sábado, 19 de enero de 2013

Bárcenas y las cuentas secretas de la banca Suiza, Urdangarin, el rey y Corinna.


Las cuentas secretas de la banca Suiza siguen estando en el ojo del huracán. Luis Bárcenas Gutiérrez, onubense de 56 años, ex tesorero general del PP y responsable de las finanzas del partido durante 28 años, la familia biológica de Jordi Pujol y sus herederos políticos, que habrían tejido un complejo empresarial y de influencia e intereses de enormes dimensiones, o el mismo duque de Palma, Iñaki Urdangarin, domiciliaron millones en este país de la Europa central. En los tres casos se presume de una huida hacia adelante. El primer caso ya despertó sus sospechas hace años. El mismo Mariano Rajoy, en su época de candidato a la presidencia del Gobierno, desafió a los tribunales, asegurando que nadie podría probar que el responsable de las finanzas del partido “no es inocente”. “¿Qué habría pasado –se atrevió a decir Dolores de Cospedal, el pasado mes de noviembre–, si el PP tuviera cuentas en Suiza?” La secretaria de organización y presidenta de Castilla-la Mancha estaba segura, durante la campaña catalana, de que ella “habría tenido que dimitir” si se hubiera descubierto que algún presidente del PP tenía cuentas en Suiza. Pero Esperanza Aguirre afirmaba en su Twitter: “Si se confirma la info sobre las cuentas no declaradas en Suiza, estaríamos ante el escándalo político-financiero más grave de la democracia”. Y la ex presidenta de la Comunidad de Madrid reclama ahora una investigación interna para aclarar si hubo o no pagos ilegales. Luis Bárcenas llegó a acumular 22 millones de euros en una cuenta del Dredsner Bank de Ginebra que fueron transferidos y diseminados cuando el ex senador fue imputado en la trama Gürtel por el juez Baltasar Garzón, en febrero de 2009. Son millones que han encendido todas las alarmas en el PP, cuya cúpula –desde Mariano Rajoy y Cospedal hasta Rita Barberá, pasando por Javier Arenas, Esperanza Aguirre o Ana Mato– se cansó de defender por activa y por pasiva la inocencia de su ex tesorero. Ahora, sin embargo, el PP prefiere mantener la mayor distancia de Bárcenas, asegurando con la misma insistencia con que antes lo defendía que “ya no pertenece al PP” y que no había conocimiento alguno de las citadas cuentas. Pero los problemas del partido con la nueva línea de investigación del juez Pablo Ruz reabren el peor de los escenarios para Mariano Rajoy, para su partido y para el Gobierno al que sustenta. De Cospedal niega “tajantemente” que en su partido se hayan cobrado sobresueldos en dinero negro procedentes de constructoras durante su mandato y asegura que tampoco le consta que ocurriera antes. La presidenta manchega ha ido más allá, defendiendo abiertamente que la contabilidad en el PP es “clara” y “diáfana”, ya que está supervisada por el Tribunal de Cuentas, y ha insistido en que “no hay nada que induzca a pensar que ha habido nada raro o irregular”. Asimismo, ha advertido de que su partido no ha aceptado “ningún chantaje” ni “ninguna amenaza” de nadie, en alusión a las informaciones que apuntan que Bárcenas amenazó con revelar los supuestos pagos en negro si el partido no le ayudaba a eludir sus responsabilidades penales “y comerse el marrón judicial”, en palabras del extesorero del Partido Popular. Curiosamente, el ex tesorero general del PP dispuso hasta hace unos días de secretaria, de despacho en Génova y algunos cuadros aseguran que usó con frecuencia el coche del partido.


