domingo, 27 de noviembre de 2016

El rescate encubierto de las eléctricas, Rita Barberá, “el origen ilegítimo de la monarquía actual”, y el fracasado “Museo de la Risa”.


Desde 1998, año en se liberalizó la energía eléctrica, 28 millones de consumidores han visto cómo el precio de la luz ha aumentado más del 80% mientras los beneficios de las eléctricas no han dejado de crecer, incluso en los peores años de la crisis. Hoy en día, las tarifas eléctricas  siguen subiendo, aumentando por ello los beneficios, mientras un 16,6% de los españoles tiene serios problemas para afrontar los pagos de la luz y de la calefacción. En la Unión Europea, sólo los habitantes de Alemania, Irlanda y Dinamarca pagan más que los españoles en la factura de la luz. En nuestro país, cinco empresas conforman la Asociación Española de Industria Eléctrica (UNESA): Endesa, Iberdrola, Gas Natural-Fenosa, Viesgo y EDP. Junto con Red Eléctrica de España, controlan cerca del 90% del mercado de la electricidad. La razón aducida por las eléctricas para, año tras año, aumentar las tarifas es que su actividad es deficitaria. Algo complicado de saber ya que, a día de hoy, no se conoce buena parte de sus costes de producción, según afirma Cote Romero, coordinadora de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético e integrante de la cooperativa Ecooo. El sistema eléctrico es tan opaco como la factura de la luz, y no es casual. “Es tan complejo –afirma Romero en Diagonal– porque lo que están ocultando es una permanente transferencia de la renta de los consumidores de la luz a las grandes corporaciones, a las eléctricas”. Las cantidades de esta gigantesca transferencia fueron calculadas por primera vez por el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG). Según el informe ‘El Coste real de la energía’, los hogares entregaron a las grandes eléctricas, a través de la factura de la luz, entre 60.000 y 80.000 millones de euros en “pagos ilegítimos” entre 1998 y 2013. Y pretenden que la transferencia continúe, al menos, hasta 2027. 

Pablo Iglesias.

El pasado miércoles, Pablo Iglesias y Álvaro Nadal protagonizan, en el Congreso de los Diputados, un tenso enfrentamiento dialéctico sobre la pobreza energética. El representante de Unidos Podemos interpela al ministro de Energía, al que pide que actúe de inmediato contra las puertas giratorias que, a su entender, son una de las claves que explican la falta de control de los gobiernos sobre las eléctricas. “Las empresas energéticas –dice Iglesias– se compran a estos señores del banco azul [donde se sientan los miembros del Gobierno en la cámara]. Se compran a estos señores, sacan el dinero que hace falta para comprar ministros y expresidentes”. Y recuerda los fichajes de los expresidentes, José María Aznar, en Endesa, y Felipe González, en Gas Natural, así como las contrataciones frustradas del hermano del ministro, Alberto Nadal, actual secretario de Estado de Presupuestos, y del empresario Ignacio López del Hierro, marido de la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, como consejeros de Red Eléctrica. “Ambos renuncian a este fichaje por el escándalo que se generó. El problema es que este truco es legal”, apostilla Iglesias. 

      Álvaro Nadal ministro de Energía.

Por su parte, el ministro recuerda que ya existe “una normativa de conflicto de intereses” que se puede endurecer  –aunque matiza que esto no estaba entre sus atribuciones–, y critica “la actuación, en términos de agitación y propaganda, del líder de Podemos”. “En eso no entraré  –dice Nadal–, pero a este ministro no lo ha comprado nunca ninguna compañía ni ningún gobierno extranjero”. El titular de Energía insiste en que son los servicios sociales, dependientes de las comunidades autónomas, quienes tienen más capacidad de previsión y actuación ante esta realidad, a lo que Iglesias responde pidiéndole que aplique las cuatro medidas más inmediatas que plantea su partido, para las que sí tiene competencias: prohibición de cortes de suministros básicos, recuperación de 3.500 millones de euros “robados a la ciudadanía –en concepto de costes de la transición energética–, prohibición de las puertas giratorias y  auditoría de los costes de la electricidad. Iglesias y Nadal polemizan sobre el hecho de que Rosa, una anciana de Reus, muriera el pasado día 14, tras incendiarse, a causa de una vela, el colchón en el que dormía, al no disponer de luz eléctrica. Unidos Podemos pide la comparecencia en el Congreso de Isidre Fainé, presidente de Gas Natural, algo sobre lo que el ministro evita pronunciarse. El mismo día, se conoce la muerte de la senadora Rita Barberá y la presidenta de la Cámara Baja mantiene un minuto de silencio con la ausencia de Unidos Podemos. La Mesa del Congreso rechazó, en septiembre de 2010, guardar un minuto de silencio en memoria de José Antonio Labordeta, alegando que no se había hecho por otros compañeros. Labordeta había sido diputado durante dos legislaturas. Sin embargo, sí tuvo su homenaje espontáneo en el Congreso cuando el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, al iniciar una intervención parlamentaria tuvo un “emocionado recuerdo para un gran diputado, gran compañero y gran persona que nos ha dejado”, arrancando el aplauso de los diputados que en ese momento le escuchaban desde sus escaños.

       Rita Barberá es hoy alabada por los mismos que la separaran del PP.

“No estaría mal –declara Iglesias–que alguna vez guardáramos minutos de silencio por las víctimas de la pobreza energética”. Al día siguiente, Rajoy, emocionado por el fatal desenlace, asiste, con María Dolores de Cosedal, Villalobos y Ana Pastor, al funeral de Barberá. Y el el PP levanta el 'veto' contra la senadora valenciana. De 'apestada' y expulsada, la exalcaldesa muerta pasa a ser reconocida y elogiada por todo el partido y otros dirigentes. Voces del PP insinúan que todas las presiones y ataques que recibió provocaron su muerte. Algún dirigente del PP, incluso algún ministro, dejan caer duras palabras sobre la posible responsabilidad que algunos hayan podido tener en la salud de la senadora, dirigiéndose a los que, durante meses, la han golpeado sin piedad. El “Bigotes” tacha de “mierdas” a los populares que la trataron como a una perra. El PP se pregunta si “hemos matado nosotros a Barberá”. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, lamenta profundamente la muerte de la senadora y advierte que “cada uno tendrá sobre su conciencia lo que ha hecho y ha dicho” de ella, “las barbaridades que se le han atribuido sin ninguna prueba y justificación”. Méndez de Vigo se desmarca del discurso del PP: “Teníamos que haberla llamado más”. “Rita Barberá ha muerto–escribe Pepito Grillo, en IniciativaDebate.org–, y el Congreso, le dedica un minuto de silencio. Los mismos que la habían ‘echado’ del partido, y que ayer mismo se desmarcaban de los ‘problemas personales’ de alguien que ya no pertenecía a sus filas, hoy claman al cielo por lo cruel que ha sido el mundo en general y los medios en particular con la que ahora, una vez muerta, vuelve a ser su amiga. La hipocresía solo llega a su máxima expresión en esta cosa que se hace en España y a la que algunos llaman política sin serlo. Por eso celebro que los diputados de Unidos Podemos no se hayan sumado a esta farsa insultante, y más allá de mostrar sus condolencias (por educación), hayan preferido ausentarse de la pantomima que los ‘constitucionalistas’ han celebrado a la vista de una cada vez más –espero– avergonzada sociedad. Morir no te hace mejor persona, y Rita, ahora que ha muerto, no dejará de ser en el recuerdo la prepotente corrupta que había sido viva. Lo único que ha cambiado es que ya no podrá vengarse de los que la habían dejado de lado. Pero eso es harina de otro costal”.

 Mariano Rajoy, Maria Dolores Cospedal, Ana Pastor y Celia Villalobos en el sepelio de Rita Barberá.

