miércoles, 25 de marzo de 2009

Si se pierden, se van: todos a Ezeiza.

Recogemos hoy el Informe de Abel Manzotti, enviado TX2K a Santa Cruz, publicado en Argenlibre. Asesoramiento turístico: Lic. Evaristo Carriego.

Dibujo de Los Kirchner

Si pierden las elecciones, se van. Fuentes oficiales confirmaron la decisión que habría adoptado el Matrimonio Bipresidencial en caso de un resultado adverso el 28 de junio próximo. Lo único que restaría por confirmar es el lugar a donde irían de vacaciones. Y por cuánto tiempo. Cristina quiere ir a la Polinesia, y no menos de dos semanas. Kirchner, un fin de semana y a Río Turbio.

Tampoco escapan a la pelea los Hijos Presidenciales. A diferencia de sus padres, tanto Flor como Máximo preferirían que se vayan por más tiempo: no menos de un año. En lo posible, dos. O tres. Y cuánto más lejos, mejor. Habrían sugerido desde Groenlandia a Mongolia. También les arrimaron folletos de Sudán, los Balcanes, las islas Fitji y de un sofisticado spa en Afganistán.

Los vástagos K creen que ya es hora de que los papis se tomen un largo descanso. Es más: se cree que creen que es la hora de ellos. “Es necesario un recambio generacional en el país”, escribió Florencia en su Fotolog Oficial debajo de una foto de Britney Spears. Algo similar se le habría escuchado a Máximo durante un encendido discurso en un concurrido cabaret partidario de Río Gallegos. “Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura de papá y mamá”, entonó parado peligrosamente sobre una silla.

La discusión por el destino de las vacaciones bipresidenciales preocupa al Gobierno más de lo que podría suponerse. Aunque off de record, son numerosos los funcionarios que manifestaron su temor por las consecuencias de esta disputa por el poder real: el conyugal. Aseguran que podrían ser peores que los provocados por la crisis económica internacional. Especialmente si los Hijos Presidenciales quedaran a cargo del Gobierno, aunque sea interinamente.

Según comentan en los pasillos oficiales, Cristina estaría dispuesta a utilizar, de ser necesario, los ingresos provenientes de las retenciones para asegurarse unas vacaciones acordes a su nivel. “Una líder mundial no puede andar por ahí con el tupper bajo el brazo”, se le escuchó gritar a la Presidenta mientras colgaba la ropa de los ministros en la terraza de Casa Rosada. Fiel a su costumbre, Kirchner no querría tocar ni los fondos de las AFJP, que los habría depositado en una caja de ahorro en dólares en un banco cooperativo offshore. “¿Quién m… nos va a ver un fin de semana metidos en una mina de carbón?”, intentaba convencer a su esposa de la conveniencia de organizar un asadito familiar a 400 metros de profundidad. “Tenemos carbón, la carne la trae Moreno y nos sobra soja para la ensalada…”, argumenta el Bipresidente en minúsculas ruedas de amigos. Hasta dicen que habla solo.

------------------------------------------------------------------------------------------------

La escolta de Castro. Capítulo II. ¿Quién fue el teniente coronel Juan R. Sánchez y cómo se preparó para ingresar, en 1977, en la seguridad personal de Fidel Castro como su asesor personal?


2 comentarios:

Antonio Tello dijo...

El problema es que si se van los K., los que vengan no serán mejores.

Santiago Miró dijo...

Posiblemente sea así, aunque llama la atención la tenacidad con la que los K pretenden aferrarse a la presidencia, pretendiendo continuar con el cargo supuestamente reelegido.