Luis Bárcenas blanqueó 10 millones de euros gracias a la amnistía fiscal del Gobierno de Rajoy. Su abogado, Alfonso Trallero, dijo de él que había regularizado con Hacienda 10 millones de una cuenta de Suiza para beneficiarle. Pero el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoso, negó inmediatamente que Bárcenas se hubiera acogido a dicha amnistía fiscal. El abogado aclaró que Bárcenas en persona no se había acogido a ninguna amnistía fiscal, sino que lo había hecho a través de sus empresas. El PSOE sospecha que pudo haberse beneficiado de esta “indecente” medida del Ejecutivo, supuestamente para hacer aflorar dinero negro. La portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez, reclamó la comparecencia del Gobierno para aclarar si se la amnistía fiscal se adoptó para “encubrir” a “amigos” del PP. Recordó la frase del propio Rajoy en 2009, cuando comentó que “nadie podría probar que Bárcenas no es inocente” y se preguntó si, durante su primer año de Gobierno, estuvo legislando precisamente para cubrirle las espaldas, en referencia a la amnistía fiscal y la reforma del Código Penal. Rubalcaba exige a Rajoy que salga a aclarar las cuentas de su extesorero. IU pide la comparecencia del fiscal. El juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel, localiza en un banco de Nueva York dos cuentas a nombre de Luis Bárcenas, a las que este habría transferido 2,5 millones de euros del total de 22 que llegó a ocultar en Suiza entre los años 2005 y 2009. “¿A qué espera Rajoy –se pregunta elplural.com– para comparecer públicamente, aclarar el escándalo y depurar las responsabilidades que procedan, empezando por él mismo? ¿Por qué estuvo durante más de un año defendiéndole? ¿Por qué no lo sacó del partido desde el primer momento? ¿Por que le mantuvo el despacho en Génova tras su cese como tesorero? ¿Qué hablo con él cuando negociaron su marcha? ¿Tiene miedo de que tire de la manta al verse acorralado como ya amagó una vez?”Trallero insiste en que Bárcenas se acogió a la amnistía fiscal a través de sociedades y que todos sus fondos son de operaciones mercantiles. ¿Esperó Bárcena a que gobernase Rajoy para confesarse a Hacienda? Ésta negó en una nota que Bárcenas se hubiese acogido a una amnistía, pero no aclaró si lo hicieron sus sociedades. Llamazares advierte que el PP tapa su corrupción. Dos días después de de su escándalo, el PP se defiende en bloque y niega “rotundamente” los sobresueldos de Bárcenas. Las cuentas suizas del tesorero del PP acorralan a Rajoy y abren una crisis en el PP. Cospedal asegura que “este es un partido que quien la hace la paga”. Rajoy dice que no sabe nada del cobro de sobres en dinero negro del que se habrían beneficiado destacados dirigentes de la dirección del PP durante años. Pero que “si alguna vez tengo conocimiento de irregularidades o conductas impropias que afecten a militantes de mi partido, no me temblará la mano, porque es una de mis responsabilidades”. Aguirre habla de una crisis institucional e insiste en su máxima: “Investigar, caiga quien caiga…, y rápido”. La calle grita al PP: ¿Dónde están nuestros sobres? Más de mil personas rodean Génova, pidiendo dimisiones…


Corinna, la aristócrata alemana amiga del rey. Pero dejemos para otro día la solución de este lío que ha puesto nervioso al PP, así como las cuentas en Suiza y Liechtenstein controladas por Artur Mas padre e hijo, las de Jordi Pujol, su mujer, Marta Ferrusola, y su primogénito, Jordi. Mientras se aclara el embrollo, seguimos el rastro de Iñaki Urdangarin. Su exsocio, Diego Torres, imputado, como él, por el caso Nóos, envió al juez instructor de la causa una serie de correos electrónicos en los que se implica a la amiga del Rey, la princesa Corinna y supuesta amante del monarca según la prensa alemana. Los mails revelan que Corinna zu Sayn-Wittgenstein participó, en el 2004, en el Valencia Summit, uno de los eventos organizados por Urdangarin y su socio. Los correos electrónicos que Diego Torres envía al juzgado suponen que la princesa Corinna, relacionada sentimentalmente con el rey, actuó como representante y “consejera estratégica” del jefe del Estado en varios países extranjeros, especialmente árabes, e incluso formó parte de la comitiva real en varios viajes oficiales. Demuestran que participó en la edición del Valencia Summit, organizada en 2004 por el duque de Palma y su antiguo socio.


