domingo, 9 de mayo de 2021

Madrid, después del Ayusazo: trumpismo a la madrileña.

Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso celebrando en la sede del PP los resultados del 4-M.

En 2016, hace solo 5 años, un debate electoral a 4 fue protagonizado por Mariano Rajoy, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. En las elecciones del 4-M solo quedaba uno de ellos en la política activa. Pero Pablo Iglesias anunció el pasado martes que dejaba la política tras conocerse que Isabel Díaz Ayuso seguirá siendo presidenta de la Comunidad de Madrid después de que su candidatura se haya impuesto claramente. Con una inapelable victoria y 65 escaños —cerca de los 69 que otorgaron la mayoría absoluta—, el PP seguirá al frente de la región contando con el apoyo de Vox, que obtuvo 13 diputados. Las izquierdas no consiguieron sumar la mayoría necesaria para desbancar a la dirigente popular. El descalabro de los socialistas fue el más notable que se recuerda en la historia electoral reciente. Se dejó en el camino 13 asientos respecto a los resultados electorales de mayo de 2019. Y pasó de contar con 37 diputados a solo sumar 24. Las organizaciones progresistas, Más Madrid y Unidas Podemos, se mantuvieron, con 24 y 10 escaños, respectivamente. Ambas subieron con respecto a 2019. Ciudadanos ya no existe en la Asamblea de Madrid. Aunque las elecciones fueron solo en la Comunidad, lo que ocurrió este 4 de mayo puede suponer un punto de inflexión que marcará no solo lo que resta de legislatura —en Madrid se volverá a votar en 2023—, sino también lo que ocurrirá en los próximos meses en el Congreso de los Diputados. Ayuso fue la apuesta personal de Pablo Casado. De asesora de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes a ser una de las mayores bazas del líder en la organización desde que el actual presidente del PP alcanzó su cargo tras las primarias de 2018, la presidenta regional ha sido uno de sus mayores apoyos. Esperanza Aguirre ya recomendó al propio Casado hace un par de semanas que siguiese la misma estrategia que Díaz Ayuso si quería llegar algún día a la Moncloa. Y los paralelismos parecen evidentes. Aunque Aguirre supuso algún que otro quebradero de cabeza para el entonces líder de la organización, Mariano Rajoy, Pablo Casado encuentra en Ayuso una valiosa aliada. 

Ayuso cimentó su victoria con 100.000 votos del PSOE y medio millón de Ciudadanos

Antonio Rodríguez escribe en Vozpópuli: “Isabel Díaz Ayuso logró este martes 900.000 votos más que hace dos años. Una arrolladora victoria que se cimentó creciendo por el centro. Por un lado, arrebató al PSOE alrededor de 100.000 votantes que eligieron a Pedro Sánchez en las últimas elecciones generales de hace un año y medio. Y se quedó con la enorme bolsa de papeletas naranjas que dieron la espalda a Ciudadanos: en total, medio millón de votos, según estimaciones del presidente de la consultora GAD-3, Narciso Michavila. Michavila cree que hubo un importante nicho de tradicionales abstencionistas que se movilizaron en esta ocasión a favor del PP. Muchos de ellos gracias a la 'campaña de los bares' y a que los negocios permaneciesen abiertos —con limitaciones— en las últimas olas de la pandemia. Se trata de miles de votantes de la hostelería y empresas de distribución, afectados por los sucesivos estados de alarma, que ahora han querido devolver el favor a la presidenta madrileña”. “Ayuso —añade este experto en demoscopia— supo coordinar muy bien sus estrategias con (José Luis Martínez) Almeida. No lo hubiera podido hacer con (Manuela) Carmena al frente del Ayuntamiento. Cada vez que decía que no iba a cerrar los bares, desde el Consistorio se expedían licencias para la restauración”. El hecho de que Pablo Casado rompiese 'la foto de Colón' en otoño con su oposición frontal a la moción de censura de Abascal, le ha permitido ahora al PP captar un buen número de votantes naranjas que se sienten alejados de los postulados de Vox. “Si el PP hubiera seguido en Colón, mucho voto de Ciudadanos no hubiera ido a Ayuso”, subraya Michavila. 

Diaz Ayuso, acompañada por el presidente Casado y del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida

“España es otra cosa, señor Sánchez. España empieza en Madrid. Cuando decimos que Madrid es España es porque aquí viene lo mejor de cada rincón a vivir en paz y en libertad”, lanzó Ayuso, visiblemente emocionada, desde el balcón instalado en la sede del PP, en la calle Génova, acompañada del presidente del partido, Pablo Casado, y ante centenares de personas. Ayuso reivindicó que “el sanchismo” no ha entendido la “libertad” que hay en la Comunidad ni la forma de vida “a la madrileña”. “Han sido en los dos años más difíciles que habíamos siquiera imaginado y, sin embargo, jamás la sociedad madrileña y la sociedad española habíamos estado tan unidos. Y vamos a seguir así hacia adelante, con libertad, con concordia y gobernando para todo el mundo y demostrando que las instituciones están para eso…Esta forma de gobernar con opulencia e hipocresía de La Moncloa tiene sus días contados, ya está bien”, exclamó Ayuso, acompañada por Casado y otros dirigentes del partido. El líder del PP aseguró que la victoria del PP en las elecciones madrileñas son el “kilómetro cero del cambio en España”, ya que, según ha recalcado, suponen un “punto de inflexión en la política nacional”. “Hoy Madrid ha hecho una moción de censura democrática al sanchismo, a sus pactos con Bildu, a sus pactos con los independentistas y al Gobierno con Podemos” proclamó Casado. A ellos se le sumó posteriormente, el secretario general del PP, Teodoro García Egea; el alcalde de Madrid y portavoz nacional; José Luis Martínez-Almeida, y el presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero; y la secretaria general del PP de Madrid, Ana Camins.

Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso celebrando en la sede del PP los resultados del 4M.

Gerardo Tecé titula en Ctxt “Nueva temporada, episodio uno”, al recordar el día uno después del Ayusazo: “La victoria de Ayuso, aplastante, llega a pesar de su gestión sanitaria, objetivamente desastrosa y demostrable datos en mano. Llega a pesar de unas cifras económicas que, en la media nacional, no justifican haber hecho de Madrid la capital europea del virus. Llega a pesar de –o más bien gracias a– un discurso vacío que superaba la línea del esperpento en cada aparición televisiva. Un discurso que, en otros tiempos, hubiera sido perfectamente confundible con un sketch de humor en Polònia TV. No son otros tiempos, son los de ahora. En España, el trumpismo hoy es, oficialmente, receta de éxito político. Y Ayuso lo encarna a la perfección. La franquicia de este modelo norteamericano no podía caer en mejores manos que las de quien llegó al poder prometiendo atascos y banderas everywhere. La presidenta de Madrid ha logrado adaptar el modelo americano al implantar un trumpismo local, de cercanía, a la madrileña… Trumpismo es tener la libertad de que la realidad sea algo relativo y adaptable a tus necesidades propagandísticas en cada momento. Trumpismo es que todos nos volvamos locos intentando entender qué es trumpismo. La buena noticia es que parece que el fascismo de Vox no entrará en el gobierno de Madrid. La mala es que el fascismo está encantado con Ayuso…Y, mientras Ayuso celebraba su victoria en el balcón de Génova y Casado rompía toda distancia de seguridad con ella para salir en las fotos, abajo, centenares de personas se saltaban las limitaciones sanitarias montando una fiesta en plena calle en nombre de la libertad. Preguntado el alcalde Almeida por esta escena de celebración masiva y sin distancias en un barrio con una incidencia del virus por encima del riesgo extremo, este se encogía de hombros y respondía que bueno, que habían puesto unos cordoncitos que marcaban la separación. No se me ocurre mejor metáfora del funcionamiento de este país. Un funcionamiento que hoy es validado por las urnas como modelo de éxito. Encogerse de hombros, como tomarse una caña o culpar al comunismo si te contagias en la fiesta, también es libertad. Ahora, de manera homologada”.

Ayuso, en la prensa mundial.

La contundente victoria del Partido Popular y su baluarte Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de la Comunidad de Madrid se reflejó en los titulares de los portales digitales de los medios internacionales más destacados. “Los conservadores ganan una impresionante victoria”, anuncia el alemán Süddeutsche Zeitung”. “El Partido Popular gana las elecciones anticipadas de Madrid, pero no consigue la mayoría”, reza el titular del británico The Guardian o “El PP de Ayuso triunfa, pero necesita la extrema derecha para gobernar”, escribe La Repubblica. The Guardian resalta que los resultados llegan tras una amarga y polarizada campaña marcada por la crisis del coronavirus. El Financial Times, periódico especializado en información económica, menciona en el titular de su crónica la “impresionante victoria de la derecha”, un triunfo que también tilda de “espectacular” en el artículo y que provoca una “humillante” derrota de los socialistas, así como “la renuncia del líder del partido radical de izquierda Podemos”. “El resultado es un triunfo personal para Isabel Díaz Ayuso”, escribe el periodista del rotativo británico. La corporación de medios británica BBC pone el foco en el tenso ambiente de la campaña electoral. “Isabel Díaz Ayuso derrota a la izquierda en las amargas elecciones españolas”, escribe su titular y, una vez dentro del texto, añade que los candidatos tuvieron que llevar escoltas personales debido a las amenazas de muerte. El periódico conservador británico, The Telegraph, es el único medio que vincula la crisis del coronavirus con los resultados del 4M: “La líder madrileña anticonfinamiento gana la reelección tras mantener abierta la ciudad pese a la covid”. Le Monde, cabecera francesa enfatiza el resurgimiento del Partido Popular con un titular que reza “Isabel Díaz Ayuso despierta a la derecha española y desestabiliza a la izquierda”. Sin mencionar el papel clave de Vox, el rotativo galo explica que el Partido Popular podrá gobernar en solitario, “tras la desaparición del partido centrista Ciudadanos”. Asimismo, también anuncia el abandono de la política por parte de Pablo Iglesias, “en jaque”.

Y colgaron al oso del madroño.

Imágenes, fotomontajes y fotos sorprendentes:

Críticas por las celebraciones sin distancias de seguridad ante la sede del PP.

La victoria del PP de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de la Comunidad Madrid supuso un estallido de júbilo entre sus seguidores. Muchos de ellos no dudaron en celebrar los resultados frente a la sede nacional del PP en la madrileña calle de Génova (la que van a abandonar), donde se vieron imágenes de bailes, abrazos y besos, sin distancias de seguridad, cuando seguimos en plena pandemia de coronavirus.

Andrea Levy, tras la mesa de DJ en la celebración del PP.

¿Coronaqué...?

Ahora que se ha ido Pablo Iglesias, ¿a quién le van a echar la culpa de todo lo malo que pasa en España.



La libertad es patrimonio del ser humano, no ensucien tan necesario concepto. (SandalioTijerín)



Privados de todo. 

Mucho me temo...

La Balanguera.

Faro de Finisterre. Provincia de A Coruña.


Mar adentro.

Puesta de sol en el canal de Menorca. (Salvador Cánoves)

El humor, en la prensa de esta semana: Forges, El Roto, Peridis, Enrique, Malagón, Manel F., B. Vergara, Eneko, Malagón, J. R. Mora, Skylin…










Esto es lo que han votado los madrileños.

Más allá.


El mundo al revés.


Esta fue la primera viñeta que hizo Eneko de Pablo Iglesias. Fue publicada en ‘20 minutos’, en el 2014. La injusta demonización se ha ido incrementando hasta límites intolerables.

Manual para hisoriadores.




Pep Roig, desde Mallorca: ¡Rápido, rápido!, Autopistas de pago, Mi tesoro, Uso perverso, Uso perverso, Ver para creer…





Los vídeos de esta semana:

Extraordinario Javier Aroca, tras las elecciones en Madrid: ¡Ahora van a por ti, Yolanda! 

Javier Ruiz habla muy clarito sobre PODEMOS y la salida de Pablo Iglesias

Las palabras de Baldoví y Errejón sobre el adiós de Pablo Iglesias y el recadito a Toni Cantó.

Transi: La victòria d'Ayuso – Polònia

Tú me dejaste de votar – Polònia

 Prepara l'enterrament – Polònia



sábado, 8 de mayo de 2021

Relajación con abejas

 

Camas de abejas.

El sorprendente poder curativo de la abejas.

Cuando la salud mental está en jaque debido al estrés sufrido por la pandemia de la COVID-19 o a otras causas, surgen nuevas formas de combatirlo. La última de ellas y una de las más novedosas, es la “cama de abejas”. Con ella lo que se busca es que el individuo se relaje tras acostarse sobre una colmena. En este caso, las abejas sirven como fuente de relajación. Protegido con un traje de apicultor, el interesado se tumba sobre las colmenas y se encierra dentro de un sarcófago. Y, a oscuras y con el sonido de estos insectos, se logra un deseado estado de relajación.

Ana Muñoz, creadora de vídeos de sonidos relajantes de 'respuesta sensorial', aseguraba en Espejo Público que cada vez se aplican más técnicas innovadoras como esta para perseguir el objetivo. La creadora de esta novedad, Paula, ofrece otros servicios como eco-retiro de lujo en la finca donde trabaja. Y, aunque nació en Polonia, con tan solo 12 años se mudó a Holanda junto a su familia. Ahí comenzaban sus distintos viajes, que la llevaron a vivir en una decena de ciudades de todo el mundo. Se formó como profesora de yoga en su paso por Tailandia e Indonesia. Y, hace unos años, se instaló en una finca andaluza en el que hoy considera su pueblo, el municipio malagueño de Montecorto.

Allí nos trabaja Vicky, una doctora en biología que dejó las aulas para conseguir su sueño: trabajar en el campo con la agricultura biodinámica y ecológica. Su reto es volver a las raíces. En su jardín medicinal, con 400 especies diferentes, y un invernadero de cristal y madera, utilizado de semillero, pueden observar las “cama de abejas”, una “joya” de las pocas que hay en Europa. Y nos asegura que las vibraciones, el olor y el sonido de estos insectos contribuyen a la relajación del ser humano.

Estas pueden ser la solución a muchos problemas físicos. Una forma alternativa de terapia en la que la gente se acuesta en camas sobre colmenas que ha hecho furor en Lituania. La técnica se utiliza para aliviar el dolor y tratar las dolencias con la energía creada por las abejas al batir sus alas. Zidrunas Japertas, apicultor y propietario del centro terapéutico, comenzó en el mundo de la terapia con abejas hace siete años, cuando tuvo algunas molestias en la espalda. “Me interesaban los centros terapéuticos de este tipo que había en Ucrania y los visité. La técnica me ayudó a aliviar mi dolor de espalda, así que empecé a recomendársela a otros”, declara A pesar del escepticismo de algunos, cientos de personas han probado la terapia en los últimos meses. Quienes prueban el inusual tratamiento creen que el aire, alrededor de una colmena, puede reducir la presión arterial y aliviar las dificultades respiratorias.



viernes, 7 de mayo de 2021

Madrix, Madrix, Madrix...

 

El Madrid de Ayuso.

Así titulaba Marta Nebot el primero de mayo en Público, tres días antes de las pasadas elecciones. En su artículo repetía machaconamente que “Madrix es ese invento de Isabel Díaz Ayuso y su corte mediática, ese Madrid disfrazado de mentiras brillantes y brillosas que la enorme caverna madrixleña ha convertido en verdadex a base de repetirlas hasta transformarlas en tema único. Madrix está eclipsando a Madrid. Madrix gana en todas las encuestas o lo que es lo mismo:  el relato de Madrid, por ahora, –asumámoslo– es suyo. La verdad de Madrid es que es un paraíso de desigualdad que no ha hecho más que crecer en más de 26 años de gobierno monocolor y lo es tanto de puertas entre madrileños como de puertas para España. Madrid, siendo la comunidad más rica de este país, es la que menos invierte en sanidad y educación por cada uno de sus habitantes y las diferencias entre barrios son palpables y obscenas.

“En el lado de la sanidad, miremos a la cara al hecho de que los sanitarios que trabajan en Madrid son de los peores pagados y contratados de España; la atención primaria ha ganado hace menos de un mes en los tribunales a la Consejería de Sanidad, a la que la justicia ha impuesto unas ratios de pacientes razonables, en contra de las que estaba imponiendo. Esta parte de Madrix, la del descuido de la sanidad de tod@s, es curiosa, porque siendo algo que Madrix no admite, es algo que los madrileños tienen tan asumido que, en el 2020, han contratado 150.000 seguros privados médicos más, a pesar de la pandemia económica, subiendo la media de madrileños asegurados hasta el 37% (casi 4 de cada 10, 2 millones y medio), mientras la media española es del 23% ahora mismo.

“Por el lado de la educación, las escuelas madrileñas son las que más segregan por renta de toda la OCDE, solo por delante de Turquía, según un reciente informe de Save the Children  y Esade, esa escuela de negocios nada sospechosa de roja. Traducido a verdad verdadera:  en los colegios de Madrid, los ricos con los ricos y los pobres con los pobres, dejando en el subsuelo el ascensor social y la convivencia entre clases sociales. Y ¡qué decir! del españolixmo madrixleño que compite con todas las autonomías menos prósperas por las grandes fortunas patrias bajando los impuestos, siempre más a los que más tienen, hasta más allá del 0, ahora hasta a los sobrinos y los primos herederos que faltaban.

“Con eso debería bastar para querer un cambio de gobierno, pero es que, además, el PP de Madrid sigue sentado en el banquillo de muchos tribunales y, sin embargo, la corrupción del PP madrileño ha desaparecido en Madrix; ni siquiera se ha mencionado en los pocos debates que sí hemos tenido. El efecto de Madrix sobre la pandemia ha provocado que se olviden hasta cuestiones imperdonables como la orden expresa de dejar morir a los ancianos sin seguro médico privado, en las residencias de ancianos, hecha pública por el concejal de Ciudadanos dimitido. Gracias a Madrix, Madrid ha olvidado que Ayuso negó que el ejército pudiera ayudarles en los peores momentos, mientras el citado concejal ciudadano, Alberto Reyero, pedía la intervención de los militares. La Presidenta rectificó días más tarde pidiendo la intervención de la UME mientras le quitaba las competencias a su valiente concejal de asuntos sociales. El plan fallido de Ayuso de medicalización de las residencias duró 12 días y, en ese tiempo, dejó como resultado más de 3000 muertos en estos centros desatendidos”.

Hoy Madrid, felizmente para unos,  desgraciadamente para otros, sigue siendo Madrix…