domingo, 14 de julio de 2013

La España de Rajoy, en shock, ante un Bárcenas acorralado, dispuesto a morir matando.


Malagón. España en shock

Los papeles supuestamente originales de la contabilidad de Luis Bárcenas, extesorero del PP, recogen sobresueldos entregados por el partido a Mariano Rajoy, durante su etapa como ministro de José María Aznar, así como a Rodrigo Rato, Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Jaime Mayor Oreja, y a otros dirigentes populares. Son los documentos hecho públicos en el diario “El Mundo”, en su edición del pasado martes, entregados por Pedro J. Ramírez, director del periódico “, a la Audiencia Nacional, tras publicar un artículo en el que se reflejaba la conversación mantenida con Luis Bárcenas en la que aseguraba que “al menos, los últimos 20 años, el PP ha estado financiándose de forma ilegal”. Los papeles recogen el pago de sobresueldos, en metálico, a Mariano Rajoy, en los años 1997 hasta 1999, etapa en la que ocupó las carteras de Administraciones Públicas y Educación. Los supuestos originales recogen el pago de sobresueldos a Rajoy por valor de 15,4 millones de pesetas durante dicho trienio, además de su correspondiente sueldo como miembro del Ejecutivo. Son anotaciones por valor de 7 millones de pesetas en tres pagos, en el año 1997, 4,2 millones al año siguiente, distribuidos en dos pagos, y de 4,2, en 1999, en otros dos pagos. El tesorero y gerente del PP durante 30 años, hoy en la cárcel, con  una fianza de 43,2 millones e imputado en la trama Gürtel, anotó, según estos documentos, pagos metálicos en B al hoy presidente del Gobierno. Otro extesorero, Álvaro Lapuerta, le hacía llegar puntualmente el dinero al ministerio en cajas de puros. Rajoy cobraba, además, su sueldo como ministro, lo que violaría la Ley 12/1995 sobre Incompatibilidades de los Cargos Públicos. Las nuevas revelaciones ponen en un serio aprieto al presidente Rajoy, que siempre ha negado la existencia de los sobresueldos o dinero negro del partido. Estos documentos vienen a complementar las copias que, en su momento, entregara el diario "El País". Papeles a los que el PP siempre trató de restarles credibilidad por ser “fotocopias de unos apuntes contables escritos de una sola sentada" en palabras del vicesecretario, Esteban González Pons, y que dejan entrever un cambio de estrategia del propio Bárcenas, quien anteriormente había negado ser el autor de los documentos aportados. Pedro J. Ramírez, publicó la conversación que mantuvo con este extesorero poco antes s de entrar en la cárcel, y acusó directamente a la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de estar implicada en el cobro de una comisión de 200.000 euros por parte del PP de Castilla La Mancha, tras la adjudicación de un contrato público en Toledo. Cospedal califica las afirmaciones de Bárcenas de “disparate monumental”. El periódico “El Mundo” publica este domingo una serie de SMS entre Rajoy y Bárcenas que retratan la calaña de ambos personajes.


Cuatro horas duró la conversación de Luis Bárcenas con Pedro J. Ramírez poco antes de que el primero entrase en prisión. Fueron 240 minutos sin parpadear, en una confesión periodística que ha ido publicándose en días posteriores. Dijo que recibían maletines y bolsas con dinero negro de constructores y empresarios, a cambio de adjudicaciones o contratos de las Administraciones gobernadas por el partido. Una caja B con la que se pagaba en negro el sobrecoste de las campañas electorales para eludir la fiscalización del Tribunal de Cuentas, y se daban sobresueldos a dirigentes del partido y… a periodistas. Apodado Luis el Cabrón, hoy Luis Bárcenas está en chirona. Y si bien antes dijo que la letra de los famosos papeles no era suya, ahora, al fin, la reconoce. En estas circunstancias, conviene recordar las palabras de Mariano Rajoy, el dos de abril de 2009: "Nadie podrá probar que Bárcenas no es inocente". O las de María Dolores de Cospedal unas horas antes de que Pedro J. anunciase la entrega de Bárcenas  al juez: "Las mentiras no se documentan". Desde este momento, hay un cambio de estrategia en el PP. Del respeto y admiración de Bárcenas, el PP, su partido, va directamente contra el mismo. Porque, según escribe Raimundo Castro, “intentó salvarse, exigiendo que el Gobierno de Mariano Rajoy, recién formado, cambiase al juez, a los fiscales, a los inspectores fiscales y hasta a la policía que le investigaba para no ser condenado. Algo imposible, según los dirigentes populares. Y porque, según un ministro, comprometió al propio Rajoy con sus papeles de ‘El País’, algo que no se puede corregir. Da igual que saque una cosa u otra, hay que ir a tope contra él”. El propio Bárcenas “elevó el precio de su chantaje” cuando declaró al juez Pablo Ruz que, en vez de 22 millones evadidos a Suiza, tenía 38, aunque ahora se haya confirmado que fueron 42. Tras la publicación del artículo de Pedro J. Ramírez, en "El Mundo"  , añade: “Bárcenas nos ha robado al PP, a los donantes del PP y a todos los españoles”. Y concluye: “Si Bárcenas tiene bombas, apuntarían a otra dirección, no al presidente del Gobierno ni a nadie del actual Gobierno. Por eso, Bárcenas ha quemado sus naves y hay que romperle cualquier esperanza”. Rajoy, antes amigo íntimo de Bárcenas, estaría dispuesto a ir hasta el final y que sea la justicia la que decida. Los responsables del PP consultados son contundentes. “¡Que tire lo que quiera!”, dicen. “Lo malo, opinan otros, es que, de momento, hay tormenta y, como consecuencia, oscuridad. Y que, a lo peor, el sol sale por Génova y acabamos enterándonos de todo”.

Bárcenas y De Cospedal.

Fuentes próximas a la “número dos” del PP  aseguran que el ex tesorero “lleva meses buscando cosas en su contra”. Luis Bárcenas considera a María Dolores de Cospedal la directa responsable de su situación judicial. Tal es así que, en la demanda que ésta interpuso contra él ,en defensa de su honor, alegó "clara animadversión" del ex tesorero hacia su persona, “cosa que no pueden decir todos en el PP”. Cristina de la Hoz escribe en Vozpopuli: “Partidaria de su dimisión en cuanto se vio salpicado por la red Gürtel, a De Cospedal se le encendieron las luces de alarma cuando vio que éste no ponía inmediatamente su cargo a disposición del partido. El gesto de atornillarse a la silla, seguro de su poder interno, alertó a la secretaria general, que no descansó hasta verle fuera. De hecho, fue ella la que se apresuró en desapoderarle ante el notario, Francisco Calderón Álvarez, en cuanto estuvo fuera del partido. De ser cierta la supuesta reunión en Génova, que Bárcenas describe al director de ‘El Mundo’, tan llamativo es quien supuestamente estuvo en ella como quien no, y ahí no estaba la número dos del partido, circunstancia que, supuestamente, el extesorero aprovechó para acusarla de haber exigido una comisión de 200.000 euros para una contrata de recogida de basuras y de limpieza del ayuntamiento de Toledo, en 2007, que la aludida negó con un ‘es rotundamente falso y un disparate monumental’. No es la primera vez, ni será probablemente la última, que pone su nombre en cuestión. Ya lo intentó con el rumor que comenzó a propalarse hace meses, sobre el pago de una supuesta hipoteca, que también fue desmentido, y ahora su gente asegura que el examen es absoluto, llevamos meses con esta historia, pero no ha salido nada en contra de ella. A pesar de que este tipo dispara contra ella, y está en este plan, no hay donde rascar”.  Cospedal decidió  demandar por su cuenta a Bárcenas y a “El País” sin consultárselo al comité de dirección del partido, que se reúne todos los lunes. Lo hizo en Toledo, el pasado 15 de febrero. Se trató de una demanda civil por vulneración del derecho al honor. De este modo, la “número dos” popular quiso lanzar el mensaje, tanto de puertas afuera como de puertas adentro de Génova, de que no iba a andarse con medias tintas  no iba a andarse con medias tintas con el otrora todopoderoso Bárcenas.

