sábado, 18 de febrero de 2017

Una polémica sentencia que libera a la infanta Cristina de la cárcel.



La Audiencia Provincial de Palma ha absuelto a la infanta Cristina por su participación en el caso Nóos y condenado a su marido, Iñaki Urdangarin, a 6 años y tres meses de cárcel. Diego Torres, el socio del primero,  a ocho años y seis meses y Jaume Matas, expresidente balear, a 3 años y 8 meses. La hermana del rey sólo tendrá que pagar una sanción de 265.000 euros como partícipe a título lucrativo de los 587.413 euros que reembolsó. El fiscal Pedro Horrach siempre sostuvo que ella no era administradora de las sociedades investigadas. Y considera que se la juzgó por ser hija del rey Juan Carlos en su momento, ahora hermana del actual monarca, Felipe VI.

La Fiscalía Anticorrupción no acusó de ningún delito a la Infanta, pese a que la acusación popular ejercida por Manos Limpias había pedido para ella ocho años de prisión y una multa de dos millones de euros. La Audiencia, que decidió no aplicarle la doctrina Botín y la sentó en el banquillo junto al resto de acusados, la absuelve de los dos delitos fiscales en grado de cooperadora. También la mujer de Torres, Ana María Tejeiro, es absuelta del delito de blanqueo de capitales, y como la infanta, se la considera responsable civil subsidiario, debiendo abonar 344.000 euros junto con su marido.

La sentencia se dio a conocer ayer, casi ocho meses desde que el juicio quedó visto para sentencia el pasado 22 de junio, y depura las responsabilidades atribuidas a un total de 17 acusados por el desvío de más de seis millones de euros públicos a través del Instituto Nóos. La portavoz del Gobierno de Baleares, Pilar Costa, asegura que con la sentencia del caso Nóos se culmina una etapa “oscura y negra” de gestión del expresidente balear Jaume Matas. El eurodiputado socialista Ramón Jáuregui expresa, en nombre del PSOE, el “máximo respeto” por esta sentencia y  subraya que este ha sido un juicio “ejemplar”. Teresa Rodrìguez, coordinadora general de Podemos en Andalucía, indica que esta sentencia “desvela que la justicia no es igual para todos” y que tiene “dos varas de medir” en un país como España en donde hay “guante de seda con los corruptos”. Para Alberto Garzón, líder de IU, afirma que “el absolutismo ha pasado”, pero los miembros de la familia real “siguen estando conectados con algo divino”. En su cuenta de Twitter critica la sentencia y dice: “En dictadura o democracia, los Borbones siempre libran sus delitos. El absolutismo ha pasado, pero siguen estando conectados con algo divino… El ciudadano Juan Carlos de Borbón dijo que la ley era igual para todos. Pero, como sucesor de Franco, sabía que siempre hay 'nobles' excepciones”.

Francesc Homs, portavoz del PDeCAT en el Congreso, carga contra la sentencia que absuelve a la Infanta Cristina y condena a seis años de prisión a Iñaki Urdangarin, pero también contra la Fiscalía y el abogado de la primera, el antiguo secretario general de CDC Miquel Roca. Joan Tardá, portavoz parlamentario de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, se pregunta cuántos casos de corrupción se han quedado impunes en la Familia Real durante estos 35 años de democracia. “Una democracia 'low cost' que nació con una institución monárquica que tenía garantizada su impunidad”. Para el juez Castro, encargado de la instrucción del caso, la sentencia “da por bueno que la Cristina de Borbón no se enteraba de nada, que firmaba el autoalquiler de su palacete de Pedralbes sin saberlo, que estaba en la empresa Aizoon siendo una ingenua”, algo con lo que no está de acuerdo.