martes, 2 de julio de 2013

Siesta, toros, fútbol y flamenco.


Fotografía del artículo en el que el semanario Der Spiegel narra la abolición de la Troika.
 

 
El semanario alemán “Der Spiegel publicaba la semana pasada un artículo, firmado por  Max A. Höfer, en el que aseguraba que el Gobierno español había eliminado la siesta por la “presión” de la troika. Y concretaba que la  “presión” de la troika (BCE, CE y FMI) sobre el Gobierno, tras el rescate bancario solicitado en junio de 2012, había eliminado la siesta en España. En el artículo, titulado “Viva la siesta: ¿debería ser el Sur de Europa más alemán?”, el diario germano subrayaba las diferencias culturales entre países como España e Italia y Alemania. “Durante siglos –explicaba el semanario en su versión digital– los ciudadanos del Sur de Europa abandonaron los campos y las oficinas para ir a casa a relajarse. La siesta era sagrada, pero ahora este aspecto idílico de la vida en el Sur de Europa se ha acabado”. Según este artículo, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero suprimió la siesta a los empleados públicos con el fin de impulsar la productividad y esgrimió que los aires acondicionados existentes hoy en día facilitan el trabajo pese al calor. La revista señalaba que esta supuesta medida perseguía además potenciar el consumo y así elevar la recaudación fiscal.

El artículo asegura que, en España, la supresión de esta costumbre nos la hemos tomado como resultado de una “dictadura” de Alemania, al tiempo que recoge citas de personajes históricos en las que se incide en que el “tiempo es dinero”. En la misma línea, esa pérdida de identidad ha afectado, según el autor, a las comidas familiares, al ocio, al arte de “disfrutar la vida” y, a cambio, trabajamos y consumimos a un ritmo más alto. Höfer, que es economista, agrega, eso sí, que es una senda equivocada contra la que muchos han protestado sin éxito. Afirma que, en la prensa europea, existe un debate sobre la siesta y que su supresión está relacionada con la adaptación a la cultura de los países del norte de Europa. “La gente –reivindica– nunca debería haber llegado a la idea de abandonar su cultura como consecuencia de la deuda, pero ahora es exactamente lo que se espera que hagan”. La siesta, insiste, es parte inherente en la cultura latina del ocio y el descanso. “El espíritu puritano siempre se ha enfrentado en una cruzada contra el sueño y la buena vida, porque ambos se equiparan con la pereza y la blasfemia. Los que duermen están robando a Dios, sin ganar nada y perdiendo los beneficios que podrían haber obtenido en lugar de dormir”.

Pasó con la siesta, entendida casi como un hábito sagrado entre los españoles, el dopaje, visto como algo común en los deportes, los toros, el flamenco, la paella, la pasión futbolística... Para muchos extranjeros son las primeras palabras asociadas con España. DYM, la empresa de estudios de mercado y opinión, realizó, en marzo de 2012, una encuesta en 48 países para conocer las tres palabras que a cada uno de los encuestados “les venían espontáneamente a la mente” al escuchar la palabra España. El resultado fue espectacular: Fútbol (27%) y toros (25%) fueron las palabras ganadoras, seguidas de lejos por el sol (17%), el flamenco (8%), las vacaciones (10%).  Recordemos cómo el ministro Wert dará  más dinero al toreo por ser “un bien cultural”, mientas que el Ayuntamiento de Santander arrancaba tres millones de euros de los presupuestos de  Educación, Sanidad y la Vivienda, y los destinaba a la feria taurina de Santiago. Y esto, sin mencionar las barbaridades cometidas en distintas producciones audiovisuales (a menudo estadounidenses) a la hora de establecer referencias históricas, lingüísticas, culturales o geográficas en nuestro país. Bástenos recordar las continuas “confusiones” de Los Simpson al mostrar una espectacular corrida de toros en un crucero.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Siesta, toros, futbol, flamenco, yo añadiría sexo, tapas-pinchos y procesiones para completar las siete virtudes capitales de la españolidad vital y transcendente, siendo quizá el futbol y el flamenco sustituibles o intercambiables por el tenis y las muñeiras u otros considerandos varios, que se yo... motos y sardanas o pasodobles. Los alemanes pueden seguir haciendo coches y salchichas. Parangón bíblico de Marta mosqueada con María resuelto habilmente por el maestro.

chiflos.