domingo, 3 de febrero de 2013

Las diferentes caras de Amy Martin, Mongolia y la otra cara del PP.

Amy Martin. Logo diseñado por Irene Zoe Alameda, registrado a nombre de Storylines y cedido gratuitamente a la Fundación, a modo de tributo, para adornar su naciente página web.

Amy Martin, un desconocido nombre que, desde hace cierto tiempo, no dejaba de despertar sospechas, la supuesta ensayista norteamericana que publicaba, a cambio de abusivas cantidades de dinero, artículos periodísticos en la web de la Fundación Ideas, del PSOE, se ha quitado la careta. El diario “El Mundo”, el mismo que hizo estallar el asunto Bárcenas y la posible existencia de sobresueldos en la dirección del PP, publicaba, hace unos días, una historia de corruptelas que afectaba esta vez a los socialistas. Fundada por Rodríguez Zapatero para nutrir de proyectos y contenidos programáticos al partido, la Fundación Ideas había colocado a Jesús Caldera, uno de sus grandes apoyos en su ascenso al poder. Y todo marchaba viento en popa hasta que la prensa descubría ciertos affaires en los que se señalaba la posible implicación del director de la Fundación, Carlos Mulas. La dirección socialista se puso de inmediato en contacto con él, justo en el momento en que enterraban a su padrino. La vicesecretaria general, Elena Valenciano, que mantenía una buena relación con Mulas, apenas tuvo tiempo para ponerle al tanto y quedaron para hablar más a fondo el día siguiente, en que aparecía publicada la noticia en los medios de comunicación. La prensa contaba cómo empresas de personas cercanas o afines a dirigentes socialistas habían cobrado miles de euros de la Fundación Ideas. “El Mundo” revelaba el caso de Amy Martin, un personaje “oscuro” que cobró, a través de la empresa, Store Line, unos 60.000 euros por una serie de artículos, detrás de los cuales se escondía alguien que salpicaba de lleno al propio gerente, Carlos Mulas. El periódico hico competir la noticia con nuevas revelaciones del caso Bárcenas y la supuesta caja B del PP. Una y otra historias competían en igualdad de condiciones, con la misma relevancia. Y días más tarde, salían en diario “El País” los papeles secretos de Bárcenas, en los que decenas de entregas superaban lo permitido. Pero comencemos por Amy Martin.


A la derecha de la imagen, Carlos Mulas (sentado) y Jesús Caldera (de pie), junto a George Lakoff y Elena Valenciano.

El periódico “El Mundo” descubría que Amy Martin era un seudónimo detrás del que se escondía alguien que salpicaba de lleno al propio gerente de la Fundación Ideas. Las últimas facturas que habían pasado por Carlos Martin correspondían al año 2011. Éste intentó tranquilizar a Valenciano en su conversación mantenida con él al día siguiente. Y, ante la petición de curriculums e historial profesional, Carlos Martín le asegura que Amy Martin era una persona real y que, en las horas siguientes, iban a llegar a la dirección socialista certificados de otras organizaciones y de la agente literaria que la representaba. Sin embargo, el martes transcurrió sin que los certificados llegasen mientras que Mulas ‘desaparecía’. Después de intentarlo infructuosamente durante horas, Valenciano logra por fin hablar con él a la 1 horas de la madrugada. El gerente de ‘Ideas’, que acababa de aterrizar en Nueva York, siguió negando cualquier irregularidad y prometió a la vicesecretaria general socialista que le iba a preparar un informe que tendría a primera hora del miércoles. Pero el miércoles “El Mundo” insistía en su versión, dudando de la existencia de la tal Amy Martin. Ironizó sobre su versatilidad a la hora de tratar temas tan dispares como el cine en Nigeria, o la valoración de las agencias de rating financiero. Y seguían faltando los certificados que demostrasen la existencia y auditoría de Amy Martin. Las facturas cobradas de los artículos indicaban que los trabajos habían sido pagados muy por encima del mercado, aunque Mulas intentaba justificar el precio en el hecho de que estos se entregaban en español e inglés. Pero se dudaba que la misma persona fuera experta sobre temas tan dispares y de contenidos tan diversos. La representante del PSOE, cansado de esperar pruebas de Mulas, iniciaba una investigación propia. Llamó a la agente literaria de Amy Martin. Y ésta, confundiendo a la persona con la que estaba hablando, acabó por confesar: “No puedo hacer ese certificado, sería ilegal, porque ya sabes que no es verdad que exista Amy Martin”.


Carlos Mulas. Mulas reconoce, al fin, una nueva versión de los hechos. Cuenta que Amy Martin era una antigua compañera de su mujer, a la que compraba esos artículos… Pero termina reconociendo que Amy Martin no es sino Irene Zoe Alameda, su propia mujer. La entidad que había pasado facturas a Fundación Ideas en nombre de Amy Martin es la agencia literaria Casanovas & Lynch, que representaba a la esposa de Mulas, quien había registrado su marca comercial y diseñado su logotipo. Mulas intenta explicar que no se había atrevió a descubrir a su jefe directo, Jesús Caldera, o a la dirección del PSOE, lo que había pasado porque no quería perjudicar a su mujer. En el PSOE, piensan que es el propio Mulas, economista, el autor de algunos de los artículos; aquellos que contienen análisis financieros y económicos. La autora fantasma ha llegado a cobrar 3.000 euros por artículo. Mulas facturó estudios a la Fundación Ideas a través de Storylines Projects, empresa de la que fue gestor hasta el 13 de diciembre del año pasado, cuyo objeto social era “el desarrollo de proyectos creativos cinematográficos, audiovisuales y literarios de todo tipo”. En el extenso dossier de actividades que adjuntan en su web no hay ni rastro de los estudios supuestamente elaborados para la Fundación Ideas. Tampoco hay ninguna entrada en Internet en la que aparezcan juntos el laboratorio de ideas del PSOE y la empresa de su director. Elena Valenciano anuncia el cese de Mulas, la exigencia de la devolución de los pagos hechos a ‘Amy Martin’ y anuncia que el PSOE investigará todas las cuentas de la Fundación Ideas gestionadas por Carlos Mulas. El escándalo de la Fundación pilla por sorpresa al PSOE, que se siente engañado. Aunque advierte que dicho engaño nada tiene que ver con el caso de Bárcenas. Pero, para Amy Martin, es decir, para Irene Zoe Alameda, la situación es muy diferente. Exprofesora universitaria, cantante, actriz, realizadora, escritora, mujer que asume como un experimento el juego de las dobles personalidades, Zoe hace público, el jueves, un comunicado en el que intenta asumir toda responsabilidad sobre los hechos. Pretende hacer creer que su expareja en realidad no había sabido nada de ‘la verdad sobre Amy’ hasta hace unas horas. Y acaba por convertirse en un personaje en el centro del foco de los medios justo unas semanas antes de que aparezca una novela cuyo título, en su ‘nota aclaratoria’, cita tantas veces como a su pareja.


Irene Zoe y Carlos Mulas

Irene Zoe Alameda, esposa de Carlos Martín, anunciaba el jueves en un comunicado que Amy Martin era ella. O su seudónimo. Añadió que su esposo, del que –dijo– está separada “sentimental y físicamente” no sabía nada. Que nadie más que ella y su agente lo sabían. Que no tenía constancia de haber hecho nada malo, aunque estaba dispuesta a devolver el dinero cobrado por la fundación del PSOE: 60.000 euros en dos años por 14 artículos de temática variada (y sus 14 traducciones del inglés) y por trabajos de documentación para artículos firmados por otros. No obstante, la dirección del PSOE no acaba de creerse esta versión y no retira su decisión de destituir a Mulas. “Varios de los artículos firmados por Amy Martin –sostienen fuentes socialistas– son análisis económicos que Irene Zoe Alameda, que es filóloga y cineasta sin formación económica, difícilmente podía haber escrito. O, al menos, no es probable que lo haya hecho sola”. Tampoco creen que Mulas y Zoe estuviesen separados y que, durante dos años no hablasen, por teléfono con Amy Martin ni que Mulas se interese por saber quién era, teniendo en cuenta que le pagaba una media de 2.000 euros por artículo. En su comunicado, Irene Zoe, ex directora del Instituto Cervantes en Estocolmo, afirma que se ha decidido a confesar al ver cómo la figura de Molas “se ha visto vilipendiada de forma insólita e irracional, aplastada por una especie de enorme bola de furia que pone de manifiesto la sed de sacrificios de nuestra herida sociedad”. Y admite: “Mi pretensión era mantener a Amy Martin activa a lo largo de toda mi vida, de mantener una doble”. Dice que, en el 2009, ya separada de Mulas, decidió ofrecer sus servicios a la Fundación Ideas y, para ello, usó el nombre de una antigua amiga de la Universidad, Amy Martin. El vicepresidente de la Fundación, Jesús Caldera, admite que fue el “responsable directo” del nombramiento de Mulas, pero insiste en que no ha habido ninguna ilegalidad y en que todo el dinero pagado a Amy Martin “se va a reintegrar”.


Irene Zoe Alameda: “Yo soy Amy Martín”.

La escritora cuenta que, durante mucho tiempo, maduró la idea de “poner en práctica”, en la vida real, la historia que había narrado antes en una de sus novelas. “Irónica y trágicamente –señala–, la trama de Warla Alkman remeda la historia que estoy viviendo en estos momentos: un espía, Fracques o ‘Fracas’, a las órdenes de un hombre poderoso, trata de desvelar la verdadera identidad de Adda Weinstein (en la vida ‘real’ léase Amy Martin). Así es como creé a una autora ficticia cuya identidad se fue forjando a golpe de publicaciones reales”. Llama la atención el hecho de que Irene Zoe trate de salvar el honor de Carlos Mulas Granados, “el hombre más honesto, trabajador y admirable que he conocido en mi vida, cuyos desvelos por la Fundación y al servicio de Jesús Caldera, de Alfredo Pérez Rubalcaba y de otros dirigentes han sido máximos. La responsabilidad absoluta del embrollo Amy Martin es mía. Asumo, en cualquier caso, cuantas consecuencias puedan venir sobre mí a causa de mi atrevimiento al haber creado, al modo en que se narra en mi próxima novela, una autora ficticia. Públicamente pido perdón por haber inventado y hecho trabajar a Amy Martin. Con respecto a los honorarios percibidos por mí, en virtud de los trabajos realizados como Amy Martin a través de mi agencia literaria, aunque están realizados y constan en mi declaración de la renta (no en la de Carlos Mulas Granados), quedo a disposición de la Fundación Ideas para devolverlos si así lo considera necesario. Y sobre todo, pido perdón a Carlos Mulas Granados, un hombre al que quiero, respeto y admiro, y que en absoluto merece la reprobación de la que está siendo objeto”. El PSOE sostiene que no es un caso de corrupción sino de “pérdida de confianza”. Días más tarde, los socialistas endurecen el discurso, tildando al exdirector de “golfo” y Rubalcaba anuncia en TVE: “Estamos pensando en reestructurar la Fundación para que esto no vuelva a pasar”. Pero nadie puso sobre la mesa la posibilidad de destituir a Caldera.

Carlos Mulas, primero de la derecha, en la Fundación Ideas. A su lado, Felipe González y Rubalcaba.

 Las supuestas dobles, o triples actividades de Carlos Mulas eran conocidas por Rubalcaba, presidente de la Fundación Ideas, por su vicepresidente ejecutivo, Jesús Caldera, y por sus patronos –entre ellos, Zapatero, José Blanco, Trini Jiménez o Griñán – desde al menos el 13 de noviembre de 2011, hace ahora 14 meses: en esa fecha, las supuestas 'andanzas' de Mulas fueron denunciadas con pelos y señales en la prensa, pero, en plena campaña electoral general, nadie hizo nada al respecto. Mulas, ex asesor económico de Zapatero y redactor del programa electoral, dirigía entonces la Fundación que nutría la línea argumental del PSOE. Estaba a las órdenes de Jesús Caldera, vicepresidente ejecutivo de la institución, cobrando su sueldo y facturando estudios (supuestamente de investigación) a través de su empresa (dedicada a la producción audiovisual), que, a su vez, estaba subvencionada por el Ministerio de Cultura, entonces en manos de Ángeles González-Sinde, la misma que nos puso el canon digital para darle el dinero luego a “los amiguitos de la zeja”. En esa época, se podía leer en la prensa: “El economista es administrador único de la sociedad Storylines Projects, que ha recibido en dos ocasiones ayudas económicas del ministerio que dirige Ángeles González Sinde. El 4 de agosto de 2009, el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales le entregó 43.794,22 para la producción del cortometraje 'Buen viaje'. Dos años después, el 5 de agosto de 2011, el organismo dependiente de la ministra Sinde le concedió otra subvención similar, 43.000 euros para el corto 'Uniformadas’. Las cantidades subvencionadas, un total de 86.794,22 euros, suponían entonces el 70 por ciento del coste total de ambas producciones, en unas convocatorias a las que acudieron centenares de productoras buscando ayudas. Por otro lado, Mulas contaba con un sueldo como autónomo de un mínimo de 5.000 euros mensuales por dirigir la Fundación y utilizó su empresa para facturar a la Fundación unos 50.000 euros, IVA incluido, entre 2010 y 2011. Bajo la batuta de Sinde, Cultura también subvencionó directamente a la Fundación Ideas con dos millones de euros en 2011”. Así las cosas, Jesús Caldera no puede alegar ahora desconocimiento de las supuestas actuaciones de Carlos Mulas, de su ex mujer Zoe Alameda y de la inexistente Amy Martin.

El vicepresidente de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, y el exdirector de la misma, Carlos Mulas, en una imagen de archivo.

En un duro comunicado, Caldera manifiesta su “estupor ante lo que supone una gravísima quiebra de la confianza” depositada en el que hasta ayer era su mano derecha y que fue asesor de José Luis Rodríguez Zapatero en la oficina económica de la Moncloa. “Su actuación –dijo– resulta inconcebible, tanto por su solvencia intelectual y su excelente currículo académico, como por el hecho de que, desde el lunes, ha venido reiterando su versión sobre la autoría de los citados trabajos”. En efecto, Mulas volvió a repetir desde Washington, donde se encontraba de viaje, que Amy Martin era una amiga suya que facturaba por sus trabajos a través de la agencia literaria Casanovas & Lynch, empresa que también representaba a Irene Zoe. Una versión que el PSOE consideró falsa y carente de fundamento, por lo que ordenó una exhaustiva investigación interna y una auditoría de todas las cuentas de la Fundación de los últimos tres años para demostrar que eran ellos los “engañados” y que este parece ser un caso de “malversación ni fraude a terceros, sino de fraude a la propia institución”. La afirmación de sentirse “noqueados” ante este caso no podía ser más real, puesto que las revelaciones sobre Mulas se hicieron justo cuando toda la atención política y mediática se centraba en las irregularidades en torno a Bárcenas y sus 22.000 millones en cuentas suizas, sembrando otra nueva sombra de sospecha sobre las filas del partido que dirige Rubalcaba. La dirección del partido, sin embargo, insiste en que “esto no rompe su estrategia de denuncia de la corrupción del PP”.


El Confidencial escribe, en el artículo “Mulas, Amy Martin y Zoe: un matrimonio a tres bañado en oro”: “Con un currículo apabullante (con títulos en la Universidad de Cambridge e incluso en la de Columbia, Nueva York), sorprende que el afán de Mulas por redondear sus ingresos con malas prácticas le haya sepultado y le haya convertido en un proscrito de la causa socialista. En el fondo, Mulas y Zoe han sido, con permiso de Amy, un matrimonio a tres que ha vivido y triunfado económicamente a las faldas del Zapatero por su cercanía al poder. Ella ha encontrado fácil financiación para sus cortos (Uniformadas y Buen Viaje) en un Gobierno que la subvencionó hasta en su último día de mandato, como hizo Leire Pajín a través del Ministerio de Sanidad o en otras tantas ocasiones la exministra de Cultura, Ángeles Gónzalez-Sinde. También pasó por el Cervantes de Estocolmo (fue nombrada por Carmen Caffarel pero solo duró un año en el puesto), mientras que él abandonó la Oficina Económica de Sebastián, en 2006, para recolocarse después a las órdenes de Jesús Caldera en el tanque de pensamiento del PSOE. La novela, sin embargo, está inconclusa a la espera de que Zoe remate sus últimos párrafos y de que el PSOE concluya su investigación interna y recupere los 58.000 euros pagados a la inexistente escritora. La historia de los últimos días de Warla Alkman, de Carlos Mulas, Irene Zoe y Amy Martín, continuará.

Manifestaciones ante la sede del PP, en Génova, 13. Unas 10.000 personas se concentraron el viernes y el sábado ante las sedes del PP de todo el país con el mismo objetivo.

 Juan José Téllez, escribe, en Público.es,: “Después del huracán Luis Barcenas, con epicentro en el PP y con vientos de hasta veintidós millones de euros en los bancos suizos, quedan apenas en chiste de Lepe las fuertes rachas de levante de cincuenta y tantos mil euros del ala que han desplumado a la Fundación Ideas a través de una empresa creada por su director, Carlos Mulas, y por su ex, Irene Zoe Alameda: qué buenos nombres, por cierto, para protagonizar una telenovela de amoríos y de avaricia, un Falcon Frest de quiero y no puedo, un Dallas de mentirijillas… En Génova, 13, compraban esta última semana cualquier ventilador que aventara las sospechas de que haber sido tesorero del PP es la mejor garantía para convertirse en hijo adoptivo de Ginebra o para regentar en Argentina un latifundio tres veces mayor que Barcelona. Y entonces apareció este fraude de chuflas, lechuguinos y perendengues, para convertir, ale hop, a la víctima en verdugo como un disfraz que anticipe los inminentes carnavales. ¿A quién trajinaron el clan de los Mulas? Al PSOE. ¿Quién diría que ha trincado, en cambio, la tan desinformadamente informada opinión pública? El PSOE. Está demostrado que los socialistas deben haberle declarado un Ere a su departamento de marketing y relaciones públicas… Sin embargo, quizá todo esto no sea más que una cortina de humo y que Carlos Mulas, en realidad, tal vez no más estuviera preparando un trabajo de campo para una nueva edición, corregida y ampliada, de su célebre opúsculo “Corrupción, cohesión social y desarrollo” en no se sabe donde… PP y PSOE se equivocan, en cambio, si entran en la dialéctica del “…y tú más”… No obstante, el efecto que buscaba el partido del Gobierno se ha logrado. Totum revolutum. Welcome, wilkommen, bienvenue al cabaret de las corruptelas. Todos los políticos son iguales, cantan los estribillos de quienes pueden soñar con votar a un salvapatrias que acabe con las libertades con el pretexto de acabar con los mangantes. A quienes se sientan tentados de esa última querencia, convendría recordarles que Hortensia Romero, alias La Legionaria, aquel personaje recreado por Fernando Quiñones, siempre lo tuvo muy claro y solía decir en sus célebre mil noches que con Franco, la mierda estaba tapá y ahora con la democracia está destapá: “Pero es la misma mierda”, sentenciaba poco antes de aclarar que era mejor que estuviese destapada porque así se sabe al menos donde huele. Y huele mucho.

MONGOLIA, “revista satírica sin mensaje alguno”, imprimió en la madrugada del martes, 29 de enero, su nuevo número en el que publicaba una esquela que anunciaba, supuestamente, el fallecimiento del presidente español, Mariano Rajoy. Esquela que salía, el 30 de enero, en la portada especial de la revista sobre la corrupción. A los pocos minutos de colocar la imagen en Internet, MONGOLIA ya sabe, por las redes sociales, que Mariano no ha fallecido. Pero no rectifica en su página web e informa de ello con un contundente “PORQUE TÚ LO DIGAS”. Previendo la mierda que le podía caer pero subordinándola a un buen incremento de ventas, MONGOLIA acompaña la esquela con un texto en el que advierte de que no había logrado verificar las circunstancias, el lugar o la fecha en que había ocurrido el fallecimiento. MONGOLIA quiere dejar bien claro a sus lectores que “no ha podido verificar las circunstancias en que fue hecha la esquela, dadas las restricciones informativas que aplica el régimen español. La publicación de una esquela en portada fue largamente debatida por los responsables de la revista, unos tres minutos. La conclusión a la que se llegó fue que la esquela era pertinente, en un momento en que el estado de salud del presidente español es motivo de gran polémica y encendido debate político en su país, por su reciente confusión entre Perú y Cuba, y ante la falta de transparencia de las autoridades”. La esquela publicada no contiene elementos extraordinarios o ajenos a los propios de cualquier muerto en situación similar, pero sí constituye, a juicio de los responsables de la Redacción, un documento de interés informativo. El incidente de la esquela publicada por MONGOLIA recorre el miércoles las redes sociales y es objeto de atención por medios internacionales. Las cabeceras de referencia destacan el comportamiento de MONGOLIA por la rapidez a la hora de mantener su portada, echar la culpa a otros y continuar la distribución del ejemplar en los puntos de venta. Cabe recordar, entre otras, las cinco primeras máximas de MONGOLIA: 1º. No es una revista; es un país; 2ª. Todo lo que dice Mongolia es mentira (incluida esta frase); 3ª.Nada de lo que dice Mongolia es verdad (incluida esta frase); 4ª. Respetamos la incredulidad. No creemos en nada. Menos aún en nosotros mismos y 5ª. Todo el mundo, incluido Dios, que acaba de mudarse a Mongolia, es ateo.

José Luis Peñas, exconcejal del PP en Majadahonda, quien, con su denuncia, destapó el 'caso Gürtel' (Imagen de Vozpopuli.com)

José Luis Peñas, el hombre que grabó secretamente conversaciones de F. Correa durante dos años, dando origen al Caso Gürtel, y quien denunció al PP a finales de 2007, como un partido corrupto y trufado de corrupción, uno de los mayores escándalos de la democracia, asegura en Público.es que los sobresueldos y los sobres eran una práctica habitual y generalizada dentro del PP. Peñas, condenado al ostracismo por aquella denuncia, da toda la credibilidad a las denuncias presentadas por “El País”. Ve coincidencias entre lo que publica el diario, lo que él vio y escuchó y lo que algunos dirigentes, como Pío García-Escudero, actual presidente del Senado, han admitido. “Estoy absolutamente seguro de que cuando se empiecen a cruzar los datos que se han publicado y los que se van a publicar con los datos que tiene ya el juez en Gürtel, todo casará”. Le indigna que a él le sacrificaran mientras se protegía a Bárcenas. “Yo intenté hablar con los dirigentes, pero no quisieron escucharme y, hasta hace dos semanas, Bárcenas tenía un despacho en Génova. No han querido saber nada, se han encerrado en su caparazón y, al cabo de tres o cuatro años, viene el golpe de verdad, como ha venido con los 22 millones en Suiza. Me acusaron de venderme al PSOE. A mi eso me dolió en el alma. Iba por la calle y se me insultaba, se me escupía. Fue muy duro”. Hoy, Peñas se encuentra un poco más optimista: “A la gente hay que decirle que mientras le están quitando el logopeda a su hijo, mientras están quitando las urgencias, mientras quitan una paga extra, recortan sueldos y suben los precios, estos señores se estaban llevando el dinero crudo. Son los que dicen que van a salvar a España, y yo creo que la gente tiene que explotar ya. Sino, los tendremos otros cuatro años”.


Extracto publicado en el diario “El País” con la contabilidad secreta del extesorero del PP, Luis Bárcenas. Unas anotaciones que demostrarían la contabilidad B que administraba Bárcenas: la cara oculta El jueves pasado el diario “El País” publicaba un reportaje sobre los papeles secretos de Bárcenas que ha puesto a la España del PP en un puño. Habla de las cuentas manuscritas de los tesoreros del PP entre 1990 y 2008. Y cuenta que Mariano Rajoy habría recibido sobres del extesorero, Luis Bárcenas, al menos desde 1990 a 2008, por un importe anual de 25.200 euros. Como los recibieron, según el mismo medio, los dirigentes del partido, entre ellos, Maria Dolores de Cospedal. El dinero procedía de donaciones de empresarios. Por de pronto, todos y todas han negado todo. Algunos, como la ministra Báñez dijeron que los papeles son “una chapuza” y que su partido es “serio y razonable”. Y anunciaron un comunicado en las próximas horas. Ignacio Escolar, en eldiario.es, exige que el presidente del Gobierno debe mostrar sus declaraciones de renta: “El presidente del Gobierno tiene solo dos opciones: o presenta inmediatamente su dimisión o da la cara hoy mismo y explica con toda claridad las cuentas de cada uno de los dirigentes que aparecen reflejados en la contabilidad secreta de Bárcenas, empezando por él. Si Mariano Rajoy pretende seguir, lo primero que tiene que hacer es mostrar sus declaraciones de la renta de las últimos dos décadas, desde 1990, cuando arranca la contabilidad B del partido, según los papeles secretos de Bárcenas. También la declaración de actividades, presentada en el Congreso de esos años. Las suyas y las de los demás dirigentes supuestamente ‘sobrecogedores’. Probablemente, en esas declaraciones de la renta –que también puede solicitar un tribunal– se podrá rastrear si esos pagos que Bárcenas apuntaba en sus papeles se declararon o no. Por ahora, solo conocemos lo que pasó a partir de 2010: cuando Mariano Rajoy declaró en el Congreso que cobró unos 100.000 euros anuales del PP como ‘dietas y gastos de representación’. Si la cantidad declarada en los años previos a 2010 es inferior, habrá motivos más que fundados para sospechar. ¿Sería razonable que Mariano Rajoy, en plena crisis, hubiese aumentado el sobresueldo que le entregaba el PP? ¿O sería más lógico pensar que el PP simplemente pasó a pagar a su cúpula en “A” unas cantidades que hasta entonces se entregaban en "B”?

