viernes, 19 de diciembre de 2008

Lula y otros presidentes piden el fin del bloqueo a Cuba.

El pasado martes, gobernantes de treintitrés países de América Latina y el Caribe se reunieron en Costa de Sauípe (Brasil), sin la presencia estadounidense o europea. El presidente boliviano, Evo Morales, pidió que se exigiera al nuevo Gobierno de los EEUU el levantamiento del embargo a Cuba. La isla, polo de atracción para las inversiones y las relaciones comerciales de los países latinoamericanos, había conseguido volver definitivamente como miembro del Grupo de Río y lograba un apoyo unánime frente a las presiones económicas de Washington. En su estreno en la arena internacional, Raúl Castro, hermano de Fidel, proclamó que la crisis financiera internacional constituyera “la defunción de un modelo económico”.


Lula da Silva, presidente del Brasil y anfitrión de dicha multicumbre, calificó el encuentro de histórico. “Cuanto más juntos estemos –dijo– más oportunidad tendremos de ser oídos en el concierto mundial y más oportunidades de salir de una crisis que no hemos provocado”. Se mencionó reiteradas veces la creación de una unidad de cuenta latinoamericana que permita el comercio intrarregional sin pasar por el dólar ni el euro. Un sistema ya practicado en Brasil y en Argentina.


“Dada la profunda crisis económica, financiera y sistémica del capitalismo mundial y de todos sus mecanismos, como la dictadura del dólar –dijo el venezolano, Hugo Chávez– estamos obligados a revisarlo todo. Así como los países ricos están revisando su sistema, reduciendo ayudas y nacionalizando bancos, hasta el punto de que el compañero [George W.] Bush parece estar leyendo a Marx, también nosotros podemos revisarlo todo”. Chávez afirmó que es posible extender a toda Latinoamérica la queja de Correa en el sentido de que su país ya ha pagado la deuda varias veces y todavía debe lo mismo. Vale la pena escuchar lo dicho en la megacumbre.

2 comentarios:

Antonio Tello dijo...

Que Lula pida el fin del bloqueo estadounidense a Cuba es muy positivo. No puede prolongarse en el tiempo una situación totalmente injusta cuyo aparato legal viola un gran número de leyes internacionales e impide el "libre comercio" que EEUU dice defender.
Ahora bien, la solicitud de Lula no es gratuita. Se está jugando con Argentina, y en cierto modo con la Venezuela chavista, el liderazgo continental, que ya algunos países, como Ecuador y Bolivia, han cuestionado.

Santiago Miró dijo...

Estoy de acuerdo, Antonio. Es una jugada que implica un duro reto.