sábado, 6 de abril de 2013

De la 'Rambla de los Duques de Palma' a la 'del Juez Castro'.




Hace dos mese, el Ayuntamiento de Palma colocó las nuevas placas de la Rambla, eliminando las de los Duques de Palma. El alcalde, Mateu Isern, firmó el 6 de febrero el decreto de alcaldía para proceder a esta modificación que supuso que esta emblemática vía de la capital balear recuperase su nombre original. La institución municipal justificó la decisión de restaurar el nombre tradicional de la Rambla por la “conducta poco ejemplar hacia el título y el nombre de la ciudad” por parte del yerno del rey, Iñaki Urdangarin, y tras constatar la “indignación ciudadana” por una “falta de consideración” hacia el título y hacia el nombre de la ciudad, que, según Isern, “se merece todos los respetos por parte de todo el mundo”. La iniciativa municipal se presentó tras conocerse uno de los correos electrónicos en los que el yerno del Rey se despedía del secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, con un 'El duque em...Palma..do.'.

Ayer, tras la decisión judicial de José Castro, el magistrado que instruye el caso Nóos, de llamar a declarar a la Infanta Cristina, en calidad de imputada y una vez que los técnicos de la institución municipal cambiaron las nueve placas, de forma que desde entonces, no hay ninguna referencia a la Familia Real, la Rambla ha sido rebautizada a través de carteles, como la Rambla “del juez Castro”. La antigua calle de los Duques de Palma, cuyo nombre tuvo que ser retirado debido a la presión popular, ha aparecido con varios carteles en distintas placas que la bautizan como la Rambla “del juez Castro”, en honor al magistrado que ha tenido el “valor” de llevar a la Casa Real al banquillo en este caso de presunta corrupción.