Mariano Rajoy, acompañado de Dolores de Cospedal (a su izquierda), de Jesús María Posada, presidente del Senado, y de Alfonso Alonso, Portavoz del Grupo Popular en el Congreso (a su derecha)

Por su parte, el PP remite un comunicado a los medios en el que dice desconocer las anotaciones contenidas en los papeles de Bárcenas y afirma que no reconoce dicha contabilidad como propia. “La contabilidad del Partido Popular –asegura–, a lo largo de todos estos años es única, se ha venido haciendo en los términos previstos por la legislación de partidos políticos y ha sido sometida a la fiscalización del Tribunal de Cuentas”. El PP reitera que las retribuciones a los cargos y personal del partido “se han realizado siempre conforme a la legalidad, cumpliendo las obligaciones tributarias correspondientes. Esa misma contabilidad se encuentra a disposición de la justicia desde que nos fue reclamada y es conocida por toda la opinión pública”.

Alfonso Alonso, portavoz del Grupo Popular, acusa a la oposición de ‘apadrinar’ al extesorero de su partido.

El PP registró el pasado jueves la mayor bronca conocida en el Congreso de Diputados, utilizando su mayoría parlamentaria para vetar la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. La oposición le pidió que explicase las acusaciones de financiación irregular de su partido formuladas por el extesorero ‘popular’ Luis Bárcenas. El portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, protagonizó las más duras críticas contra la oposición durante la sesión que mantuvo la Diputación Permanente del Congreso. Y acusó a la oposición de "apadrinar" al extesorero de su partido. El mini pleno celebrado solo sirvió para confirmar que el PP descarta ya toda posibilidad de mediar con el extesorero, al que califica de “delincuente”, mientras que la oposición le califica “su” delincuente” (del PP y no de la oposición) y, de boca de algunos de los portavoces parlamentarios, salen palabras muy gruesas. Todos los grupos, incluso los aliados habitualmente con el PP, piden la comparecencia de Rajoy por el caso Bárcenas. Pero el PP consigue que el presidente Rajoy no hable en el Congreso hasta septiembre. Alfonso Alonso acusa a la oposición de convertirse en “los abogados de un señor que ya no tenía quien le defendiera” y de “apadrinarlo”. Llega a plantear que toda la oposición ejerce de “abogados defensores” de Bárcenas, que apadrina a un delincuente y es “su rehén”. Pedro Aspiazu (PNV) dice que entiende que “muchos del PP lo estén pasando mal, pero añade que dejar pasar el tiempo no sirve. Porque Bárcenas no desaparecerá”. Pere Macías (CiU) clama: “Votar hoy no es antidemocrático, es traicionar  a la ciudadanía”. Irene Lozano (UPyD) pregunta: “¿Creen que algún votante del PP votaría hoy en contra de que Rajoy se explique?” Y Rubalcaba, portavoz del PSOE, declara: “Durante esos años, el PP ha mentido sistemáticamente. Y es la mentira la que nos trae aquí. Se trata de dilucidar si es verdad o mentira lo que dice Bárcenas. Cada mañana, Rajoy se levanta pensando en un posible ataque de sinceridad de Bárcenas. Y ha llegado ese ataque de sinceridad”. Alfonso Alonso no deja contestar a cada uno de los parlamentarios de la oposición, sacando palabras duras de reproche. “Parece que a Bárcenas le han salido nuevos abogados –espeta a toda la oposición–. Ha hecho de la mentira su forma de vida y le siguen como autómatas. Nosotros, en cambio, somos libres, mientras que ustedes son rehenes de la estrategia de Bárcenas”.
 
 Jon Iñarritu, de Amaiur.

Rajoy no comparece en el Congreso para abordar el ‘caso Bárcenas’ porque el PP ha utilizado su mayoría absoluta y porque sabe que cualquier explicación que ofrezca puede quedar desfasada en cuestión de horas por cualquier nueva filtración del extesorero. Para evitar poner al presidente en apuros, Alfonso Alonso se enfrenta a todos los grupos de la oposición. Al portavoz de Izquierda Plural, Cayo Lara, le recuerda que su organización no paga a la Seguridad Social. Al de Esquerra Republicana, que solo es patriota a final de mes, cuando cobra la nómina del Congreso. Y al de Amaiur, que tendría que ofrecer muchas explicaciones sobre “financiación criminal”. Su portavoz, Jon Iñarritu, le contesta: “Parece como si el director de recursos humanos del PP haya utilizado como cazatalentos a la saga de El Padrino: todos los extesoreros que ha tenido este partido han terminado imputados por corrupción…”. Se oyen risas y alguna que otra carcajada en el tendido de la sala Constitucional del Congreso. Pese al periodo estival, cercano a los 40 grados, el circo parlamentario continúa. No puede descartarse la petición de otro mini pleno si el ‘caso Bárcenas’ da nuevas sorpresas, y, en la sesión extraordinaria prevista en el Senado para la semana que viene, estará también sobrevolando el nuevo inquilino de la prisión de Soto.

 La Policía impide a los manifestantes acercarse a Génova 13.

El pasado martes, convocados por las redes sociales y con gritos como “Rajoy y Cospedal a Soto del Real” o ”Rajoy, dimisión”, centenares de personas se congregan a partir de las ocho de la tarde ante las sedes del PP de Madrid y de otras ciudades para exigir la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que, presuntamente, también cobraron sobresueldos en dinero negro impartido por el extesorero del PP. Las informaciones publicadas por el diario “El Mundo” no dejan de  elevar la tensión y el descontento de la población. De manera prácticamente improvisada, son convocados a través de las redes sociales y, ante un despliegue policial de más de una docena de furgones y varias decenas de agentes, los manifestantes pretenden protestar ante la sede del PP en Génova 13, a la que no pueden acercarse.  “A mí, en el sobre, me dieron una carta de despido; a vosotros, miles de euros míos”, claman los manifestantes que portan sobres con billetes falsos, mientras que otros señalan que “esto ya no es política, sino una forma de financiarse con dinero público”. La Policía impide a los manifestantes acercarse a Génova, 13.  Las protestas se repiten en las sedes del partido en otras ciudades. En Valencia, agentes de la Policía Nacional detienen a un manifestante por resistirse a ser identificado durante la protesta. Al grito de “Rajoy dimisión”, “Ladrones”, “El president a Picassent”, “Yo también quiero mi poni” o “Queremos la cabeza de Rajoy”, cerca de un centenar de personas se congrega frente la sede del PPCV. En Madrid, la concentración ante Génova coincide con las reivindicaciones de varias decenas de ciudadanos contra la estafa de Afinsa, de la que culpan al ex presidente Zapatero, y por la que llevan 7 años pidiendo justicia.
 
 
Mientras tanto, en el interior de Génova, unos 300 integrantes de la Junta Directiva del PP de Madrid  escucha a la expresidenta madrileña, Esperana Aguirre, pedir a su partido que, si ha habido irregularidades en la financiación, se reconozca Esperanza Aguirre, pedir a su partido que, si ha habido irregularidades en la financiación, se reconozca y se explique, porque hay que presentarse ante los ciudadanos “con toda la sinceridad y con toda la limpieza”, adelantándose a la justicia. Tras una hora de concentración, minutos después de las nueve de la noche los congregados en la sede del PP deciden sumarse a los compañeros que protestan en la Plaza del Sol e inician una marcha por las calles de Madrid hasta el centro de la capital. Varios centenares de personas congregadas en Sol siguen coreando sus consignas contra la corrupción política. Al filo de las diez de la noche, el grueso de los convocados decide marchar nuevamente en dirección hacia la sede del PP de la calle Génova, mientras un reducido número permanece en Sol. La convocatoria de estas concentraciones se extiende a todas las sedes del PP de toda España y surgiere de una iniciativa creada por el activista Pablo Gallego, en la plataforma de recogida de firmas Change.org que tiene como objetivo recabar dos millones de rúbricas a favor de la “dimisión inmediata de Mariano Rajoy y toda la cúpula del PP implicada en los papeles de Bárcenas”. Por el momento, consiguieron el apoyo de más de un millón de personas


José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores dice que el asunto “no favorece la Marca España, pero precisamente por eso hay que hacer un mayor esfuerzo en subrayar las luces de España, que son muchas”. Margallo asegura que “es una costumbre muy española airear las sombras en lugar de las luces”.  Pero la noticia aparece en periodicos y revistas de todo el mundo. La edición digital de la británica BBC titula “El caso Bárcenas: los documentos implican a Rajoy”. Trata de una información sobre los “pagos ilícitos” que recibieron tanto Rajoy como otros dirigentes de su formación. BBC, que siempre cita a “El Mudo”, también hace referencia a la entrevista concedida por el extesorero del PP, Luis Bárcenas, al diario madrileño en la que reconoce por primera vez que la letra es suya. El vespertino francés “Le Monde”, después de considerar días antes que “las sospechas de financiación ilegal debilitan a Mariano Rajoy”, arranca su información con el desmentido de Génova, en el que el PP “reitera que desconoce dichas anotaciones y su contenido, y no reconoce, en ningún caso, como contabilidad de esta formación política”. Agencias internacionales como “AFP” también tratan la noticia, difundida por numerosos periódicos y webs después de la exclusiva publicada por “El Mundo”. “Liberation” subtitula que los documentos “hacen resurgir la tesis de pago de sobresueldos”.


Fox News” subraya que Rajoy había negado con insistencia que tuviese conocimiento de las cuentas. Lo mismo sucede con Reuters, cuyo teletipo, en “The Irish Times”, destaca en el titular la “prueba” de que los altos cargos del Partido Popular cobraron sobresueldos.  Der Spiegel, por su parte, titula que “El extesorero confirma pagos al partido en el Gobierno”, mientras que Financial Times abre su información con Bárcenas tirando de la manta: “Extesorero del PP rompe el silencio sobre el escándalo de los fondos reservados”. Desde Suramérica, el argentino “Clarín publica: “Valijas y bolsas con dinero en el partido que gobierna España”, y remarca que es la “figura clave de los dos más grandes escándalos de la democracia española”. Admite que el PP “se financió ilegalmente durante años” y añade que el desmentido que hizo en su día sobre la autoría de la “contabilidad en negro” fue “falso”.


“España es un país muy juicioso –escribe David Torres en su artículo “Del PP al RIP”–. Entre el juicio a Bretón, el juicio a Urdangarín, el juicio de los ERES andaluces y el juicio a Bárcenas se va pasando el verano. El país entero es un juzgado a la sombra, que al sol hace mucho calor. Rubalcaba habla de la podredumbre del Gürtel y Cospedal de la corrupción andaluza; unos y otros juegan al acusica, lanzándose la pelota judicial: el mismo juego al que llevan jugando desde que la democracia tenía pantalones cortos. Al final la marca España va a resultar un cubo de basura, cuando no una toga y un mazo. Sin embargo, la diferencia es que, según todos los indicios, la ppodredumbre no afecta a una sola comunidad, o a dos, o a tres; no es una cosa de Mato y de Matas. Qué va, la ppodredumbre sube ya por el cuello, la boca y los ojos, por encima de la peineta. El aparato entero del partido es un zombi putrefacto que va perdiendo dedos, brazos y piernas, balbuceando excusas en diferido, dando asco y lástima entre las penúltimas dentelladas. Algún miembro debe quedar sin infectarse, alguna alma cándida, algún despistado no incluido en el Necronomicón de Bárcenas. No sabemos quiénes son (Esperanza Aguirre no, eso seguro), ni dónde están, ni qué hacen, pero algo deberían hacer, algo deben de estar pensando para cuando el zombi caiga a tierra definitivamente difunto. Por algo el PP es una formación de resistentes, de supervivientes, una metamorfosis de franquistas a demócratas de toda la vida, una fulgurante evolución de fragasaurios a mamíferos, del blanco y negro al plasma. Si de las ruinas de AP formaron el PP, sacarán el RIP de las miasmas del PP. Resistencia Independiente Popular. La oligarquía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

 
Españoles –hace gritar Aníbal Malvar a un Rajoy desesperado, mostrando que aún no ha muerto–: Ante la cruenta insidia judeo-masónica que anda diciendo por los infectos periódicos que me he llevado un pastizal, ilegalmente, complementando hace años mis ingresos como ministro con unos cuantos millones en dinero negro, he de decir que la bandera de España ondea alta, que los vientos de Dios alientan el espíritu reformista y nos conducirán a buen puerto, y que nuestra prioridad es la lucha contra el terrorismo informativo, razón por la cual ya he mandado bombardear las sedes de El País, de El Mundo y de Soto del Real, los tres medios de comunicación comunistas más importantes infiltrados en el sacrosanto Estado español. Jamás la honorabilidad de un presidente del Gobierno se había puesto más en duda, pues cobrar sobresueldos, como yo hice de joven ministro imberbe, es mucho menos grave que cobrar chantajes, que es lo que en este momento me están haciendo a mí. Todos juntos, españoles, elevados en una misma sintonía palpitante, hemos de combatir los ataques de la insidia, la sinrazón y el odio que llevan a los hijos de Satán a cuestionar un sistema donde el dinero negro se reparte en cajas de puros, cuando todo el mundo sabe que las cajas de puros llenas de dinero provocan menos cáncer que las cajas de puros llenas de puros: eso es constatable científicamente. Que se lo pregunten a los científicos españoles que están investigando en Groenlandia, que aquí no tengo ningún científico a mano, y no sé por qué…. Si por algo acepté ese dinero negro fue por mi país, ya que la pobre gente estaba viviendo por encima de sus posibilidades, y alguien con discernimiento tenía que guardarle a esa pobre gente sus ahorros. Fue patriotismo lo que me condujo a embolsarme esos millones, no codicia, pues no hay peor codicia que la del que quiere repartir y convertir la avaricia en algo socializable, que socialismo es corromper a todo el mundo, y no solo a unos pocos. Si solo unos pocos nos hacemos cargo de la riqueza, el resto se preocupará solo de la supervivencia, y no de la avaricia, y habremos erradicado un gran pecado capital”.


“Es evidente que la marca España está cubierta de mierda –escribe Juan Carlos Monedero en el artículo ‘Huir de la Moncloa en helicóptero’– precisamente porque el partido en el gobierno está cubierto de mierda. Los alemanes y polacos que vivían en los alrededores de los campos de concentración afirmaron que no olían a quemado. Nosotros no olemos lo suficiente, al parecer, los efluvios que suben del vertedero… La renuncia al asalto al palacio de invierno por parte de la izquierda significó renunciar a cualquier tipo de reclamación que no fuera parlamentaria. Igual que durante la Transición el PCE de Santiago Carrillo golpeó a militantes comunistas que portaban la bandera republicana (en un caso evidente de exceso de celo que buscaba combatir el anticomunismo de la dictadura), la izquierda no socialdemócrata ha carecido de cintura para entender todo lo que está pasando fuera de los lugares tradicionales de su tradicional tradición (el partido, la fábrica, el periódico de referencia, el padre de familia, el sindicato, el obrero industrial). Los comunistas siempre han sido gente de orden, y en el desorden actual, sólo encuentran sosiego en su círculo más íntimo. No nos engañemos: Alberto Garzón, el diputado más esperanzador de IU, está en el Parlamento solamente porque la dirección estaba convencida de que no salía escaño por Málaga…Y si alguien no se acuerda, fueron los comunistas quienes más dieron la cara contra el franquismo, pagando precios muy altos en tiempos muy duros… No vamos a solucionar nada que no convoque el pueblo desde su ‘hasta aquí hemos llegado’. Lo que hay que ver es si de verdad hemos llegado hasta aquí. Porque sabemos que están tocadas todas las claves para un estallido, pero nadie puede escribir qué es lo que hace que los regimenes finalmente caigan. Son cuestiones de consciencia (porque los parados, los desahucios, los recortes, las desigualdades ya las tenemos). La gota que desborda el vaso. Imaginar la alternativa. Que el dolor se vuelva insoportable. Que la burla del poder nos quite demasiada decencia. Hace falta que el pueblo deje de tener miedo a saber que el gobierno es y va a seguir siéndolo un maltratador de la ciudadanía. Se han dicho: ‘o ellos o nosotros’. Y están haciendo su parte”.

 Papeles originales de Bárcenas.