Diego Torres, ex socio de Urdangarin, a las puertas del juzgado. Pero, por encima de todo, revelan, según cuenta José L. Lobo en ‘El Confidencial’ del pasado día 11, la intención de Torres de tratar de chantajear a la Corona con el fin de eludir la cárcel. “La amiga del Rey, que le acompañó en el polémico safari de Botsuana, le responde al día siguiente dándole las gracias por su mensaje. En un tercer correo electrónico, Mario Sorribas, hombre de confianza de Urdangarín y apoderado de Nóosy de Aizoon, dice a Larrey: ‘Creo que este es el camino [en alusión a Corinna] para llegar a cualquier parte del mundo’. Fuentes cercanas a la investigación sostienen que el propósito de Torres, al entregar esos correos al juez José Castro, resulta evidente: presionar al Rey y al propio duque de Palma haciéndoles ver que dispone de información comprometedora para la Corona, y que está dispuesto a revelarla si es condenado a prisión. Según esas fuentes, el exsocio de Urdangarín tiene intención de llegar hasta las últimas consecuencias para no pisar la cárcel o, cuando menos, para forzar un pacto con la Fiscalía, de común acuerdo con el yerno del monarca, para lograr una sentencia lo más benévola posible”. Mario Sorribas felicita a Francisco Larrea, un empleado de Nóos, por conseguir la participación de Corinna en el evento: “Ahí has estado torero, Francisco, éste es el camino para llegar a cualquier parte del mundo”, puntualiza. En otro correo, la propia Corinna responde a Larrey agradeciéndole el trato dado en Valencia: “Sólo unas pocas líneas para agradecerte la fantástica organización del Forum y toda la asistencia que me habéis prestado. Fue maravilloso. Buen trabajo”. En otro correo, Sorribas le indica a Urdangarin que “para no dejar muy en evidencia” que él es “el alma mater” del asunto, preferiría tratarle como ha “tratado a todos los demás deportistas”. Todo ello, para disimular la participación del yerno del Rey en la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), la sucesora de Nóos.


El rey Juan Carlos, a la izquierda, posa con Corinna, a la derecha. La noble alemana ha sido, en diversas ocasiones, foco de atención tanto de los medios de comunicación como de los propios partidos políticos. Su nombre sonó con fuerza cuando, en abril de 2012, el rey sufrió un accidente durante su cacería en Botsuana. Ella era la habitual organizadora de sus safaris. El Gobierno se libró entonces de tener que opinar sobre el viaje del monarca y del papel que jugaba Zu Sayn-Wittgenstein en esta región africana. La Mesa de la Cámara vetó el 25% de las preguntas referidas a tal asunto. Gaspar Llamazares se interesaba por quién había nombrado a Corinna como “representante” de Juan Carlos de Borbón y qué gestiones había realizado esta mujer “en nombre del monarca o en el seno de alguna delegación oficial española”. La entrega de los correos ante el Juzgado coincide con la presentación, por parte del abogado de Torres, de un escrito en el que hace referencia a la petición de archivo formulada por el supuesto hombre de paja de Urdangarin, calificando no obstante de “intolerables, amén de poco afortunadas”, las reflexiones vertidas por Sorribas en su solicitud. La defensa de Sorribas afirma en su escrito que su patrocinado, quien ejerció como apoderado en la inmobiliaria que el marido de la Infanta Cristina comparte al 50 por ciento con su mujer, era un “currante” considerado por los demás como “muy trabajador y servicial”, pero sin ninguna capacidad de decisión ni mando. El abogado incide en que “absolutamente todos cuantos han declarado en la condición que fuera han indicado de manera taxativa y sin dudar quiénes eran los dueños del Instituto Nóos –en alusión a Urdangarin y a Torres–, quiénes se ganaban la vida con la ganancia empresarial de sus actividades y quiénes eran los que mandaban y tomaban todas las decisiones”.


