jueves, 28 de febrero de 2013

El sainete del “obrero” Bárcenas.


Pese a otros escándalos políticos, como el de la posible quiebra del PSOE-PSC, el de PP-Bárcenas sigue acaparando la atención por el morbo que aún despierta el caso. Primero, el PP dijo que le habían despedido en 2010, cuando dejó el partido y el Senado; luego, se supo que seguía teniendo coche, chófer y despacho en Génova; luego, que había estado contratado hasta el mes pasado; más tarde, dijeron que ya no sabían si fue despedido; luego, que sí, pero que fue un despido “prorrateado”, que incluía pagarle mensualmente, además de la Seguridad Social, algo que parecía un sueldo, aunque se aseguró que ya no trabajaba en el PP… Pero el colmo de todos los colmos fue cuando llegó Cospedal y dijo aquello de que “fue una indemnización en diferido en forma de simulación de lo que antes era una retribución”. Ni Groucho Marx lo hubiera dicho con tanto humor.

Total, que el juez le retiró el pasaporte sin el cual no puede salir más al extranjero, aunque sea para esquiar, y le obligó a comparecer una vez cada quince días, pese a que señala que no consideró necesario ponerle la pulsera electrónica. Aunque el fiscal señala que la existencia de un patrimonio “muy relevante” en el extranjero “conlleva un riesgo de fuga”.

Finalmente, el “obrero” Bárcenas ha demandado al PP por “despido improcedente”. Una demanda curiosísima que llevará al que fuera tesorero de este partido y a los actuales representantes legales a verse las caras en magistratura. ¿Le aplicarán a Bárcenas la legislación vigente, es decir, la reforma laboral de Fátima Báñez? Y ¿se atreverá algún sindicato a pedir solidaridad con el obrero Bárcenas? Por de pronto, Cándido Méndez ya ha afirmado que el extesorero del PP podría ganar la demanda contra el partido por despido improcedente si no media acuerdo entre las partes y si ha estado dado de alta como empleado en la Seguridad Social hasta el 31 de enero. El secretario general de UGT considera que “sería una paradoja” que alguien que ha reconocido tener 38 millones en una cuenta bancaria en Suiza pida cobrar esta ayuda. “Sería una situación estrambótica, ha apuntado. El líder de UGT subraya que España está viviendo esta situación de “paradojas grotescas”, y ha añadido que la situación del ex tesorero del PP con este partido, si no fuera tan grave sería “un sainete”