martes, 17 de agosto de 2010

La monja que desmontó el timo de la gripe A.

Teresa Forcades, la monja que mesmontó el timo de la Gripe A.

El 5 de octubre de 2009, una monja benedictina que colgara un vídeo en Youtube, dejando oír su voz contra la Organización Mundial de la Salud, era ninguneada por la OMS que no dejaba de alamar contra la pandemia de la gripe A. “¿Por qué no declaramos pandemia a una gripe cada año?”, se preguntaba Teresa Forcada, quien demostraba que la mortalidad debida al virus estacional no despertaba la mínima sospecha. Y arremetía contra las farmacéuticas, por no hacerse cargo de los posibles efectos adversos de los cientos de millones de vacunas fabricadas in extremis. Pero nadie estaba en esos momentos dispuesto a creer las declaraciones de una monja que se obstinaba en declarar que no había pandemia alguna de la gripe A. Hoy, con menos de 300 fallecimientos en España a causa de esa gripe (cuando mueren entre 3.000 y 4.000 por gripe estacional cada año), la bendictina corrobora todo lo dicho mientas que la OMS baja su credibilidad por los suelos. Las arcas públicas se han quedado con 42 millones de euros y los ciudadanos, los de todo el mundo, se sienten estafados por lo que ya se conoce como el timo de la gripe A.

La teóloga benedictina se mostraba ante una cámara y preguntaba por qué se declaraba una pandemia mundial a un virus con una mortalidad inferior al del año anterior. Aseguraba que el virus no era nuevo y que la industria farmacéutica era la “única que ganaba con esta falsedad”. “¿Cómo pudo declarar algo así, cuando la nueva gripe es más benigna que la gripe estacional y parte de la población (la tercera edad) tiene inmunidad?”. Pero las críticas adversas la tacharon de farsante, bautizándola como la monja-bulo. Ella calló y esperó hasta que la propia OMS, hace unos días, admitía fallos y confusión. “Podía haber sido algo tan malo como pensábamos –se justifica Margaret Chan, directora de la OMS, tras 16 meses de alarma social–, pero hemos tenido suerte”.

El total de muertes registradas en el mundo por este virus fueron 18.449 en 214 países (271 casos en España). El ministerio de Sanidad español llegó a encargar 37 millones de dosis aunque, al final, rebajó la petición a nueve millones, de los que sólo usó 3. Un día después de declarar oficialmente finalizada la pandemia de gripe A, la OMS confirma que cinco investigadores, tenían vínculos con los laboratorios de vacunas y cobraban de la industria. Aduce que era necesario mantener el anonimato de sus miembros que incluían representantes de los cinco continentes y de países ricos para evitar presiones interesadas en la gestión de la gripe A. En el grupo no había ningún español. Pero, los críticos de la entidad afirman que había que conocer su identidad precisamente para descartar los vínculos que pudieran influirles. Entre los laboratorios mencionados se encuentran fabricantes de vacunas (Novartis, GSK Biologicals, Baxter y Sanofi) y de antivirales, como Roche y GSK.

El Parlamento Europeo aprobó el pasado 24 de junio una declaración que afirmaba que se hubiera necesitado “una mayor transparencia” en la gestión de la gripe. El texto fue propuesto por el epidemiólogo alemán, Wolfgang Wodarg, ex presidente del Comité de Salud de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que acusó públicamente a la OMS y a los gobiernos de generar una psicosis innecesaria debido a los vínculos con la industria farmacéutica. No obstante, la OMS considera “irrevelante” el hecho de que cinco de los 15 miembros del Comité de Emergencia tuvieran relación con la industria farmacéutica.

Reflexión de Teresa Forcades hecha en octubre del 2009 sobre la historia de la GRIPE A, aportando datos científicos y enumerando las irregularidades relacionadas con el tema.