lunes, 3 de marzo de 2008

3 de marzo. La mina de oro y plata de Esquel


A propósito del escrito del viernes pasado en el que hablaba de las multinacionales que destruyen la tierra en busca de riquezas materiales, he recibido en mi web un correo de Esquel. Se trata de una ciudad del noroeste de la provincia argentina del Chubut, de la cordillera del mismo nombre. Esquel se encuentra localizada en el departamento Futaleufú, del cual es cabecera. Es la mayor y más importante ciudad de la cordillera e importante centro de servicios. Poco más al sur, Trevelin y Corcovado cierran la zona lacustre de la Patagonia norte. El correo va firmado por el ingeniero agrónomo Darío S. Cevallos, del Area de Recursos Naturales del Delta del Paramá-Inta. Resumo los puntos más interesantes.

“La bandera estadounidense parece tener una estrella más... Es un Estado nuevo, el más austral del mundo, situado sobre la mina de Esquel (Argentina), una mina de oro y plata que debe ser trabajada a cielo abierto. Hay una multinacional con sede en USA, que está interesada en explotarla, prometiendo trabajo a 300 obreros. Un grupo de vecinos, preocupados por el ambiente, ya que el oro debe ser separado mediante cianuro, y la plata, mediante arsénico, y temiendo la infiltración de residuos en ríos y napas de agua, decidió agruparse en asamblea para impedirlo. Mediante protestas pacíficas, lograron el plebiscito: Mina, sí; mina, no.

El pueblo de Esquel lleva casi cinco años en lucha contra la minería a gran escala. “Desde el Gobierno, nos quieren engañar –aseguran sus habitantes– cuando el Secretario de Hidrocarburos y Minería confunde a propósito una cantera de cal o de pórfido con la explotación de la mega-minería de oro, plata, cobre o uranio que son las que usan tóxicos, las que consumen millones de litros de agua y las que contaminan, las que arruinan la actividades agropecuarias y espantan el turismo, y encima no pagan impuestos o los tienen reducidos. Con esos engaños disfrazan lo que están planeando: cortar la provincia en porciones, fraccionarla para que, en determinadas regiones, haya explotaciones mineras de metales y uso de tóxicos. Esto quiere decir que el Gobierno acepta el saqueo a manos de las mineras. Permitir la minería en la cordillera, donde nacen los ríos y arroyos que riegan nuestra provincia, es tan descabellado como hacerlo en la zona de la meseta o la costa, donde le agua es escasa. Van a condenar a Chubut a más pobreza, a la falta de agua pura y a su contaminación. Aunque esa desgracia le toque a una región y a otra no, la vamos a pagar todos los habitantes por igual, vivamos donde vivamos. Los beneficiados serán las mineras y los funcionarios corruptos que les abren las puertas”.

La citada multinacional ofreció asados, zapatillas y montones de regalos para convencer a la gente de que votara por el sí... al mejor estilo de otras épocas. Votó el 75 por ciento del padrón municipal, porcentaje no alcanzado en ninguna otra elección, obteniendo el no a la mina, apoyado por el 81 por ciento de los sufragios, por lo que no debió hablarse más del tema. Pero los dirigentes de la asamblea vecinal comenzaron a recibir amenazas de muerte por parte de patateros armados de la UOCRA (*), recién llegados de Buenos Aires.

“En la investigación que se hizo –prosigue el web de mi interlocutor–, se descubrió que la empresa había presentado un plan de trabajo que pretendía extraer, en diez años, el oro de la mina equivalente a 2.500.000 de dólares, sin contar lo extraído en plata. Una ley sancionada por Carlos Menem y su Congreso dice que el Estado Nacional no puede explotar las riquezas del subsuelo sino por intermedio de empresas privadas a las que cobra un único canon equivalente a un máximo del 3 por ciento del valor del metal extraído en boca de mina (un precio más bajo que el internacional del metal).

“Haciendo números redondos, eso dejaría al Estado, o sea, a nosotros, 60 millones de dólares. Pero la ley de Chubut estableció un máximo del 2 por ciento, reduciéndolo a 40 millones. Y como hay otra ley nacional que dice que para favorecer las exportaciones realizadas desde puestos de Patagonia, el Estado Nacional (o sea, nosotros) retribuirá con un 5 por ciento del valor de tales exportaciones a las empresas que las realicen, la susodicha multinacional yankee exportará en 10 años, desde puertos patagónicos, 2.500 millones de dólares (estos sí, a precio internacional), con lo cual el Estado Nacional, (o sea, todos nosotros: maestros, carpinteros, comerciantes, plomeros, electricistas, lustrabotas, etcétera), deberemos retribuirles con 125 millones de dólares, pagados con los impuestos, menos 40 millones que recibirá la Provincia de Chubut. Lo que significa que vamos a pagar 85 millones de dólares para que ellos se lleven 2.500 millones de dólares en oro”.
-----------------------------------------
(*) Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina. Organización sindical que pretende reivindicar los conceptos de solidaridad, productividad y equidad social sobre la supuesta base de una metodología de acción transformadora y moderna. La UOCRA, uno de los grandes del sindicalismo argentino, fue creada en 1944, dentro de la Confederación General de Trabajadores (CGT), nucleando a diversos oficios que se habían mantenido separados.

No hay comentarios: