domingo, 17 de febrero de 2013

El PP, preso del pánico, da un paso atrás; la PAH, uno adelante.


Montaje de Pep Roig.

El pasado martes, la Iniciativa Legislativa Popular de la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) consigue que el Gobierno, abra un hueco en la agenda política. Y decide no rechazar la dación en pago de las viviendas hipotecadas. Agobiado por los escándalos en torno al tema Gürtel, el caso Bárcenas y los últimos sondeos que muestran una alarmante bajada en la intención de voto, el PP, empujado por la presión popular y a unos días del debate sobre el estado de la Nación, no quiere despreciar el casi millón y medio de firmas que apoyan la ILP y acepta tramitar en el Congreso la iniciativa del PAH a favor de la llamada “dación en pago” en los desahucios. Con este gesto, demuestra que le preocupa la impopularidad que revelan todas las encuestas. María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP proclamaba, un día antes –en la explicación dada sobre el despido de Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo y ex senador del PP, que “rectificar es de sabios”. Y, en el Congreso de los diputados, el PP acepta tramitar, junto con UPyD y UPN,  la ILP de la PAH, votando, eso sí, a favor de declarar los toros como Bien de Interés Cultural, con la abstención del PSOE. Por otra parte, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, accede a rebajar las tasas judiciales. El Gobierno no está dispuesto a abrirse nuevos frentes de impopularidad y se defiende, panza arriba, de las acusaciones de corrupción dirigidas contra su partido y sus principales dirigentes. Al día siguiente, comparece ante el juez el exmarido de la ministra de Sanidad, por el rebrote del caso Gürtel, al mismo tiempo que Mariano Rajoy y la propia Mato se enfrentan, en el pleno del Congreso, al acoso de la oposición. En la tribuna de invitados, representantes de los desahuciados y pro taurinos. Capotes y banderas de España dan su apoyo visible a la otra ILP, propiciada por iniciativa popular: la declaración estatal de manifestación cultural de las corridas de toros con la inclusión de subvenciones públicas.



Protesta del PAH desde laTribuna del Congreso

La socialista, Leire Iglesias, presenta y defiende los principales puntos, de mínimos”, de la iniciativa de la PAH. Dice que “el 90% de los ciudadanos respalda estas medidas; que no es caridad, sino justicia y derechos lo que se pide”. Recuerda que las ejecuciones hipotecarias han aumentado un 134% el último año. Emplaza al PP a asumir la entrega de la vivienda en pago de la hipoteca y señala que no es defendible que mientras a las inmobiliarias y a los bancos se les acepte la dación en pago, a las familias que han sufrido la insolvencia sobrevenida a causa de la crisis económica se les niegue ese derecho. Todos los portavoces anuncian su voto favorable y cuando llega el turno del PP, su portavoz en la materia, Teodoro García Egea, no acepta el consejo de Iglesias y recuerda que fue Zapatero quien rechazó la reforma hipotecaria para no perjudicar a la banca y que “la única medida” de su Gobierno fue la creación de juzgados especiales para agilizar los desahucios. No obstante, el representante del PP se esfuerza en mostrar la admiración e incluso el afecto de su partido hacia la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca). Señora Ada Colau –dice, dirigiéndose a ésta, sentada en la tribuna de invitados–, nosotros vamos con ustedes por el mismo camino; nos encontramos una situación muy difícil, con paro y con familias que habían perdido su techo; entendemos su enfado, sobre todo por la inacción del anterior Gobierno, y compartimos la necesidad de poner fin a esta situación”. Añade, con ánimo conciliador:Dación en pago, sí, aplazamiento de desahucios y fondo de viviendas sociales”. Y proclama:Quedará en la historia que ha sido el PP el único partido capaz de recoger la voz de la ciudadanía. señora Colau, el PP y ustedes van por el mismo camino”. En reacción a estas palabras, los representantes del PAH protestan con gritos de “¡Fuera, fuera!y “¡Sí, se puede!. El presidente Jesús Posada, ordena: “¡Expúlsenlos! Y, por si los ujieres y los policías no le han oído, repite: “¡Procedan a su expulsión! Los miembros de la PAH siguen gritando. Y Posada insiste, taxativo: “¡Expúlsenlos, coño!” Algunos diputados de Izquierda Plural y de Comprimís que, incluido Cayo Lara, lucen camisetas rojas y anaranjadas con el consejo “Stop a los desahucios, aplauden a los representantes de la plataforma. En la calle, los manifestantes corean igualmente el “Sí, se puede. Colau y sus compañeros son convenientemente identificados y uno de ellos es trasladado a la comisaría como supuesto autor de insultos (“sinvergüenzas” y “ladrones”) a sus señorías.


Juan Manuel Abendea, diputado del PP, defiende la ILP a favor de las corridas de toros.

La Iniciativa Legislativa Popular es, finalmente, aceptada por 333 votos de los 334 presentes. Hay una abstención: la de Juan Manuel Abendea, diputado del PP, el de mayor edad de la Cámara. Él fue quien defiende la ILP a favor de las corridas de toros. Poco o nada importa que el número de los principales festejos taurinos (corridas de toro, rejoneo y novilladas con picadores) celebrados en España haya sufrido un descenso del 46% entre 2007 y 2011, pasando de 2.045 a 1.120, según datos oficiales. O que los datos de 2012 apunten a que las corridas de toros se han reducido a menos de la mitad respecto a 2007. PP, UPN y UPyD, votan a favor de declarar los toros como Bien de Interés Cultural; CiU, ERC, PNV e Izquierda Plural, en contra; el PSOE se abstiene. El desinterés creciente de las corridas de toros se refleja en los resultados de la encuesta de hábitos y prácticas culturales del Ministerio de Educación, una estadística cuatrienal. El número de quienes han acudido a los festejos con toros ha pasado del 9,8%, en 2007, al 8,5%, en 2011. Laia Ortiz, diputada de ICV en el Congreso asegura que su partido votará en contra de la tramitación de esta iniciativa que declara los toros “Bien de Interés Cultural” (BIC) y considera que ésta busca “rescatar con dinero público una fiesta en decadencia y deficitaria”. El Pleno del Congreso decide admitir a trámite esta iniciativa, que cuenta casi con 600.000 firmas, de las que 168.000 se recogieron en Cataluña. En un comunicado, la diputada eco-socialista lamenta que su declaración “obligará a que una parte de los pocos recursos que se dedican a cultura se destinen a subvencionar la tortura de animales”. Critica que esta ILP pretenda promover los toros a nivel educativo “en lugar de educar en el respeto a la naturaleza y los animales”, lo que supone un retroceso cultural. Afirma que la declaración como BIC atenta contra la soberanía del Parlament, que legisló sobre esta materia y prohibió las corridas de toros en Catalunya. Y  considera que no es una iniciativa de carácter social, sino que “ha sido la respuesta de los intereses privados y del negocio del mundo taurino”. Según Ortiz, el Estado “no tiene competencias para declarar bien de interés cultural ya que corresponde a las autonomías”, y, por ello, asegura que, en caso de aprobarse, pedirá al Parlament que defenda ante el Tribunal Constitucional la ley aprobada en Cataluña.

Los concentrados frente al Congreso de los Diputados

Desde la calle, los congregados ante las Cortes, desahuciados y defensores de las corridas de toros, permitidos por la delegación del Gobierno, que hace la vista gorda ante la concentración de taurinos y afectados por la hipoteca, no dejan de proclamar consignas y de exhibir pancartas con leyendas (Banqueros, ladrones, culpables de la crisis”, “Banqueros robando y jueces ayudando”), así como de corearlas (“¡Vergüenza, vergüenza!”, “¡Banqueros robando/ al pueblo están matando!”,  “¡A-se-si-nos! ¡Ahí está/ la cueva de Alí Babá!”), se congratulan del resultado. Mientras que los que apoyan a la PAH hablan de crimen organizado y de asesinatos provocados por el paro y los desahucios. “Estamos realmente satisfechos de ver que la movilización sirve, que estamos consiguiendo cosas –dice Colau–. Pero esto es sólo una batalla. Ahora queda lo más importante: defender que no haya ningún tipo de reducción, que no se pervierta, que no se descafeíne la iniciativa, que se respete su espíritu”, añade, exigiendo que se incluyan sus tres peticiones en la ley porque “son irrenunciables”. Luis Morago, presidente de campañas de la organización Avaaz –asociación que ha protagonizado protestas junto a las PAH–, manifiesta que “la admisión a trámite de la ILP supone un éxito rotundo del poder ciudadano. Los populares no han tenido más remedio que echar marcha atrás. Hoy, el pleno del Congreso ha tenido un final feliz, y los verdaderos héroes del día han sido los ciudadanos”.


Ada Colau, en el Congreso.

Pero ¿quién es ese personaje que dirige la Asociación de Afectados por la Hipoteca? Ada Colau, catalana presidenta de la misma, hablaba el pasado día 5 con voz clara y rotunda frente a los diputados de la Comisión de Economía del Congreso y les espetaba a la cara: “Ese señor –en referencia al secretario general de la Asociación Española de Banca, Javier Rodríguez Pelliteroes un criminal”. Sus palabras corrieron como la pólvora. Colau, que vive de alquiler y tiene un niño, se ha paseado estos días por varios platós de televisión y emisoras de radio, repitiendo incansablemente, y con un discurso bien armado, la petición de mínimos que la PAH hace a los políticos en general y al Gobierno en particular. La PAH lleva trabajando desde el año 2009, cuando se creó en Barcelona. Desde entonces, Ada Colau asegura que la sociedad civil ha tomado la iniciativa a los políticos. Su figura, que se ha hecho un hueco en los movimientos sociales en los últimos meses, no ha pasado desapercibida para los partidos políticos, y, según admite, tuvo varios ofrecimientos para ir en las listas de algunas formaciones en las pasadas elecciones catalanas. Pero los rechazó porque no le interesaban. Quizá tampoco le resultara fácil acostumbrarse a las formas de los políticos, teniendo en cuenta el lenguaje y las formas que utilizó en la Comisión de Economía del Congreso, percibidos como una amenaza por algunos de los diputados allí presentes. “No le he tirado el zapato –contestó con voz firme– porque es más importante contarles a ustedes cuál es nuestra posición”. El presidente, el 'popular' Santiago Lanzuela, le pidió que retirara esas palabras y amenazó con suspender la sesión si reiteraba esas acusaciones. “Si usted hubiera sido diputada le habría tenido que llamar al orden en un momento determinado por graves conceptos ofensivos. Le quiero pedir que los retire del acta…” Colau le replicó que más que sus palabras “lo que ha faltado es que esta llamada de atención se la hubiera hecho a Pelletero, cuando ha negado el problema y ha despreciado e insultado a quienes sufre este problema. Hay muchas formas de violencia y de desprecio, y a la gente con la que yo estoy cada día nos ha ofendido profundamente”.


Pancarta de la cabecera en la marcha de Madrid


La PAH convocó ayer sábado manifestaciones en cerca de medio centenar de ciudades para reivindicar el derecho a la vivienda, el fin de los desahucios, la dación en pago retroactiva y los alquileres sociales. La convocatoria de la PAH traspasó fronteras y en Londres y en la ciudad belga de Melinas se registraron marchas de protesta con el mismo fin. En un manifiesto en su web, la PAH señaló que “continúa caminando” para defender y exigir el derecho a la vivienda, porque, a su juicio, en España se está “vulnerado”, así como para denunciar la situación “dramática” a la que “se les condena a vivir a miles de familias que no pueden pagar la hipoteca o el alquiler. Calificó la situación de “grave” y “urgente y reiteró que la ley actual es “injusta” porque toda la responsabilidad recae “sobre la parte más vulnerable”, mientras que el Gobierno destina “miles de millones de euros en ayudas públicas a la banca sin ningún tipo de contraprestación”. En Madrid, miles de personas desfilaron la Gran Vía y abarrotaron la Puerta del Sol.


  Derecho a una vivieda, se grita en Barcelona.


Policías y sanitarios rodean el cuerpo del fallecido, cubierto por una sábana. 

En algo más de una semana cinco casos de suicidios se han registrado en España por el mismo motivo. La semana comenzó con la noticia de que un hombre de 56 años se había quitado la vida en el municipio vizcaíno de Basauri debido a los problemas que tenía para pagar la hipoteca. El martes, un matrimonio de jubilados se suicidaba en su vivienda de Cas Català, en el municipio mallorquín de Calvià, después de recibir el aviso de que iban a ser desahuciados del domicilio por impago, según dejaron escrito en una carta. Y el miércoles, un hombre de 55 años se quitó la vida en Alicante, cuando la comisión encargada de desahuciarlo se personaba en su domicilio del barrio de Los Ángeles. Al entrar en su domicilio los agentes judiciales y los efectivos policiales, lo encontraron muerto en una de las habitaciones. Llevaba varios meses sin pagar el alquiler de su piso. Se trataba de un camionero que tenía contraída una deuda de 24.000 euros por el impago del alquiler. La muerte coincidió con la reciente admisión a trámite en el Congreso de los Diputados de la iniciativa popular promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). El pasado viernes, un miembro de la plataforma Stop Desahucios de 36 años fallecía en Córdoba. Son suicidios que alarman al Gobierno. La relación entre desahucios y suicidios obligan al PP a rectificar. Y ambos partidos acordaron tramitar de urgencia la Iniciativa Legislativa Popular sobre desahucios.