El diputado valenciano, Ricardo Sixto. Ricado Sixto, diputado valenciano de IU registraba el pasado lunes una pregunta parlamentaria para saber si los implicados en el caso Urdangarin forman parte de la “lista Falciani”. Preguntó al Gobierno si varios de los implicados en el “caso Urdangarin”, como el propio Iñaki, su mujer la infanta Cristina o el exsocio del duque, Diego Torres, formaban parte de la famosa “lista Falciani” de evasores fiscales. Sixto registró una batería de preguntas por escrito para que el Ejecutivo informase oficialmente sobre este asunto. Hervé Falciani, informático italo-francés y ex trabajador del banco HSBC en Ginebra, fue detenido a su llegada a España el pasado mes de julio por copiar y difundir datos de miles de evasores fiscales con cuentas en la oficina de la entidad en Suiza. Actualmente, Falciani se encuentra en libertad condicional en España tras la decisión de la Audiencia Nacional de dejarlo en libertad, mientras se decide si extraditarlo o no a Suiza. El diputado valenciano hizo las preguntas a raíz de nuevos datos que se van conociendo en relación a las investigaciones judiciales sobre la empresa Nóos, en la que se descubre una red de testaferros utilizada por Urdangarin y su socio Torres para desviar fondos y evadir el impago de impuestos a la Hacienda. Dijo que hacía falta una auditoría urgente de la monarquía española. “Es un escándalo que muestra la nefasta impunidad y el descontrol con los que el PP y el PSOE han dejado actuar a la monarquía y que, después de décadas, ha acabado como el rosario de la Aurora y con un miembro de la familia real a punto de sentarse en el banquillo de los acusados”. La pregunta al Gobierno se unió a las ya anunciadas por IU en las que se interesa por la amiga del rey, Corinna Sayn-Wittgenstein y por Jaime de Marichalar en el Valencia Summit de 2004, así como sobre la adscripción de Corinna en tareas de asesoría con el Gobierno. Sixto pidió al Ejecutivo contestar con urgencia si Corinna Sayn-Wittgenstein es o ha sido “asesora estratégica del Gobierno español”, tal como se afirmó el pasado 29 de septiembre en “The New York Times”, qué funciones ha desarrollado como tal y sobre qué asuntos. El diputado valenciano también preguntó al Gobierno si la empresa Apollonia Associates o la empresa de armas Boss&Co, a las cuales está vinculada la amiga del jefe del Estado, o la empresa en la que el príncipe Alwaleed bin Talal y Urdangarin son socios, han recibido adjudicaciones o han facturado a alguna administración pública, o más concretamente al Ministerio de Defensa o a cualquiera de sus organismos, entes o empresas públicas. Y concluye que, a medida que se conocen más escándalos vinculados a la monarquía española, “la censura, la protección y el silencio generalizado que tradicionalmente han protegido al jefe del Estado, van desapareciendo”.


Imagen publicada en el diario alemán ‘Bild’, en la que aparece Corinna tras el rey, a su llegada en viaje oficial a Stuttgart. La presencia de Corinna Larsen –su apellido de soltera–, en el Valencia Summit de 2004, sacudió a finales del año pasado a la Casa del Rey, después de que Diego Torres, entregase al juez los correos electrónicos intercambiados entre la amiga del monarca y un empleado de la entidad supuestamente sin ánimo de lucro. Según fuentes cercanas a la Zarzuela, el rey pidió a su yerno que incluyera a Corinna en la lista de invitados de aquel congreso internacional “para ayudarla a ampliar sus contactos”. La amiga del monarca, gran aficionada, como él, a la caza y la vela, era entonces la responsable de una agencia británica especializada en organizar safaris para clientes exclusivos. Y colaboraba muy activamente con la Fundacion Laureus, que aúna filantropía y deporte. El jefe del Estado era cliente habitual de Boss Sporting Agency (BSA), una agencia londinense promovida por la prestigiosa armería Boss&Co, especializada en organizar exóticos y exclusivos safaris para aristócratas y millonarios europeos. Corinna era la responsable de BSA, y, a comienzos de 2004 conoció a don Juan Carlos en una expedición de caza a Mozambique. Corinna estaba entonces casada con el príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein, de quien se divorció un año después. Tras su separación siguió utilizando por su cuenta el apellido de su exmarido y el tratamiento de princesa, y, en 2005, montó su propia empresa: Apollonia Associates. La princesa Corinna se convirtió entonces en una comisionista de lujo que cobraba por intermediar en grandes contratos internacionales, principalmente entre empresas europeas y gobiernos árabes. Tras su visita a Valencia, en la que se alojó en el mismo hotel que Urdangarin y Torres, el contacto entre Corinna y el Rey fue mucho más frecuente. La comisionista alemana acompañó a don Juan Carlos en viajes privados e incluso oficiales, y actuó en numerosas ocasiones como representante del monarca ante gobernantes y grandes empresarios de países árabes. Entre 2011 y 2012, el jefe del Estado llegó a viajar al menos en tres ocasiones con Corinna. El monarca ignoró las recomendaciones de los facultativos y se trasladó, primero, a Mónaco; más tarde a Kuwait y los Emiratos Árabes, y por último al polémico safari en Botsuana.


