jueves, 16 de abril de 2009

La orquesta de YouTube debuta en Nueva York.

La orquesta sinfónica, integrada por 96 músicos de 33 países, seleccionados a través de Internet, en un ensayo.

Una orquesta internacional de unos 90 músicos de edades que oscilan entre 17 y 55 años, procedentes de más de 30 países, e intérpretes de 25 instrumentos distintos, se presentó ayer en el Carnegie Hall de Nueva York, tras haber ensayado juntos en tres jornadas maratorianas. Los miembros de esta orquesta, seleccionados mediante audiciones realizadas en el portal de videos YouTube, después de que unos 3.500 músicos profesionales y aficionados de todo el planeta participaran en audiciones entre diciembre y enero pasado, se dieron cita para organizar el concierto. Jueces de algunas de las mejores orquestas del mundo habían reducido la cifra a 200 participantes, antes de que los propios usuarios de YouTube, propiedad de Google, escogieran a los ganadores. El canal de la Orquesta de YouTube fue visitado más de 15 millones de veces desde que se proyectó su lanzamiento. Y, al final, la orquesta hizo su debut con obras de Gabrieli, Bach, Mozart, Brahms, Villa Lobos y John Cage, así como con la Sinfonía Número 1 de Internet “Eroica”, escrita por Tan Dun, el compositor chino ganador del Oscar por la música de la película “Tigre y dragón”.

La diferencia de idiomas y culturas no ha sido un impedimento para la relación entre estos músicos, muchos de ellos profesionales, que se comunican gracias a su pasión por la música, rompiendo fronteras y rompiendo barreras de decenas de idiomas diferentes. Algo muy bello y artístico, aunque personalmente, tengo mis dudas de que sólo con esa argamasa se logre levantar una compacta orquesta que pretenda mantenerse con vida durante años. Aunque el intento no falte.

La orquesta cuenta con cuatro músicos españoles: el guitarrista Celso García Blanco, un malagueño radicado en las islas Canarias; el valenciano, Robert Silla, que toca el corno inglés y es integrante de la Orquesta Nacional de España; el clarinetista mallorquín, Victor de la Rosa, y el trompista valenciano, David Barreda. Ninguno de ellos oculta su alegría de formar parte de esta peculiar orquesta sinfónica. “Esto prueba que realmente la música es un idioma universal -explica el clarinetista peruano, Marco Antonio Manzini– No nos conocemos. Venimos de lugares y mentalidades muy diferentes pero aún así, desde el primer momento, la música funciona y nos une”. El milagro se ha conseguido por medio de Internet. Veremos hasta cuándo dura.



----------------------------------------------------------------------------------
El escolta de Castro. Capítulo XIV. Juan R. Sánchez desvela el tráfico de armas a Cuba.