martes, 5 de julio de 2016

Rajoy pretende pactar con rapidez y lograr "un acuerdo de mínimos".

Rajoy ya no niega el saludo a Sánchez.

Una semana después de la repetición de las últimas elecciones, Mariano Rajoy pretende pactar con rapidez “un Gobierno que pueda gobernar”. Ha respondido un par de preguntas, ha dado unos pases a la prensa, ha hecho una llamada universal a la tranquilidad y ha propuesto un plan para ser investido… Ha instado a lograr, al menos, “un acuerdo de mínimos” que permita su funcionamiento normal en el Parlamento, “aparcando” los temas en los que haya “discrepancias”. Un día antes de iniciar su ronda de reuniones para intentar un acuerdo, ha recalcado que se debe evitar el “disparate” de unas terceras elecciones y ha instado a conseguir un Gobierno estable.

Acostumbrado a dar una de cal y otra de arena, Rajoy ha recordado los “buenos” datos del paro registrado del pasado mes de junio y las afiliaciones a la Seguridad Social (450.000 nuevas en lo que va de año) reafirmándose en la necesidad de formar gobierno “a la mayor celeridad posible” para seguir con esta senda de creación de empleo. En este sentido, precisó que “no sólo” se necesita “un gobierno a la mayor celeridad posible, sino que debe haber uno, con grandes objetivos, que pueda gobernar”. Para algunos de estos objetivos, dice que es necesario que haya “un acuerdo” y cita los Presupuestos Generales del Estado para 2017, el techo de gasto, el cumplimiento de todos los compromisos europeos y “dotar al Gobierno de la mayor estabilidad posible”. Y ha admitido que tendrán que “poner en común” aquello en lo que esté de acuerdo con las otras fuerzas políticas y “aparcar” aquellos temas en los que haya discrepancias.

Mientras tanto, me temo que ni estos grandes objetivos van a ser pan comido para él. El PP se ha quedado sólo en manos del PSOE para poder formar gobierno. El PP dice que no presiona a PSOE y respeta sus plazos pero pide responsabilidad Y Pedro Sánchez guarda silencio. Puede que sea lo más inteligente que han hecho los socialistas desde el 26J. A este paso, su hipotética abstención serviría más para resolver otro problema interno que para investir a Rajoy. A muchos se les notan demasiado las ganas que tienen de que haya un Gobierno para empezar a matarse entre ellos y darse un buen baño de sangre. Rajoy apela a pactar con rapidez y lograr "un acuerdo de mínimos" para gobernar 

Vozpopulidigital