miércoles, 17 de junio de 2009

Sarkozy quiere más reglas para el "capitalismo loco".




Nicolás Sarkozy intervino el lunes ante la Cumbre Mundial del Empleo celebrada el pasado lunes en Ginebra. El presidente galo utilizó un lenguaje aparentemente innovador. Llamó a establecer un nuevo orden social mundial y a no repetir los errores del pasado. Y se mostró dispuesto a no aceptar los disparates de un “capitalismo que se volvió loco a fuerza de no someterse a ninguna regla”. Para él, la globalización no podía gobernarse sólo por la ley de la oferta y la demanda, renunciando a principios morales. No estaba dispuesto a seguir como siempre porque “eso es hacer un análisis totalmente suicida”. Y no quería actuar para cuando fuera demasiado tarde porque ante el “capitalismo financiero que empezamos a ver hasta qué punto puede ser destructor, ¿sería razonable esperar más?”

Su mensaje fue muy simple: no esperar para actuar cuando fuera demasiado tarde e intentar dar la clave del cambio. El presidente francés aseguró que la mundialización no puede gobernarse sólo por la oferta y la demanda, renunciando a principios morales. “La mundialización –dijo, recordando que la misma OIT siempre ha defendido esa tesis, a contracorriente de la ideología dominante– no sobrevivirá a la ley de la selva, porque no puede haber libertad sin reglas. La Organización Internacional del Trabajo debe tener derecho a decir la última palabra ante el Banco Monetario Internacional o el Banco Mundial, cuando están en juego normas fundamentales que ella se encarga de respetar”. Y terminó por dar la estocada al toro bravío al que se enfrentaba. “Necesitamos reglas –dijo– que se conviertan en normas que se impongan a todos. No se trata de armonizar al detalle todas las legislaciones de trabajo. Ni de imponer a los países más pobres las normas sociales de los más ricos. Pero una norma que no es obligatoria no es una norma, es como una hoja que se lleva el viento. Se trata de poner en pie un sistema de reglas que tire de todo el mundo hacia arriba en vez de tirar de todos hacia abajo”.

Ahí está, según Sarkozy, el meollo de la cuestión, imponer unas nuevas normas. Para ello pidió que las intervenciones del FMI, del BM o de los bancos de desarrollo, se sometan a un condicionamiento medioambiental y a un condicionamiento social. “Porque no es normal –reconoció– que el FMI o el BM vayan a ayudar a un país sin que se le pueda pedir que respete las reglas elementales en materia de trabajo, de medio ambiente o de salud pública. Pero, al mismo tiempo –dijo– no se le puede pedir a un país que respete un cierto número de exigencias sociales e imponerle planes de ajuste con consecuencias sociales y humanas desastrosas. Para poder dar lecciones, las organizaciones internacionales deben aplicárselas a ellas mismas primero”.

En la reforma del capitalismo financiero, Sarkozy pidió que se respeten los compromisos asumidos y que se vaya más lejos para “reconstruir un sistema financiero que financie antes a los emprendedores que a los especuladores”. Pero ¿quién hace motu propio esta clasificación de países según estos baremos? O, en otras palabras, ¿cuál es el país que alza su dedo inocente para marcar objetivamente la raya divisoria y señalar quién está en un bando y quién en otro?
----------------------------------------------------------------------------------
Monarquía versus República (III) 9,58 minutos. 11 Oct 2007 - Jorge Verstrynge, Rafael Torres, Isabelo Herreros, Alejo Vidal-Quadras, Jorge Trias y Luis Arranz. Negro sobre Blanco. Fernando Sánchez Dragó (director)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

un sistema así destruye todo el trabajo que hacen educadores, profesores, filósofos... es la ley de la pela.

roger vidal dijo...

"Un mundo que sea gobernado por la ley, y no por la ley de la jungla que gobierna la conducta de las naciones…" George W. Bush padre en el 1991 ¿PLAGIO O CONTRATO DEL MISMO DISCURSO? ¡NO! MISMO DISCURSO PORQUE ES LO QUE QUIEREN UN NUEVO ORDEN MUNDIAL PARA CONTROLARNOS.

roger vidal dijo...

"Un mundo que sea gobernado por la ley, y no por la ley de la jungla que gobierna la conducta de las naciones…" George W. Bush padre en el 1991 ¿PLAGIO O CONTRATO DEL MISMO DISCURSO? ¡NO! MISMO DISCURSO PORQUE ES LO QUE QUIEREN UN NUEVO ORDEN MUNDIAL PARA CONTROLARNOS.