martes, 25 de julio de 2017

Gracias a todos, por mi 74 cumpleaños.


En mi larga y ajetreada vida que hoy cumple 74 años, he gozado, soportado, disfrutado, padecido, de 74 primaveras, 74 veranos, 74 otoños y 74 inviernos. Todo ellos, con sus correspondientes tandas de días y de noches.

Confieso que hoy miro con más perspectiva hacia atrás que hacia adelante. Tengo más años vividos que los que aún me quedan por descubrir. He tratado con más gente que con la que me queda por conocer…. Y, aunque  la vida, a estas alturas, me empuja a mirar más hacia atrás que hacia adelante, intento hacerlo más hacia afuera que hacia adentro, a confiar más en los que sufren injusticia que en los que se sirven de la misma para engorar sus cuentas, a solidarizarme más con los que sufren que en los que gozan de la vida…

La experiencia de esos casi 15 lustros me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos, pese a que, uno tras otro, hayan marcado mi temperamento y formado mi carácter.  Reconozco que la carga que llevo conmigo se ha hecho cada vez más pesada pero mis vivencias más enriquecedoras. Por eso aprovecho para dar gracias a la vida y a todos los que ese día aprovechan para felicitarme. Tantos que agradecerlo personalmente me llevaría largas horas.

No quiero, a estas alturas, renunciar a mis sueños ni quiero cerrar definitivamente los ojos. Pero, llegue lo que llegue en adelante, servirá para a ampliar mis gestos de apertura con mis semejantes, y para estrechar mis manos con ellos. Porque la vida es tan corta y breve que encerrarse con ella sería un despilfarro negativo y absurdo. O, como dice “El Principito”, esa obra maestrea francesa de Antoine de Saint-Exupéry que fue publicada por primera vez, en inglés y francés, hace, también hoy, 74 años: “Es una locura odiar a todas las rosas porque una te picó; renunciar a todos tus sueños sólo porque uno no se cumplió”.

No hay comentarios: