martes, 12 de diciembre de 2017

Áda Colau bajó de su estrado para explicarse en “Sálvame”.


“¿Qué hacía Ada Colau ahí –se pregunta Juan Solo Ivars en El Confidencial– rebajándose en Sálvame, plantada con Jorge Javier? Se lo preguntan en Twitter izquierdistas escandalizados y me parece una pregunta pertinente. La alcaldesa de Barcelona es una mujer culta y feminista, ¿qué hacía en Sálvame? La licenciada en Filosofía y famosa por su activismo contra los desahucios, ¿qué se le había perdido ahí, hablando, para colmo,  de su vida privada? Contando intimidades, aireándolas. Pero ¿cómo se atreve?

“La explicación de esta pregunta la da Juan Soto Ivars, a continuación: “Desandar el camino que la izquierda culta lleva décadas recorriendo. Exactamente lo contrario que hizo la revista ‘El Jueves' cuando llamó gilipollas a ocho millones de votantes del PP. ¡Un arrebato inaudito de sinceridad'. Colau le dijo a Jorge Javier que se había enamorado de otra mujer, que le gustaría tener más tiempo para criar a sus hijos, lloró un poquito, intimó, es decir: hizo todo lo contrario a ser transparente. La forma más elemental que tiene todo político de ocultarse ante la opinión pública es hablar de su vida privada. Cuanto más íntimo, menos transparente. Porque, en esencia, a todos nos importa lo mismo. Y allí estaba ella, enviando, creo, un mensaje a la izquierda culta. Les estaba diciendo que el trabajador precario no se parece a los murales de Diego Rivera ni las películas de Einsestein, sino a Belén Esteban. Lo cual es cierto”.

Ruth Toledano insiste: “La verbalización de Colau sobre sus intentos de violación y, ahora, sobre su bisexualidad adquiere una profunda dimensión política. Pero es que a Colau hay muchos que no le perdonan que haya llegado a alcaldesa de Barcelona, precisamente por ser la activista a la que conocimos echando un mítico rapapolvo en el Congreso de los Diputados a bancos y patronal (el poder de los desahucios) y por ser una alcaldesa explícitamente feminista. Recordemos al concejal del PP Óscar Bermán, quien se atrevió a escupir que ‘en una sociedad seria y sana, Ada Colau estaría limpiando suelos y no de alcaldesa de Barcelona’. Recordemos los ofensivos términos en los que ha sido calificada por periodistas ultracipotudos como Carlos Herrera, Salvador Sostres o Arcadi Espada (por cierto, fundador y apoyo mediático de Ciudadanos). Tampoco ha faltado quien ha hecho broma fácil con la ‘ambigüedad’ de Colau, relacionando su bisexualidad (que no tiene nada de ambiguo: te atraen las mujeres y te atraen los hombres) con sus posiciones durante los últimos capítulos de procés… A Colau, en fin, se la ataca por todo, incluido lo mejor. Ha dicho que está ‘radicalmente en contra de la DUI, pero también del abuso de la prisión preventiva, que no queremos ni para independentistas ni para nadie’, pero de nada sirve que demuestre la sensatez que tantos piden, se ve que con la boca pequeña. Ahora también la atacan por haber tenido la naturalidad de verbalizar lo que somos muchas: bisexual. Naturalidad que en esta sociedad homófoba y machista aún hay, lamentablemente, que calificar también de valentía”.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Los españoles que se marcharon de España y viven en el exilio.


Nacido en Xàbia (Alicante) y licenciado en Comunicación audiovisual por la Universidad Politécnica de Valencia, Rubén Hornillo es uno de los cientos de miles de españoles que emigraron con el estallido de la crisis. “No nos vamos por nuestro espíritu aventurero. Nos vamos porque nos echan”, dijo Hornillo, quien lleva desde 2009 fuera de España. Primero, en Corea del Sur; finalmente, en Los Ángeles (Estados Unidos) en donde espera consolidarse en la industria audiovisual. Para intentar narrar ese éxodo –dos millones y medio de españoles viven fuera– Hornillo está intentando producir un documental, “Españoles en el Exilio”. La idea surge en el 2012. “Cada semana –cuenta Rubén– veía en Facebook a algún amigo que se iba del país. Y, al llegar el 25S, cuando la policía dio la gran paliza a los que protestaban en Rodea al Congreso, me enfurecí y decidí hacer este proyecto. Sentí que nos estaban echando a hostias del país”. Lo cuenta a Voro Maroto quien así lo publicó, en Eldirario.es, en febrero de 2015. Rubén ha grabado en Alicante, Barcelona o Madrid y ya tiene 40 minutos de material. Pero concluir  el material no le está resultando fácil. “Por ahora, se ha conseguido muy poco dinero para lo que es una producción audiovisual. Un poco más de 4.000 dólares mediante crowdfunding y 6.000 de inversión privada. Estas cantidades son insuficientes para terminar el proyecto y ahora me encuentro buscando financiación, fuera de España, por supuesto”, cuenta Hornillo quien no dispone de ninguna clase de ayuda estatal. “A la subvención no podemos optar porque en España no se subvenciona el proyecto sino la empresa productora, y como yo no tengo empresa allí (ni la voy a tener porque económicamente no me puedo permitir abrir una empresa durante un año solo para poder optar a una subvención), es una vía inexistente”. Tampoco cuenta con capital privado. “He negociado con varias productoras de allí para solicitar una subvención, pero las productoras españolas no valoran lo que aquí se llama sweat equity (la inversión del esfuerzo) y no me han hecho propuestas que yo considere justas. Ahora mismo, estoy intentando cerrar la financiación mediante subvenciones de fundaciones privadas americanas y cerrando la preventa de los derechos de emisión aquí”. Necesita unos 90.000 euros para continuar con el rodaje, que quiere llevar a lugares como Berlín, Abu Dhabi, Sidney, Chile o San Francisco, en búsqueda de testimonios como algunos de los ya registrados”. 


Concluir el rodaje no será fácil, pese al éxito de formatos como “Españoles en el mundo” o “Callejeros Viajeros”, programas que pertenecen a la época del “España va bien”. Lo que pasa es que no supieron adaptarse a la realidad, y mientras muchas familias empezaban a ver cómo los más jóvenes se iban al extranjero en situaciones nada idílicas, estos programas siguieron tratando el mito del ‘aventurista’, en el que se retrataba a un español que emigraba al extranjero y vivía como un rey. Al parecer, contar la vida cotidiana de los españoles expulsados a hostias no es tan atractivo, pero Hornillo no desiste. 
Españoles en el exilio’, el documental que cuenta lo que ‘Españoles por el mundo’ te ocultó. 

Iñaki Berazaluce escribe en Strambotic sobre estos españoles que viven en el exilio. “Durante la larga crisis que asoló la economía española desde 2007 –dice– y que algunos dan por cerrada y otros, no tanto, millones de españoles abandonaron el país para buscar mejor fortuna en otras tierras. Las cifras de este exilio son inciertas, en tanto el gobierno español nunca puso demasiado afán en hacer un censo de los emigrados, pero suficientes como para marcar una brecha generacional”. Rubén Hornillo cuenta su aventura y la de su generación en el documental ‘Españoles en el exilio’, que se estrenó en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Madrid, una cinta de más de una hora en la que ha invertido más de cinco años de trabajo y que recoge la peripecia  – y a veces la desesperanza– de una generación. En “Españoles por el exilio” se insiste en algo que es bien conocido: somos la primera generación que va a vivir (está viviendo) peor que nuestros padres. Sin embargo, ese fenómeno no es privativo de España, también se da en Europa o en Estados Unidos.  “Es un fenómeno occidental –contesta Rubén Hornillo a Iñaki Berazaluce–, no sé cómo están en Corea, pero en el mundo occidental las condiciones de los trabajadores son cada vez peores, porque crecientemente pesa más el capital y menos el trabajo. La crisis se notó en todo el mundo, pero, como muchas cosas negativas, en España se notan más. Es una cuestión generacional: hemos sido la generación que nos hemos hecho adultos en pleno colapso del sistema económico vigente y todavía no se ha creado un nuevo sistema económico, pero todo indica que va a ser super cruel. El empleo deja de ser la relación principal del trabajo. El trabajo lo hacen cada vez más falsos autónomos, y los antiguos jefes se convierten en clientes, con lo que no hay responsabilidad alguna de la empresa, y si no lo haces tú hay cien más esperando que lo hacen por la mitad… Creo que la situación en Cataluña ha tenido mucho que ver. El Gobierno considera una tragedia que 2 millones de catalanes quieran abandonar España pero no que 2 millones de jóvenes la hayamos abandonado ya. En el documental se insiste en el término ‘exilio político’, aunque el origen de la expatriación de todos los que aparecen es económica”.