La prensa alemana ya aborda sin tapujos la amistad del rey y Corinna. Según Deia.com, de Editorial Iparraguirre, S.A. (EISA), la prensa alemana ya aborda sin tapujos la amistad del rey español y Corinna Sayn-Wittgenstein. Publicaciones como 'Bild' o 'Die Welt' afirman que le acompaña en muchos viajes y hablan con total claridad de la relación entre ambos. “Tras el escándalo del viaje a Botsuana, su apartamento en El Pardo permanece cerrado a cal y canto y ella está en paradero desconocido”, apunta “Bild”. La prensa alemana relata con todo tipo de detalles la relación entre el rey y la princesa alemana, así como con otras mujeres a lo largo del tiempo. El diario “Die Welt” entiende el escándalo generado a raíz de las imágenes en Botsuana y se hace eco del que consideran “el discurso más corto” del monarca en sus 36 años de reinado. “No hubo mención ni a elefantes, ni a safaris, pero la gente entendió el mensaje: incluso los jefes de Estado cometen errores”. Deia.com se pregunta si el rey español atraviesa algún tipo de “crisis existencial”. “Cada vez aparece más desaliñado, sin afeitar, y con actitudes de lo más vergonzosas”, apunta la publicación. Para los editores de “Die Welt”, el safari en Botsuana es el primer escándalo que afecta directamente a la persona del rey, ya que, hasta el momento, los ataques se habían concentrado sobre sus yernos. Se dice que “siempre se ha conocido su debilidad por las mujeres hermosas, pero los medios de comunicación españoles siempre han sido muy discretos y comprensivos al respecto”. La prensa alemana del corazón describe a Corinna como la “amiga especial” del rey. Dan por sentado que la princesa, de 47 años, vive en El Pardo y que se dedica a organizar safaris entre la alta sociedad, motivo por el cual acompañó al rey en su viaje a Botsuana. El tabloide “Bild Zeitung” destaca la figura de Corinna como acompañante habitual del rey en sus viajes oficiales y elabora un perfil de esta princesa, que conoció al monarca en una cena de gala en el castillo de Schöckingen, durante un viaje a Baden-Wuerttemberf, en febrero de 2006. Es hija del director europeo de una aerolínea brasileña, se crió en Fráncfort y ostenta el título de princesa por un matrimonio acabado.


El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, cobró presuntamente 140.000 euros en una cuenta corriente domiciliada en Suiza por la búsqueda de inversores en favor de la empresa Inversiones Financieras Aguas de Valencia (AGVAL), servicios por los que, inicialmente, pactó percibir 125.000 euros trimestrales junto a su colaborador José María Treviño, trabajos que finalmente no fructificaron. Europa Press revela que, en un escrito de la Fiscalía Anticorrupción incluido en una subpieza del caso Nóos, la acusación pública señalaba que fue a principios de 2008 cuando Urdangarin se puso en contacto con el presidente de la anterior empresa, Eugenio Calabuig, para impulsar estos proyectos, por los que finalmente la mercantil abonó tres facturas. Según el Ministerio Público, a efectos de mantener la opacidad de las transacciones, el colaborador de Urdangarin utilizó los servicios del testaferro Robert Cockx, quien para ello cedió una empresa fiduciaria de su propiedad, Alternative General Services, domiciliada en Irlanda y cuya cuenta corriente estaba radicada en Laussane (Suiza). El supuesto hombre de paja habría cobrado un 5% de las operaciones a cambio de figurar en las mismas. El contrato entre Urdangarin y Treviño con Calabuig fue suscrito formalmente por Cockx todo ello por la búsqueda y localización de proyectos de inversión que finalmente no fructificaron, lo que motivo la rescisión del acuerdo rubricado. Fue entonces cuando Cockx, por orden del duque de Palma y su colaborador, emitió tres facturas contra AGVAL por un importe global de 375.000 euros, que fueron transferidos en la cuenta corriente de Cockx en Suiza. El presunto testaferro, traspasó la cantidad restante a otra cuenta del país suizo perteneciente a la empresa Star Opcions, perteneciente a Treviño. De este modo, desde la cuenta del colaborador del marido de la Infanta Cristina, finalmente, se realizó otra transferencia, por importe de 140.000 euros, para el pago de los servicios del propio Urdangarin.


