martes, 2 de diciembre de 2008

Donde más calienta el sol.


Los hermanos Rigual, artistas cubanos que vivían en México, lanzaron en 1961 la canción “Cuando calienta el sol aquí, en la playa”, tema que abriría las puertas de Europa, especialmente de Portugal, España e Italia. Con este tema veraniego de su primer rock lento se colocaron como números uno y convirtieron su creación en “La canción del verano”, interpretada por diversos cantantes. Cuarenta y dos años más tarde, el municipio de Santa Coloma de Gramanet, tal vez inspirándose en la letra de esta canción, hizo una adaptación sui géneris, cambiando la palabra “playa” por “entre los muertos”. E instalaron la energía solar sobre las tumbas.

En efecto, el cementerio era uno de los pocos lugares soleados y abiertos. Y decidieron elegir este lugar. Hoy, este pueblo catalán de 124.ooo habitantes dispone de un cementerio convertido al mismo tiempo en parque solar entre muertos, con 462 placas sobre los mausoleos de su cementerio. Son 750 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos que atrapan cada rayo de sol que cae sobre ellos. Y este camposanto se convirtió en la primera instalación de estas características del Estado español.

Las autoridades se arrimaron al sol que más calienta, evitando que unas 62 toneladas de dióxido de carbono fueran vertidas cada año a la atmósfera. El alcalde, Bartomeu Muñoz, explicó que se trataba de “una zona de fuerte captación solar, lo cual facilitaba en gran medida el funcionamiento de una infraestructura de estas características”. Además, dijo, la instalación “no distorsiona su función principal” como cementerio. Antoni Fogue, presidente de la Diputación de Barcelona, aseguró que era “compatible con el respeto, tanto por los fallecidos como por sus familiares”. Y añadió que existían otras ciudades interesadas en esta iniciativa. Por su parte, Esteve Serret, director de Const-Live Energy, compañía espera en energías renovables, se sintió orgulloso de su obra: “Es el mejor tributo que podemos pagar a nuestros ancestros, cualquiera que sea nuestra religión, es generar energía limpia para las nuevas generaciones”. Ignoramos lo que dijo el cura párroco de esta forma de cubrir el recuerdo de los muertos, pero el hecho es que el consistorio, ante el éxito de la operación, piensa levantar más paneles sobre el cementerio y triplicar así la cantidad de energía generada para el 2009.

Y, por su hubiera algún problema, a partir de este mes se están levantando obras de ampliación del cementerio con el objetivo de instalar un crematorio, el primero que tendrá la ciudad. De esta manera, aquellos que sientan remordimientos por el recalentamiento de los suyos, podrán reducirlos a una diminuta porción de ceniza no expuesta ni al sol que más calienta ni a las placas solares que generarán 124.374 k Wh/año de energía al año.

2 comentarios:

Sota dijo...

Coloma, no Caloma. Y no es cierto que la idea no nos gustase a los colomenses, yo al menos no oí a nadie que se quejase, incluso había gente muy a favor. Y hablo de personas colomenses de toda la vida, de edad más que venerable y con toda la familia en ese camposanto.

Que pa' una cosa que hace bien el desgraciao de nuestro alcalde...

Santiago Miró dijo...

Gracias, Sota, por las puntualizaciones. Y que el sol dure todo el año en ese cementerio, fuente de luz y vida para tanta gente viva.