restantes a que fue condenado; un país donde 150 personas han sido ejecutadas en los últimos años, por decapitación en su mayoría, en algún caso por oponerse pacíficamente a la familia reinante; un país que subvenciona miles de mezquitas por todo el mundo –en España, también– promoviendo el wahabismo, corriente religiosa musulmana radical; un país en el que las divorciadas no pueden entrar por ser consideradas adúlteras; donde las extranjeras, al entrar, son provistas de una indumentaria para vestir de manera ‘decorosa’; un país en el que las presentadoras de televisión, según una norma reciente, han de vestir una abaya (túnica) y un pañuelo negro porque, según ha dispuesto la Asamblea Consultiva de Arabia Saudí, las periodistas no pueden mostrar su belleza...’. Letizia tiene cada día más claro que ella es reina consorte y que su agenda y la de su marido el rey Felipe VI no tienen por qué ser la misma… La última vez que vimos a los reyes de España juntos fue en la Pascua Militar el pasado 6 de enero, en la que Letizia protagonizó un gesto muy comentado y criticado en las redes sociales al sacar de su bolso su espejo de bolsillo y retocarse los labios mientras Felipe VI y ella charlaban con el presidente de Gobierno Mariano Rajoy y la Ministra de Defensa María Dolores de Cospedal. De momento no hay previsto ningún acto de los dos monarcas juntos”. Pero también se dice que el motivo de la ausencia de  la reina Letizia en Arabia Saudí es porque está vetada en este país. Se apunta que el veto es debido a su divorcio (la Reina Letizia estuvo casada, por lo civil, años antes de conocer a Felipe). Que es precisamente su condición de divorciada lo que hace que no pueda viajar a Oriente Medio. Allí, las mujeres separadas de sus maridos se consideran adúlteras. Otra de las normas tan ‘modernas’ y poco misóginas que tiene el país del petróleo. Y que si Letizia no  hubiera estado divorciada a buen seguro que hubiera ido al viaje. Pero ¿qué hubiera ocurrido si el Rey fuera el divorciado? ¿Acaso el veto hubiera caído sobre él?

Felipe VI y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, visitaron Riad en enero del año pasado para dar su pésame por la muerte del rey Abdalá.

Cuatro grupos para la Defensa de los Derechos Humanos solicitaron al rey y al Gobierno de Mariano Rajoy que frenasen la venta de cinco buques de guerra de la empresa pública Navantia a Arabia Saudí. La petición llegó a menos de tres días de la visita de Felipe VI a este país, en la que se prevé el cierre del contrato de venta de las cinco corbetas. Argumentaron que, en caso de realizarse esta operación, España podría convertirse en “cómplice de las atrocidades cometidas en el conflicto de Yemen”, puesto que las corbetas podrían utilizarse para cometer crímenes de guerra. Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón advirtieron en un comunicado de la “ilegalidad” que supone la venta de los buques de guerra a Arabia Saudí. Temían que, en caso de cerrarse el contrato, las fragatas pudieran utilizarse en Yemen para atacar a la población civil o para mantener el bloqueo naval al que está sometido el país desde hace más de un año (y que impide el acceso de ayuda humanitaria). Y solicitaron al Gobierno español que no autorizase la operación. “Cualquier posible venta de armas a Arabia Saudí que pueda usarse en Yemen es ilegal porque viola la legislación española e internacional sobre comercio de armas”, afirmó el director de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán. Desde FundiPau defienden que el debate sobre el contrato de venta de las cinco corbetas no puede reducirse a conseguir “puestos de trabajo a costa de la vida de civiles inocentes yemeníes”. En este sentido, solicitaron que se adoptasen medidas para mejorar el control y la transparencia en el comercio de armas, además de la apertura de una investigación que determine si las armas españolas exportadas a Arabia Saudí con anterioridad se han utilizado para matar a “civiles inocentes”. No es la primera vez que las cuatro ONG, agrupadas bajo la campaña Armas Bajo Control, muestran su oposición a esta operación. Ya en enero de 2016 se dirigieron a Navantia y al entonces presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para mostrarles su rechazo. También repitieron su negativa en noviembre de 2016, antes del fallido viaje del rey a Arabia Saudí, que fue aplazado tras la muerte del hermano del rey Salmán.