El PP 'reafilió' a Rita Barberá y puso un libro de condolencias en Génova. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se desplazó el jueves a Valencia “como amigo y presidente del PP”, para asistir al funeral de Barberá a pesar del deseo expresado por la familia de que no hubiera presencia de dirigentes políticos e institucionales en los actos fúnebres (ver vídeo). Además de Rajoy, acompañado por María Dolores de  Cospedal y Ana Pastor, en la imagen superior, acudieron al tanatorio municipal figuras del PP como José Manuel Soria, Ana Mato, Francisco Camps o Juan Cotino, que, como la exalcaldesa, fueron investigadas en algún momento por su relación con distintos casos de corrupción. David Torres escribe bajo el título ‘El muerto en el entierro’ un artículo que termina: “Ahora que está difunta y no puede defenderse, su entierro ha resultado todo un éxito. ‘He venido como amigo que fui de Rita más de 30 años’ dijo Mariano para explicar que no venía en funciones de presidente sino de amigo incondicional. Lo otro –el desprecio, el silencio, el vacío, los desplantes– no fue nada personal: sólo negocios. Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia, terminó de arreglarlo con un sermón de los suyos donde pidió que fuese llevada “al juicio de Dios, el único verdadero y justo”. El sainete degenerando en auto sacramental. Si Berlanga y Azcona no se hubieran muerto hace años, se habrían muerto otra vez, de risa, al ver que la realidad supera cualquiera de sus ficciones. Creí que la decapitación de Pedro Sánchez en Ferraz era el espectáculo más inmundo que había visto jamás durante los muchos años que llevo de cronista político hasta que se ha montado este esperpento funerario a la española”.
       Silueta de Barberá, por Luis Grañena.

“No hay nada más peligroso que un español manejando un muerto –escribe Gerardo Tecé bajo el título ‘Un español manejando un muerto’, en Público.es–. Con el cadáver aún caliente, el ritual nacional comienza y las opiniones y acusaciones se ponen a desfilar sin que acordonemos la zona, ni establezcamos un perímetro de seguridad por si la cosa explota. Y la cosa siempre explota.  La mataron los tuiters, la mató la prensa y la mató la dureza de la oposición. Y, para colmo, la remató un minuto de silencio en el que no hubo lleno. El juez que la imputó es de los pocos que se ha escapado hoy sin la acusación de asesinato. Aquella señora que ya nada tenía que ver con ellos se convierte por decreto ley en alguien con quien todo ser decente debería tener que ver inmediatamente y de una forma impuesta. En caso contrario, ya lo dijo Acebes, un miserable. A estas alturas, con todo salpicado, poco importa ya si las lecciones de humanidad las hacen girar en torno a quien se burló de las víctimas de un accidente o si la humanidad es exigida a gritos por quien menosprecia a los muertos de las cunetas o a los del estrecho de Gibraltar. El show sigue porque nadie se para a mirar atrás. Mirando atrás no hubiera costado nada participar en un minuto de silencio que nadie piensa que hubiese legitimado nada. Era un acto más, tan hipócrita como el resto de actos de este tipo. Una foto en la que solo sales si te quitas de ella. Y Unidos Podemos quería salir en la foto. El gesto era la forma de opinar con urgencia sobre el muerto. En Unidos Podemos también son españoles”.

Volviendo al tema inicial de las eléctricas, recordemos que, el 27 de noviembre de 1997, el Gobierno de Aznar decidía dar un paso más en el proceso de privatización del sector del suministro eléctrico y abandonaba la noción de servicio público. “Liberalizar el mercado fue el regalo real que se les hizo a las grandes eléctricas para forrarse”, explica a Diagonal Mario Sánchez Herrero, profesor de Economía de la Universidad Complutense de Madrid. La “reducción de la tarifa” y de los “costes energéticos de las empresas”, según palabras del entonces ministro de Industria, Josep Piqué, eran las dos principales ventajas de abrir el mercado eléctrico a la competitividad. Una parte importante del precio de la electricidad a partir de ese momento sería decidido por las leyes de la oferta y la demanda. Pero ¿qué ocurre cuando el 67% de la oferta y el 87% de la demanda están en manos de las mismas cinco empresas, como sucede a día de hoy? “Las eléctricas pusieron sobre la mesa sus costes, sin que mediara ningún tipo de auditoría pública. Y el Gobierno los aceptó. Con la llegada del libre mercado, las empresas ‘temían’ una bajada de los precios, y lograron cubrirse las espaldas. Así, ‘si el precio del mercado diario de la electricidad no llegaba a una cantidad concreta, se ponían en marcha unos mecanismos que garantizaban que las empresas cobraran la cantidad deseada’, precisa Romero. Por este concepto, el Gobierno concedió ayudas a las eléctricas por valor de 7.327 millones, que aún hoy siguen pagando los consumidores en su factura. A razón de 261 euros cada uno. Ése fue el primer pago “ilegítimo”, según el ODG, que se derivó de la ley de 1997. Desde entonces, indica Romero, “la sangría no ha parado”.


El segundo gran regalo del Gobierno del PP a las eléctricas se llamó “déficit de tarifa”. En el año 2000, el ministro de Economía, Rodrigo Rato, estableció un límite para el precio de la luz. Sin embargo, se diseñó una arquitectura para que, en ningún caso, las empresas perdieran. Así lo explican Martín Cúneo y Izaskun Sánchez Aroca al periódico Diagonal, de tendencia anticapitalista. “Las grandes eléctricas pusieron sobre la mesa sus costes, sin que mediara ningún tipo de auditoría pública. Y el Gobierno los aceptó. Si el dinero que ingresaban las empresas a través de la factura de la luz era inferior a esos costes acordados, el Estado le debía esa diferencia a las empresas. Se había creado la deuda con las eléctricas, que fue creciendo desbocadamente año tras año. Sería injusto negar cierta clase y estilo al golpe. La deuda, aunque contabilizada como tal, no la paga realmente el Estado, sino millones de consumidores, mes a mes, en su factura de la luz. Y la deuda no es ya con las eléctricas, sino con los tenedores de bonos que le compraron la deuda a las eléctricas, y cobran intereses del 4,5% por los años de demora en el pago. A finales de 2013, los consumidores habían pagado a través de su factura 13.169 millones de euros en cuotas e intereses de esta deuda, 470 euros cada uno. Y quedan por pagar otros 27.700 millones: unos 964 euros por consumidor. Según algunos estudios, la eliminación del déficit de tarifa representaría una bajada inmediata del 10% en el recibo de la luz”. “Éste es el gran engañabobos de todo este asunto que ha servido para justificar todo tipo de tropelías y de cambios de regulación y consolidación del poder de las eléctricas”, subraya el autor del informe del ODG, Pablo Cotarelo. 


“Nunca como en los años de crisis subió tanto el precio de la luz y nunca la deuda generada por el déficit de tarifa, que debían pagar religiosamente los hogares, fue más alta que en esos años. Pero no bastaba. Llegaron los llamados pagos por capacidad. Pagar periódicamente a las grandes eléctricas por unas instalaciones inactivas, como las de ciclo combinado, por si se necesitan en algún momento, podría parecer absurdo, más aún en años de sobreproducción de electricidad”, denuncia Cote Romero. Los pagos por capacidad, reactivados en 2007 y camuflados en la factura de la luz, supusieron a los consumidores 12.476 millones de euros, unos 445 euros por hogar. “Tenemos una sobrecapacidad para cubrir la demanda –critica Romero–. ¿Qué hacemos entonces pagando a determinadas centrales por si acaso?”. Déficit de tarifa, pagos por capacidad... ¿por qué no financiar también a otras grandes industrias con la factura de la luz? ¿Imposible? Todo es ponerse. Y, en el supuesto de que se  produjera un pico de demanda eléctrica, el Gobierno acordaba con los grandes consumidores de electricidad (acereras, sector cerámico, etc.) la posibilidad de cortarles puntualmente el servicio para garantizar el suministro a la población. A cambio, la factura de la luz incluía otro concepto, los llamados pagos por interrumpibilidad, por los que los hogares subvencionaban a industrias como Acerosa o Porcelanosa con 500 millones al año. Se trata de otra “transferencia de renta ciudadana a las grandes empresas con un mecanismo que no se llega a poner en marcha. Eso sí, cobrarlo, lo cobran todos los años”. Entre 2008 y 2013, los consumidores pagaron a la gran industria 2.700 millones de euros, 96 euros cada uno. 

Beneficios caídos del cielo para las eléctricas.

Para Sánchez Herrero, donde se encuentra el principal “agujero oscuro” es en los llamados “beneficios caídos del cielo” de las nucleares y las hidroeléctricas, centrales cuyas inversiones hacía décadas que ya habían sido amortizadas. Una singularidad que no era reconocida a la hora de cobrar por la electricidad que vendían en las subastas diarias, donde se pagaba a todos los productores el precio más alto de todas las instalaciones que se necesitaban para cubrir la demanda. Unas subastas en las que vendedores y compradores pertenecían a las mismas cinco empresas. Según el informe “El Coste de la energía”, si, en 1997, no se hubiera cambiado la forma de calcular el precio de la electricidad, las familias se hubieran ahorrado en sus facturas de la luz 10.573 millones de euros, otros 377 euros. Cantidad que seguirán pagando, sostiene Pablo Cotarelo, hasta que se audite el sector eléctrico y entre toda la ciudadanía se decida qué hacer con los cerca de 80.000 millones de pagos ilegítimos a las eléctricas. Entre las razones de esta falta de transparencia, Cote Romero señala la línea directa que tiene el sector eléctrico con el poder político a través de las puertas giratorias y con los medios de comunicación. “Todos los consejos de administración de las grandes eléctricas y energéticas están cruzados con los de los grandes grupos de comunicación. De ahí que sea muy difícil entrar en los medios con el debate sobre la energía”. Para Mario Sánchez Herrero, se trata “del negocio del palco del Bernabéu, de siempre ganar”. Y pone como ejemplo el caso del almacén Castor, que fue paralizado después de que provocara 500 seísmos. El Estado pagará a la compañía de Florentino Pérez, ACS, 1.350 millones de euros. Para ser exactos, no lo hará el Gobierno. Lo pagarán millones de hogares en las próximas facturas del gas.

       Subastas de interrumpibilidad eléctrica, una merma para la competividad industrial.

Desde 2007, se transfieren miles de millones de euros de los consumidores a las centrales eléctricas que no producen, pero que podrían ser necesitadas en algún momento. Estos pagos están diseñados para subsidiar a las plantas de ciclo combinado, que actualmente funcionan al 10% de su capacidad. Producto de unas expectativas de crecimiento erróneas, estas centrales habían aumentado diez veces su potencia mientras la demanda de electricidad se estancaba y las renovables entraban en el mercado con precios muchos más competitivos. Aznar, Rato y Piqué fueron los impulsores de esta especie de indemnización que irían recibiendo las grandes eléctricas por aceptar la competencia. Una ayuda para contrarrestar los posibles vaivenes de un mercado que las cinco grandes eléctricas controlan sin fisuras. En los tribunales, la Plataforma Nuevo Modelo Energético denunció que el Ministerio de Industria, en tiempos del Zapatero, hizo caso omiso a las instrucciones de la abogacía del Estado y el Comisión Nacional de la Energía de devolver el dinero cobrado de más. Ante el archivo de la Fiscalía, la Plataforma elevará el caso a la Comisión Europea. La forma en la que se calcula el precio de la electricidad en las subastas diarias asigna el mismo precio (el más alto hasta que se cubre la demanda del día siguiente) a todas las instalaciones productoras de electricidad. Las centrales nucleares y las hidroeléctricas, cuyas inversiones están amortizadas desde hace décadas, son las que pagan menos por la generación de electricidad. Si se hubiera mantenido el marco legal previo a la liberalización, estas centrales habrían obtenido 10.583 millones de euros menos. Esta diferencia la pagaron, claro está, los hogares a través de la factura de la luz.

Joan E. Garcés, abogado y doctor en Ciencias Políticas.

Y pasamos a otro tema, el de la monarquía, tratado por Joan Enric Garcés, doctor en Ciencias Políticas, en una entrevista que Sofía Pérez Mendoza le hace el pasado lunes  en Eldiario.es. Autor de varias publicaciones, Garcés se refiere a la revelación extraoficial de Adolfo Suárez a Victoria Prego sobre el referéndum para que el pueblo español elija entre monarquía y república. Nunca sucedió y, ahora, 21 años después, unas declaraciones inéditas lo han revelado. “Son declaraciones –sostiene Joan E. Garcés– que cuestionan, sin ninguna duda, la altura democrática con la que se vendió la Transición. Hay que entender que ese cambio de régimen fue preparado con mucha antelación por quienes dentro y fuera de España lo sostenían, y obviamente, no mostraron sus cartas. Lo que pudo ser y no fue, nadie lo sabe. Lo cierto es que, entre la muerte de Franco y las primeras elecciones, algunos dirigentes y organizaciones, como el PSOE, enarbolaron banderas para atraer votos que luego llevaron a puertos diferentes a los que anunciaban. El sentimiento republicano de la gran mayoría de los demócratas españoles era un caudal de votos. Muchos partidos se presentaron a las elecciones como republicanos, pero sus dirigentes estaban secretamente comprometidos a aceptar la monarquía. En cambio, a los partidos republicanos cuyos dirigentes no habían hecho ese trato no se les legalizó a tiempo para presentar candidaturas en las primeras elecciones. La misma operación la hicieron años después con la OTAN… Entre el año 1975 y 1977 hubo mayoría de opciones electorales republicanas, y eso está corroborado por el hecho de que Adolfo Suárez no permitió legalizar a esos partidos a tiempo, como la Izquierda Republicana. Solo se legalizaron cuando se había asegurado que todo el espacio electoral había sido ocupado por los partidos que pactaron asumir o aceptar al jefe del Estado designado por Franco”. 

Joan E. Garcés: “La Monarquía actual tiene un origen ilegítimo”.

A Joan Garcés le sorprende que esa entrevista publicada ahora haya provocado este debate porque lo que dice Suárez no es nada nuevo para cualquiera que haya vivido esa época o que la haya estudiado. “Si ha despertado debate es porque hay una sensibilidad social y política hacia esos temas, lo cual es positivo. Significa que la sociedad no está dormida. Cualquiera que conozca la historia contemporánea de España sabe que, desde el siglo XIX hasta hoy, el debate en torno a la forma republicana de gobierno ha estado siempre presente. Cuando las dictaduras fascistas en Europa llegaron a su fin, como en Italia o en Grecia, el electorado pudo elegir entre monarquía o república, entre democracia con corona o sin corona. Esa elección al pueblo español se le ha hurtado hasta la fecha pero, obviamente, el tema está ahí… Hablar de república, en España, hoy en día, implica tener que darle un contenido de una alternativa en cuanto a soberanía nacional, soberanía popular frente a la negación de estas por los sectores que controlan el sistema… La dictadura que se estableció en España, a partir de 1939, hablaba de una ilegitimidad de origen y de una legitimidad de ejercicio. La monarquía actual tiene un origen ilegítimo, no se puede negar, porque fue creada a partir de la dictadura franquista y el debate está en otro terreno, en la legitimidad de ejercicio. Es el tema de hoy y de mañana. Para responder si existe o no esa legitimidad de ejercicio, no se puede mirar solo a la persona del jefe del Estado sino al conjunto del sistema político del cual él es parte. En la medida en que es el conjunto del sistema político el que entra en crisis, lo más probable es que la institución monárquica no pueda desligarse de la suerte del sistema. También hay que pensar que ningún Gobierno, desde 1939, se haya atrevido a consultar al pueblo español a que responda a si quiere monarquía o república. Por algo será”.

La risa de María Salom.

¿De qué te reías, María, de qué te estabas riendo? Se pregunta Pep Roig  en el diario mallorquìn Ultima Hora, de hoy, al contemplar esa fotografía. “Es curioso –recuerda este humorista mallorquín al recordar su proyecto fracasado del Museo del Humor en Baleares–, pero aún hay gente que me pregunta dónde puede visitar el Museu de l’Humor. Lo hacen porque no saben que, a pesar del éxito de la presentación del proyecto, en octubre de 2008, la propuesta ha fracaso estrepitosamente, primero en Palma y posteriormente en Inca, a pesar de que en ambas ciudades los políticos prometieran su colaboración, que en promesa ha quedado.  Algunos lo llaman ‘Museo de la Risa’, como si la risa fuera la única condición del humor, que no lo es. El humor abarca muchas dimensiones, infinitas diría yo, y la risa es una de ellas. Pero la risa, como el humor, no se percibe del mismo modo entre las personas.  Cuando los soldados de la Alemania nazi maltrataban a los judíos y demás sometidos, no faltaban las carcajadas por parte de los torturadores, pero a los torturados no les hacía gracia alguna. No es lo mismo reír por alguna ocurrencia más o menos inocente o crítica, que reírse de alguien por su desgracia.  Ahora se ha producido un debate por los límites del humor. En España se acaba de juzgar, y absolver, a un político de Podemos, por un chiste que publicó en las redes sociales hace años. La sentencia critica el chiste (que es muy antiguo) pero no lo considera delito. Todos hemos podido conocer de qué chiste se trataba. Lo que no sabemos, porque creo que nadie lo ha explicado ni juzgado, es de qué se reía María Salom, ahora delegada del Gobierno en Balears, en la comisión del 11M. Ella, Zaplana, Pujalte, Moragas, exhibieron su dentadura por la rotunda risotada (‘Carcajada diabólica’, la califica Enrique Lázaro) al mismo tiempo que éramos muchos los que llorábamos”.   

Vemos algunas de las fotomontajes del momento. Los Simpson la han vuelto a hacer; Dios @tuitero. Tengo aquí a Labordeta y os quiere decir una cosa; Cospedal en febrero sobre Barberá: hasta que no vean que se muere de un infarto no van a parar. @Tremending; la herencia del rey; Cañizares, en el funeral de Rita; los obispos hablan de Rita; también los mayores; y culpables según el PP.








El humor de esta semana en la prensa: Pedripol, B. Vergara, Peridis, El Roto, Forges, Manel F, J. R. Mora, Pat, Danuto y Martingo…



















Pep Roig, desde Mallorca: De cómo aterrorizar a los pensionistas de ahora y del futuro,  Todos los demás son culpabes de nuestra culpa, Vamos a contar más mentiras, tra-la-rá… , No hay dignidad, La miseria política, aprovechable, La culpa es de los otros, Condición…








Mineros, profesores, bomberos, maestros, médicos, enfermeros, amas de casa, ingenieros..., sus hijos, sus padres, todos en la calle piden una verdadera democracia, una vida digna, una esperanza… Quintín Cabrera nos dejó esta canción, con letra de Mario Benedetti, hace 36 años, y hoy sigue tan vigente como entonces. De que se rie (Sr. Ministro) Consecutivo Belmonte
"La obligación del Gobierno es hacer que se cumpla la ley y las eléctricas no la están cumpliendo" Podemos Congreso.

Un centenar de vecinos de Reus denuncian en el Mercadal el caso de la anciana muerta en su casa. Diari de Tarragona
El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha asegurado que la compañía Gas Natural no avisó al Ayuntamiento de que había cortado la luz a Rosa, la anciana que falleció el lunes, 14 de noviembre, en un incendio en su casa y que vivía en condiciones de vulnerabilidad. Ayuntamiento de Reus no recibió aviso de Gas Natural Europa Press
La muerte de Rosa se podría haber evitado si Gas Natural hubiera cumplido con la Ley 24/2015. Lanzamos el video #PobrezaEnergeticaMata para denunciar las mentiras de Gas Natural y su vulneración sistemática de los derechos humanos. #PobrezaEnergeticaMata Aliança contra la Pobresa Energètica
  
“Marcos con eme de memoria”, documental dedicado a la figura y obra del poeta y luchador antifranquista español, Marcos Ana, muerto el pasado jueves, 24 de noviembre, a los 96 años. Marcos con eme de memoria (Javi Larrauri, 2012) Javi Larrauri
Raúl Castro anuncia la muerte de Fidel Castro, el pasado viernes, 25 de noviembre, a los 90 años. MUERE FIDEL CASTRO FALLECE EX PRESIDENTE DE CUBA A LOS 90 AÑOS EN LA HABANA VIDEO FUNERAL TV1