viernes, 12 de agosto de 2016

El verano intensivo de Froilán.

 Froilán ya cumplió los 18 años.
 Y disfruta como nade de las noches.
Froilan con su madre, la infanta Elena, en una tarde de toros.

El pasado 17 de julio, Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón cumplió la mayoría de edad. Con 18 años ya tiene plena libertad para elegir cómo quiere pasar sus vacaciones y a dónde salir. De hecho ha pasado unos días por Santander y Marbella, aprovechando antes de incorporarse a las clases del colegio norteamericano en el que está interno. Una vez allí, Froilán podrá acceder a una universidad americana en el caso de que quiera seguir estudiando fuera de España. Mientras tanto, el nieto del Rey Juan Carlos está viviendo un verano intensivo dentro de la frivolidad. Siguiendo los pasos de su abuelo, el emérito Juan Carlos. Felipe Juan Froilán de Todos los Santos no para de ir de playa en playa, y de fiesta en fiesta, disfrutando de su vuelta a España, así como de su recién estrenada mayoría de edad y del verano. Ya ha pasado unos días por Marbella, Santander y otras ciudades de España y su último destino  fue Palma de Mallorca donde vive alojado en Marivent, con su familia real, y hace lo que le da la real gana.

Por la mañana se dedica al curso de vela, al que va todos los años, junto a su hermana, Victoria Federica. Y vive la noche plenamente, no faltando a los fiestones en los que es tratado como un auténtico VIP. Así lo demuestra una de las imágenes publicadas en las redes sociales, al lado de Jaime Lladó, el dueño de la sala Tito's, ubicada en el paseo marítimo de Palma de Mallorca. El empresario no tuvo ningún problema en pedirle una foto al hijo del rey emérito y así presumir de VIP’s en su discoteca. También se ha retratado con famosos como Rudy Fernández, Sabrina Salerno o el actor que interpreta a ‘Barajas’ en la serie ‘Aída’. En la imagen junto a Lladó se lee el mensaje: “La realeza en el vip de Titos. D. Felipe Juan Froilan. Juventud, pero llevada con señorío. Muy agradecido por su honorable vista”. Los empresarios del sector se desviven para que aparezca en sus locales, tratándole de la mejor manera porque saben cuánto influye la presencia de Froilán en su negocio. Por ello, no es de extrañar que hasta hagan la vista gorda ante los antojos y deseos de Froilán.

Antes de llegar a Mallorca, Frolián, que sigue muy de cerca lo que la saga de los Borbones acostumbra hacer, disfrutó junto a unos amigos de una de las mejores fiestas marbellíes, Starlite, a la que fueron los mejores cantantes y grupos. Allí compartió un reservado en una zona VIP situada detrás del Dj. Cuando éste dejó su micrófono, Froilán gritó ante la muchedumbre: “¡Qué viva España!”. Después, se trasladó con su grupo de amigos a Santander a presenciar una corrida de toros en las que su gran amigo, el diestro Gonzalo Caballero, toreaba. Y mientras éste acababa la tarde en la enfermería, herido por el tercer toro, Frolián continuó disfrutando de una España sin gobierno efectivo, pero con VIPS como él, que amenizan el cotarro estival.