“Unos días antes de entrar en la cárcel, Luis Bárcenas concedió una entrevista a Pedro J. Ramírez y otra a mí –confiesa José A. Pérez en su blog ‘Mi mesa cojea’. Lo que relata en esta entrevista humorística de veinte minutos–. Me citó en un Stradivarius, para asegurarse de que no teníamos a nadie con estudios a nuestro alrededor. Él llegó cinco minutos tarde, con gafas de sol y gabardina. Mientras fingía buscar unos leggins piratas que le hicieran juego con la corbata, Bárcenas me confesó que disponía de información que podría poner en jaque todo el sistema político occidental desde la Revolución Francesa. Le pregunté si eso también incluía al PP. ‘Por supuesto’, me dijo. ‘Lo tengo todo escrito a mano. Empecé a apuntar la contabilidad B en el PC, pero nunca he dominado las herramientas ofimáticas. Los primeros maletines que entraron en Génova fueron registrados en un Power Point, pero Aznar me dijo que no le gustaba que hubiese transiciones de estrella entre un soborno y otro. Le pregunté entonces si Aznar estaba informado de aquellas actividades ilegales. ‘Aznar  –me dijo– tiene una cuenta Premium en el PRISM de la CIA, así que lo sabe todo. Y quiero decir todo’. Le pregunto cómo está tan seguro de ello. ‘Una vez me miró fijamente a los ojos y me dijo mi contraseña del Yahoo. Luego, se tiró al suelo e hizo mil flexiones. Ese día supe que Jose Mari es uno de los hombres más poderosos de la Tierra’. Bárcenas exterioriza su nerviosismo agitando un leggin que toma de una percha. Para disimular ante las adolescentes que nos rodean, le comento que es bonito, aunque hay que tener caderas para que te quede bien. Bárcenas me mira con la intensidad de quien ha contemplado el abismo y me replica: ‘Sí, de lo contrario te hará bolsas en el culo’. La voz de Luis Bárcenas denota un cierto pánico. Sabe que es el hombre más vigilado por el Gobierno. Le pregunto si tiene miedo. ‘¿Miedo? Yo no diría tanto. Pero hay gente en el partido dispuesta a cualquier cosa con tal de que la verdad no salga a flote. Cualquier cosa. Mira lo que le hicieron a Jose Luis Moreno’. Le pregunto qué tiene que ver Moreno en esto. Él sonríe enigmáticamente y me dice que pronto se sabrá. Una dependienta escuálida, con aspecto de derrumbarse ante un soduku, pregunta a Bárcenas si le puede ayudar en algo. El extesorero ríe. Yo, con el fin de mantener nuestro disfraz, finjo ser el hijo de Bárcenas y le digo a la dependienta que quiero probarme el top rosa del maniquí. Ella me lo entrega y entro con el extesorero en el probador. Una vez a solas, le pregunto por qué no se decide a contar todo lo que sabe. ‘Si lo hiciera, caería el Gobierno español, el francés, el alemán, el de Perú y el Real Madrid bajaría a Segunda. Y ya sabes que lo último que necesita España ahora mismo es un Real Madrid en Segunda’…”.

 Periodistas siguiendo a Mariano Rajoy en el plasma televisivo.

“En psicología –escribe Ignacio Escolar en Eldiario.es, bajo el título ‘Sólo se esconde quien tiene algo que ocultar’–, a esto se le llama proyección: un mecanismo de defensa que consiste en atribuir a los demás los errores, sentimientos y defectos propios. El mismo partido, que pagó durante años a los letrados del imputado Luis Bárcenas, acusa a toda la oposición de ser sus 'abogados defensores'. El mismo PP, que tuvo a Bárcenas en nómina, en puestos de altísima responsabilidad, mientras acumulaba millones en Suiza, culpa a los demás de ‘apadrinar a un delincuente’. Y el mismo Gobierno que está colgando de un hilo, pendiente de lo que su antiguo tesorero vaya a decir o a enseñar ante el juez, dice que son los demás a quienes Bárcenas mantiene como ‘sus rehenes’. El presidente del Gobierno, con la mayoría más absoluta y la mayor debilidad política en décadas, no hablará hoy. Ni mañana. Ni la semana próxima. Ni el mes que viene. Hasta septiembre, como pronto, Mariano Rajoy evitará el Parlamento para no responder sobre un escándalo que en un país con mayor cultura democrática ya le habría hecho caer. ‘Aquí hay un presidente del Gobierno que va a dar la cara y no se va a esconder’, prometió Rajoy en una de sus escasísimas entrevistas. Ahora predica con el ejemplo, huyendo hasta de su sombra, esclavo de sus mentiras, refugiado en un plasma para no hablar. Rajoy no va al Parlamento porque no tiene nada coherente que decir, salvo presentar su dimisión y convocar elecciones. Por mucho que su Consejo de Ministros proclame la ‘honradez’, ‘ejemplaridad’ y ‘honorabilidad’ del amado líder, los hechos cada día dejan más claro que el presidente nos mintió, que protegió a su tesorero mientras decía que lo había apartado, que ahora calla porque otorga. Los papeles de Bárcenas son lo que parecen: la prueba de una corrupción sistémica en la cúpula de partido que hoy gobierna el país. Son sus mentiras, sus torpes excusas, las que resultan imposibles de documentar”.

 
Pedro J. Ramírez, personaje de actualidad, controlando al bribón de Barcenas, a su mujer y a la defensa de ambos y la “Joint Venture” del director de El Mundo. Pero ¿qué cabe esperar del fruto de tantas gaviotas volando? Y ¿qué decir de la ocurrencia de Esperanza Aguirre? ¿O de la elección del rey Juan Carlos, cuatro meses y medio después de su recuperación de la hernia producida? El monarca español en declive ha elegido la semana que viene la visita al rey de Marruecos, como primer viaje de trabajo. ¿Qué querrá demostrar con esta visita, acompañado por cinco miembros del Gobierno de Mariano Rajoy y nueve ex ministros de Asuntos Exteriores? No estaría de más que ambos reyes devolvieran al pueblo saharaui los territorios ocupados.




 
Continuamos con el humor de Erlich:






 
Elegimos a los humoristas de esta semana: Ferrán, Peridis, J. R. Mora, Tueldús y Ramón:










 
Recopilamos el humor de esta semana de Pep Roig, dibujante mallorquín: Tormenta dirigida, TransApariencia “popo” lítica, La cloaca disimula, Cloaca en la cloaca de las cloacas, La cloaca removida y Con la música hemos topado.
 




 
 
Terminamos con cuatro vídeos. En el primero, publicado hace más de cuatro años, Marinao Rajoy, entonces jefe de la oposición, defendía como nadie la inocencia de Bárcenas.



Esta pasada semana, centenares de personas pedían la dimisión de Mariano Rajoy ante las sedes del PP en diferentes ciudades de España. En Madrid, los manifestantes mostraban su malestar por las últimas revelaciones sobre el caso Bárcenas, según las cuales el presidente del gobierno y otros altos cargos del PP recibieron dinero negro en los años 90.



La periodista Concha García Campoy falleció en la tarde del pasado miércoles, en el Hospital La Fe, de Valencia. La presentadora, de 54 años, ingresaba de urgencia en este hospital en estado de coma irreversible. Sugiero a los interesados leer la entrevista que le hice, en 1998, inserta en la lista de “Entrevistas a isleños en Madrid”.
El periodismo español llora también la muerte de Alejandro Fernández Pompo, a los 83 años, ex presidente de la Asociación de la Prensa. Fue el número 1 de la promoción en la Escuela de Periodismo de la Iglesia en Madrid y Doctor en Ciencias de la Educación. Era autor de una veintena de obras de ensayo, biografía y narración.


 
La Banda Sinfónica de Colmenar Viejo, dirigida por Miguel Ángel Grau, de la que me honro de formar parte, interpretó el pasado 6 julio la obra Glenn Miller - Store. Esta es la grabación de la misma.


1 comentario:

Anónimo dijo...

La acción ejecutiva y de gobierno en este país, consiste en una permanente triquiñuela como salida imprevista y medradora constante de sus gestores. La insoportable ingobernabilidad proviene de la suplantación no sólo de las ideas sino de las personas físicas. Nada ni nadie es lo que / el que debiera ser. Las listas cerradas, llegan al punto de provocar el espanto y la dispersión cuando los ciudadanos votantes comprueban que el politico-torero que alzan a hombros no es el que creían sino otro(a) del escalafón. Aquí tenemos congresistas y senadores que se cuelan en la cabeza de una maratón al kilómetro 38. Tenemos incluso donantes de sangre ajena. Así las cosas, preferible el viento de togas a las pelotas de goma.

chiflos.