jueves, 23 de octubre de 2008

23 de octubre. Roberto Saviano, amenazado de muerte por la mafia.


Roberto Saviano, escritor italiano de 29 años, galardonado en la Feria del Libro de Francfort por “Gomorra”, ensayo publicado en el 2006, en el que describe los entresijos económicos y sociales de la Camorra, acaba de descubrir los efectos mortales de su osadía. Hace diez días que se ha enterado de que la mafia pretende acallarlo para siempre, asesinándolo a él y a su escolta antes de Navidad. Ante las amenazas recibidas, Saviano se ve obligado a abandonar su país como lo hiciera Salman Rushdie, escritor británico de origen indio, quien reconoce que la Camorra es más peligrosa que la fetua dictada contra él en 1989 por el ayatolá iraní, Jomeini, tras la publicación de su libro “Los versos satánicos”.

En unas declaraciones recogidas en el diario italiano “La Republica”, reconoce que su amenaza de muerte no es por escribir este libro, sino porque el libro ha tenido éxito. “Las organizaciones criminales no temen que alguien escriba sobre ellos, sino que alguien los lea: ésa es la diferencia. Mucha gente fuera de Italia me compara con Salman Rushdie, pero es un error. Rushdie fue condenado a muerte por escribir un libro. Yo, por tener lectores”. Saviano declara no tener miedo a la muerte porque, en realidad, ya le han matado. “Me han quitado la libertad. Cuando volví a mi pueblo, después del éxito del libro, oí a alguien susurrarme en dialecto: 'Te hemos hecho el ataúd sin necesidad de matarte'. Es terrible, pero es así”. El perseguido escritor confiesa que, a veces, no puede evitar lamentar haber escrito Gomorra. “Me arrepiento muy a menudo. Públicamente me sale decir que lo volvería a hacer cien veces. Pero no es verdad. Es decir, lo volvería a hacer, pero el que habla es el escritor. Cuando estoy solo, en cambio, muchas veces me pregunto si ha valido la pena”.

En el mismo diario, seis figuras de la literatura, la ciencia y la política internacional, galardonados con el Premio Nobel, muestran su apoyo al escritor napolitano, amenazado de muerte por la mafia. Son el líder soviético, Gorbachov (Premio Nobel de la Paz); el italiano, Dario Fo (Premio Nobel de Literatura); el alemán, Günter Grass (Premio Nobel de Literatura); el turco, Orhan Pamuk (Premio Nobel de Literatura); la neuróloga italiana, Rita Levi Montalcini (Premio Nobel de Medicina) y el arzobispo africano, Desmond Tute, de la Iglesia anglicana (Premio Nobel de la Paz). “Queremos hacernos cargo –dicen todos ellos en una carta– de lo que le sucede a Saviano, comprometiéndonos nosotros mismos mientras apelamos a la responsabilidad del Estado (italiano), porque es intolerable que todo esto pueda suceder hoy en Europa… El caso Saviano no es sólo un problema policial. Es un problema de democracia. El Estado (italiano) debe hacer todo tipo de esfuerzos para protegerlo y para derrotar a la Camorra”.

Entre las adhesiones, figura la del escritor portugués, José Saramago, así como la de la franco-colombiana, Ingrid Betancourt, ex rehén de las FARC. “Gracias por lo que estáis haciendo –dice Saviano, dirigiéndose directamente a todos aquellos que han alzado su voz en su apoyo –. Es difícil demostrar cuán importante es para mí lo que ha ocurrido en los últimos días, cuánto me ha llegado al corazón, conmovido y asombrado hasta dejarme sin palabras Gracias a los premios Nobel y a mis colegas escritores de tantas nacionalidades que han escrito y firmado el manifiesto en mi apoyo. Lo que me ha sucedido es algo que trasciende los problemas de este país y me hace sentir que soy ciudadano del mundo de pleno derecho”.

3 comentarios:

Antonio Tello dijo...

El crimen organizado, sea en mafias o servicios secretos, y los fundamentalismos religiosos, políticos y económicos constituyen una amenaza letal para todos, porque son ellos los responsables de los asesinatos individuales de aquellos que descubren al mundo sus tramas, y de los asesinatos colectivos que constituyen las guerras.

Anónimo dijo...

Oriana Fallacci tambien tuvo problemas. La yihad islamica quería acabar con ella. En menor medida (porque su vida no corria peligro, aunque quien sabe) tuvo problemas también Hernan Migoya, autor del libro "Todas Putas" publicado en El Cobre Ediciones. La represión, las puertas cerradas,y el olvido siguen siendo actitudes condenatorias disimuladas y sordidas de la administración, las editoriales y los medios de comunicación hacia quienes muestren una disidencia acusada o falten al libro de estilo. Es una muerte limpia. Sin plomo, ni herida visible alguna. chiflos.

Anónimo dijo...

Gracias, Chiflos, por recordar esos otros casos. Son muertes limpias, como bien dices, sin plomo ni herida visible alguna. Aunque la perseguida por la Camorra contra Roberto Saviano pretende ser más radical y efectiva. Un asesinato premeditado y con fecha límite.

Santiago Miró