viernes, 3 de abril de 2020

Las 20 evidencias.



La pandemia del coronavirus puso en evidencia, según Dano Chávez, 20 cosas:

1. Estados Unidos dejó de ser el país líder.
2. China ganó la 3ra guerra mundial sin disparar ni un misil y nadie se dio cuenta.
3. Vladimir Putin es un visionario.
4. A las malas se puede hacer mucho por el planeta y la humanidad.
5. El personal de salud vale más que un futbolista.
6. El petróleo no vale nada en una sociedad sin consumo.
7. La prevención salva más vidas que el actuar a último momento.
8. Los niños ocupan un lugar privilegiado para la naturaleza.
9. La muerte no distingue razas ni estratos sociales.
10. El trabajador de la salud está solo, abandonado y olvidado. Y aún así, nunca baja la guardia.
11. No estamos preparados para una pandemia.
12. El ser humano es oportunista y despreciable sin importar su posición económica o social al subir precios de las cosas básicas y necesarias.
13. Los niños de ahora no saben jugar sin internet o tv.
14. Las redes sociales nos acercan, pero también son el medio para crear caos.
15. El papel higiénico es más importante que la comida.
16. El planeta se regenera rápidamente sin humanos.
17. Los humanos somos el verdadero VIRUS del planeta.
18. Ya sabemos que sienten los animales en los zoológicos.
19. Comenzamos a apreciar el gran gesto de confianza que significa dar un apretón de manos.
20. Y los animales sin humanos comienzan a recuperar su espacio.

jueves, 2 de abril de 2020

Y II) Cuba en tiempos de coronavirus.


12 países reciben ayuda de médicos cubanos. Las autoridades estadounidenses difaman a estas brigadas médicas y alientan a los países que solicitaron su ayuda a romper su colaboración.

Llegada a Italia de médicos cubanos.

Los pasajeros del crucero británico MS Braemar, en el momento de desembarcar en Cuba.



El 6 de marzo, Cuba actualizó este Plan para la Prevención y Control, incluyendo la “observación epidemiológica” de los viajeros procedentes de países donde ya había contagios, contemplando medidas específicas. El plan incluía la necesidad de que las personas que llegaban con algún síntoma se presentaban en un centro asistencial y seguían unas medidas de control durante 14 días. Igualmente, se estableció que los hospitales militares cubanos serían utilizados como centros de aislamiento para pacientes enfermos con el covid-19. El 12 de marzo, tras la incorporación de los hospitales militares, se pusieron más de 3.100 camas en todo el país para la atención a esta enfermedad, se habilitó una consulta especializada para los cuadros respiratorios y se estableció una especial atención a las residencias de ancianos y otros grupos vulnerables.

Cuatro días más tarde, se contabilizó el enfermo número once de covi-19. Se trataba de un ciudadano canadiense, de 57 años de edad, que llegó el 14 a la ciudad de Holguín. Pero la pandemia no afectó gravemente a la producción económica como sucedió en países como España e Italia, y el gobierno cubano, acostumbrado a las catástrofes naturales, recordó que su legislación de 2014 establece que, ante situaciones de desastres de origen natural, tecnológico o sanitario que impidiesen la realización de sus empleos, los trabajadores recibirían su salario íntegro durante un mes y el 60% durante resto del tiempo que se alargue la suspensión de su actividad laboral.

En China, donde se originó la pandemia en diciembre de 2019, los enfermos de coronavirus fueron tratados con el antiviral cubano, Interferón Alfa 2B recombinante (IFNrec). Este fármaco es uno de los productos estrella de la biotecnología cubana que también se usa contra infecciones virales provocadas por el VIH, el virus del papiloma humano y las hepatitis tipos B y C. Además, se comprobó su efectividad en terapias contra varios tipos de cáncer. Este medicamento es uno de los productos desarrollados por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB), creado en la isla en 1986. Previsiblemente, el medicamento cubano también llegará a México donde los científicos de ese país han tenido encuentros con los cubanos para estudiar el trabajo conjunto.

