domingo, 11 de septiembre de 2016

Soria, el único político español que dimitió dos veces.

Rajoy cede a las críticas y retira a Soria en la carrera al Banco Mundial.

El escándalo Soria podía destrozar las aspiraciones del PP en las elecciones gallegas y vascas, dos citas cruciales. Los militantes del PP vascos se lo comunicaron a Dolores Cospedal y así lo confesaron en un acto del partido en Bilbao: “Lo de Soria nos destroza, nos lleva al desastre”.  La secretaria general trasladó esos miedos al entorno de Mariano Rajoy, en cuanto regresó de China, en donde participó en la reunión del G20. Núñez Feijóo, con difíciles elecciones en el horizonte, no dudó en mostrar su irritación en un acto público ese mismo día. Soria tenía que renunciar al Banco Mundial y quedarse en casa. José A. Vara lo explicaba así en Vozpópuli: “El futuro del PP y del propio Rajoy pende, en buena parte, de los resultados que consigan en esas elecciones autonómicas. Incluso es posible que haya que repetir generales el 18 de diciembre. El nombramiento de Soria, ‘extemporáneo y atrabiliario’, según fuentes del partido, va a ser el tema de esta campaña y de las que vengan. ‘Mejor una rectificación a tiempo que ir a las elecciones con una piedra al cuello’, comentó un miembro del equipo del actual presidente de la Xunta. El viernes, 2 de septiembre, por la noche, el nombramiento de Soria acaparaba los comentarios tras el debate de investidura. El sábado por la mañana, el Comité Ejecutivo nacional del PP, reunido en Génova, nada había dicho del caso a nivel oficial. Pero en la calle no se dejaban de oír comentarios. El runrún se apreciaba en el subsuelo de la formación. Pero nadie le decía nada al 'jefe', quien no tiene por costumbre rectificar en este tipo de decisiones. Desde su vuelta al viaje a China defendió a Soria ante los periodistas. Empeñó sus argumentos y parte de su credibilidad. Pero ninguno de los suyos avalaba esta decisión. Tan sólo De Guindos, quien no dudó en faltar a la verdad a la hora de explicar el proceso de designación del candidato. ‘Cosas de Mariano, Soria es su amigo, se lo debe’, comentaban en círculos de Génova para justificar la chapuza. Rajoy mostró cierta sorpresa por el volumen de la escandalera desatada en torno a este episodio. ‘Soria ya no es un político, es un funcionario que vuelve a lo suyo, también tiene derecho a ganarse la vida’, terminó explicando Rajoy ante los periodistas, atónitos, frente a un terremoto que acababa de empezar”. 


Una nueva guerra interna en el Gobierno, en el sector que representa a De Guindos, apartado de muchas de las grandes directrices del partido. El economista propuso a su amigo José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial cuando aún Rajoy estaba peleando por su investidura, lo que generó un terremoto político de gran magnitud. La idea de Rajoy era dejar que pasase el tiempo, que se evaporase la tormenta. “Siempre que llueve, amaina”, suele decir. Pero, casi todo parecía estar en juego en los comicios gallegos y vascos. Y las presiones de De Guindos provocaron que Rajoy tuviera que defender lo indefendible y se ganara nuevas enemistades tanto internas como externas. “Estos días –comenta José A. Vara–, el silencio era sepulcral en el PP en torno al escándalo. Ni un gesto de comprensión, ni una palabra de ánimo en su partido. Mariano Rajoy y Luis de Guindos se habían quedado solos en la defensa de un nombramiento que nadie entendía. ‘Inoportuno el momento y nefasta la comunicación’, confesaba un alto cargo del PP tras conocer la designación de Soria. A Cospedal, especialista en las situaciones desabridas, le tocó el lunes poner sordina a los decibelios del cimbronazo en Génova. Lo hizo con sutileza, sin aspavientos y sin pillarse los dedos. Escaldada del ‘caso Bárcenas’, en el que se jugó su carrera por defender a Rajoy y a su partido, no incurrió esta vez en ningún desliz. ‘No hay corrupción –explicó–, es decisión del Gobierno’. Esa misma noche, en una entrevista televisiva, no fue más allá. Escrupulosa frialdad en las explicaciones, mientras recibía llamadas desde todas las terminales del partido para que se acabara con el entuerto y se pusiera punto final al disparate. Mariano Rajoy y Luis de Guindos se habían quedado solos en la defensa de un nombramiento que nadie entendía. 


“Del partido sólo salían voces críticas. Ni una palabra de comprensión o de solidaridad con el exministro de Industria ni con su valedor, Luis de Guindos. Núñez Feijóo provocó el bombazo al no disimular su malestar con esta decisión en un acto público en Madrid. En la misma tesitura preelectoral, Alfonso Alonso  se mordió la lengua para no romper su silencio. Herrera, Monago, Cifuentes… las baronías populares no ocultaron su irritación. Puntas de un iceberg incandescente. Con prudencia (salvo la vicepresidenta de Castilla y León, vieja enemiga del exministro) pero sin vaselina. La joven cúpula de Génova, los cuatro vicesecretarios que forman el equipo de Moragas, optaron por enmudecer ante tal desiderátum. En el gobierno, apenas algunos ministros tenían noticia de que Soria iba a ser promovido a cargo tan distinguido. El PSOE y Podemos se habían colocado en modo cacería. Reclamaban la presencia de De Guindos en un pleno parlamentario. El partido naranja consideró este episodio un disparate, un desatino, pero mantendría los puentes que mantiene con el PP… La tormenta no duró mucho. La renuncia de Soria supuso un general alivio en el partido. ‘Nos hemos quitado de encima un fardo demasiado pesado para las elecciones, para negociar apoyos, para futuros pactos...’ Rajoy había dado, al fin, su brazo a torcer, en contra de lo que mandaba la tradición”.
La Razón señala la responsabilidad de Guindos.

Pero ¿cuál fue a verdadera historia de la renuncia de Soria? ¿Por qué se retiró su nombramiento para el Banco Mundial? ¿Fue Luis de Guindos el gran culpable de este empecinamiento por nombrar a José Manuel Soria director ejecutivo del Banco Mundial por propuesta española?, se preguntaba Diariocrítico el pasado jueves. ¿Por qué se prefirió encender un fuego en pleno intento por formar gobierno? “Aquí están algunas de las razones más nombradas en las últimas horas. Para empezar, no sólo Rajoy fue responsable de este empeño. Según el diario El País, el escándalo suscitado por la elección de Soria para ocupar un cargo en el Banco Mundial tiene como responsable a Luis de Guindos, ya que éste ‘no proporcionó buena y acertada información’ al presidente. ‘El PP culpa a Guindos del 'caso Soria' para proteger a Rajoy’, titula el diario. La Razón alude a fuentes de Moncloa y Génova que señalan la responsabilidad de De Guindos. Algunos diarios incluso apuntan a que ambos compartieron promoción universitaria como otros influyentes políticos y que, a modo de comunidad de amigos, se habían estado intercambiando trato de favor y algunos servicios de este tipo para mantenerse siempre en buenos puestos. El diario El Economista destaca que la presión del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, fue determinante para que Rajoy forzara la renuncia de Soria. El temor a un castigo en las urnas gallegas y a que se rompiera el pacto con Ciudadanos a escala nacional serían los elementos cruciales de la petición de la renuncia. Según La Razón, ‘Rajoy ha pedido al PP zanjar el 'caso Soria' para centrarse en el 25-S y lograr la llave de su investidura’.... Para Jesús Posada, el expresidente del Congreso, la renuncia ha sido ‘la mejor solución posible’. El vicesecretario Sectorial del PP, Javier Maroto, recordó que ‘rectificar es de sabios’. Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas, consideró la renuncia de Soria como una ‘decisión acertada’ que ‘zanja la polémica’. Y, finalmente, el elegido por el Gobierno como candidato de España para el puesto de director ejecutivo del Banco Mundial fue Fernando Jiménez Latorre, ex secretario de Estado de Economía y antigua mano derecha de De Guindos en su ministerio. Jiménez Latorre había solicitado, según El Mundo, la plaza del Banco Mundial, pero perdió el pasado viernes ante Soria en la Comisión de Evaluación”.

