viernes, 10 de marzo de 2017

Ada Colau lamenta que el sistema “haga aguas” y pone en negro sobre blanco lo que muchos pensamos.


“Ada Colau pone en negro sobre blanco lo que muchos pensamos –escribe Pepito Grillo en InicitivaDebate–. Andan los grandes medios de desinformación con la máquina de la ‘posverdad’ a todo gas, a ver si consiguen convencernos de que lo que está ocurriendo a nivel judicial con los ladrones de guante blanco (o azul) es lo que procede y lo habitual en todos los casos. Es la misma cantinela que musitan los partidos políticos del régimen, tan obedientes y complacientes ellos. Pero no cuela, es imposible que lo haga, mientras tengamos un ápice de memoria. Porque no es verdad que repetir las mentiras las transforme en verdades. La justicia no solo no es igual para todos como ya dijera el ‘campechano’, sino que por comparación entre apadrinados y robagallinas ni se parece un poco siquiera. Y no tanto por la benevolencia de las sentencias de los casos juzgados, o por su extremada y sorprendente consideración al aplicar medidas cautelares, sino por lo poco que ha llegado a juzgarse tras unos procesos de los que han ido cayendo hechos punibles como caen las hojas en otoño: sin medida y sin hacer ruido. Se agradece por tanto que exista algún tipo de representante político que represente de verdad la realidad de la opinión pública cuando se trata de cuestionar los comportamientos propios de este podrido sistema. Este sistema que tanto daño hace, e incluso se hace, al tomarnos por imbéciles”.

Ante todo lo cual, Ada Colau se atreve a comentar: “Todavía duele la absolución de la infanta por ‘confiada esposa que no sabía lo que presidía ni firmaba’. Todavía duele ese discurso vacío y cansino de sus ilustres abogados atreviéndose a decir con total desvergüenza que ‘la ley es igual para todos’, cuando va y condenan a un chaval a 4 años de cárcel por una canción contra la monarquía. Un rapero que no ha robado a nadie y que, gusten más o menos sus letras, tiene derecho a cantar lo que quiera porque tenemos una constitución que ampara la libertad de expresión. Otras noticias hablan del fiscal anticorrupción de Murcia que denuncia en la radio que recibe presiones para que deje de ‘molestar’ a los corruptos… intimidación y amenazas a él y a su entorno familiar… Y del tribunal que permite a Urdangarín evitar la cárcel sin fianza, alegando arraigo (¡en Suiza!) y buena conducta (lo de robar… ya tal).

 “No podemos normalizar estas noticias –termina Colau–. Privilegios, injusticia, represión y corrupción son caras de una misma moneda: un sistema que hace aguas y que necesita con urgencia más y mejor democracia.

“Última hora bis: condenan a Blesa y Rato por las tarjetas black… ¿quedarán también en libertad?”