martes, 15 de diciembre de 2009

Los perros y sus amos.

Nos llama la atención una historieta sobre perros, publicada hace unos días en un blog argentino (http://saleconfritas.blogdiario.com/). Dice así:

El ingeniero ordenó a su perro: “¡Escalímetro, muestra tus habilites!”.

El perro tomó un martillo, unas tablas y armó él solo una perrera. Todos admitieron que era un perro increíble...
El contador dijo que su perro podía hacer algo mejor. “¡Cash Flor –le ordenó– muestra tus habilidades”.
Su perro fue a la cocina, volvió con 24 galletas y las dividió en 8 pilas de 3 galletitas cada una. Todos admitieron que era genial.

El químico dijo que su perro podía hacer algo aún mejor. Y le ordenó. “¡Óxido, demuestra tus habilidades!”

Óxido caminó hasta la refrigeradora, tomó un litro de leche, peló una banana, la puso en la licuadora y se hizo un batido. Algo impresionante.
Al llegar su turno, el informático sabía que podía ganarles a todos. “Megabyte –le ordenó– haz lo que te enseñé!”

“Megabyte” obedeció. Atravesó el cuarto, encendió la computadora, controló si tenía algún virus, optimizó el sistema operativo, mandó un e-mail e instaló un juego excelente.

Todos sabían que esto era muy difícil de superar. Luego miraron de reojo al político y le dijeron: ¿Y su perro, ¿qué sabe hacer...?
El político llamó a su perro y le dijo: “¡Diputado, muestra tus habilidades!”
“Diputado” se paró de un salto, se comió las galletas, se tomó el batido, borró todos los archivos de la computadora, armó pelea con los otros cuatro perros, se robó la perrera con un título de propiedad falso.
Y cuando quisieron sancionarlo alegó inmunidad parlamentaria.