jueves, 30 de marzo de 2017

Estibadores de Barcelona recibieron a Rajoy con un escrache.

  Estibadores de Barcelona recibierona Rajoy con un escrache.
 Un momento de la reunión entre representantes de la patronal y de los sindicatos de los estibadores.

Centenares de estibadores recibieron el pasado lunes a Mariano Rajoy, con un escrache. El presidente del Gobierno había acudido a Barcelona, donde se inauguraba una jornada sobre inversión en infraestructuras. Y en las inmediaciones del Palacio de Congresos fue recibido puño en alto, en medio de bengalas y petardos encendidos y al grito de “Ni un paso atrás” y “Dónde están, no se ven, los ladrones del PP!”. Albert Gil, un representante del comité de empresa de los estibadores, en declaraciones a los medios, dijo que esperaban superar las discrepancias que tienen con el Gobierno sobre la reforma de la estiba “negociando, pactando y dialogando”.  Añadió que existe una “realidad y unos derechos laborales”  y que el decreto ley se “extralimitaba”, por lo que consideraba que había que cambiar esta norma.

Durante la protesta, obligó a cortar durante unos minutos la circulación por la céntrica arteria de la Diagonal. La patronal Anesco y los estibadores volverán este miércoles a las mesas de negociación para tratar sobre los aspectos laborales de la reforma del sector que promueve el Gobierno, después de que la pasada semana las conversaciones quedaran en vía muerta y con las posturas enfrentadas. La plantilla exige que se aseguren los puestos de trabajo actuales y que el convenio colectivo del sector sea de obligado cumplimiento para las empresas, con condiciones laborales pactadas y mecanismos de bajas voluntarias acordadas.

La reunión entre los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco del pasado jueves quedó varada en 'vía muerta' apenas una hora y media después de su inicio, al presentar la representación de las empresas una propuesta que “chocaba frontalmente” con el objetivo del mantenimiento del empleo e “imposibilitaba el acuerdo”. Así lo indicó el dirigente de Coordinadora de Trabajadores del Mar, Antolín Goya, quien indicó que las empresas habían planteado “cambiar prácticamente todo el convenio colectivo del sector”. La propuesta presentada por la patronal era la tercera que se presentaba en una semana. Moncloa mostró su enfado con las empresas estibadoras. El Ejecutivo estaba valorando la opción de aceptar parcialmente el ofrecimiento de los sindicatos, una rebaja salarial media del 6%, aunque insistía en señalar que la reivindicación de incluir la subrogación de trabajadores por parte de las empresas era imposible. Y la patronal recuperó el protagonismo perdido y puso encima de la mesa la propuesta que hizo saltar por los aires la negociación. Las condiciones incluían una rebaja salarial del 30% y se olvidaba de la subrogación obligatoria de los trabajadores. La línea entre ambas partes parece más rota que nunca en un momento especialmente delicado.

Los sindicatos de los estibadores y la patronal del sector Anesco alcanzaron ayer un principio de acuerdo sobre los aspectos laborales de la reforma del sector, que no contó con el apoyo del Gobierno. En concreto, el Ejecutivo rechaza el punto del acuerdo que recoge la subrogación de los empleos mediante una disposición normativa con rango de ley. Sindicatos y patronal expresaron su "sorpresa" ante el hecho de que el Gobierno haya rechazado el acuerdo sectorial, en contra de lo que venía manteniendo hasta ahora. Anesco lamentó que el Gobierno no se haya sumado al pacto, aunque confía que la situación se pueda reconducir en breve. Goya dijo que el acuerdo es fruto de “un gran esfuerzo”, y explicó que han aceptado una mayor rebaja salarial, de hasta el 10% frente al 6% propuesto inicialmente, que haya un ajuste por prejubilaciones e incluso dejar de pedir que el mantenimiento del empleo se articule en el decreto de reforma del sector y se haga en un “instrumento legal”.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Al “soplo de aire fresco” de Díaz.

Susana cuenta con el apoyo incondicional de la vieja guardia del PSOE.

En Tremending Topic se dice que la baronesa de Andalucía, Susana Díaz, anunció este domingo su candidatura a liderar el PSOE “arropada de todos los pesos pesados del partido: González, Zapatero, Rubalcaba, Chacón... y que nuestros francotuiteadores no han perdido oportunidad de disparar”. Dice que Tutankamón, Akenatón, Ramsés II y Micerino acompañan a Susana Díaz en la presentación de su candidatura. Y añade que “la media de edad de los asistentes a la presentación de Susana Díaz es de 95 años, sin contar los dinosaurios”. Y que “en el PSOE, se han equivocado y han atrasado la hora 30 años”. En una palabra, que “Susana Díaz ya cuenta con los apoyos de González, Guerra, Corcuera y Mocedades para su nuevo proyecto de PSOE”.

La boca del Logo.

Pero para aquellos que prefieren dejar de lado las muletas del humor y prefieren  coger al toro por los cuernos, recomendamos leer a José Antonio Pérez Tapias quien en su artículo “El submundo de los partidos (y la encarnizada lucha de unas primarias), publicado en Público, escribe: “El submundo de la política en el que los partidos libran sus encarnizadas batallas por el poder interno, acompañadas por la lucha en torno a los recursos financieros para controlar sus instancias decisorias, ofrece una descarnada panorámica de cómo se ventilan los asuntos propios. A través de ellos está en disputa el control del ‘aparato’ que permite mantener engrasada la organización y controlar el acceso y la presencia en las instituciones, desde instancias caudillistas y mediante procedimientos clientelares, de quienes han de hacer presente al partido en las que supuestamente son instancias de representación de la ciudadanía.  Los resabios del viejo caciquismo no dejan de impregnar los modos que se hacen valer en una interna competición por el poder en la que las apelaciones a la fraternidad no tapan los duros enfrentamientos entre adversarios dentro de un mismo proyecto político que no hacen sino repetir la lógica amigo-enemigo a la que Carl Schmitt, injusta pero realistamente –hasta cínicamente–, redujo la dinámica política”.

Y termina diciendo: “En las próximas primarias para la elección de quien haya de desempeñar la secretaría general se juega el PSOE su ser o no ser. Si se deja que todo se hunda en ese submundo partidario que lastra la vida democrática misma de nuestras sociedades, sólo añadiremos más basura sobre una democracia sumida en el descrédito y sometida a la erosión de la demagogia. También hay, por cierto, un populismo socialista, que cuanto más populista, menos socialista”.

martes, 28 de marzo de 2017

El fin de ETA.


El profesor Ramón Sánchez Ramón escribía en “La Vanguardia” del pasado martes: “Rajoy vuelve a insistir que el único camino de ETA no sólo es la disolución, sino además pedir perdón, someterse a la ley y pagar reparaciones a las víctimas. Nada justifica a ETA y resulta anacrónica hasta en la estética, pero, como de costumbre, el Presidente da la medida de su mediocridad política y moral. Rajoy habla como si él personalmente y la policía a sus órdenes la hubieran derrotado. Falso, a ETA la ha derrotado la sociedad vasca el día que salió a la calle y el terrorismo dejó de tener su apoyo, su silencio o su miedo. Si ETA lo hubiera mantenido, ninguna policía hubiera acabado con ella, como no acabó la policía franquista. Es la historia quien ha acabado con ETA, no la policía. Además quiere la foto de su humillación. Quizás la tenga, pero la Iglesia podría recordarle que el perdón es una virtud básica para el cristianismo que profesa y una virtud política necesaria para la convivencia. En lugar de trasmitir valores a la sociedad y a las víctimas en particular, asume su deseo de venganza a cambio de votos. Acabara con ETA, pero ni cerrara heridas ni pasara la historia por su altura moral y política”.