sábado, 23 de junio de 2018

Rabia e indignación en protestas contra la libertad de “La Manada”.


 Todos contra La Manada.
Concentración de estudiantes, en Ponferrada.

La sentencia que condenó a 9 años de prisión a los 5 miembros de 'La Manada' acaba de desatar una oleada de protestas. La la decisión de la Audiencia de Navarra, que decretó su puesta en libertad provisional, ha vuelto a provocar la rabia e indignación en buena parte de la sociedad y de la clase política. Decenas de manifestaciones, en todas las comunidades autonómas del país y en el extranjero, con las calles teñidas de morado y el grito de 'Justicia patriarcal', 'Yo sí te creo' o 'No es No', se movilizaron con las primeras protestas, adhiriéndose más ciudades, gracias a las redes sociales, que sirven de altavoz.

La decisión de la Audiencia Nacional ha desatado la indignación en la clase política, y de nuevo, en la sociedad, que no alcanza a comprender que 5 condenados por abuso sexual, queden en libertad provisional hasta que se resuelvan los recursos contra la sentencia. Todos los partidos, salvo el PP condenaron la puesta en libertad de “La Manada”, programada por la Audiencia de Navarra que decretó la libertad provisional de los 5 miembros, una decisión que volvió a desatar la indignación. Todos los partidos, a excepción del PP, se han pronunciado al respecto, de forma unánime en el rechazo a la decisión judicial. Los 'populares' se han limitado a manifestar su respeto por las decisiones judiciales “nos gusten más o nos gusten menos”. Frente a ello, el PSOE, Podemos, Izquierda Unida, Ciudadanos, ERC, PdeCat y la CUP han expresado su rechazo, aunque con matices en función del partido.

Los cinco condenados por el abuso sexual de una joven madrileña están ya en la calle tras la decisión del mismo tribunal que les impuso nueve años de prisión. Su puesta en libertad no es, en todo caso, irreversible ya que la sentencia está pendiente de la decisión que sobre su contenido tome el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que debe decidir en los próximos meses sobre la sentencia. En el caso de que se confirme por esta instancia la pena de cárcel, las acusaciones, entre ellas la que ejerce la propia víctima, pueden reclamar su reingreso. Así, en otoño podrían estar de regreso en la cárcel. Mientras tanto, no es previsible que desaparezcan las muestras de rabia e indignación por dicha libertad. Feministas y expertas en derecho afirman que lo más preocupante de la puesta en libertad de los cinco miembros de 'La Manada' es el mensaje que transmite sobre desprotección de las víctimas y una advertencia a quienes se planteen denunciar una agresión sexual. Desde el Gobierno, hasta las asociaciones de jueces y juezas, la medida ha levantado sorpresa e incomodidad. No se trata de que no se ajuste a derecho, pero resaltan que se trata de una medida “excepcional” y “poco justificada” por las circunstancias. Incluso el Consejo General de la Abogacía Española ha expresado por boca de su presidenta, Victoria Ortega, que la decisión “ha sido motivo de sorpresa para la Abogacía, al igual que para el resto de la sociedad”.

viernes, 22 de junio de 2018

También nosotros tuvimos nuestros 'Aquarius'.



 Españoles evacuados por mar en la Guerra Civil.

Los hechos ocurridos estos días en aguas mediterráneas, me recuerdan otros registrados durante la guerra civil en la que los españoles también fuimos refugiados. Muchos de nuestros abuelos evacuados de la España franquista en barcos como el 'Aquarius' o en peores condiciones durante la Guerra Civil, huyendo del fascismo, y traspasaron fronteras como las personas que vienen de África u Oriente Medio. Cabe hacer memoria de nuestro pasado y recordar a aquellos que ahora no entienden qué significa huir de la guerra de tu propio país y dejar toda tu vida atrás, aquellos que critican a los que abren las fronteras a miles de personas en la crisis migratoria, sin acordarse de lo que pasó hace 79 años en España.

Entre 1936 y 1939, la Guerra Civil Española llevó a miles de personas a huir del país para salvar sus vidas y las de sus familias. Miles de hombres, mujeres y familias enteras huyeron a Francia o pidieron asilo en países europeos o en Latinoamérica. A una semana de terminar la guerra, lograban a duras penas llegar a Francia, huyendo por la frontera o por mar. El Gobierno francés los cifró en 440.000 sólo en su territorio. Y, pese a nuestra historia reciente, a muchos el concepto refugiado les resulta lejano al ver las imágenes de las personas que llegan en pateras o que tratan de cruzar vallas fronterizas.

Exiliados de la guerra civil española en México, 13 de junio1939 en el barco Sinaia, cuando atracaron en el Puerto de Veracruz Reportaje sobre los "niños vascos" que tuvieron que emigrar de España con rumbo a Inglaterra tras el bombardeo de Guernica. Testimonios de Herminio Martínez, uno de los protagonistas de "Solo serán tres meses" (Plataforma Editorial), el libro que cuenta la historia de estos exiliados.

jueves, 21 de junio de 2018

El Roto, a través de sus escuetos dibujos.



Iván Reguera entrevista a Andrés Rábago (conocido por El Roto en sus dibujos), en Cuartopoder. Comenta que habla como un monje y, a sus 71, vive como tal. Por la mañana pinta y por la tarde dibuja después de haberse empapado de la actualidad. Siempre leyendo en papel, pocas veces ante un ordenador. No ve la tele y le gusta crear en silencio, sin radio y sin música. Acaba de publicar el libro “Contra muros y banderas” (Reservoir Books), que es un tremendo repaso a nacionalistas y patriotas. “He escrito el libro por dos razones. Por un lado, porque me sentía obligado a presentar mi idea de lo que está pasando y ha pasado. Hablo de algo universal: de muros, de la conquista del poder, del uso de las masas. Y, por otro, lo quería publicar como el reflejo de una época que pasó. Mi deseo es que todo esto pase. Es un libro modesto. Quise que fuese barato, que cualquiera pueda tener como un recuerdo. No pretendo hacer un best seller, solo es un testimonio de una circunstancia muy negativa”. Rábago asegura no seguir demasiado las revistas de humor. “Son necesarias porque siempre es necesario tener revistas satíricas, está bien que estén ahí. Las conocí en su momento y lo mejor es el vivero de dibujantes que hay en ellas”. Reguera le recuerda al juez Grande-Marlasca, hoy ministro del Interior, quien, en su tiempo, actuara contra la revista El Jueves. Un episodio que le parece estúpido. “En primer lugar porque hoy en día no se puede silenciar ninguna voz. Las voces se multiplican cuando intentas silenciarlas. Y, por otro lado, toda censura me parece abominable. Todo el mundo debe tener derecho a expresarse con absoluta libertad”.

Rábago recuerda el momento de la dictadura, en el que no se podían usar las palabras. “Tenías que usar un lenguaje encriptado y por eso prefería no usar palabras. Me expresaba a través del dibujo, de la imagen”. Describe el proceso creativo como algo en el que primero aparece la idea y luego cómo desarrollarla. “A veces, la idea es la propia imagen, con lo que lo tienes casi hecho. Pero, otras veces, tienes que buscar una imagen para esa idea. Es un trabajo de documentación y de búsqueda de la imagen. Luego se realiza el dibujo y, finalmente, pones el texto, que a veces es lo más complicado. Porque sabes lo que quieres decir, pero todavía no tienes las palabras justas y exactas que lo van a dejar lo más nítido posible. Tanto una cosa como otra necesitan que no sobren cosas. En un dibujo, todo lo superfluo es ruido. El dibujo busca, además, una inmediatez de comunicación”. Sin embargo, Rábago confiesa ser más de papel. “No frecuento Internet. A veces, entro para ver alguna información concreta, pero lo que más me gusta es la lectura en papel porque es sosegada, tranquila. Tomo notas, busco qué enfoque se le puede dar, algo distinto”. Escucha poca radio y, desde la guerra de Irak, confiesa no ver la televisión. “Desde aquel momento decidí que se acabó. Me pareció que ese medio se había contagiado ya de forma permanente”. En cuanto a la publicidad, confiesa que es un engaño, un intento de manipular. Y está en contra “de que los que nos dedicamos a la comunicación nos dediquemos a la publicidad. Es muy negativo”. En el 15-M fue, con Forges, todo un referente, un faro. “Forges y yo reflejábamos una situación que se estaba dando. La gente se vio reflejada en esos dibujos y los acogieron, cosa que me parece estupendo”. Y el dibujo satírico le obliga a estar en contacto con las partes más negativas de la realidad. “Por eso también tienes que buscar la luz”.