“¡Sí se puede! –recuerda El Qaeda en El Ventano–. Este ha sido el grito que ha volado por las redes sociales tras anunciar el PP que apoyaría la tramitación de la ILP contra los desahucios presentada por la PAH, que seguirá presionando para que la ley no sea ninguneada…En la calle, cientos de personas permanecían ante las puertas del Congreso, que ha vivido hoy una de las jornadas más cafkianas de su historia reciente. Otras sedes del PP en decenas de ciudades también han oído a sus puertas pitos y lemas contra los desahucios. Al final, en el Congreso, todos los partidos se han subido al carro de la ILP, con alabanzas a la PAH que iban desde el cinismo de UPyD, hasta el oportunismo del PSOE. Solo la Izquierda Plural podía mostrar coherencia con lo que vienen defendiendo. Puede que el “os señalaremos allá donde vayáis” de Ada Colau en su comparecencia la pasada semana haya sido el último empujón que ha tumbado la prepotencia del PP, tras semanas de ver a cientos de personas en las puertas de sus sedes. El que se ha salido del guión ha sido Carlos Martínez Gorriarán, del PP, al criticar a la PAH por el contenido de la carta que más de un millón de personas han enviado a sus señorías a través de la red. ‘La carta que hemos recibido –se lamentó– es impresentable; es una pura coacción, no hace falta amenazarnos ni coaccionarnos, porque también aquí estamos trabajando por solucionar este problema que no tiene razón de ser’. Al final, todos los parlamentarios han votado a favor, menos Juan Manuel Albendea, diputado del PP por Sevilla y encargado de defender la ILP de los toros que también se debatía esta tarde en la Cámara, y que ha sido aprobada con los votos del PP, de UPN y de UPYd. El PSOE se ha abstenido y CiU, PNV. ERC e Izquierda Plural han votado en contra. El toque cutre y casposo lo ha dado el presidente de la Cámara, Jesús Posada, con esa finura que le caracteriza. ‘¡Procedan a desalojarlos, coño!”, se le oye decir con un tono de odio hacia la gente de la PAH que le ha fastidiado la tarde desde la tribuna.”.

Rajoy se excusa: “No he cumplido con mis promesas, pero, al menos, he cumplido con mi deber”

“La presión de la ciudadanía –escribe Josep Ramoneda en ‘El País’, en el artículo ‘Al PP le entra el pánico’– ha provocado que el PP entre en estado de vacilación. Seis rectificaciones en un día dan a entender que el Gobierno vive en una situación de desconcierto evidente… Unas pocas horas antes de que Rajoy diera la orden a su partido de cambiar el voto anunciado y admitir a trámite la iniciativa popular para la dación en pago de las hipotecas, el presidente había repetido uno de sus tópicos favoritos: ‘No he cumplido con mis promesas, pero al menos he cumplido con mi deber’. La compatibilidad entre el incumplimiento de las promesas y el cumplimiento del deber es por lo menos discutible. Rajoy pretende que la cruda realidad le forzó a cambiar sus planes. Pero es imposible creer —salvo supuesto de suma incompetencia— que cuando formuló las promesas no supiera la realidad que se encontraría. Con lo cual hay negligencia en el deber antes o después, en la formulación de la promesa o en la toma de decisiones… Lo que no ha conseguido la oposición lo ha conseguido la calle. Eso sí, ha sido necesario un millón y medio de firmas, una caída fulminante del PP en las encuestas y unos cuantos suicidios, para que el Gobierno emprendiera alguna rectificación. Siempre tarde… De modo que es razonable pensar que la rectificación es solo una pausa. Pero sirve para confirmar dos cosas: que el Gobierno se siente inseguro y aislado y que los movimientos sociales son en este momento la principal fuerza de regeneración democrática.


