domingo, 2 de febrero de 2014

El 'caso Neymar' acaba con Rosell y enfrenta al Barça y al Madrid.


Sandro Rosell, último presidente del Barça.

El jueves, 23 de enero, Sandro Rosell anunciaba un secreto a voces: su renuncia como presidente del Barça. “No quiero que los injustos ataques afecten al proyecto de esta junta y por ello presento mi dimisión irrevocable”, afirmaba con un deje de tristeza en relación al caso Neymar.  Por la mañana, Rosell se reunió con el núcleo duro de su directiva: Xavier Faus, Josep Maria Bartomeu, Antoni Rossich y Albert Montagut, director de comunicación. A ellos les transmitió su intención de dejar la presidencia del club. Su relevo lo tomaría Josep Maria Bartomeu, el vicepresidente deportivo, hasta 2016. Por la tarde, comunicaba su decisión ante las cámaras. Rosell relacionaba directamente su renuncia a las amenazas y ataques que, “desde hace tiempo, vengo sufriendo yo y mi familia y que, posiblemente, se hayan acentuado por el estallido del escándalo del fichaje del brasileño. Desde el primer momento, dije que el traspaso era correcto y que su contratación provocó envidia en los adversarios”, añadió en clara alusión al Real Madrid y a su presidente, Florentino Pérez. Se escudó en la confidencialidad de los contratos para no explicar a los socios los pormenores del fichaje del brasileño Neymar. Pero lo cierto es que el juez Ruz, a instancias de una querella presentada por el socio Jordi Cases, investigaba una presunta apropiación indebida en el traspaso del delantero, en el pasado verano. Rosell negó todas las irregularidades. Acorralado por las preguntas al respecto del caso, dijo que el brasileño había costado “57,1 millones, y punto”. Y recordó que la junta no convocaría, en el verano, nuevas elecciones, continuando Bartomeu hasta 2016. De esta manera, se apartaba de la junta, dejando el cargo a su íntimo amigo, con quien se marchó del club en 2005, cuando se resquebrajaron las relaciones con Laporta. Por su parte, Bartomeu animó a los socios a “seguir confiando en este proyecto”, pese a que no les dió la posibilidad de votar si deseaban seguir con la actual junta. “Este es un club de los socios –sentenció– y haré todo lo que esté en mi mano para consolidarlo. Nos sentimos fuertes, seguiremos trabajando por los valores que nos han guiado para mantener la excelencia deportiva, económica y social”.


Al día siguiente, las portadas de los periódicos de Barcelona y de Madrid informaban en portada la estampida de Sandro Rosell a cuenta del caso Neymar, siendo el dimisionado presidente del Barça la gran imagen en la primera página de todas las publicaciones, con títulos como estos:  “Rosell no aguanta” (Ara), “Rosell, fuera de juego” (La Razón), “Rosell tira la toalla” (La Vanguardia), “Rosell se rinde” (El Periódico), “Rosell dimite” (Abc), “Ronsell, fulminado” (El País)… “El Mundo”, intentando ser distinto a los demás, enfocaba al sucesor (“Otro firmante de los contratos de Neymar sucede al dimitido Rosell”). La caída del presidente del Barça desplazaba otras noticias en primera página de todos los periódicos. En Barcelona, “El Periódico” editorializaba que el adiós de Rosell era precipitado y dejaba incógnitas sin resolver, que acaso se aclarasen con la acción judicial sobre el caso Neymar. Para “La Vanguardia”, la actuación fiscal sobre las irregularidades del fichaje del brasileño era algo más que una querella. Defendía que la causa debería poder ventilarse en Barcelona. Denunciaba que Florentino Pérez no se había visto obligado a explicar ningún detalle del contrato de Gareth Bale para el Real Madrid y concluía: “La atmósfera sociopolítica de la capital, que coloca la etiqueta de sospechoso sobre mucho de lo que proviene de Catalunya, no era propicia para el Barça. El club es una institución identificada con el país y sus circunstancias”. “El País” ofrecía un editorial, titulado: “La burbuja explota. La opacidad en las grandes contrataciones del fútbol implica conductas deplorables”. Contaba que la de Sandro Rosell “abre una crisis sin precedentes en uno de los clubes de fútbol que más facturan del mundo. Llama la atención, en primer lugar, que prefiera renunciar antes que explicar a los socios del Barcelona cuánto costó Neymar. Pero esa no es la única consecuencia, porque también pone de relieve la deplorable opacidad en que se mueve este tipo de operaciones, con desviaciones (comisiones, sobrecostes) que pueden exceder del precio del fichaje. (...) Los dirigentes del fútbol saltan por encima de esas evidencias presentando fichajes impresionantes, alimentados por las expectativas de ingresos procedentes de los contratos televisivos, en los que el Barcelona y el Madrid se llevan la parte del león. Y, por si fuera poco, muestran un comportamiento de coto cerrado: la mayoría de los presidentes de clubes profesionales se han creído en la obligación de apoyar una petición de indulto para uno de los suyos, José María del Nido, condenado por el Tribunal Supremo a causa de un delito continuado de malversación de fondos. Dada la alta dependencia de los españoles respecto del deporte, en general, y del fútbol en particular, la adaptación a un nuevo mundo de menos brillos puede ser difícil. Sin embargo, esa es la tarea que aguarda a un sector cuyas cifras no justifican el negocio real generado por el mercado. La burbuja está explotando y la urgencia es ya extrema: hay que poner orden en la explotación televisiva de la Liga, consolidar el sector y forzar la transparencia del mundo del fútbol”.


“El Mundo”, en otro editorial, omitía esta vez toda alusión a la identidad catalana del Barça, y acababa así: “Lo lógico es que la dimisión de Rosell hubiese provocado un adelanto de las elecciones, sin embargo la junta directiva, acogiéndose a los estatutos, ha designado al vicepresidente Bartomeu para que agote el mandato, que concluye en 2016. Se da la circunstancia de que Bartomeu firmó también varios contratos de Neymar, por lo que su figura está igual de cuestionada. La dimisión de Rosell resulta, así, estéril: ni aclara la pulcritud del fichaje de Neymar, ni resuelve las dudas que pesan sobre la figura del presidente del club”. La Razón titulaba “El 'caso Neymar' y la estabilidad del Barça”) y decía así: “Desde el respeto a la presunción de inocencia, la decisión de Rosell es la más conveniente para proteger la estabilidad del club. No será fácil que lo logre. La operación salpica a otras personas de la institución y, sobre todo, a una de sus grandes figuras. Este caso, como antes el expediente de Bruselas a varios clubes, prueba que el fútbol profesional tiene pendiente ponerse al día en transparencia”. Jaime González afirmaba, en Abc: “El Barça era más que un club hasta que el club de Mas se comió al Barça, que es lo que suele pasar cuando los partidos no se acaban con el pitido del árbitro. La dimisión de Sandro Rosell tiene más pliegues que el contrato de Neymar, porque detrás de su renuncia hay un trasfondo de intereses ocultos que no son ajenos al nuevo escenario político surgido a raíz del desafío soberanista. La rauda espantada de Rosell se ha producido sin que el nacionalismo haya mostrado demasiado ardor guerrero (apenas tres o cuatro gritos) en denunciar los movimientos de esa ‘mano negra’ de Madrid que –cuando le interesa– menea con alborozo y estrépito para ponerse la piel de cordero”.
 
El actual presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu.
 
El 'caso Neymar' provoca la dimisión de Sandro Rosell y acaba con un cruce de acusaciones y reproches entre instituciones y medios de Madrid y de la Ciudad Condal. Todo da comienzo cuando el nuevo presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, es entrevistado en RAC1 (Ràdio Associació de Catalunya 1, una radio catalana que emite en catalán y es la emisora más escuchada en Cataluña). El nuevo presidente remueve el fantasma de los supuestos hilos que se mueven en Madrid para perjudicar al Barcelona. Y pone sobre las ondas la supuesta querella en la Audiencia Nacional porque “en Madrid hay un fiscal que no conocemos, no es uno de los nuestros”. El mandatario, además, deja caer la famosa plegaria de que “da la impresión de que, en Madrid, quieren ganar en los despachos lo que no ganan sobre el campo”. El periodista Xavi Bosch asegura que ha sido Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, el que ha llamado al expresidente del Gobierno, José María Aznar, para intentar hacer avanzar judicialmente la querella del socio Jordi Cases contra Rosell. Aznar, según cuenta, se pone en contacto con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, para que mueva los hilos pertinentes y para que el fiscal pida al juez Pablo Ruz que admita a trámite la querella. Una información que no es desmentida por el vicepresidente del Barcelona, Carles Vilarrubí, quien aprovecha la ocasión para asegurar que “se sabrá algún día todo lo que ha pasado, como ha ocurrido con el 'caso Di Stéfano'”.