No es lo mismo un 'refugiado' español que uno sirio.

“Cuando hablas de la emigración –contesta Rubén Hornillo–  parece un desastre natural, algo que no tiene responsables, pero hay decisiones políticas que han conducido a que millones de personas hayan tenido que salir del país. El caso más flagrante es la reforma del artículo 135, un cambio en la Constitución que provoca que un montón de recursos que se podrían haber utilizado para mitigar la crisis se bloqueen para controlar el déficit. Utilizamos la palabra exilio con intención de provocar. De ningún modo queremos equipararnos a los que expatriados de la Guerra Civil. De hecho, ellos utilizaban el término ‘refugiado’, no ‘exiliado’ y, cuando consultas el diccionario, ves que la diferencia es contextual. Tampoco es lo mismo un ‘refugiado’ español que uno sirio. En el caso de España es distinto porque, entre 1995 y 2005, habíamos llegado al cénit de la civilización. Era un sistema que tiene compasión por los que menos tienen y ofrece oportunidades al resto. Es muy dramático que haya lugares que nunca hayan podido ni acercarse a esto”. Pero ¿están los jóvenes españoles preparados para abrirse hueco en otros países europeos? “Parece que hay una ideología cuasi racista por la que el sur de Europa tiene que estar al servicio del norte de Europa y que, además, los mejores del sur tienen que acabar en el norte como científicos o médicos, una formación que por cierto se ha pagado con los impuestos del sur. Ahí hay una ideología”. Finalmente, Hornillo detecta que “hay gente que han estado dos o tres años y que han vuelto, porque se ha dado cuenta que es mejor vivir tres generaciones en una casa, y trabajar cuatro meses al año, mejor que limpiando retretes en Londres tú solo. A eso se suma el hecho es que se han repartido los puestos de trabajo, los que se iban en 2012-13 no encontraban nada; donde antes había un solo trabajo, ahora hay cuatro cada tres meses. Y a los que llevamos más de cinco años fuera nos va a costar mucho volver porque hemos echado raíces en otras tierras”.


En 2013, la cifra de los españoles que emigraron se incrementó en un 6,6%, 127.000 personas más que en 2012. Según los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (Ine), el mayor incremento de residentes españoles se ha producido en el continente americano, donde ya suman 1,3 millones de españoles. Argentina (404.111), Venezuela (188.585), Brasil (117.523) y Cuba y México, ambas con más de 108.000 residentes,  acogen al mayor número de ellos. Ecuador fue el país que más incrementó el número de españoles durante 2013 con un 51,7%. Más que en 2012, seguido de Colombia, con un 21,5% y Perú, con un 13,6%, lo que muestra el “efecto retorno” de muchos nacionalizados con la llegada de la crisis. Menos de la mitad de más de 2 millones de españoles en el extranjero (702.734) son nacidos en España. De los que emigraron a Europa destacan los 215.183 españoles en Francia (un 4,16% más que en 2012),  los 122.218 expatriados en Alemania (un 5,31% más interanual) o los 81.519 en Reino Unido (9,58%). Por último, el Ine detalla que en EEUU residen 103.474 mientras que, en Asia, suman 27.485, en Oceanía 19.101 y en África, 17.273. 

      Hijos lejos de casa.