La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, fue la primera en comparecer ante la prensa para responder a las graves acusaciones de corrupción apuntadas por el diario “El País”. El “Mundo Today” escribe en su web: “La contabilidad del PP es clara, transparente y limpia, insistió Cospedal, añadiendo que ‘clara es también la oferta que hacemos a la ciudadanía: mil euros para cada español y aparcamos este tema para centrarnos en nuestro enemigo común, que es la crisis económica’. Ante la sorpresa de los periodistas, que han preguntado a Cospedal si estaba ofreciendo un soborno a la población, la secretaria general del PP no ha querido ‘entrar en debates nominalistas sobre si esto es un soborno o una medida para alcanzar el consenso y la concordia social. Ya dije en su momento que, en el Partido Popular, quien la hace la paga. Y nosotros proponemos pagar mil euros a cada ciudadano. No me parece que esté la cosa como para hacerle ascos a este ofrecimiento. Con mil euros te puedes comprar un bolso de Prada’, ha sentenciado. Para evitar suspicacias o malentendidos, la número dos del PP ha especificado que el dinero ‘no saldrá del erario público, porque esto sería como robar al damnificado para indemnizarle con su propio dinero’. Aunque no ha querido dar detalles sobre el origen concreto del dinero para el soborno, sí ha explicado que ‘tenemos nuestros ahorros como cualquier otra institución gestionada de manera responsable”.

El Facebook del PP se llenó de sobres. Y por más que los eliminaran, volvían a reproducirse a los pocos minutos, inundando la página. Miles de personas llenaron la cuenta del PP y de sus dirigentes con la imagen más odiada en estos momentos. Además, abrieron una recogida de firmas en la plataforma Change, en la que esperan recoger al menos un millón de adhesiones para exigir la dimisión de la cúpula del partido. Sólo en un día y medio se habían recabado más de medio millón de firmas. Asimismo, se convocaron concentraciones frente a la sede del PP, en la calle Génova de Madrid y en diversas ciudades de España en las que se manifestaron miles de personas gritando contra Rajoy y contra las corrupciones. “No basta con que declaren que esos papeles son ‘falsos’ –escribe Pablo Gallego García, el creador de esta petición–. La confianza en esta democracia está demasiado rota para que esto pueda seguir así. Que se vayan, y, ya fuera de unas instituciones que son de todos, que demuestren la falta de veracidad de esos papeles, si es que pueden. Es el momento de que todos los que hayan recibido pagos en dinero negro se vayan y dejen de ensuciar el nombre de nuestro país”.


“Despertarse cada mañana en un país asolado, y desolado, por el malestar que siembran las políticas del PP ya venía siendo bastante difícil –advertía el jueves pasado Cive Pérez en su web ‘Carnet de Paro’, bajo el titulo ‘Vómito al amanecer’–. Si a esto añadimos cada día un nuevo relato de corrupción en los más altos niveles institucionales, amanecer en España se ha convertido en una invitación al vómito. Del cual sólo puede curarnos la desobediencia civilmente expresada. Es una marea negra que no cesa. Invariablemente, una mañana tras otra, los habitantes de este país nos desayunamos con algo peor que un sapo. Invariablemente, la radio, los periódicos nos sirven una nueva ración de auténtica mierda destapando nuevos casos de corrupción a los más altos niveles institucionales. Quien todavía tenga posibles para procurarse un café y una tostada al rayar el día habrá de consumirlo entre bascas precursoras del vómito”.


“El asunto de los sobres –prosigue Cive Pérez– está en el candelero. Rajoy no se ha atrevido a negar rotundamente que él mismo haya sido uno de los destinatarios de esa correspondencia en dinero negro. Pero lo que sí está admitido es que Bárcenas, o sea, Luis el Cabrón, como le apodan cariñosamente sus conmilitones —sí, esos que hasta hace una semana, le ponían coche y despacho en Génova—, se lo lleva crudo. Y se lo trae cocido, pues acaba de blanquear una millonada, trayendo dinero de sus cuentas en Suiza. Lo ha hecho legalmente, como ha demostrado él mismo al acogerse a la infumable amnistía fiscal otorgada por el Partido Popular. Todo muy legal, pero ilegítimo. Bárcenas blanqueó casi 11 millones de euros acogiéndose a los beneficios fiscales de la medida aprobada en marzo por el Gobierno de Rajoy. Lo hizo el 25 de septiembre de 2012, cuando pagó 1.052.994 euros, el 10% del dinero ocultado y una cantidad muy inferior a los impuestos que tendría que haber pagado de haberlo declarado en su día. Ahora, por poner un ejemplo de la austeridad impuesta por el Partido Popular a la población, comparen esas cifras con las del incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) fijado por el Gobierno para el año 2013: un 0,6% respecto a 2012, en el que no hubo ninguna subida. Los subsidios y prestaciones por desempleo no subirán en 2013, por tercer año consecutivo. El cúmulo de actuaciones repugnantes que están saliendo a la luz va en descrédito no ya de la clase de políticos profesionales, sino de la política. Pues en este país si algo abunda es el analfabetismo sobre la res pública. ‘El peor analfabeto –escribía Bertolt Brecht hace setenta años– es el analfabeto político’... A estas alturas, no basta con indignarse o cabrearse. La resignación no es creativa. Ha llegado la hora de la acción ciudadana. Y para ello no hay que esperar a ver qué hacen los demás. En consecuencia, declaro que participaré en cuantas iniciativas de Desobediencia Civil puedan organizarse. Y mientras tanto, desde las posibilidades que me brinde la acción directa individual, y siempre que la misma no entrañe daños a terceros, desobedeceré cuantas normas y disposiciones emanen de unos gobernantes que han convertido su acción de gobierno en un fraude al electorado. Leyes sancionadas por una Monarquía que ostenta el cetro en el Reino del Latrocinio”.


Mariano Rajoy dio ayer una contestación contundente a todo lo que se ha dicho y publicado sobre el PP y sobre el presidente del Gobierno, sin permitir ninguna pregunta por parte de los periodistas, que asistieron a la falsa rueda de prensa desde una sala distinta. Dijo textualmente, abusando de su yo, que solo necesitaba dos palabras para rebatir cuanto se había dicho contra él. “Nunca he repartido ni he recibido dinero negro ni en este partido ni nunca. Todo lo que se ha dicho es falso. No tengo nada que ocultar. No temo a la verdad. No he venido a la política a ganar dinero ni a engañar a Hacienda. Yo me sé ganar la vida. A los 23 años, era registrador de la propiedad con una plaza y me ganaba muy bien la vida. Si me interesara el dinero, allí lo hubiera tenido. Yo ganaba más dinero en mi profesión que como político. No he venido a la política a ganar dinero. Vine perdiéndolo. Pero ocurre que para mí el dinero no es lo más importante en esta vida. Para los otros, no lo sé. Para mí, no. No he venido a la política a pedir aplausos, ni dinero, ni a satisfacer vanidad alguna. Aconsejo, pues, a quien pretenda desanimarme que no se canse. Yo soy responsable de lo que hago. No, de lo que se diga. Si alguien piensa que, mediante el acoso, me voy a encoger o que puedo abandonar la tarea que los españoles me han encomendado, tengo que decirle que se equivoca. Yo estoy en política porque quiero cambiar las cosas, porque me he propuesto alcanzar unos resultados, no para mí, ni siquiera para mi partido, sino para los españoles… No es cierto que hayamos recibido cantidades que no hayamos declarado al fisco. Cuando este partido ha detectado alguna irregularidad, ha actuado y lo ha hecho con un nivel de exigencia que nadie ha igualado. No podrán evitar que se conozca la verdad, ni podrán torcer mi manifiesto. No vamos a quedarnos de brazos cruzados ante estos ataques que tratan de crear zozobra e inestabilidad en un momento delicado... La política es una actividad noble y digna, propia de las sociedades civilizadas. Yo me siento orgulloso de lo que hago. Y me enorgullezco de los políticos de otros partidos. Este partido no va a permitir que lo aparten de su tarea: defender los derechos de los españoles. Este partido va a cumplir con sus obligaciones. No nos vamos a distraer de lo que constituye la principal lucha: crear empleo y devolver la esperanza a los españoles”. Rajoy trató de apócrifos los papeles sobre este tema aparecidos en la prensa. Aseguró que el dinero de las cuentas suizas no tiene nada que ver con el PP y anunció que la próxima semana haría publicas sus declaraciones de la renta y del patrimonio en la página web del Palacio de la Moncloa para disipar cualquier duda sobre el escándalo de los presuntos sobresueldos del PP.

También el humor de esta semana está teñido de negro, como el de JR Mora. Veamos otros humoristas como Alfon López, Danuto y Martingo, El Roto, Ferrán o Erlich:
Otros humoristas: Malagón, Peridis, Santigutiérrez, Ramón, Kap, Mena, El Ventano, Zen 13,



Terminamos con cinco vídeos que hacen alusión a los últimos acontecimientos de esta semana.








Alba Florejachs y Xavi Mira interpretan en catalán un número musical dedicado a la codicia.

TV3 - IV Premis Gaudí - Qui té els diners???
tv3