sábado, 25 de febrero de 2017

Monarquía o República.


Copiamos de Cambio 16 el artículo siguiente, reproducido en Eco Republicano:

“La condena de los duques de Palma, a la sazón hermana y cuñado del actual monarca, es la última muestra de que hasta la más alta institución del Estado se ha aprovechado del erario público. Hace pocas fechas conocíamos que el monarca anterior utilizó parte del patrimonio español, parte de las fuerzas de seguridad y los gastos que ello suponía en mantener a una amante o dos. Estas acciones, reprobables en sí, han supuesto un gasto para el Estado y, por ende, al pueblo español. Una ciudadanía, la española, que sufría penurias y recortes mientras los más altos dignatarios hacían un uso privado de lo público o, directamente, se enriquecían ilícitamente de ello.

“La monarquía de Juan Carlos de Borbón obtuvo su legitimidad de la Leyes Fundamentales del Movimiento y, especialmente, del reconocimiento popular por ceder sus poderes absolutos y apostar por la democracia. Su hijo, Felipe de Borbón, obtiene su legitimidad de la Constitución y las leyes que nos hemos dado. Esas mismas leyes que su antecesor y sus familiares han vulnerado. Ningún comentario, ni reproche se ha escuchado ante estas irregularidades por parte del monarca.

“Felipe de Borbón debería dar explicaciones por todos estos sucesos y poner a disposición de todos los españoles su corona. Si desea recuperar su legitimidad, ya que la de origen está manchada, debería solicitar al presidente del Gobierno un referéndum. El pueblo español, que ha sufrido el daño de sus familiares directos, algunos durante el ejercicio de sus funciones como rey e infanta, tiene derecho a ser escuchado. Tiene derecho a decidir si desea una monarquía, ahora manchada, o una república. Si la emanación de toda la legitimidad del sistema es del pueblo, el pueblo debe hablar y opinar porque en estos derechos radica la constitución y la democracia”.