viernes, 22 de agosto de 2008

22 de agosto. La Italia recatada y mojigata.

Gracias a la intervención de los curas y obispos italianos, así como del mismo Gobierno de Berlusconi, Italia se vuelve por momentos puritana y recatada. En un pueblo retiran unas estatuas desnudas de la calle para que no “turben” una procesión; una escultura de una rana crucificada en el Museo de Arte Moderno de Bolzano es retirada, a petición de un obispo y del Consistorio; se retoca y cubre con un velo el seno desnudo de uno de los personajes de una reproducción del cuadro “La Verdad desvelada por el Tiempo”, en la sede del Gobierno italiano. Son sólo tres ejemplos, tres síntomas más que evidentes que demuestran lo que anunciamos.



Escultura de Lois Anvidalfarei.

El Ayuntamiento de Ortisei, en la norteña región de Trentino-Alto Adige, decide, a instancias de un párroco del municipio, retirar antes de lo previsto dos estatuas que representan a Caín y Abel, desnudos. Las esculturas del artista Lois Anvidalfarei, de contornos difuminados y genitales definidos de un tamaño considerable, molestaban a algunos vecinos católicos. El cura del pueblo consigue que el Ayuntamiento y la institución responsable de la muestra se comprometan a quitarlas una semana antes de la fecha fijada para que no coincidan con la procesión y no "turben" a los fieles. El párroco, Vitalias Delago, se justifica de la manera más simple: “No cuestiono el arte, pero, si mis fieles hablan de guarrerías emplazadas en la vía pública, estoy obligado a intervenir”. Para Aron Demetz, otro artista que expone en la muestra, se trata de un “regreso a los tiempos oscuros en los que la ‘colita’ daba miedo".

No es el primer caso de “obras que ofenden la sensibilidad religiosa”. A finales de mayo pasado, a petición del obispo y el Consistorio, una escultura de una rana crucificada y expuesta en el Museo de Arte Moderno de Bolzano fue trasladada de piso. La rana crucificada, con un huevo en una mano y una jarra de cerveza en la otra, obra del artista alemán, Martin Kippenberger, había sembrado la polémica. El obispo de Bolzano, Wilhelm Egger, afirmó que la rana crucificada había causado una profunda impresión a muchos de los visitantes y “había herido sus sentimientos religiosos”. La rana era un autorretrato del artista "en un estado de profunda crisis".


Hace poco, el Ejecutivo de Berlusconi, se tomaba la libertad de retocar el cuadro “La Verdad desvelada por el Tiempo”, ubicado en la sede del Gobierno italiano, porque “esa visión podía herir la susceptibilidad de algún telespectador”. La pintura se encuentra en la sala de prensa de Palazzo Chigi, en el centro histórico de Roma, donde el primer ministro y su equipo suele dar sus ruedas de prensa. La reproducción de la obra de Giambattista Tiepolo, un artista del siglo XVIII, fue retocada para que el pecho desnudo de la protagonista femenina fuera recubierto por un velo. El retoque fue iniciativa de las personas que cuidan de la imagen de Berlusconi. El seno desnudo quedaba dentro del encuadre que las televisiones hacen durante las ruedas de prensa. La medida provocó duras críticas. El gobernador del Veneto, Giancarlo Galan, declaró: “Es absurdo y groteso. Así se ofende a un artista que siempre, durante toda su vida, fue libre y sin ninguna actitud autoritaria”. Vittorio Sgarbi, conocido crítico de arte y ex consejero para la cultura del Ayuntamiento de Milán, comentó: "¡Están locos! ¿Cómo van a acabar con todos los desnudos de la Antigua Roma?".


Gioachino Lanza Mazzarino, sobrino de Tomasi di Lampedusa, se lamenta de esta Italia gobernada 40 años por católicos y comunistas. “Es un país –dice– nada serio, nada concreto, en el que preferimos hablar que hacer…Berlusconi sólo es un financiero sin escrúpulos ni principios éticos. Y ahora tenemos un Parlamento en el que más de un tercio de los miembros está a sueldo de Berlusconi”.

3 comentarios:

Daniel Hermosel Murcia dijo...

Esto me recuerda otra noticia. No sé si fue en el metro de Londres donde quitaron los carteles promocionales de una exposición en no sé qué museo por mostrar cuadros con mujeres desnudas (vamos algún pecho y alguna bariguilla generosa), excusándose en que en el subway viajaban niños. Ridículo. Ya se criticó este puritanismo en los Simpsons cuando el pueblo quiere ponerle "calzoncillos" al David de Miguel Ángel. Luego si un informativo se recrea pornográficamente en el dolor de familiares y amigos durante ocho horas seguidas es información. ¡Que paren el planeta que yo me bajo aquí!

Santiago Miró dijo...

Por desgracia, Daniel, ese planeta no se para nunca para dejar bajar a sus habitantes disconformes con la marcha, y sólo prescinde de ellos, sin consultar nunca con nadie, cuando le da la real gana. Lo que nos obliga a seguir luchando en medio del caos y en un mundo incohernete y desconcertante. Así que te aconsejo armarte de paciencia y seguir luchando con tu arma predilecta, que es también la mía, la literatura.

Anónimo dijo...

"El pudor es un escudo contra los ojos del impuro"
Khalil Gibran.

Roma y Madrid son almas gemelas. chiflos.