viernes, 7 de mayo de 2010

“El servicio impagable” de la Iglesia española.


Monseñor Antonio Algora.

“Es urgente, necesario y fundamental”, nos sorprenden nuestros obispos mientras nos aconsejan que marquemos sin rechistar la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta. Así de contundente se manifiesta Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, quien recuerda que, ante la grave crisis económica que atraviesa nuestro país, es más necesario que nunca apoyar la labor que realiza la Iglesia. “Marcar la casilla de la Iglesia –se atreve a decir– es apostar por la familia, por la educación en valores, por el desarrollo integral de las personas y una manera de luchar contra la crisis”. Y osa recordar que “quien pone la “equis” en la casilla de la Iglesia se compromete con ese parado, con ese inmigrante o esa persona excluida de la sociedad, una apuesta que hacen los ciudadanos porque están convencidos de que vale la pena”. Y añade: “Ha subido el paro, tenemos cada vez más gente en las parroquias solicitando ayuda. Es tiempos en que la dificultades están allí, la Iglesia presta un servicio y sigue mostrándose cercana”.

Pero, en la presentación de la campaña de la Renta 2009, Antonio Algora, obispo de Ciudad Real y responsable del Sostenimiento de la Iglesia Española, tuvo que oír a los periodistas que, le preguntaban: ¿Cree que los escándalos de pederastia en la Iglesia afectarán a su recaudación en el IRPF? El prelado elude contestar a la pregunta repetida hasta en cinco ocasiones, apuntando, al fin: “¿Sabe qué le digo? En los últimos años, 700.000 cruces más”. Por lo visto, para él, la pederastia es un tema fuera de contexto que, en ese momento, no interesa recordar. Pese a que la Iglesia española acaba de denunciar por primera vez un presunto caso de abusos sexuales cometidos por un fraile.

Algora y Jiménez Barriocanal presentan, eso sí, la nueva campaña que anima a los españoles a marcar la “equis” que apoya económicamente al clero y el sostenimiento de la Iglesia, Algora asegura que el sistema obliga a hacer esta campaña todos los años para recordar que lo hagan de nuevo. A pesar de la crisis y de los escándalos de los abusos sexuales del clero (Legionarios de Cristo incluidos), los obispos se muestran optimistas respecto a su recaudación. “El sistema se va extendiendo cada vez más –explicó Algora–. Estamos contentos y agradecidos a los 9 millones que marcan nuestra casilla, porque eso quiere decir que sintonizan con una Iglesia cercana a sus barrios y a sus pueblos, con sus 23.000 parroquias y sus casi 20.000 curas”.

Hasta la fecha, la crisis no ha afectado a las arcas de la institución de la Iglesia que, en los últimos dos años, ha visto cómo la cantidad ingresada por el IRPF casi se duplicaba, pasando de 140 millones de euros a 253,4 millones. No obstante, la Conferencia Episcopal prevé un descenso en los fondos recaudados cercano al 10%, lo que se traduciría en más de 25 millones de euros. “Es posible que bajen los dineros que se pagan al Estado –apunta Algora– y, por tanto, las aportaciones a la Iglesia católica”. Pero ¿cuáles son las causas de este descenso? “La Iglesia –declara este obispo–, realiza un servicio impagable. Estamos con los parados, con los inmigrantes, con quienes se han bajado del andamio”. Y Fernando Jiménez, antes de presentar los anuncios de la campaña de este año, que lleva por lema “Yo también marco la x a favor de la Iglesia, ¿y tú?”, aprovecha para decir que “ahora es el gran momento para dar el paso y marcar la casilla”
Le recordamos por qué a la Iglesia Católica en España se le llama “La puta de Babilonia”.