José María Aznar y José Manuel Soria, en el campus FAES, 2013.

Javier Pérez de Albéniz escribe el artículo “El bigote invisible de Soria”, publicado en El Cuarto Poder, en el que se pregunta de dónde le viene a Mariano Rajoy su enfermiza debilidad por Soria. “Muy sencillo –responde–: a Rajoy, Soria le recuerda a José María Aznar. Es bien sabido que Aznar ejerce sobre el actual presidente en funciones una influencia tan inconsciente como maligna, tan subliminal como criminal. Una influencia tóxica. El clásico trauma freudiano. Aznar es el comienzo y el final de la banda, el ideólogo, el caudillo. Aznar es el padre. Y es bien sabido que ninguna necesidad es tan fuerte como la necesidad de la protección paterna. Pues bien, Aznar desprecia a Rajoy. Por pusilánime, por débil, por blandengue. Y Rajoy, que tiene su corazoncito, ve en un rincón de la fisonomía de Soria la yema, el meollo, la esencia de ese padre que le desprecia. La silueta de su canoso mostacho. Si usted no se ha fijado en el morrillo de Soria, hágalo: el espacio yermo entre el labio superior y la nariz del ex ministro de Industria cobija un bigote invisible que simboliza lo que su propietario pudo ser y no es: un líder, un capo del Banco Mundial. Poder y pasta. Todo lo que el Partido Popular ofrece a los suyos. Soria posee un surco naso-labial recio y vigoroso, con un músculo elevador del labio superior fornido, en plena forma, que le da un aire a José María Aznar. Una semejanza que resulta irresistible para un Rajoy que sabe mirar al de FAES más allá de sus abdominales. Rajoy no ha obligado a Soria a renunciar al Banco Mundial, como afirmaba ayer mismo La Razón en portada. Han sido el sentido común, una ciudadanía al límite y la presión de los medios los que han chafado los planes a Soria. Rajoy no sería capaz de perjudicar a su exministro, el amigo feo y triste del chico que te gusta con el que acabas liada, puesto que admira con todas sus fuerzas a su doble, ese Señor de las Azores que le subestima, que le ningunea, que le castiga. ¡Pobre Rajoy, el político peor valorado, el pim pam pum del PP, el hazmerreír de Europa, el mequetrefe con el que nadie quiere pactar, el registrador de la propiedad sin currículo, el presidente en funciones, el hombre que sobrevive bajo la sombra del bigote de Aznar!”.

       De Guindos y Soria, en el Congreso de Diputados.

Todos los grupos parlamentarios, menos el PP, votaron a favor de que el Congreso celebre un pleno para que Luis de Guindos explique el caso Soria.  La oposición  intentó que la sesión se fijara para esta semana entrante, mientras que el PP quiso retrasarlo para después de las elecciones vascas y gallegas. La presidenta, Ana Pastor, ganó tiempo sobre la fecha, al ser una potestad exclusivamente suya. El portavoz del PP, Rafael Hernando, reconoció haber incluido el polémico asunto en la comparecencia a petición propia para salvar la cara al grupo de Albert Rivera. Pero el socialista Antonio Hernando, habló de “cacicada” de Ana Pastor y denunció la abstención de Ciudadanos a la hora de decidir un calendario de plenos ordinarios en la Mesa del Congreso. José Manuel Villegas, portavoz de Ciudadanos, justificó la abstención de su grupo en esa segunda reunión mantenida por la Mesa del Congreso “No queríamos dar un voto negativo, como ha hecho Podemos y el PSOE y no tener calendario”, señaló.  Por su parte, Íñigo Rejón, portavoz de Podemos, responsabilizó a Ana Pastor de que no hubiera fecha para ese pleno urgente que reclamaba la oposición y lamentó la actitud de bloqueo del PP. Podemos seguió manteniendo la exigencia de que De Guindos acudiera a un pleno con urgencia para que explicase “si mintió o no” sobre el procedimiento para el nombramiento de Soria. “Hay casos –dijo Errejón– que son de extraordinaria gravedad, como es el hecho de que tengamos un Gobierno en funciones que miente descaradamente. Creemos que puede cortar este bucle de mentiras si el ministro viene a dar explicaciones” Y denunció al PP. “Las instituciones no son suyas. Pero ellos intentar todos los trucos para escabullirse”. Todo quedó en el aire e incluso si Pastor acababa dando una fecha para toda la Cámara, se teme que el ministro no se avenga a asistir ya que lo previsible es que se haya explicado antes en la comisión. O que el Gobierno en funciones recuerde que no está dispuesto a ser controlado. 

       Soria: el único español que ha dimitido dos veces.

Pero sea la responsabilidad de Guindos, sea del mismo Rajoy, ahora el pobre Soria tendrá que volver a echar currículums y conformarse con un puestecillo cutre en alguna eléctrica o petrolera.  Después de todo, fue el único en la democracia que supo o estuvo obligado a dimitir hasta dos veces, algo milagroso en España. ¡No tenéis corazón! Así se veía en Twitter el asunto de la semana. Al principio la gente no se lo creía:

Soria renuncia a su puesto de director ejecutivo del Banco Muidial

Wert, Cañete, Pastor... casi todos los ministros cercanos al presidente que han abandonado el Gobierno han logrado puestos de relevancia y, sobre todo, bien pagados. Obligado a renunciar al Banco Mundial, el extitular de Industria era la excepción. Soria era el único amigo de Rajoy que se quedaba sin su retiro dorado. Así que algunos han comenzado a llamarle “el gafe”. “En el PP –escribe Paula Díaz en Público.es-, nunca dejan caer a los suyos y, menos aún, si se trata de amigos de Mariano Rajoy. Es una frase, repetida hasta la saciedad en pasillos y cafeterías, que se confirma con la propia realidad. Casi todos los ministros cercanos a él que han salido de su Gobierno cuentan con un retiro dorado, colocados en puestos de mayor o menor relevancia, mejor o peor pagados, pero, en cualquier caso, muy decentes para una jubilación política. ​ Constatado queda, por tanto, que ni el PP ni Rajoy abandonan a sus amigos, por muy metidos en el fango que se encuentren: Cañete, 20.832 euros al mes como comisario europeo; Mato, recuperada por el PP; Wert, luna de miel (permanente) en París; Ana Pastor, presidenta del Congreso; Fernández Díaz, diputado, otros ¿cuatro? años… La excepción es, salvo sorpresas de última hora, José Manuel Soria, el extitular de Industria, que ha tenido que retirar su candidatura al Banco Mundial ante el escándalo suscitado que tocaba al mismo presidente del Gobierno.

El gafe.

José Manuel Soria, ‘el gafe’, dimitió este mismo año, tras verse salpicado por los papeles de Panamá. Abandonó no sólo su puesto en el Ministerio, sino también su escaño y la presidencia del PP canario. Tras la primera derrota, su futuro previsto asomó levemente en junio, cuando varios medios adelantaron su petición para ocupar un puesto en el Banco Mundial, aunque el propio Luis de Guindos entonces lo negara. Pero el viernes, tras la investidura fallida, todo se confirmó. Rajoy le había propuesto como candidato para representar a España en el organismo internacional. De haberlo logrado, cobraría 226.000 euros libres de impuestos. Pero las mentiras y medias verdades con las que el Gobierno y el PP explicaron el escándalo, enterraron los planes de Soria, obligado a dimitir por segunda vez. Es, definitivamente, ‘el gafe’ del equipo”. Pero que nadie se engañe. –dice Gerardo Tecé, en Tremeding Topic– Soria ha renunciado por la presión popular del PP. Si lo hubiera apoyado todo el clan, Soria no renuncia ni de coña.

         La  vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos.

Celia Villalobos, exvicepresidenta del Congreso y diputada del PP, considera que el nombramiento del exministro José Manuel Soria como directivo del Banco Mundial, cargo al que debió renunciar, fue “profundamente inoportuno e innecesario”. En declaraciones a Antena 3, Villalobos señala que “no era el momento ni la persona” adecuados para esa designación, después de que Soria hubiese dimitido de su cargo en el Gobierno por su vinculación con sociedades radicadas en paraísos fiscales. No obstante, la diputada por Málaga quiso dejar claro que el puesto en el Banco Mundial le “correspondía legalmente” al exministro por “pertenecer al cuerpo de la Administración”, de modo que “tenía derecho” a ser designado por el Ejecutivo. “No era el momento ni era la persona –remarcó–, pero tenía derecho”.

Mariano Rajoy ha dejado en mínimos la representación de España en el exterior.

“El ex ministro Soria ha tenido la decencia de abandonar su candidatura para un puesto ejecutivo en el Banco Mundial –escribe en su web Lluis Foix, bajo el título ‘La mentira y la renuncia de Soria’–. Es lo que suele ocurrir en todas partes. El gobierno en funciones se ha dado cuenta, un poco tarde, de que era difícil colar el nombramiento de Soria y, sea como sea, el ex ministro ha renunciado a ser candidato. No le pasará nada al ex ministro Soria. Seguirá con sus cosas, su profesión y sus actividades relacionadas con el círculo de relaciones establecidas a lo largo de su carrera. La dimisión de un ministro o la renuncia a una prebenda de puerta giratoria no es noticia. Lo que aparece a la luz del día es que, en este tema, menor si se quiere, pero muy importante, es que la mentira ha circulado tranquilamente por la masa crítica de la información y la opinión. La mentira es insoportable, también en política. El diablo, por si alguien lo ha olvidado, es el padre de la mentira. Mintió Rajoy al decir que había habido un concurso y que Soria ya no pertenecía al estamento político. Mintió el ministro Guindos al afirmar que se trataba de un concurso entre aspirantes que forman parte de la función pública. Mintió el propio Soria al afirmar solemnemente que nada tenía que ver con los Papeles de Panamá. Ha mentido la opinión publicada al intentar salvar una decisión que no se sostienen por ninguna parte. No se preocupen por el ex ministro Soria. Preocupémonos más bien de que la mentira no forme parte de nuestro universo político, social o de relaciones personales o colectivas”.

Cañete hace propaganda del PP.

Belén Carreño escribe en Eldíario.es sobre “Soria y el Banco Mundial: el último caso en el reguero de ridículos de España en las instituciones internacionales”. España se ha quedado sin alta representación en el Banco Central Europeo. España se quedó sin su consejero después de que el Gobierno de Rajoy vetara el nombramiento de David Vegara, secretario de Estado de Economía con Pedro Solbes. “La insistencia del Gobierno de Rajoy en conseguir nombrar otro candidato solo consiguió  que el BCE prescindiera de la representación española que hasta ese momento había desempeñado José Manuel González-Páramo. Huelga decir lo importante que hubiera sido defender los intereses de España en la cúpula directiva del vigilante del euro. Otro empeño del Ejecutivo fue el de proponer a Miguel Arias Cañete como comisario europeo, pese al revuelo que habían causado sus comentarios machistas en la campaña al Parlamento Europeo. De nuevo el afán de Rajoy por nombrar a uno de los suyos le llevó a que España perdiera un puesto de primera división y se conformara con jugar en segunda. Cañete además estrenó con un bochornoso espectáculo el nombramiento  al trampear su declaración de bienes ante el Parlamento Europeo. Después de que, en la legislatura europea anterior, Joaquín Almunia hubiera desempeñado un cargo de supercomisario (Competencia), Arias Cañete se quedó con la maría del cambio climático (no debería ser así pero se la considera de esa forma dentro de la Comisión), y con un comisario jefe por encima. Una línea común envuelve además a tres de los altos cargos que ha nombrado el PP en las instituciones internacionales estos últimos años: tanto Rato como Soria y Arias Cañete han estado involucrados en investigaciones y casos de sociedades en paraísos fiscales (…) La representación de España en este tipo de organismos, muy bien remunerados, terminó siendo ocupada por exaltos cargos venidos a menos políticamente en el partido y que el Gobierno quiere colocar con una patada hacia arriba por los servicios prestados. La dedocracia que acompaña la designación es el aliado perfecto”. 

        Mariano Rajoy conversa en su escaño con la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Pastor rectificó el pasado jueves y convenció a Rajoy para que Guindos acudiera a un Pleno sobre Soria. La secretaria primera de la Mesa, Alicia Sánchez-Camacho, anunció que la semana que viene la Cámara baja celebraría un pleno para que compareciese el ministro de Economía en funciones “para cumplir con el mandato de la Junta de Portavoces”. Ana Pastor cedió finalmente a las presiones de la mayoría de los grupos de la cámara y  accedió a convocar la semana que viene un pleno para que, con carácter de urgencia y monográfico, comparezca el ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, para explicar el fiasco del nombramiento de José Manuel Soria para ocupar la dirección ejecutiva del Banco Mundial en Washington.


Pero Soraya Sáenz de Santamaría vetó que Luis de Guindos pudiera comparecer ante el Pleno del Congreso para explicar el fallido nombramiento de José Manuel Soria. A pesar de que el ministro de Economía en funciones avanzaba el pasado jueves que estaba dispuesto a dar cuenta de la polémica ante todos los diputados, la vicepresidenta le cortaba el paso, avanzando la negativa como respuesta oficial del Gobierno a Ana Pastor. Sáenz de Santamaría defendió que no se la podía acusar de ralentizar los tiempos por no haberlo decidido inmediatamente. Y, ante su negativa, el titular de Economía sólo hablará en la comisión correspondiente, que aún no está constituida pero puede ponerse en marcha el próximo lunes o martes para que De Guindos se explique el jueves. La vicepresidenta recordó que imperaba el criterio de la pasada legislatura de que Rajoy y sus ministros no se sometiesen al control mientras sigan en funciones y que el recurso sobre este conflicto sigue pendiente en el Tribunal Constitucional. “Nosotros no cambiamos de criterio” y “se está dilucidando un conflicto entre dos poderes del Estado” fueron sus respuestas más tajantes hasta zanjó que De Guindos “hablará ante la comisión, no ante el pleno de los diputados”. El temor del Gobierno es que el caso se convierta en arma electoral en un momento en el que Rajoy se ha visto incapaz de conseguir ser investido. “El Pleno es una Cámara legislativa y de control, pero no para que se convierta en el escenario de una precampaña ante unas posibles elecciones”, advirtió Sáenz de Santamaría a todos los partidos que han exigido la comparecencia ante el Pleno. “Es ciertamente llamativo”, comentó después de sacar a colación ejemplos como el que exige que José Manuel García Margallo explique la destitución de Dilma Roussef.


Rubén Arranz escribe en Vozpópuli que el Consejo de Informativos de TVE considera “muy grave” que el Telediario 2 del pasado viernes no informara de la concesión a José Manuel Soria de una plaza en el Banco Mundial; y que TVE no tratara en profundidad el cisma que ocasionó en el PP hasta mediados de semana. “El tratamiento que ha realizado el Telediario de TVE sobre la llegada de José Manuel Soria al Banco Mundial y sobre el posterior tsunami que ha generado en el partido del Gobierno ha vuelto a desatar fuertes críticas dentro de la fácilmente inflamable redacción de Torrespaña. No es la primera ni la segunda vez que, entre sus profesionales, se censura la tendencia de los responsables de los informativos a ocultar las polémicas que rodean o afectan directamente al PP y, en esta ocasión, su Consejo de Informativos ha definido como ‘muy grave’ el que los noticiarios de la televisión pública hayan tratado de suavizar el cisma que ha ocasionado en el partido el efímero ascenso del exministro de Industria… La corrupción se trata habitualmente con un doble rasero (...): los casos que afectan al PP y al Gobierno se ofrecen con un perfil muy bajo, mientras que los del resto son ampliamente destacados”.


