jueves, 14 de octubre de 2010

Dos mallorquines, campeones mundiales.


Jorge Lorenzo.


Rafa Nadal.



Estos últimos días se habla de las hazañas deportivas de dos isleños que han triunfado en el deporte. Me refiero a mis paisanos, Jorge Lorenzo, de 23 años, y Rafa Nadal, de 24. Tanto el primero, de Palma de Mallorca, como el segundo, de Manacor, han demostrado que el nacer en una isla no es solo un simple accidente geográfico –y no lo digo en sentido negativo– sino que puede ser motivo de reconocidos méritos deportivos mudiales. Aunque el nacimiento, al igual que tu país, es puro azar.

Jorge Lorenzo ya cuenta, tras participar en el Gran Premio de Malasia, de MotoGP, con su bandera negra con el logo "Lorenzo's Land" que le acredita como campeón del mundo de la categoría reina del motociclismo. Contestatario e inconformista, Lorenzo no es un deportista neutro y pasivo, sino alguien capaz de levantar tanto entusiasmo y aplausos como antipatía y desprecio. Ante él, no existe la indiferencia. Comienza a montar en moto a los tres años, animado por su padre, “Chicho”, mecánico aficionado siempre ligado a este deporte. A los seis, consigue su primera licencia deportiva. Y a los once, las Baleares se le quedan pequeñas y salta a la península para disputar la Copa Aprilia de 50 c.c. Con la edad mínima para competir en ese torneo, participa como piloto invitado en el Mundial para el Gran Premio de Jerez, acabando la temporada como vigésimo primero. Y, a los 18, entra en la categoría de los 250. Se sube en seis ocasiones al podio. Luego se convierte en piloto oficial de la marca italiana y consigue, en 2006, ocho victorias y su primer título mundial, en 2007. Su doble título mundial consecutivo le facilita el acceso a MotoGP de la mano de Yamaha, con el italiano Valentino Rossi como compañero de equipo, al que no le hace ninguna gracia ese fichaje.

En 2009, corre junto a Rossi, finalizando como subcampeón del mundo. Y desde el principio de 2010, aspira a todo si bien, en la primera cita, el triunfo recae en Rossi. Encadena dos victorias que le colocan líder hasta el Gran Premio de Mugello, en que Rossi se fractura la tibia y el peroné de su pierna derecha y Lorenzo, que ya es líder, comienza a ampliar su ventaja. Las siete victorias, a las que se une la tercera posición conseguida en Malasia, le dan la ventaja matemática suficiente como para afrontar las tres carreras restantes con la tranquilidad de todo un campeón del mundo.

El otro mallorquín que igualmente amontona títulos, incluidos los mundiales, es Rafa Nadal, que, igualmente, comienza a sobresalir desde una temprana edad. A los 9 años, gana su primera competición oficial en Baleares. Luego, a los 11 y 12 años, es campeón de España. Es el tenista masculino más joven de la historia en conseguir el Golden Slam de Carrera (que incluye los cuatro Grand Slam y la medalla de Oro de los Juegos Olímpicos, a los 24 años y 103 días). Alcanza la primera posición en la lista de tenistas de la ATP, desbancando a Roger Federer. Y se convierte en el primer tenista masculino que gana en un mismo año (2010) tres Grand Slam en tres superficies distintas. Además de ser el tenista español con mayor número de títulos individuales, un total de 43, y más títulos de Grand Slam, 9. Muchos le consideran como uno de los más grandes tenistas de todos los tiempos.

Rafa Nadal, tiene varias manías, como alinear las botellas de agua en los descansos de los partidos, no pisar las líneas al saltar a la pista o ducharse antes de los partidos. Su principal afición es pescar. Le gusta jugar al golf, el fútbol (es un fan confeso del Real Madrid) y los videojuegos (su favorito es el Pro Evolution Soccer). Su comida favorita es el pescado y su bebida preferida, el refresco de cola. “En los últimos años –ha declarado Nadal en alguna ocasión– el deporte español ha sido increíble. Con muchos campeones: Contador, en el Tour de Francia, la Copa Mundial de fútbol, Lorenzo, a la cabeza de Moto GP, Gasol”, en baloncesto…