viernes, 26 de junio de 2009

Indecentes.

Presunción de indecencia.

Expansion.com publica una serie de indencias puestas hoy de moda:

Indecente es que el salario mínimo de un trabajador/a sea de 624 €/mes y el de un diputad@, de 3.996 €/mes, pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a los 6.500 €/mes.

Indecente es que un catedrátic@ de universidad o un cirujan@ de la sanidad pública ganen menos que un concejal de festejos en un ayuntamiento de tercera.

Indecente es que los polític@s se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre claro está, por unanimidad, por supuesto y al inicio de cada legislatura).

Indecente es comparar la jubilación de un diputad@ con la de una viuda.

Indecente es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputad@s les baste con “sólo” siete años y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima necesiten, les baste con jurar el cargo.

Indecente es que los diputad@s sean los únicos “trabajadores” (¿?) de este país que estén exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

Indecente es colocar en la administración a miles de asesores, amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados, o liberados con sueldo de partidos y sindicatos ...

Indecente es el millonario gasto en mediocres TV autonómicas creadas al servicio de la pervivencia en el trono de políticos más mediocres.

Indecente es el ingente dinero destinado a sostener los partidos políticos, aprobado por los mismos políticos que viven de ellos (otra de Juan Palomo)

Indecente, es que a un polític@ no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer un cargo (y no digamos intelectual o cultural)

Indecente es el coste que representa para los demás ciudadanos españoles, sus comidas, sus coches oficiales, sus chóferes, sus viajes (siempre en gran clase) y sus tarjetas de crédito por doquier.

Indecente es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

Indecente es que sus señorías cuando cesan en sus cargos, tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

Indecente es que ex-ministros, ex-secretarios de estado y ex-altos cargos de la política, cuando cesan, sean los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Indecente, expoliar alrededor del 60 % de los ingresos de los trabajadores y que éstos, para mejorar servicios inexistentes, trabajen una media de 179 días al año para el Estado y sus miles de políticos.Indecente, que nos oculten sus privilegios y prebendas (sustantivo femenino que significa ganga, inmunidad, sinecura, poltrona, enchufe, momio, chollo, bicoca, etc., etcétera), mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven.

INDECENTE, ES QUE SIEMPRE SE ARREGLE ESPAÑA con sus 18 congresos, 18 gobiernos, Diputaciones, senado, Ayuntamientos, secretarios, asesores…

¡INDECENTES! ¡¡INDECENTES!! ¡¡¡INDECENTES!!!

No hay comentarios: