martes, 9 de enero de 2007

9 de enero del 2001. Vuelo a Ibiza.

Vuelo a Ibiza, en donde mi hermano me ha invitado a pasar unos días. A vista de pájaro, la isla blanca me ha parecido rebosante de colores y recuerdos. En pleno invierno, duerme y sueña horas de amodorramiento y letargo. La oigo respirar en su lecho marino y la observo mientras estira perezosamente sus miembros, cansados. Pronto llegará el amanecer de un verano más, alocada por la vorágine de sus turistas y metamorfoseada por lo que cuentan de ella los foráneos y extranjeros que le han dado la fama, suplantando su personalidad.

Pasé toda mi infancia y adolescencia en la isla, abandonándola en 1966. Desde entonces, Ibiza ha cambiado totalmente y ya no es la misma. Personajes como Matutes, que desempeñó, además de su papel de empresario, otros cargos de alcalde, Senador y Comisario Europeo, han permanecido fieles a su concepción caciquil de la isla, ampliando considerablemente sus poderes y convirtiéndola en su amante.

Todavía recuerdo cómo me interpuso una querella cuando, en agosto de 1977, aparecía en “Primera Plana”, del Grupo Zeta, un reportaje que llevaba por título Matutes, el corsario del sol, firmado por José María Sulleiro. Matutes pensó que era mi seudónimo y me achacó la responsabilidad del mismo. “No puedo impedir que un irresponsable –exponía en una entrevista en el “Diario de Ibiza”–, un elemento al que se le puede aplicar cualquier adjetivo menos el de informador objetivo, escriba una novela sobre mí, atribuyéndome cuantas sandeces se le ocurren… El señor Miró, comunista reconocido y, como toda Ibiza sabe, verdadero autor del reportaje que firma Sulleiro, acude a los mismos títulos que emplearon los comunistas contra mí durante la campaña electoral…”

De esta insólita forma, por primera vez en mi vida me enteraba, por boca del Senador isleño, de que no sólo era un peligroso comunista, sino un reconocido bolchevique. Poco después, “Interviú” publicaba, el 2 septiembre del mismo año, otro reportaje, esta vez con mi firma, titulado: “Abel Matutes, el cacique de Ibiza”, por el que éste también se querelló y me exigió millones de indemnización. Me defendí, exigiéndole rectificara sus primeras declaraciones sobre el reportaje de Primera Plana, y pidiéndole una indemnización de una peseta simbólica, más apropiada con mi nivel de vida que con el suyo. Ambas querellas, la suya y la mía, fueron sobreseídas, tras una conversación entre él y Antonio Asensio, presidente del Grupo Zeta, en que entablaron una amistad, útil y correspondida por ambos.

En otra ocasión, en que volví a Ibiza para entrevistarle para un programa de radio, me comentó, extraoficialmente, cómo le había ofrecido dinero a Asensio para sus proyectos periodísticos. Me imagino que esta fue la razón por la que, en el Grupo Zeta nunca más se volvió a hablar en contra de este polémico personaje que ahora descansa plácidamente en su isla. Cualquier reportaje que hacía referencia a su figura, pasaba antes por las manos de los censores de turno a fin de que el benéfico político nunca quedara malparado.

Mañana seguiré hablando de él. No quiero que me digan que me extiendo demasiado en un mismo día.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bé, si descansés plàcidament no putejaria tan com ho fa, però l'ambició d'aquest tipus no té límits. Ja fa temps que es nota la seva grapa als mitjans de comunicació quan es tracta de notícies que no li convenen. De querelles: ara ha amenaçat en posar una altra a un grup ecologista eivissenc només per dir la veritat i denunciar-lo a fiscalia per tràfic d'influències i a la seva filla "vedette" per activiatts prohibides a autoritats. A veure si surt un jutge amb els ous o els ovaris ben posats i els tanca d'una vegada a tota aquesta colla de mafiosos

MakurA dijo...

Juer, que historias...

Siempre me había imaginado que esto funcionaba así, pero cuando lo compruebo me parece más flipante todavía.

Un abrazo muy fuerte y sigue escribiendo!

Lector dijo...

O dicho de otra manera: véase

Santiago Miró, Zeta, el imperio del zorro, , Madrid, Ediciones Vosa, 1997, p 272-4.

Joan Carles Palerm dijo...

Hola Santiago. No conocia la historia. Lo que no se es si como dices las cosas han canviado aqui en la isla o seguimos teniendo esa misma sociedad preconstitucional.

Supongo que sabes que últimamente nos ha amenazado a nosostros con otra querella por injurias como te dicen en el comentario 1. Si no sabes de que va la cosa puedes averiguarlo en la sala de prensa de nuestra web

Un saludo y suerte con el próximo libro.

JC

Anónimo dijo...

Esto de Matutes hay que publicarlo en todos los medios de comunicación, que es donde más le duele. En este tema habría que seguir investigando y descubrir toda la historia, vamos, para hacer una película.