domingo, 21 de octubre de 2018

Pascual Sala dice “no” al delito de rebelión. Una escoba o unos diplomas dicen 'no' al Borbón. Y el rey baja al metro Sol y sube al teatro Campoamor.



       Pascual Sala afirma que el Estatuto catalán “está vivo y fue validado en referéndum”.

Pascual Sala, expresidente del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, aseguraba el pasado martes que es “imposible” acusar a los políticos y activistas independentistas procesados por el “procés” de delitos de rebelión y sedición. A su juicio, en Catalunya no se produjo un levantamiento violento, por lo que ve “difícil” que esos delitos puedan existir. El magistrado recordó, ante los micrófonos de Rac l, que esa opinión es compartida por muchos penalistas y muchos magistrados. “Para mí es muy difícil, por no decir imposible, que exista un delito de rebelión y me parece problemático que exista un delito de sedición”, aseguró. “Puede haber jueces que crean que ha habido una rebelión, que tengan más conocimiento que yo”, explicó, después de asegurar que la suya no es una opinión política sino jurídica, con la que se puede discrepar. Sala es uno de los magistrados que ha ostentado los máximos cargos de la judicatura. Con ese bagaje, el magistrado defendió la independencia judicial, asegurando que cualquiera que sea la decisión final de los jueces “debe ser respetada. Sin perjuicio del derecho que se tiene para opinar de sus decisiones”. Lo que no fue obstáculo para que opinara en contra de la llamada judicialización de la política. “Hay que evitar que la política acabe derivando en cuestiones judiciales”, dijo, al entender que “las prisiones no ayudan a resolver los problemas políticos”. Tanto en Eldiairo.es. como en Infolibre, como en los principales medios de difusión, se ha difundido la idea de que “las cárceles no ayudan a resolver los problemas políticos, y que la singularidad de Cataluña y el problema de los catalanes es fundamentalmente político, no judicial”.

El juez Llarena.

InfoLibre señala que la Fiscalía mantendrá la acusación por un delito de rebelión para los presos independentistas, pidiendo condenas mínimas. El Código Penal establece para el delito de rebelión de 15 a 25 años de prisión, e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo. Según avanza la cadena Ser, estas serían las intenciones del Ministerio Público de cara a la apertura del juicio oral para Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Carme Forcadell, Joaquim Forn, Dolors Bassa y Jordi Cuixart. Los encarcelados también están acusados de desobediencia y malversación. Se espera que el juicio arranque en el Tribunal Supremo dentro de unos meses o quizás antes. Se generaliza la idea de mantener la acusación contra los líderes encarcelados al margen de la petición de cárcel, inhabilitación o multa que pueda realizarse por malversación de caudales públicos contra los que formaban parte del Govern de Carles Puigdemont. Por otra parte, no se rechaza el criterio que ha venido manteniendo el juez Pablo Llarena. Según el magistrado del Supremo, para que haya delito de rebelión no basta con “declarar la independencia de una parte del territorio nacional”. La Justicia española exige la concurrencia de un ingrediente esencial: alzarse “violenta y públicamente”. La existencia de violencia en la intentona secesionista de octubre se ha convertido en el centro de un debate jurídico que afecta a los principales responsables del “procés”, especialmente después de que la Justicia alemana afirmase que no se podía imputar a la conducta de Carles Puigdemont, tal y como intentó demostrar el alto tribunal para conseguir su entrega a las autoridades españolas.

Fiscalía pide duras y graves penas para los líderes separatistas catalanes.

La aplicación de estas penas obedece, siempre según el borrador de la Fiscalía al que tuvo acceso Europa Press, a la integración del delito de malversación de caudales públicos y el de rebelión, lo que obliga a aplicar las penas agravadas. No obstante, la petición de cárcel para los líderes separatistas podrá verse finalmente rebajada una vez se celebre el juicio, en el turno de conclusiones definitivas, según señalan las mismas fuentes. Se baraja pedir un primer nivel de penas, de entre 20 y 25 años de prisión, tanto para Junqueras como para el resto del exGovern en prisión, para los exconsejeros Joaquim Forn (principal responsable de los Mossos de'Esquadra) y para el resto de los que se encuentran en prisión. En un segundo nivel de penas, se estudian pedir entre los 10 y 15 años (que podrían llegar a los 20 en función del grado de responsabilidad) para los procesados que no tienen malversación, como son la exvicepresidenta Carme Forcadell y los responsables de los movimientos civiles Jordi Sánchez (Asamblea Nacional Catalana) y Jordi Cuixart (Ómnium Cultural). El resto del exGovern procesado y otros diputados que también lo fueron por Llarena podrían aparecer en el escrito con penas más bajas, de entre 5 y 10 años, o incluso quedar fuera de la petición fiscal según las mismas fuentes. Pese a que este procedimiento tiene 25 procesados, el escrito que preparan los fiscales Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, Fidel Cadena y Jaime Moreno, no se dirigirá contra todos ellos, debido a que el propio Puigdemont, cinco de sus exconsellers y las mandatarias de ERC y la CUP, Marta Rovira y Anna Gabriel, se encuentran huidos de la Justicia española y se prevé que sean juzgados en otro procedimiento diferente. Por otro lado, Trapero se sentará en el banquillo de los acusados por dos delitos de sedición y uno de organización criminal; mientras que César Puig y Pere Soler sólo están imputados por un delito de organización criminal y de sedición. 

      Otra bofetada al juez Llarena.

Sin embargo, el pasado martes, el despacho de Abogados W & T publicaba el siguiente artículo: “Otra bofetada al juez Llanera. El expresidente del TC no ve delito de rebelión ni sedición en los dirigentes catalanes”. Decía el mismo: “El expresidente del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, Pascual Sala, ha opinado hoy que, a su juicio, no hay motivos para acusar a los dirigentes independentistas por el delito de rebelión ni de sedición. Sala señalaba que le parecía ‘imposible’ que pueda considerarse delito de rebelión lo que se les imputa a los encarcelados y desplazados al extranjero, ‘tal vez desobediencia’. En una entrevista en RAC1, el magistrado consideraba que ‘para mí es muy difícil, por no decir imposible, que exista un delito de rebelión, por no decir que me parece problemático que exista un delito de sedición’. Y, en la línea con lo ya manifestado en otras ocasiones, señalaba que ‘desde el punto de vista político, las cárceles no ayudan a resolver los problemas políticos’, por lo que ‘hay que evitar que la política acabe derivando en cuestiones judiciales’. Según Sala, en la actuación por la que se les juzga, ‘puede haber desórdenes, desobediencia al Tribunal Constitucional, pero un levantamiento público y violento creo que es jurídicamente difícil’, por no decir ‘imposible, que pueda existir’. Asimismo, ‘también es problemática la sedición’. En todo caso, Sala defiende la independencia judicial porque ‘las decisiones de los jueces adoptan desde la independencia del poder judicial’, de manera que ‘se tienen que respetar’ aunque ‘se pueden adoptar posiciones diferentes’ ”.

Los jueces Monterde, Llarena, Marchena y Colmenero, cuatro de los cinco jueces del Supremo, aupados por vocales del PP en el CGPJ. 

Abogados W & T termina con esta reflexión: “Como viene siendo una práctica habitual entre un buen número de jueces y fiscales conservadores, también Pablo Llarena ha sido invitado y ha aceptado participar activamente en este selecto ‘think tank’ de la Fundación del Partido Popular que ahora preside Pablo Casado. Pablo Llarena participó en cinco encuentros ideológicos de las FAES. En dos de ellos, su nombre figura como Ponente y en otros tres, como asistente. Su participación en los años 2010, 2012, 2013 y 2014 coincide con su etapa como presidente de la Audiencia Provincial de Barcelona y parte de su mandato como presidente de la Apm (Asociación Profesional de la Magistratura). Entre los asistentes, además de magistrados de reconocido talante ultraconservador como Adolfo Prego, participaron varios numerarios del Opus Dei (Andrés Ollero, José Luis Requero y Federico Trillo) y varios dirigentes del Partido Popular: Alberto Ruiz-Gallardón, ex Ministro de Justicia; Ignacio Cosidó Gutiérrez, actual Portavoz del PP en el Senado. También figura el ex fiscal de la Audiencia Nacional, Jesús Santos Alonso, abogado defensor del PP en la PS 1, Época de Gürtel por la que esta formación ha sido condenada por beneficiarse a título lucrativo de los dineros opacos del Grupo Correa. Ahora entendemos por qué Aznar y Esperanza Aguirre no están en la cárcel”.

      Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional

El pasado 1 de octubre se cumplió el primer aniversario de la consulta catalana. Quin Torrá, president de la Generalitat, manifestó su deseo de que este día fuera “fiesta nacional” porque fue un “punto de no retorno” en su “camino a la independencia”. Amnistía Internacional volvió a denunciar la actitud pasiva de la Fiscalía General del Estado a la hora de investigar los “abusos policiales” presuntamente cometidos por los agentes que desalojaron los colegios electorales. “Un año después -aseguraba Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional- aún queda mucho camino por recorrer en la investigación de los abusos policiales. Los pasos positivos que se han dado siguen dependiendo de las víctimas y de los juzgados a cargo de las investigaciones, sin que la Fiscalía haya asumido el rol activo que le corresponde… A Amnistía Internacional le preocupa la falta de iniciativa de la Fiscalía, ya que, un año después, no ha solicitado la práctica de ninguna diligencia de investigación dirigida al esclarecimiento de los posibles abusos cometidos”, expresa la organización que, por otro lado, ya denunció la actitud del Ministerio Público en el mes de mayo. A través de un informe, Amnistía lamentó “el desinterés, obstrucción y falta de colaboración” de la institución, que torpedeaba la investigación de los posibles abusos, denunciados el mismo 2 de octubre. Constató que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional “usaron de forma excesiva y desproporcionada la fuerza contra personas que pasivamente se resistían en la calle y a la puerta de centros de votación”. Y solicitó, por ello, una “investigación imparcial, exhaustiva, independiente y efectiva sobre todas las denuncias de uso excesivo de la fuerza” que interpusieron algunos ciudadanos. Ni en mayo, ni ahora, ha habido ningún tipo de avance. Y advierte que “es obligación del Ministerio del Interior mantener una colaboración decidida con los tribunales encargados de investigar el uso excesivo de la fuerza por parte de miembros de las fuerzas de seguridad, sin dilaciones indebidas y con todo el detalle disponible que permita el esclarecimiento de los hechos”. Amnistía denuncia también el archivo de varias denuncias por parte del juzgado de instrucción encargado de la investigación de los operativos desplegados en Barcelona. 

       El rey Felipe VI, junto a su padre, Juan Carlos I.

El pasado miércoles, David Bollero, en un artículo en Público titulado “El Borbón impermeable ya está calado”, hablaba de los gestos públicos de la ciudadanía que dejaron en evidencia que una España no quiere monarquía y no acepta a Felipe VI como Jefe de Estado por el simple hecho de que se apellide Borbón. “Una escoba o unos diplomas sirven para un mismo cometido: decir NO al Borbón. Durante mucho tiempo, la Casa Real y el Borbón de turno (Juan Carlos I y Felipe VI) se han presentado como dos personajes impermeables al desprecio que much@s español@s sentimos por la monarquía; impermeables a las críticas de quienes vemos profundamente deshonesta su propia figura al no prestarse siquiera a escuchar la opinión de la ciudadanía sobre su continuidad. Eso ha cambiado: el Borbón ya está más que calado por la ciudadanía. Tan grande está siendo el chaparrón que le cae al Borbón, que su impermeabilidad ha perdido efectividad. Por mucho tratamiento repelente que PP, PSOE y C’s le quieran aplicar, está calado. El rechazo de Felipe VI a coger una escoba en Mallorca para ayudar a las personas afectadas por las inundaciones porque ‘ahora no puedo’ choca, por ejemplo, con aquellas otras de los príncipes William y Harry en 2014, con el agua hasta las rodillas, pasándose sacos de arena en las inundaciones de Datchet (Berkshire), en Reino Unido. Más contundentes aún si cabe son el plantón y las declaraciones de Diego Fernández y Juan Martínez, dos antiguos alumnos de la universidad de Oviedo con los mejores expedientes de su promoción. Su comunicado conjunto es una bofetada de realidad para el Borbón, asegurando que estos premios se han usado ‘todos los años para hacer un lavado de cara a una institución como la monarquía que cada vez representa a menos personas, sobre todo a las generaciones más jóvenes’. En su misiva, los estudiantes aseguran que los ‘evidentes casos de corrupción, su relación con dictaduras y ventas de armas o el origen franquista de su implantación en nuestro país no hace sino negar su legitimidad’. Hoy hay muchas personas que sentimos más orgullo por estos dos estudiantes que por el monarca, que nos sentimos mucho más representados por ellos que por un tipo cuyo único mérito es apellidarse Borbón.



“Es evidente -escribe Eduardo Bayona en Público- que hay un deterioro creciente de la imagen de la monarquía en su versión borbónica”, según señala el politólogo y editor de la revista Viento Sur, Jaime Pastor, a la vista de los últimos, y cada vez más frecuentes, episodios de desafección a la corona: desde los estudiantes de excelencia de Oviedo que rechazan asistir con Felipe VI y Letizia a los actos de los premios Princesa de Asturias al joven que durante los trabajos posteriores a la riada mortal de Mallorca prefiere ofrecerle al rey una escoba que saludarlo, pasando por la resolución del Parlament catalán que condena la posición real ante el 1-O y que el Gobierno central tiene previsto llevar ante el Constitucional. No han sido los únicos. Felipe VI fue abucheado al llegar en agosto del año pasado a la manifestación contra el terrorismo en Barcelona tras los atentados de las Ramblas y Cambrils, aunque también recogió apoyos, y también, hace unas semanas, en la Universitat de València, donde presidió la apertura del curso. Hay claros síntomas del deterioro de la imagen de la corona, cuando menos en varios sectores de la sociedad y en algunas capas de la población entre las que destacan las más jóvenes. Sin embargo, hace tres años que no hay datos oficiales sobre la valoración de la monarquía ya que el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) dejó de preguntar por ese aspecto en sus barómetros. Para entonces, la nota era un suspenso (4,34 sobre diez), mientras un 57,4% de ciudadanos que valoraba positivamente la labor del rey convivía con otro 41,2% al que esa figura les inspiraba poca o ninguna confianza. Y no parece que el nuevo equipo del CIS tenga entre sus planes volver a preguntar por ello, al menos a corto plazo (…) Todo eso, a lo que se suman otros aspectos como el presupuesto de la casa real en un contexto de recortes –anota Pastor-, lleva a un deterioro de la imagen y a un aumento del rechazo, sobre todo en los estratos más jóvenes, los que no vivieron la transición (…) Mientras tanto, las formaciones políticas continúan alimentando el debate. Desde la derecha, Pablo Casado (PP) anima a incluir un ‘¡Viva el rey!’ en las conversaciones, mientras Podemos y PSOE incluyen en su acuerdo presupuestario la despenalización de las injurias a la corona y la recuperación de las preguntas sobre la monarquía en los barómetros del CIS”.



Hace cien años, se inauguraba el Metro de Madrid. Y hace unos días, el rey Felipe VI, quiso imitar el mismo trayecto que, en su día, realizara el rey Alfonso XIII, entre Sol y Cuatro Caminos. En esta ocasión le acompañaba el presidente madrileño, Ángel Garrido, en los actos conmemorativos de los 100 años de vida del suburbano madrileño. El Rey Alfonso XIII inauguró la primera línea, que recorría el tramo Sol-Cuatro Caminos, el 17 de octubre de 1919, en el primer recorrido del tren por las vías subterráneas madrileñas. Felipe VI fue de Sol a Chamartín y quedó alucinado. 


Las imágenes desataron el cachondeo en las redas sociales sobre el primer y único viaje del monarca en el transporte suburbano. He aquí algunos de los ejemplos:
Jeje, qué divertido es esto.
¿Esto hace todos los días el populacho?
¿porque se quejan si me lo estoy pasando pipa?
(Gustavo)

- Rápido!! la monarquía necesita mejorar su imagen, ¿qué hacemos?
+ Pff vamos a montarlo en el metro!! Cumple 99 años pero da el pego como #CentenarioMetro
- Ok, pero entre el populacho que no se mezcle eh!
(@josehumz)


- ¡Que buena gente y que limpio esto del Metro! A partir de ahora lo usaré todos los días para ir a trabajar...
- A trabajar, dice...#CentenarioMetro #FelizMiércoles
Imagen: ElMundo


..aquí, esperando al rey, para tomar unas cervecitas. (A. Fernández Moreno)


"Próxima estación III República...final de trayecto..."
#CentenarioMetro


Otras fotomontajes y las imágenes más sorprendentes de esta semana:

Tremending Topic. 'Que el salario mínimo llegue a 900 euros es un lastre, pero mantener a los reyes con 8 millones es un beneficio social incalculable'.


Manifestantes republicanos protestan ante la presencia de los reyes en los Premios Princesa de Asturias. Las protestas y las pancartas contra la monarquía han vuelto a ser protagonistas una vez más en la entrada del teatro Campoamor de Oviedo ante una nueva edición de los Premios Príncipe de Asturias que ahora se llaman Princesa Sofía. Grupos de manifestantes, entre los que se encuentran las Marchas de la Dignidad, se congregaron a la entrada del teatro. Entre los manifestantes, una gran pancarta que rezaba: “Asturies nun tien rei”. Por otro lado, una concentración espontánea “por la Unidad de España”, propiciada por la situación en Cataluña, repitiendo los vivas a España y los pasodobles de Manolo Escobar.
. 

Manifestantes por la unidad de España en los aledaños del Teatro Campoamor.


Dos arcángeles republicanos y un borbón. 


Palo Casado y Pablo Iglesias.

Gana la Banca.




“Así exhibieron unos agentes en Pola de Allande (Asturias)  un lobo muerto en la rueda trasera del vehículo. Veo esto y siento vergüenza de mi país”, denuncia el portavoz de Equo en Twitter y uno de Izquierda Unida.


Jalea y jaleo real,


“Para soñar no hay que cerrar los ojos; para soñar hay que leer”. De Michel Foucault.


Música colgada entre cables.

Todos estamos en el mismo pozo, pero algunos miramos las estrellas. El abanico de Lady  Windermere, de Oscar Wilde.


El humor en la prensa de esta semana: El Roto, Peridis, B. Vergara, Manel F., J. R. Mora, Pat, Tueldús, Malagón…

















Argumento espejo.
 Otros llegarán que bueno me harán
Racismo y xenofobia.

Las inundaciones mallorquinas de Sant Llorenç




Ya lo contaba Forges en ese dibujo.


Pep Roig, desde Mallorca:   Cuando los bancos se enfadan, Volver a empezar, Pachanga de Casado y solteros, Las ideas importan, Oposición en diferido, No a los presupuestos y Las inundaciones mallorquinas de Sant Llorenç de Cardassar








Los vídeos de esta semana: El rifirafe entre Dolors Montserrat y Carmen Calvo en el Congreso Publicado el 15 oct. 2018 LATE MOTIV - Monólogo de Andreu Buenafuente. “Pedrofighter” | #LateMotiv442 Entrevista al historiador Julián Casanova sobre la Guerra Civil Española Alberto Garzón: "El PP y C's están creando un clima profundamente regresivo"