lunes, 12 de enero de 2009

"No es la guerra, es un genocidio".


Jovencitas israelíes son invitadas por el Ejército de ocupación sionista a escribir un mensaje a los niños palestinos y del Líbano.


Este es el siguiente paso, cuando los misiles caen en terreno palestino

Diecisiete días después de iniciar el duro castigo a Gaza con la excusa de erradicar el terrorismo de Hamas, El Ejército israelí sigue ocupando territorios palestinos. Fayyed Saqqa, de la Autoridad Nacional Palestina y miembro de Al Fatal, asegura que las muertes de civiles no son daños colaterales sino daños llevados a cabo por órdenes del ejército de ocupación israelí. Y repite que éste, nunca, desde 1967, se ha retirado de los territorios ocupados en Cisjordania y Gaza, a pesar de decenas de resoluciones de Naciones Unidas. Para este palestino se trata de un genocidio en toda regla.

En menos de dos semanas, el Ejército israelí ha matado a unos 800 palestinos y herido a más de 3.300. Según Israel, la mayoría de los objetivos son “militares” y la invasión se lleva a cabo con precisión quirúrgica. Pero, otras fuentes palestinas hablan de un 40 por ciento de víctimas civiles, y de una mayoría que corresponde a mujeres y niños, víctimas totalmente inocentes. Israel habría asesinado ya a 256 niños y a un centenar de mujeres. Entre las bajas israelíes, 13 personas, de las que cuatro son civiles y nueve soldados. De ellos, casi la mitad –cuatro- han caído víctimas del fuego amigo, víctimas de unos bombardeos tan “quirúrgicos” que hasta matan a sus propias tropas. “Se mantiene así la proporción habitual tras décadas y décadas –escribe Ignacio Escolar en ‘Israel, la ley de Godrin y el talión”, publicado en su blog Escolar.net–. Por cada israelí muerto, mueren siempre entre 80 y 100 palestinos. Por cada israelí muerto, matan entre 20 y 30 niños. Por cada israelí muerto, diez madres palestinas muertas. ‘Israel tiene menos bajas porque su tecnología militar es superior’, me dijo no hace mucho un diplomático israelí. Es una manera de verlo. Israel mata más porque puede. Y porque le dejan”.

Arrecian las protestas españolas contra esta masacre. A lo largo de manifestaciones celebradas en Barcelona, Oviedo, Córdoba, Sevilla, Almería y en otras ciudades, se pudieron ver a niños con la bandera palestina pintada sobre la frente y a grupos agitando enseñas de grandes dimensiones. La celebrada ayer en el centro de Madrid, desde la Plaza de Cibeles hasta la Puerta del Sol, marcó un hito. Los organizadores cifraron el número de asistentes en 250.000. En la cabecera, un amplio número de palestinos gritaban: “No es una guerra, es un genocidio” y “Todos somos palestinos”. Éstos portaban ataúdes y muñecos que simulaban a los niños fallecidos durante la ofensiva israelí y realizaban simulacros de bombardeos. Pilar Bardem pedía que se parara “ya una masacre y un genocidio que se está cometiendo en Gaza con el pueblo palestino” y opinaba que “la masacre la está cometiendo el pueblo israelí, que no los judíos… Esto no es anti-sionista, nadie está en contra del pueblo judío, sino contra los gobernantes que están haciendo una masacre”.

La manifestación avanzó con frases coreadas por los participantes: “Guerras, ni santas”. “Paz, Palestina libre”, “Por una Palestina laica y democrática”, “Israel, genocida”, “Israel, asesinos”, “¿Cuántos más vais a matar?”, “Ojo por ojo, ciegos” (Gandi), “Israel matando y el mundo está mirando”, “Israelitas, terroristas”. Tras una gran pancarta que pedía: “Paremos el genocidio”, varios artistas como Ana Belén, Aitana Sánchez Gijón, Veronica Forqué, Willy Toledo, Juan Diego, Candela Peña, Loles León, la directora de cine, Iciar Bollaín, la cantante Cristina del Valle, el director de orquestra Luis Cobos y muchos otros se manifestaron, así como representantes del PSOE, IU, los sindicatos CCOO, UGT, USO y más de cuarenta colectivos pacifistas. En el manifiesto, leído al final por Federico Mayor Zaragoza, ex director de la UNESCO, junto a la periodista Rosa María Matero y la actriz Carmen Machi, se condenó la “inhumana” acción militar de Israel en Gaza y se tachó de “inaceptable” que “el gobierno israelí haya aducido el lanzamiento de cohetes por Hamas contra la población israelí para justificar su mortífera intervención en Gaza”. La marcha, concluyó con la canción de John Lennon “Imagine” en árabe, y varios asistentes y actores con lágrimas en los ojos.

4 comentarios:

Idea dijo...

Santiago, me tomé la libertad de publicar un post con un link a tu artículo. Sólo decirte gracias por ser uno de los que no se cansan de escribir y relatar la barbarie.

Santiago Miró dijo...

Gracias a tí, Idea, no sólo por seguirme desde tan lejos (Montevideo) sino por citarme en tu blog. En Internet, la lejanía de la distancia se aproxima con la proximidad de las ideas.

Juan José López JARILLO dijo...

LO que esta pasando es FORTISIMO

materials dijo...

Although there are differences in content, but I still want you to establish Links, I do not
fashion jewelry