martes, 22 de noviembre de 2016

La 'furia' de Sacristán contra el Gobierno.


José Sacristán lleva seis décadas dedicándose a la interpretación y actuación. Nacido en el seno de una familia campesina procedente de Castilla ha presenciado cómo ésta ha ido evolucionando. En “Las Furias”, una suerte de tragicomedia llevada a la gran pantalla en la que el actor interpreta al padre de un clan que sobrevive combatiendo en su microcosmos de secretos, traumas, enfermedades y amor, el actor reconoce que el concepto de familia se ha democratizado. “Mi padre –reconoce en una entrevista a Marina Alías, en Vozpópuli–  militaba en el Partido Comunista y había entonces un esquema de comportamiento familiar dictado por el régimen franquista en el que lo primero que había que hacer era bautizar a tus hijos y no se autorizaba el divorcio... Todo lo que ha ido pasando en estos últimos años ha ido colocando a la familia en un territorio más abierto. Desde mi punto de vista todo esto es mucho mejor, opine lo que opine el señor Rouco Varela, que pienso que no va a coincidir conmigo”.  Sacristán no se muerde la lengua a la hora de valorar los últimos movimientos en el ámbito cultural. “No tengo nada en contra del señor Íñigo Méndez de Vigo, pero sí en contra de este Gobierno por el deprecio total y absoluto que sienten por la cultura. Es casi insultante”, lamenta. “No hay más cojones con el IVA del 21%, perdón por el término, pero es una insolencia total. Hay muchas cosas que me ponen furioso”, reconoce.


Miguel del Arco, director de la película, arriesga al extrapolar la narrativa griega sobre las Erinias a una familia de la España actual que, consumida por los miedos, se engaña para resistir. Para ello, ha tirado de tablas a la hora de reclutar a un elenco de actores con vasta experiencia en teatro. “Ese vaivén de teatro y cine ha sido siempre una cosa muy fluida que, de repente, no sé quién comenzó a separar con muros. Solo son formas diferentes de contar historias y de investigar sobre la condición del ser humano, pero complementarias. Todo el elenco con el que trabajo son actores que pasan del teatro al cine, o del cine a la tele, con una normalidad apabullante”, explica. “Se llama Las furias porque los griegos dieron forma narrativa a algo que nos sucede cuando, de repente, explotamos… Creo que frases como 'Me llevan los demonios' o 'Se desataron las furias' tienen su origen dentro de la mitología griega y, aunque tú no hayas leído a Sófocles, sabes lo que es una tragedia griega y hay algo que rezuma alrededor de la peripecia vital de la familia Ponte Alegre", precisa el director.