Cuba también protagonizó, el pasado 18 de marzo, un gesto de solidaridad internacional que merece reseñarse. Por razones humanitarias y a petición de Londres, el Gobierno cubano aceptó recibir los pasajeros del crucero británico MS Braemar, con cinco casos de coronavirus, y coordinar su retorno al Reino Unido en cuatro aviones de British Airways. El crucero, con más de 600 pasajeros, llevaba 10 días de odisea en el Caribe, sin ser aceptado en ningún puerto. Cuba organizó la compleja operación de desembarco y retorno de sus pasajeros al Reino Unido, además de otros de una docena de países europeos y de otras nacionalidades. La mayoría de ellos eran ancianos que permanecían desde hacía una semana en el MS Braemar sin ser admitidos en varios puertos del Caribe tras detectarse los cinco casos de coronavirus. Por razones humanitarias y a petición de Londres, el Gobierno cubano aceptó recibirlos y coordinar su retorno en cuatro aviones de British Airways fletados por el Gobierno británico.

Estos solidarios comportamientos en Cuba contrastan con otros, como la decisión de la alcaldesa de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, del Partido Social Cristiano, que ordenó que varios vehículos municipales no entrasen sin autorización al aeropuerto de la segunda ciudad de Ecuador e invadiesen la pista de vuelo. El objetivo era impedir que no aterrizaran dos aviones procedentes de Madrid y de Amsterdam, que solo llevaban a la tripulación, con el objetivo de recoger a ciudadanos europeos y los trasladasen de vuelta a la UE. Mientras tanto, los banqueros de Wall Street están presionando a las principales empresas de salud para que aumenten los precios por la crisis del coronavirus.

miércoles, 1 de abril de 2020

Campaña de Trump contra el Interferón cubano. (Y I)



El Despacho de Abogados W & T nos recuerda que 45 países del mundo utilizan el fármaco cubano para curar el coronavirus, rompiendo así el bloqueo de EEUU. En España sólo lo utilizan médicos de Sevilla, en donde solo hay 26 fallecidos. “El complejo de superioridad de muchos países no admiten que la Cuba comunista sea superior en la investigación sanitaria y se sienten humillados al comprar sus fármacos como el Interferón Alfa 2b Humano Recombinante, que está salvando miles de vida en 45 países donde se está suministrando a los enfermos.

Los últimos en adquirir el fármaco cubano, ha sido Rusia e Israel; en Europa, lo está utilizando en Andorra, Alemania, recientemente Italia...; en España, solo lo utiliza la ciudad de Sevilla en el Hospital Virgen del Rocío, teniendo como resultado una baja mortandad de los enfermos de COVID-19. Sólo hay 26 fallecidos hasta la fecha a pesar del aumento de los infectados.

Cuba no solo aporta fármacos, sino que en estos momentos ayuda a 12 países con el envío de 800 médicos y enfermeros para combatir el covid-19, los más cercanos Italia y Andorra. Al mismo tiempo, EEUU han implementado una campaña de difamación contra estas brigadas médicas. Cuba expresó su protesta debido a declaraciones de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de EE.UU. en las que se exhorta a los países que solicitaron la ayuda de Cuba a romper esta colaboración y no fomentar así lo que ellos llaman “abusos laborales” de los médicos cubanos.

Pero, pese a la campaña norteamericana contra los cubanos, ahí está la actuación de los médicos de Cuba, en donde los primeros casos de la enfermedad se diagnosticaron el 11 de marzo. Un día antes, se identificaron cuatro turistas italianos con sintomatología respiratoria que se encontraban hospedados en un hostal en la ciudad de Trinidad de la provincia Sancti Spíritus y que habían llegado al aeropuerto de La Habana el 9 de marzo. Fueron ingresados y aislados inmediatamente en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK). Se les hicieron las pruebas y en 24 horas se tuvo el diagnóstico de coronavirus.
Mañana: (y II)