El número de personas con nacionalidad española que reside en el extranjero alcanzaba, el 1 de enero de 2016, los 2.305.030, según el INE. Tres meses más tarde, Garrido escribía en 20Minutos: “La salida de españoles hacia el extranjero continúa su camino ascendente, tanto de aquellos que se nacionalizaron, tras residir un tiempo en España, como aquellos que han nacido en nuestro país. Desde el año 2009, el primero desde que el INE publica esta estadística, el número de emigrantes españoles  se ha incrementado un 56,62%. El número incluye a todas las personas con nacionalidad española, sea o no esta su única nacionalidad, inscritas en la Oficina Consular del país en el que residen. Una criterio que según Andreu Domingo, subdirector del Centro de Estudios Demográficos (CED) distorsiona la cifra real de españoles que viven fuera de nuestro país y por lo tanto, están infrarrepresentados en los cálculos. Las elecciones han supuesto un componente de interés en inscribirse. El CED también apunta a que las diversas convocatorias electorales en 2015 pueden haber empujado al alza la cifra de emigrantes. “Ese año, las elecciones eran importantes y supusieron un componente de interés en inscribirse, especialmente en la población más joven”, dice Andreu Domingo. El otro aspecto que podría trastocar la cifra real de emigrantes, además de la no inscripción, es que muchos hayan fallecido sin comunicarlo al registro. Más éxodo entre los españoles 'de cuna'. El INE contabiliza las inscripciones existentes el primer día de cada año en forma de balance, por lo que a los nuevos registrados hay que restar los que han decidido regresar a España o se han eliminado de la estadística. Por ejemplo, por las defunciones a las que se refería el subdirector del Centro de Estudios Demográficos. Sería un error pensar que todos los nuevos registrados corresponden a la llamada 'fuga de cebreros'. Los emigrantes nacidos en España solo suponen un 33,3% del total de españoles residentes en el extranjero, mientras que el 59,5% son nacionalizados que han regresado a su país de origen. De hecho, según el Centro de Estudios Demográficos, muchos de los que constan como españoles 'de cuna' son migrantes de arrastre, es decir, hijos de emigrantes que crecieron en nuestro país”. 

     La concentración en Dublín el 13 de diciembre del 2015 convocó a jóvenes que habían emigrado por motivos laborales.

El 13 de diciembre del 2015, emigrantes españoles protestaron en 20 ciudades del mundo, contra el voto rogado. Varias ciudades de Europa, América Latina y Estados Unidos se sumaron a la convocatoria de Marea Granate para denunciar las dificultades para votar desde el exterior. Las protestas formaban parte de la campaña puesta en marcha para visibilizar las trabas administrativas para ejercer el derecho al voto, impuestas por la Ley orgánica del Régimen Electoral General. La plataforma denunció que, con esta norma, en las elecciones del 2011 solamente votaron un 5% de los españoles, un porcentaje mucho menor al de 2008 (32%). 

       Puigdemont en Bruselas, avalado por casi 45.000 'fieles'.

El pasado jueves, 7 de los corrientes, Carlos Puigdemont, quien fuera president de la Generalitat de Catalunya, afincado en Bruselas, se dirigió a los casi 45.000 'fieles' congregados en el corazón de la Unión Europea. Tras recordar a los “presos políticos” (los ex consellers Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los 'Jordis'), aseguró que “hoy estamos escribiendo otra página en la historia de Europa. La Cataluña de los 11 de septiembre, la Cataluña que se moviliza, la que defendió las urnas el 1 de octubre, la Cataluña que se da la mano, la Cataluña de la gente, que sale a las calles a exigir libertad, esta Cataluña es la mejor cara de Europa”. El candidato del PDeCat reiteró que “queremos una Europa que escuche a los ciudadanos y no solo a los Estados; que no tenga miedo de decirle a sus Estados miembros cuando no respetan los derechos básicos: así, no. Nosotros, el día 21 de diciembre les diremos: así no”.  En su discurso cargó duramente contra la “Europa oficial que anima a Rajoy en su represión”, al tiempo que aseveró que, cuando esa Europa oficial apoya a Rajoy, “suceden cosas maravillosas como la de hoy”, en alusión a la marcha independentista de Bruselas. Puigdemont preguntó en francés a Juncker y a “los amigos de Rajoy” si han visto “en algún lugar del mundo una manifestación como ésta para apoyar a delincuentes”, a lo que él mismo respondió negativamente. “La próxima vez que os reunáis con Rajoy le podéis preguntar por qué persigue al Govern catalán como si fueran delincuentes mientras la población se ha movilizado para apoyarnos. Claro que, quizá no seamos delincuentes, sino demócratas”. La marcha, bajo el lema “¡Europa despierta! Democracia para Cataluña”, estuvo impulsada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, cuyos presidentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, se encuentran encarcelados. Se buscaba apoyar la independencia catalana y exigir a la Unión Europea que cambiara de postura sobre el procés.

Manifestación independista catalana,en Bruselas.

 Cabeza de la manifestación.

La marcha fue no sólo una clara demostración de fuerza sino también de la contradicción de un movimiento que pide a la UE que defienda sus derechos, ignorando que, en Europa, respetar el Estado de derecho es una línea roja. Al grito de “independencia” y “Puigdemont, nuestro president”, la manifestación bordeó el barrio europeo de Bruselas. En ella no faltaron críticas contra la Unión Europea y contra el Estado español. “Europa se fundó para garantizar que el totalitarismo no volviera y el combate hoy en Catalunya es entre la democracia de la sociedad catalana y el totalitarismo del Estado español”, aseguró su el 'exconseller' Toni Comín (ERC), en Bélgica desde el pasado 30 de octubre. “Tenéis miedo a la democracia”, clamó Comín, dirigiéndose al Gobierno español. “Lo ha dicho la justicia belga. Habéis retirado la euroorden porque aquí no es delito de lo que se nos acusa. Y significa que nos perseguís por nuestras ideas políticas”, afirmó. Y aún más vehementemente, espetó: “Tenéis miedo a las urnas porque sois unos franquistas”. Puigdemont se mostró convencido de que, le pese o no a Europa, están “escribiendo una nueva página de su historia, una muy bonita”. Y tanto él como otros oradores reivindicaron que el independentismo catalán encarna los verdaderos valores europeos. Un discurso compartido por los movimientos euroescépticos. Tanto Puigdemont como Marta Rovira, número dos de ERC, dieron también muestras de electoralismo. Ambos pidieron a los suyos que vayan a votar el 21 de diciembre. “Si no, ganará Ciudadanos y, si lo hacen, se cargarán el modelo de país que hemos construido”, dijo Rovira. Varios de los interlocutores agitaron varias veces la imagen del franquismo. Y por parte de la CUP, Joan Coma denunció “la pasividad de las instituciones europeas”. “Pronto la bandera europea tendrá una estrella más” proclamó  Agustí Alcoberro, vicepresidente de la ANC, en referencia a una Cataluña independiente.

      Bomberos catalanes con la República, en Bruselas, pidiendo democracia.



1      
        Tremending Topic. Según el último barómetro del CIS, Ciudadanos acaba de salvar la Navidad.






 El 155, en Bruselas.


Corrupción del PP.

— Mariano, ¿ves el muro que está a unos 5 km?
— Sí.
— ¿Ves la arboleda detrás del muro?
— Sí.
— ¿Ves las nubes detrás de la arboleda?
— Sí.
— Pues hasta allí llega nuestra corrupción.
@mejorchef

Comienza la carrera electoral, por Ermengol: 







El humor en la prensa de esta semana: El Roto, Peridis, Forges, J. R. Mora, Pat, Manel F., Salazar, Ferrán, Kap, Vergara…



























El humor de Pep Roig, desde Mallorca: Lo imposible, Goyazos,  Surrealismo surreal, La Ley, como estrategia política, Uso constitucional y Justicia selectiva. 







Los vídeos de esta semana: Españoles en el Exilio teaser El exconseller Comín, al Gobierno: "Sois unos franquistas" Ara sí, Votarem. Spot Cs Cataluña 2017 Saénz de Santamaría: "Tener un DNI español es lo que les ha permitido ir allí a manifestarse" ANTONIO MOLINA ADIOS A ESPAÑA.wmv Juanito Valderrama - El Emigrante SERRAT Y JUAN VALDERRAMA Polònia | 458 | 30/11/2017 niño anarquista