viernes, 23 de febrero de 2018

Pensionistas frente al Congreso.





Hugo Nechvile Sousa, escribe en su web un comentario sobre el tema que, entre ayer y hoy, cubrieron las portadas de todos los periódicos: “Un país donde los pensionistas tienen más cojones que la juventud a la que mantiene, es un país que aún le queda mucho que aprender”. Y la verdad es que lo sucedido ayer con los pensionistas muy pocos lo preveían.

Miles de personas, la mayoría de ellos de edad bastante avanzada, se concentraron en el centro de numerosas capitales españolas en defensa de las pensiones públicas. Protestaron con fuerza y convicción contra el empobrecimiento de los pensionistas actuales y futuros y así lo manifestaron con sus gritos y protestas. En Madrid, lograron cortar el tráfico y  bloquearon el acceso al Congreso. Más de 5.000 consiguen concentrarse a los pies de los leones después de romper el cerco policial que impedía que llegaran a las puertas del Parlamento. Tomaron las puertas del Congreso al grito de “Menos ladrones y más pensiones”. Y cortaron la Carrera de San Jerónimo, ocupada durante varias horas. Y consiguieron el apoyo de  los sindicatos CCOO, UGT,  y de partidos políticos como Unidos Podemos y el PSOE. El PP y C’s se opusieron, como era de esperar. En esta ocasión, con muy buen criterio,  la policía no recibió ninguna orden de cargar contra los manifestantes, considerando “que la acción tiene que ser proporcional”.

La tercera edad también se movilizó en Bilbao, Sevilla, Barcelona, Granada, Gijón, Valladolid o Palma de Mallorca, logrando formar una 'marea pensionista' que atravesó el país. Los manifestantes denunciaron  “la subida de mierda del 0,25% de las pensiones” y reivindicaron el sistema público. La marea pensionista inundó las calles al grito “Arriba las manos, esto es un atraco”, “Todos somos pensionistas”, “No solos terroristas, somos pensionistas”, “$obar a viejos es obsceno”, “Ladrón, congela tu pensión”, “Su botín es mi crisis”, “Sin pan no hay paz”, “Somos más de 9.500.000 pensionistas y estamos dispuestos a luchar… Los sindicatos denunciaron el “agotamiento de todos los procesos de diálogo, tanto en el Parlamento como en Pacto de Toledo y en el Diálogo Social, donde el Gobierno no plantea ningún tipo de respuesta, y hace que la única salida sea la movilización. Una movilización sostenida y constante hasta que el Gobierno dé marcha atrás en su reforma de las pensiones”.

El Secretario General de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT, Anatolio Díez, afirmó que “está claro que los pensionistas cada vez somos más pobres y que las políticas del PP en materia de pensiones nos están abocando a situaciones límites a la mayoría de los jubilados de este país”. E hizo hincapié en que “tenemos que seguir manifestándonos, entre otras cosas, porque hay que derogar la reforma de 2013”.