jueves, 18 de septiembre de 2014

También Alemany, el periodista que le escribía los discursos a Matas, entró en prisión por corrupción


Antonio Alemany, abogado, político y periodista mallorquín condenado por corrupción en el caso Palma Arena, junto al expresidente balear, Jaume Matas, al que escribía sus discursos, ingresó el 1 de septiembre en la prisión de Palma. El Consejo de Ministros decidía el 11 de julio pasado denegar el indulto tanto a Alemany como a Matas, sobre el que pesa una condena de dos años y tres meses de reclusión, mandándolos a la cárcel. Alemany alegó problemas de salud y consiguió retrasar su condena hasta el mes de septiembre.

Alemán dirigió la revista Opinión y el Diario de Barcelona, fundó El Día de Baleares, la revista Sovint, creó el diario digital LibertadeBaleares.com y la Agencia Balear de Noticias. En la legislatura 1083-1987, fue asesor de Gabriel Cañellas y de Jaume Matas, de 2003 a 2007. El periodista está condenado en firme por prevaricación, malversación y falsedad en documento mercantil por su participación en la trama que se gestó para beneficiarle irregularmente con fondos públicos cuando, entre 2003 y 2007, escribía discursos para el entonces presidente del Govern balear, Jaume Matas. La condena es para él una contrariedad manifiesta. Tras recoger el mandamiento para entrar en la cárcel, el condenado afirmó: “Lo único que aspiro es a tener fortaleza ante la adversidad, si la salud y los años lo permiten”.

La Audiencia Provincial juzgó a Matas y a Alemany, junto con el exdirector de Comunicación del Govern Joan Martorell y el empresario Miguel Romero, por falsear un concurso para pagar al periodista que escribía los discursos al presidente autonómico y por compensarle además a través de una subvención a una agencia de noticias que fundó para beneficiarse de fondos públicos. El periodista de El Día del Mundo de Baleares escribía los discursos del ex presidente balear por lo que cobraba cantidades astronómicas de las arcas públicas.  A sus 75 años, Antonio Alemany sufre condena en la Prisión Provincial de Palma mientras que Jaume Matas lo hace en la de Segovia. Gina García, quien fuera directora general de Comunicación del anterior Govern balear socialista, afirmó durante el juicio que “se le pagó con un contrato público diez veces más que el precio habitual por unos reportajes que nunca aparecieron”. El Tribunal Supremo  le absolvió de otros delitos, todos ellos derivados del cobro de los mentados discursos que redactó entre 2003 y 2007.

"Lo único que puedo decir a mis años es que estoy un poco atropelladillo".