Iñaki Urdangarin y Diego Torres, en un acto organizado por Nóos. Mario Pascual Vives, abogado de Iñaki Urdangarin, alegando que los contratos de Nóos eran correctos y que su cliente no había cometido ningún delito, ha presentado un escrito de alegaciones en el que se opone a la fianza de 8,1 millones de euros exigidos por la Fiscalía. Argumenta que su cliente no ha cometido delito alguno. Y, en su escrito de alegaciones, defiende que la contratación efectuada por el Instituto Nóos, que dirigieron Urdangarin y su exsocio, Diego Torres, es totalmente correcta, y que su cliente no ocupaba más que una mera “función representativa” en la asociación con la que, presuntamente, se desviaron fondos públicos. El abogado añade que, actualmente, son “inexistentes” las relaciones entre Urdangarin y su exsocio, Diego Torres, quien, a su vez, ha presentado otro escrito de alegaciones para oponerse a la fianza de 8,1 millones que también se le exige. El abogado de Urdangarin agrega que no le consta que, por el momento, haya algún comprador interesado en adquirir el palacete que los duques de Palma poseen en Barcelona y que el matrimonio ha puesto a la venta. También el abogado de Torres, Manuel González Peeters, pide que el juez rechace la petición de fianza de las acusaciones para su defendido, exsocio de Iñaki Urdangarin, por considerar que es “desatinada” y no se ajusta a derecho. El titular del juzgado de instrucción número 3 de Palma debe decidir en los próximos días acerca de las peticiones de fianza que realizaron la Fiscalía Anticorrupción, la acusación particular del sindicato Manos Limpias, y, posteriormente, la comunidad autónoma balear. La fiscalía pide que Urdangarin y Diego Torres declaren de nuevo. Hacienda les atribuye un presunto fraude de 470.000 euros. Hacienda les atribuye un presunto fraude de 470.000 euros.


“No es la primera vez que el rey Juan Carlos de Borbón sufre un intento de chantaje –comentaba Ignacio Escolar en Eldiario.es el pasado domingo–. Esta película ya la hemos visto antes: con Conde, con De la Rosa y con tantos otros tiburones de aquellos años en los que España era un gran país para hacerse millonario. Siempre eran viejos amigos de la real casa, compañeros de cacerías que utilizaban a otros cortesanos como intermediarios, los que trataban de agarrarse a la corona para evitar la cárcel. La gran novedad de este nuevo intento es que el chantaje es a lo grande: en estéreo, en 3D, en vivo y en directo. La noticia está en prime time en las televisiones, en las redes sociales, en las peluquerías y en los mercados de abastos; no es un feo asunto que solo circule entre las élites, como pasó con anteriores escándalos. La presión sobre la Casa Real es evidente, aunque se presente como una ‘estrategia de defensa’, como eufemísticamente la nombró la vicepresidenta Sáenz de Santamaría. No hay otra forma de explicar por qué el abogado del imputado Diego Torres -socio del 'talonmanista' Iñaki Urdangarin- va presentando de tanto en tanto, con estudiada cadencia, dosis homeopáticas de sus correos electrónicos en los juzgados. Es tan burdo que resulta pornográfico”.

El Rey, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en los premios Laureus de 2006, en Barcelona. Al fondo de la imagen, con vestido rosa, Corinna. Urdangarin tenía mucha relación con Corina. “La última entrega –prosigue Escolar– muestra el nombre de una señora a la que aquí, educadamente, llamamos “amiga íntima del Rey”: Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Diego Torres ha desvelado una correspondencia que no prueba nada en relación con lo que investiga el juzgado, solo que Corinna ¬¬¬acudió a uno de esos carísimos congresos que montaba esa organización sinónimo de lucro, el Instituto Nóos. Cabe preguntarse, eso sí, en calidad de qué acudió Corinna al Valencia Summit 2004. ¿Qué hace la representante de una empresa de armas en un foro sobre grandes eventos deportivos? ¿Quién pagó su viaje? Relacionar la trama Nóos con el nombre Corinna, como hace Diego Torres, crea un complejo nudo para la corona. Si Urdangarin y su cuate salen enteros del juicio al que se enfrentan, una gran mayoría de los ciudadanos sospecharán que la justicia no es igual para todos. Ante esta situación, la familia real no puede seguir siendo opaca. Debería ser el propio Rey quien se negara a ese vergonzoso pacto entre PP y PSOE para que la jefatura del Estado quede fuera de la futura ley de transparencia. Tendría que ser la propia Casa Real la que respondiera a esas preguntas presentadas por IU en el Congreso: ¿Ha trabajado Corinna como asesora estratégica del Gobierno español, como publicó The New York Times? ¿Ha cobrado del Estado? Ya no sirve el silencio o el respeto cortesano, ya no vale un sucedáneo de entrevista con Hermida. Estamos en Europa, en el siglo XXI y en la era de internet, no en la España de la tele en blanco y negro”.

“Nadie amasa una fortuna de 22 millones de euros sin una dedicación exclusiva a la actividad recaudatoria –escribe Matías Vallés en su blog ‘Al Azar’, bajo el título ‘Bárcenas esquía muy bien’–. De hecho, la inmensa mayoría de quienes se plantean esa meta fracasan en el intento. Por lo visto, la condición de gerente y tesorero del PP disfrutada por Luis Bárcenas catapulta a la obtención simultánea de 3.500 millones de pesetas antiguas y futuras. Los dictadores africanos envidian a los partidos españoles, sociedades limitadas que garantizan a sus ejecutivos unos ingresos suplementarios que asustarían a la banca, por citar un sector de moral equivalente. El senador y responsable económico del partido más patriótico del lugar refugia sus ingresos de ilegalidad manifiesta en Suiza como un estafador cualquiera, aunque seguro que viajaba a ese país con una bandera española cosida al corazón. Bárcenas maquinó sus millones en un despacho situado debajo del que ocupaba Rajoy en la sede del PP. Por muy enfrascado que el actual presidente del Gobierno estuviera en la marcha de la Liga, sorprende que no le embargara el inconfundible aroma del dinero a espuertas. Al contrario, el purísimo Rajoy se resistía numantino a la destitución de su mano derecha porque, según  los gurús mediáticos de Madrid, el tesorero le había convencido de su inocencia. Este perspicaz analista de cuentas gobierna España, y los gurús siguen ahí, impartiendo doctrina. Bastante desgracia tiene el abogado de Bárcenas con defender a un individuo así, pero el letrado no necesitaba excederse en sus funciones, al atribuir los repetidos viajes a Suiza de su cliente a que ‘esquía muy bien’. La precisión sobre la excelencia deportiva del tesorero marca el punto en que la evasión fiscal adquiere su sentido cabal de escarnio a la ciudadanía. Ni siquiera ocultan el dinero sucio en Suiza para evitar a su Agencia Tributaria, sino para distinguirse de la plebe. “Que se jodan”, como cantan al alimón Andrea Fabra y Rajoy mientras amnistían a los ladrones. Dos seres tan lamentables como Ignacio González y Bárcenas han colocado sendos clavos en el ataúd de la clase política”.

Entramos en la sección semanal de humor con las viñetas de Erlich.

Continuamos con M. Vergara, Corona y Corinna, Forges, Asiere y Javier, Peridis, LGM, Sinfonio…











Pep Roig, desde Mallorca nos recuerda el negro porvenir, las historias de cloacas, el tiempo de perversos, La España, capital Suiza, y un partido SOBREpasado.



Y terminamos con tres vídeos. En el primero, presentado hace tres meses, el vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, instaba al presidente de la Generalitat y candidato de CiU, Artur Mas, a no refugiarse en la 'senyera' y en el territorio y a dar explicaciones sobre las informaciones que le vinculan con cuentas en Suiza, así como a aclarar si está pidiendo el voto para crear un Estado independiente mientras “se lleva el dinero” a paraísos fiscales.


En el segundo, vemos a Urdangarin en el juicio, interpretado por Polonia.


Y en el tercero, el maravilloso y delicioso gato Maru nos deleita con sus poses y sus travesuras.

No hay comentarios: