martes, 30 de septiembre de 2014

Jordi Pujol: de Molt Honorable a muy sospechoso.


 A Pujol  más que explicarse le gusta gesticular.
 
Pese al monumental enfado de Jordi Pujol quien el pasado viernes no contestó en el Parlament a las preguntas más comprometidas ni aportó documentación alguna, los investigadores siguen sin poder justificar su herencia. Jordi Turull, portavoz de CiU y uno de sus delfines, actuó como defensor del ex president, culpando a quienes le acusaban de “hablar desde la bilis”. Esta mañana, los grupos políticos intentarán votar la creación de una investigación parlamentaria sobre el caso, pese a la oposición del partido del president Mas, que liga su destino al de Pujol.

CiU ya se ha negado en dos ocasiones a abrir esa comisión de investigación y sin duda pretenderá volver a hacerlo hoy, consciente de que se pretende convertir el 'caso Pujol' en el 'caso CiU', tal y como sostiene la portavoz del PP, Alicia Sánchez-Camacho. Pero el gran problema para Convergència es que, al menos, dos indicios la salpican en el fraude de Jordi Pujol: el informe policial que obra en manos del juez Ruz y que sugiere la complicidad de Artur Mas ya que acredita que su padre, Artur Mas Barnet, ha sido durante décadas el fiduciario de Jordi Pujol, y el indicio que salpica a CiU y que afecta a dos consellers del mismo govern: Ramón Espadaler, de Interior, ex responsable de Medio Ambiente y quien –según la UDEF—“concede la autorización ambiental para una planta de residuos previamente negociada con Jordi Pujol Ferrusola”, y Felip Puig, actual responsable de Empresa y Ocupación cuyo hermano, Jordi Puig, es citado en multitud de e-mails desde 2001, como recaudador de comisiones y mediador en las operaciones presuntamente ilegales, imputado en las últimas semanas.

Esquerra Republicana vuelve a tener en sus manos el futuro de la política en Cataluña. Pero el líder de ERC ha sido lo suficientemente ambiguo en las últimas horas como para permitir que esa posición no sea definitiva hasta hoy, cuando se vote la creación de esa investigación parlamentaria. De esta manera ERC vuelve a tener la llave del destino político de Convergència y CiU vuelve a tener la posibilidad de pagar un precio a los republicanos para evitar el escarnio político. Al parecer, los investigadores de Hacienda consultados sí señalan que el relato del ex president apenas explicaría una octava parte de su fortuna actual. Sin embargo, la Agencia Tributaria ha remitido ya a la Fiscalía un fraude inicial de 32,4 millones de euros del matrimonio Pujol-Ferrusola al que habría que sumar el de sus hijos.

Entre las preguntas que el ex president no quiso contestar la pasada semana en el Parlament: “¿Quién es la persona de confianza que gestionó su dinero?”, “¿Por qué no se ha regularizado antes?”, “¿Usted tuvo algo que ver en que no se regularizara?”, “¿Tuvo información privilegiada sobre sus inspecciones de Hacienda?”, “¿Le consta que queden cuentas abiertas en el extranjero?”, “¿Guarda más dinero en paraísos fiscales?”. ¿Las contestará hoy o continuará con que para él este no es el momento?