Luis Gonzalo Segura.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra, escribe en Público del jueves pasado un artículo titulado “Felipe VI, un rey comprometido con el terror saudí”, en el que dice: “En esta ocasión, la ignominiosa visita de nuestros vendedores de muerte, encabezada por Felipe VI, es mucho más grave que la realizada en 2012 por Juan Carlos I cuando intentó por todos los medios vender 275 carros de combate Leopard a los sauditas. Y lo es por varios motivos. Hace unos días, Felipe VI manifestaba su compromiso contra el terror y lo hacía junto a María Dolores de Cospedal en lo que, evidentemente, se trataba de un respaldo a su política de aumento presupuestario. Aumento, dicho por otra parte, que no repercutirá en la mejora de las condiciones de vida de los militares ni evitará la muerte o el abandono de estos, sino que será dedicado a comprar y comprar y volver a comprar. Siempre, claro está, que no se dedique a costear veraneos o campos de golf para oficiales, que también puede ser. Desgraciadamente, si Felipe VI se presenta como el adalid contra el terror y la forma de defendernos de este es adquiriendo más submarinos que no flotan, me temo que vamos apañados. Y vamos apañados porque aunque flotaran, ni todos los submarinos del mundo, añadidos a todos los carros de combate y aviones existentes nos defenderían del terror. Mucho menos harían este país más seguro para las familias, tal y como afirma Cospedal. El terrorismo no se combate con armamento ni se combate fomentando y reforzando el miedo. Se combate con educación, sanidad y progreso, se combate no invadiendo países por intereses económicos o geopolíticos y se combate con la integración de los inmigrantes. Pero eso no da dinero ni comisiones como la venta de armas (que le pregunten a Corinna). Así que, Felipe VI, vestido de militar, nos anunciaba su inquebrantable compromiso contra el terror y lo hacía sin saber o sin querer saber que acababa de comprometerse a luchar contra sí mismo. Siendo sinceros, aunque la mayoría de los medios de comunicación hayan guardado silencio con respecto al discurso y hayan amparado el viaje al país de las decapitaciones bajo el interés nacional (El Mundo esgrimía que ‘se trata de un viaje de vital importancia para los intereses de España’), el discurso fue poco menos que nauseabundo y la vista a los saudíes será poco menos que un sangriento negocio”.

Viaje sanguinario y emético el de Felipe VI, según Gonzalo Segura.

“Si analizamos el reinado de Felipe VI podremos comprobar que éste demostró sentirse muy cómodo con los sauditas y su brutal campaña de decapitaciones, por motivos tan ‘terroríficos’ como el adulterio o la homosexualidad, la cual suma ya 350 decapitados en tres años. Ello pone de manifiesto que Felipe VI visite por segunda vez a semejantes salvajes y lo haga con la connivencia generalizada de la sociedad. Sin embargo, y por desgracia, hay algo mucho peor en esta ocasión que el terror saudí contra sus propios ciudadanos: Yemen. Es innegable que los Borbones siempre fueron de mercadear entre cadáveres, de hacerse hueco entre cabezas cercenadas para hacer negocios o de apoyarse en cunetas para recuperar coronas, solo hay que revisar la historia, pero la complicidad con la matanza de Yemen es absolutamente intolerable. Arabia Saudí y varios países más llevan años de cruel enfrentamiento con Yemen y los cálculos no pueden ser más siniestros: más de 10.000 fallecidos. Es cierto que queda mucho para ser tan ‘terroríficos’ como la OTAN, la cual cuenta los muertos por millones (más de 4 millones de muertos solo en Afganistán, Irak y Pakistán desde 1991), pero más de 10.000 fallecidos no son una tontería. Así pues, viajar a Arabia Saudí para intentar vender cinco fragatas por valor de 2.000 millones de euros es una enorme perversidad, por muchos precedentes que existan (Arabia Saudí es nuestro principal cliente), y máxime cuando ya sabemos que han aparecido armas españolas en Yemen. Es más, creo, como muchas organizaciones, que estas ventas constituyen un delito de complicidad con crímenes de guerra. Así pues, Felipe VI tiene un compromiso firme con el terror y los terroristas (difícil catalogar a los sauditas de otra manera), con los crímenes de guerra y con los negocios ensangrentados. Y yo no puedo más que avergonzarme, como ciudadano, de un viaje tan sanguinario y emético como el que pretende realizar, al igual que me avergüenzo de mi país mientras siga participando de regímenes que practican el terror y los crímenes de guerra como Arabia Saudí… En cualquier caso, rogaría que en el próximo discurso nuestro monarca fuese así de sincero: ‘Yo, Felipe VI, estoy comprometido con el terror saudita, intentaré venderles armas para que sigan asesinando a miles de yemeníes y, con suerte, parte del armamento vendido terminará en manos del Estado Islámico para que sirva a los intereses occidentales contra Siria o termine siendo utilizadas en atentados contra nosotros. De esta manera, podremos seguir justificando la venta de armas hasta el infinito y más allá. Añadir, por último, que disfrutaré de un viaje de lujo sabiendo que los sauditas han decapitado a más de 350 adúlteros, homosexuales y otros peligrosos terroristas en los últimos años’… Dicho o escuchado así, por lo menos nos ahorran el cinismo”.

Juan Torres discute con el presentador del programa, Iñaki López, poco antes de abandonar el plató de La Sexta.

Pero hay otro tema que se ha aireado esta semana en la televisión. Juan Torres, Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y catedrático de Economía Aplicada en la universidad de Sevilla, abandonaba el sábado, 7 de enero, el plató de “La Sexta Noche” debido a los ataques recibidos por parte de un periodista, Eduardo Inda, que le relacionó con Venezuela y le acusó de pertenecer a Podemos. “No consiento la mentira”, dijo Torres mientras abandonaba la zorrera política del segundo canal de Planeta. “Lo peor –escribe Javier Pérez de Albéniz en Cuartopoder.es, bajo el título‘Aire fétido’– fue confirmar la alergia que demuestra la televisión al análisis riguroso, a la divulgación, al conocimiento. Lo mejor, la cara de sorpresa del presentador del programa. ¡Cómo podía imaginar nadie que un debate con Inda y Marhuenda terminase de esta manera! Sorpresa morrocotuda para el amigo, Iñaki López, imagino que tan grande como la del director del programa, el jefe de informativos, o el mismísimo presidente de la cadena. ¡Cómo podían pensar ellos que periodistas tan cabales y moderados como Inda y Marhuenda boicotearían a Torres!” 

Inda y Marhuenda ven a Juan Torres alejarse del plató.

“En cualquier caso –continúa Pérez de Albéniz–, el verdadero problema no es que Inda, Marhuenda y compañía sean unos terroristas, periodísticamente hablando. El problema es que son unos terroristas creados, engordados, financiados y utilizados por una televisión. Concretamente por la televisión que, según afirma su director, Antonio García Ferreras, tiene ‘el periodismo como religión’. Con dos cojones. ‘Respiramos el mismo aire’, ha llegado a decir García Ferreras refiriéndose a su relación con Inda. Aire fétido. ‘Me da vergüenza compartir cadena con lo que estoy viendo ahora mismo. Es lamentable que en la Sexta Noche se permita que Inda y Marhuenda vinculen la agresión a Rajoy a Podemos. ¿Por audiencia? Vergüenza’. Así de contundente se mostró hace meses en Twitter Juanlu de Paolis, director de contenidos de ‘Salvados’, uno de los programas estrellas de La Sexta. Tras ver el programa del pasado sábado, siguió mostrándose igual de valiente: ‘Lo dije ya hace más de un año y me ratifico: me da vergüenza’. Inda lleva meses faltando al respeto, insultando y difamando desde La Sexta, la cadena que aprovecha cualquier oportunidad para dar lecciones de periodismo. ‘Yo soy periodista, yo incomodo al poder’, dice un García Ferreras especializado en frases grandilocuentes, gestos épicos y periodismo sensacionalista. Inda se ha convertido en una estrella mediática gracias a La Sexta, la cadena de leyendas vivas del periodismo de la risita y el atosigamiento, la cadena de izquierdas de una empresa de derechas, la cadena que se aprovecha de la miserable situación de la televisión en España: un duopolio que corrompe la libertad de información. Aire corrupto, apestoso, irrespirable”.

21 actores de Hollywood cantan "sobreviviré" contra Donald Trump.

En la pasada gala de los Globos de Oro, Hollywood demostró no estar con Donald Trump. El potente alegato de Meryl Streep contra el presidente electo de Estados Unidos no fueron las únicas palabras que el gremio de actores ha querido dedicar a Trump. El mismo día en el que Barack Obama pronunciaba su último discurso, un grupo de estrellas de Hollywood reunido por la revista W. Magazine mostraba su desacuerdo cantando una canción. I will survive (Sobreviviré), de la diva del soul, Gloria Gaynor, fue la elegida para afrontar el periodo de incertidumbre que se viene en los cuatro años siguientes. Emma Stone, protagonista de La La Land, Natalie Portman, Matthew McConaughey, Tarahi P. Henson, actriz principal de Figuras Ocultas, Andrew Garfield y otros 16 intérpretes más cantan a cámara ese himno de fortaleza.  “No estoy seguro de que vaya a sobrevivir, pero eso es lo que vamos a intentar”, dice Joel Edgerton, actor principal de Loving. “Esto va a ser interesante”, le sigue Garfield, en cartelera por Silencio, de Martin Scorsese. Todos ellos han querido salir de su estatus intocable en la gran pantalla para manifestarse contra una situación política que les afecta como a cualquier ciudadano estadounidense. “Mientras que la canción ha sido interpretada durante mucho tiempo a través de una consciente lente social, es el tipo de himno que necesitamos más que nunca con la toma de posesión sobre nosotros. Con la inminente llegada de Donald Trump a la presidencia, I will survive”, dice W Magazine como introducción a su coro. Y así queda esta declaración de intenciones.


Obama se despidió el pasado martes con lágrimas y advirtió que “la democracia corre peligro”. Obama agradeció a Estados Unidos y a todos los estadounidenses de los que “aprendí cada día” y gracias a los cuales logró convertirse en un “mejor presidente y una mejor persona”. Del mismo modo, alertó del “peligro que corre” la democracia, ya que se rompe “si se cede al miedo”. Obama no creó la pesadilla de Donald Trump pero hay quien asegura que sí la propició. Sus seguidores no quisieron exigirle responsabilidades. Algunos rogaron y suplicaron a Obama que diera la espalda a los intereses de Wall Street para centrase en las necesidades de la gente corriente. Sin embargo, él siguió los consejos de sus “listos” asesores neoliberales y rescató a los bancos. En marzo de 2009, Obama se reunió con los líderes de Wall Street y proclamó: “Estoy entre ustedes y la horca. Estoy de su lado y los protegeré”. Esa fue su promesa. Ni un solo criminal de Wall Street fue a la cárcel. Nos explicó que la situación de los policías es complicada, prometió que se investigarían los hechos (ningún policía fue a la cárcel) y dio una nueva ayuda de 225 millones de dólares al ejército israelí. Obama no dijo una sola palabra sobre los niños palestinos muertos, pero sí calificó a los jóvenes negros de Baltimore de “criminales y matones”. Además, la política educativa de Obama también ha obedecido a las fuerzas del mercado y ha cerrado cientos de escuelas públicas y ha dado prioridad a las escuelas concertadas. Los más ricos, que representan al privilegiado 1% de la población, se hicieron con dos terceras partes de los ingresos generados en estos ocho años mientras que la pobreza infantil, especialmente la pobreza infantil de los niños afroamericanos, ha alcanzado niveles astronómicos. Los presentadores mejor pagados de la televisión y de la radio elogiaron la marca Obama. La mayoría de líderes de la comunidad afroamericana también defendieron los silencios y los crímenes que podría haber cometido el presidente y dieron prioridad al simbolismo racial y a sus propias carreras. La falta de valentía de Obama le impidió enfrentarse a los criminales de Wall Street y su falta de personalidad lo llevó a ordenar ataques con drones. Sin quererlo, propició revueltas populistas de derechas en Estados Unidos y rebeliones islámicas fascistas en Oriente Medio. Como 'deportador en jefe' ha expulsado a 2,5 millones de inmigrantes y ha prediseñado los planes bárbaros de Trump. Bernie Sanders intentó construir un populismo de izquierdas pero Clinton y Obama lo aplastaron en unas primarias demócratas completamente injustas. Y es así como ahora nos vemos obligados a entrar en una era neofascista: una economía neoliberal hormonada, un equipo presidencial militarizado y con sed de guerra, y la negación absoluta del cambio climático. Al mismo tiempo, vemos como la verdad y la integridad quedan eclipsadas por la marca Trump, con la ayuda de los codiciosos medios de comunicación privados. 

El Rey, en Arabia Saudí.


Otras fotomontajes del momento: Putin tiene una grabación de Trump, contando un chiste de Carrero Blanco”; una dictadura buena de TristeStar; Rajoy y Rivera,  un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo...; los consejos de Felipe González; Trillo se va sin dar la cara. Victoria a medias para las víctimas del Yak-42; El Jueves nos presenta el paro… la mayor bajada de la historia; Erradicar el hambre. Si el Vaticano donase el 10% de su patrimonio, erradicaría el hambre del mundo. Pero prefieren vivir como reyes y no compartir con los que más lo necesitan….








El humor en la prensa de esta semana: Guillén, Dani Gove, Manel F. Malagón, El Roto, Forges, Peridis, J. R. Mora, Pedripol, Vergara, Malagón, Pat…





















El humor de Pep Roig: El temor de las máquinas (Futuro imperfecto), Historias de Yonohesido, Amorales inmorales, Qué fácil es ser cruel, Tacticismo por minoría parlamentaria.








Entre los vídeos de esta semana recomendamos: Felipe VI aplazaba en noviembre pasado su visita oficial a Arabia Saudí por el fallecimiento del príncipe Turki bin Abdelaziz, hermano del rey Salman, según informaron fuentes diplomáticas españolas. Felipe VI aplaza su viaje oficial a Arabia Saudí AGENCIA EFE
¡¡INDIGNANTE!! Felipe VI visitará la dictadura saudí para cerrar la venta de cinco corbetas Rommel Alarcon Sanchez
 Amnistía Internacional se dirige al Rey de España, Felipe VI, para transmitirle las violaciones de derechos humanos que está cometiendo actualmente Arabia Saudí y para pedirle que ejerza su influencia para atajarlas. Felipe VI: ¡Hable sobre derechos humanos con el rey de Arabia Saudí! Amnistía Internacional España
   
El todavía presidente de los Estados Unidos se ha despedido en un emocionado discurso diez días antes de dejar el cargo recordando a su familia, Joe Biden y al resto de los norteamericanos. Barack Obama se despide emocionado de la Casa Blanca en su último discurso Libertad Digital  
 El presidente electo de EEUU ha ofrecido su primera rueda de prensa tras ganar las elecciones y ha abroncado a un periodista de CNN y ha avisado a México sobre la construcción del muro. Trump utilizó actores para que le jalearan y aplaudieran en la rueda de prensa. Bronca de Donald Trump a un periodista de CNN y aviso a México por el muro Libertad Digital
 Paco Marhuenda insulta a todos los tertulianos incluyendo a Eduardo Inda por los zascas que recibió sobre la magistrada del PP y los sobresueldos de militantes corruptos del PP. ¡¡INDIGNANTE!! Paco Marhuenda ¡¡INSULTA!! a todos los tertulianos por los zascas recibidos Rommel Alarcon Sanchez  
Luego del discurso de Meryl Streep en la entrega de los Golden Globes, Donald Trump respondió de forma tajante a través de su cuenta de Twitter. La batalla entre Meryl Streep y Donald Trump / ¡Qué tal Fernanda! Imagen Radio
Emma Stone, Natalie Portman, and Amy Adams Perform "I Will Survive" | W Magazine W magazine