Antoni Tarabini escribe en El Periscopi: “El PP da marcha atrás, de momento” en el que  advierte que la PAH presentó el martes al presidente del Parlamento un millón cuatrocientas mil firmas contra la actual ley hipotecaria, que permite desahuciar a cualquier familia que no haya podido hacer frente a sus cuotas mensuales, incluyendo seguir pagando su deuda “pendiente” con intereses incluidos. “Un día si y otro también los populares muestran su intención de votar en contra, lo que suponía (dada su mayoría absoluta) imposibilitar que el Parlamento pudiera debatir tal iniciativa. El martes pasado, el portavoz popular ratificó su negativa, mientras miles de personas se manifestaban en las puertas del Parlamentos. Los populares incluso llegaron a acusar a los jueces que han paralizado algunos desahucios como “impresentables” que lo único que pretenden es trabajar menos y cobrar más. El Pleno, ya reunido, se entera de que precisamente en Mallorca un matrimonio de jubilados se ha suicidado al recibir la notificación de desahucio por no poder hacer frente a sus deudas. Desgraciadamente no es el único caso. No se sabe si por la presión ciudadana, incluyendo el suicidio, a última hora, el PP da marcha atrás y comunica que su voto va a ser favorable a la iniciativa popular. Pero, no nos engañemos. Lo único que los populares han aceptado es que la iniciativa pueda debatirse en el Parlamento. Ahora queda ver cual ser la actitud de los populares. Si se van a mantener en sus ‘trece’ o aceptar cambiar las actuales reglas de juego que rigen las hipotecas. De momento, la acción de los ciudadanos ha hecho mella entre los populares. El mismo Gallardón dice ahora que se va a estudiar rebajar las tasas judiciales incluidas en su reforma. Veremos. También ha anunciado una revisión de las condiciones que permiten al gobierno las amnistías”.


“Tienen los toros derechos y obligaciones? –se pregunta Manuel M. Almeida en su blog Mangas Verdes– ¿Son los animales sujetos éticos? ¿Tienen los seres vivos no humanos derecho a la libertad y a la vida? ¿Por qué se habla de salvar la vida a los toros y no al resto de los animales? Hacia esta dirección, del todo absurda, se ha desviado el debate en torno a las corridas de toros, especialmente tras la intervención del diputado de UPyD, Toni Cantó, en la sesión en la que finalmente se aprobó la admisión a trámite de ILP que busca declarar la ‘fiesta’ Bien de Interés Cultural. Absurda por varios razones:

1. Porque se intenta presentar el debate como si fuese una confrontación entre quienes defienden la vida y quienes defienden la muerte, cuando en realidad lo único que se discute es si la muerte, así sea la de un animal, puede o no presentarse como espectáculo.

2. Porque se quiere esgrimir la diferencia entre seres humanos y animales –la ausencia de condición ética de los segundos por ser la ética una condición exclusivamente humana– para justificar el apoyo a la tauromaquia; como si no fuera la ética, precisamente, una de las mejores herramientas de las que se ha dotado la humanidad para escapar de la barbarie, para no ser un animal más.

3. Y porque se pretende que, dado que sólo hombre y mujer tienen ‘derecho a tener derechos’, no se puede recurrir al ‘derecho animal’ para defender a los seres irracionales.


Almeida prosigue así con su tema: “Tres argumentos muy hábiles, o muy torpes –hábiles si la intención es contaminar y torpes si pretenden que se tomen en serio–, que esconden la verdadera esencia del debate: ¿tenemos los seres humanos derecho a determinar las relaciones que establecemos con nuestro entorno? ¿Podemos los seres humanos establecer las reglas por las que ha de regirse nuestra interconexión con la naturaleza? ¿Tenemos derecho a desear y defender un mundo lo menos violento posible, en el que el respeto a la dignidad de los seres ‘inferiores’ nos confirme como ‘superiores’? ¿Podemos salir en defensa de los ‘sin derechos’, que son por tanto los más indefensos y vulnerables? ¿Estamos, pues, en disposición de rechazar una exhibición comercial público-festiva de la tortura y muerte de un animal?  La respuesta a todo esto es un SÍ con mayúsculas. Porque, independientemente de la discusión en torno a la existencia o no de un ‘derecho animal’, discusión que por cierto no se ventila con una mera cita, de lo que no cabe duda es de que los humanos SÍ tenemos derechos, y entre ellos se encuentra el de elegir el mundo en el que nos gustaría vivir y dejarle a nuestros hijos y, por tanto, el de poder exigir la eliminación de todo aquello que nos resulte brutal, violento, cruel o salvaje. Ésa y no otra es la cuestión. Los derechos de los toros son nuestros derechos. De los toros, del conjunto de los animales, de las selvas, los mares y el planeta en general. Ellos, desgraciadamente, no tienen voz para reclamarlos”.