(Dejamos por un momento la política para fijarnos en un dibujo de Pep Roig. “Soy de los convencidos de que es imprescindible limpiar el estudio en el que trabajas, al menos una vez cada dos o tres años, especialmente cuando el polvo acumulado empieza a ser un problema, porque lo cubre todo y es difícil encontrar las cosas”, escribe bajo el título “Sepulturas de cartón y plástico para dos enciclopedias”, publicado en “Ultima Hora” de hoy.  “En esta ocasión empecé el zafarrancho, días después del segundo aniversario oficial en nuestra casa y después de que mi mujer no lograra localizarme tras haber permanecido en mi lugar de trabajo varias horas, mientras el polvo traidor que se expandía  empezaba a enterrarme vivo. Decidí adelantar un año la operación de limpieza o reordenación de trastos, que hasta ese momento consistía en pasar la escoba por el espacio visible y mover la trastería, especialmente aquella que guardo por si “algún día me hace falta’, con lo que conseguía satisfacer a mi esposa y también a los ácaros, que conservaban su espacio vital. Decidí limpiar a fondo descabalgar de las estanterías de cuánto libro había y realizar una selección. Entre estos, dos enciclopedias completas, la catalana y la castellana, en no sé cuántos tomos que adquirí a plazos hace años y que están nuevos por falta de uso. Como considero que las enciclopedias son importantes, decidí ofrecerlas, gratis total, para quien las quisiera adoptar para estudio o para relleno de estanterías del comedor. Fracaso absoluto, porque abultan mucho y en las casas ya hay enciclopedias a manta. Así que las metí en sendas cajas y las introduje en los respectivos sacos de plástico a modo de sepultura. Las coloqué en el cuarto de guardar cosas en espera de que puedan resucitar en tiempos mejores. Ojalá así sea”.) Cerramos este paréntesis para seguir con las fotomontajes del momento.


Leemos el diálogo entre Rajoy y Soria que no dimite por los Papeles de Panamá sino que es ascendido. Y seguimos con las aspiraciones de Soria; en el eclipse sorial a su paso por el ministerio de Energía y Turismo; observando su cara de ministro en la intimidad y las otras caras de Soria; le escuchamos, entonando una canción de moda, y  nos descojonamos con otros chistes y chismorreos.












El humor en la prensa de esta semana: Peridis, Vergara, Manel F. Forges, El Roto, Pat, J. R. Mora, Padylla, AssieryJavier, Indigora&Pachi, J. M. Nieto…





















Pep Roig, desde Mallorca: Lo mío, mío, mío… Juego de tronos, Ojos que no oyen, Por estrategia electoral inmediata. (Galicia-Euskadi), Money for nothing, canción de Dire straits, Embusterolandeses…







Entre los vídeos de esta semana, Soria renuncia, según propia confesión, “a petición del Gobierno. Soria renuncia según propia confesión "a petición del Gobierno" Vozpopulidigital
La oposición española exige explicaciones sobre el "caso Soria" euronews (en español)
Camino Soria: De Panamá al banco mundial Kilivor
Rajoy sobre la colocación de Soria en el Banco Mundial desde China Ultima hora TV
Una orquesta da un concierto sorpresa en un parque. Poco a poco, muchas personas se acercan atraídas por una melodía conocida por todos; el 'Mediterráneo' de Serrat. Rescatemos #NuestroMediterráneo Comisión Española de Ayuda al Refugiado