 “La banca española –escribe Matías Vallés en su web ‘Al azar’, bajo el titulo ‘Desahucio'– recaudó millones de euros de instituciones extranjeras para sus locuras inmobiliarias, gracias a que ‘en España, se persigue al ciudadano hipotecado hasta la tumba’. Por tanto, la oleada de desahucios o suicidios vinculados al desahucio revalida el admirable funcionamiento de los engranajes financieros. De hecho, el ritual medieval que rige los desalojos forzosos de una vivienda está concebido como una humillación ejemplarizante, la picota contemporánea. Las organizaciones encaminadas a la recuperación de deudas abusivas, así en Sicilia como en España, saben que la resolución violenta del conflicto no disuade del pago, sino que estimula a las almas apocadas a satisfacer estrictamente el compromiso. O si no. La cadena de desahucidios amenaza a la ley hipotecaria, por la maldita tendencia periodística a exagerar los asuntos luctuosos. Para contrarrestar esa parcialidad, hay que difundir la excelente noticia de que hasta la fecha no se ha suicidado ni un solo titán financiero, ni los magníficos constructores que patronearon la burbuja cuyos cascotes han descargado sobre el contribuyente. Ningún banquero ha sufrido un embargo de sus bienes similar a un desahucio, y mucho menos va a entrar en la cárcel. Al contrario, los ejecutivos reclaman sus pensiones millonarias antes los tribunales reservados a los parados. De hecho, los suicidios han convivido en el menú informativo con el caso del  banquero indultado por su ejemplar comportamiento, al urdir una denuncia falsa para llevar a la cárcel a accionistas de su entidad. Pura deontología. Se suicida la burguesía atrapada en un sueño imposible, los conmovedores banqueros que guiaron al país hacia la quiebra se refugian en suculentos consejos de administración. El desahucidio supone la interpretación literal del ‘vaciamiento de las clases medias’ que monopoliza el discurso económico, y que el avispado Obama se propone corregir. En España, el partido único PP/PSOE seguirá inmolando a sus conciudadanos a la banca mundial. La situación se les ha ido de las manos, lo cual no implica un serio inconveniente. Están acostumbrados a trabajar sin cerebro”.


Pasamos ya a la sección de humor con unos dibujos de Eneko. Nació en Caracas, en 1963 y es dibujante desde que le salió el primer pelo de la barba. Algunas de sus obras parecen haber cobrado vida propia.





Erich, otro autor semanal en esta sección.





Otros humoristas, como Peridis, Forges, Ferrán, Ramón, Martín Favelis, J. R. Mora, Eneko y M. Vergara cuentan en tono de humor lo que ha sucedido esta semana.










Pep Roig insiste, desde Mallorca, con la cloaca: Alí Babá y la cloaca, La cloaca cañí, la persistente, la transparente cloaca...








Recordamos tres vídeos grabados en el Congreso de Diputados. El primero, cuando Ada Colau, la representante de la PAH, llama “criminal” al representante de la banca en la Comisión de Economía del Congreso que estudia la reforma de la Ley Hipotecaria.



El segundo, cuando el presidente de la comisión abronca a Ada Colay.


En el tercero, una veintena de personas, promotores de la iniciativa legislativa popular contra los desahucios, son desalojadas de la tribuna de invitados del Congreso, después de que, al término del debate de la proposición, gritaran "fuera, fuera", "sinvergüenzas", y "sí se puede".



Un consejo, para terminar. Esta noche, no se olviden de ver los Goya. El Sindicato de Actores ha llamado a convertir la entrega de los premios en un acto de protesta contra la situación del país. Dicen que va a ser una ceremonia muy animada con críticas incluidas de actores y directores por los recortes del Gobierno, como ocurriera hace diez años con la guerra de Irak. Lo malo es que Televisión Española está dispuesta a ejercer la censura. El sindicato reivindica que los actores también son ciudadanos que sufren la reforma laboral, el paro, los recortes en educación, en sanidad pública y gente que conoce y vive “de cerca la injusticia de los desahucios”. Iñaki Guevara, secretario general de la Unión de Actores, denunció recientemente que el colectivo de trabajadores que representa su sindicato se encuentra en un momento crítico debido a los efectos de la crisis y los recortes en Cultura. El secretario general de la agrupación de intérpretes manifestó que la actividad se está reduciendo drásticamente y aventuró que las cifras de paro en el sector se aproximan al 90% en teatro, cine y televisión.