  Ramón Calderón.
El martes por la mañana, el Real Madrid emite un comunicado, en nombre de Florentino Pérez, en el que califica como “rotundamente falsa” la afirmación que pretende involucrarle “absurdamente” con el proceso judicial iniciado a raíz de la querella presentada por el socio del FC Barcelona, Jordi Cases, contra el entonces presidente Sandro Rosell. “El presidente del Real Madrid –señala el club blanco– exige al periodista, autor de dichas falsas manifestaciones, una rectificación en el mismo medio de comunicación de manera clara e inmediata”. En el caso de que la rectificación del periodista no se produzca, el máximo mandatario anunciaba la presentación de una demanda contra el periodista “en defensa del derecho al honor, la intimidad y la propia imagen”. Los principales periódicos deportivos editados en Madrid coinciden en titular en sus portadas la “Madriditis” que, según ellos, tiene el presidente Bartomeu. “¿'Madriditis'? –se pregunta a la vez el propio aludido en Ràdio Catalunya–. No, yo no tengo 'madriditis', lo único que tengo yo es 'barcelonitis'. Tengo mucho respeto por el Real Madrid de toda la vida. Sólo soy muy barcelonista. No hay más”. Por su parte, Bartomeu prefiere no involucrarse personalmente: “El Barça no tiene nada que decir aquí, y nosotros no haremos nada. Nosotros estamos al margen. Estamos muy tranquilos, hemos hecho lo que debíamos”. Calderón, ex presidente del Real Madrid, aprovecha el comunicado oficial del club para exigir una “rectificación inmediata” al periodista de RAC1, Xavi Bosch, que acusa a Florentino Pérez de estar detrás de la querella contra Sandro Rosell, para mandar un recado al máximo dirigente blanco: “¡Es un fenómeno! –escribe Calderón en su cuenta de Twitter–. Acusa a un periodista de mentir y tiene en nómina a dos condenados por calumniar”. El ex presidente del Real Madrid vuelve a hacer referencia así a los dos ex redactores del diario 'El Mundo' Carlos Carbajosa y Jesús Alcaide, que fueron condenados a indemnizar a Calderón con 18.000 euros por daños morales y que fueron contratados por Florentino Pérez para trabajar en el club que ahora él preside.

El padre de Neymar confirma haber recibido 10 millones del Barca, en 2011, y el equipo brasileño Santos dice que lo desconoce.
 
Después de ver cómo la Audiencia Nacional admite a trámite la querella contra Sandro Rosell por presunta apropiación indebida en su modalidad de distracción por el fichaje de Neymar, la Fiscalía de la ciudad brasileña de Santos anuncia la apertura de otra investigación. La Procuraduría (Fiscalía) pretende indagar en posibles delitos tributarios que podrían desprenderse de la contratación del jugador peixe por el club azulgrana. Días después, el Barça admite públicamente que el montante global de la operación por Neymar no asciende a 57,1 millones de euros, tal y como se había dicho desde el primer día, sino a 86,1, más un bonus de otros dos millones en el caso de que el futbolista fuera finalista del Balón de Oro, y sin contar los nueve millones de euros en los que estaban valorados dos amistosos. La Fiscalía de Santos solicita información al Ministerio de Hacienda de Brasil respecto a la situación con el fisco de la empresa N&N Consultoría Deportiva y empresarial, propiedad del padre y de la madre de Neymar. A través de dicha compañía, y según la información aportada por la propia entidad barcelonista, el patriarca cobró los primeros 40 millones de euros en concepto de “indemnización” para que Neymar acabara en el Barcelona, cifra a la que después se unirían los 10 millones de “signing bonus”. Todo ello, sin contar los desembolsos pactados con Neymar padre en diferentes contratos, como los cuatro millones en concepto de marketing para explotar la imagen del delantero azulgrana en el mercado brasileño. Según la nota de la Fiscalía de Santos, algunos de los datos ya aportados por la Hacienda brasileña desvelarían “la existencia de débitos tributarios” con el fisco, aunque el ministerio fiscal todavía no había podido indagar la “consistencia”  real de esas deudas. La Justicia brasileña tiene previsto colaborar con el proceso que instruye el juez Pablo Ruz con el objetivo de esclarecer las cantidades reales de la operación Neymar (que podría alcanzar los 132,2 millones de euros incluyendo todas las comisiones, contratos y sueldo del futbolista) y de qué manera deberían tributar, tanto en España como en Brasil. Luis Álvaro de Oliveira, presidente del Santos acusa al padre de Neymar de faltar a la verdad. “Sus declaraciones –dice– son rigurosamente mentira”. Horas después, la web oficial de Neymar muestra un documento fechado el 8 de noviembre de 2011 por el que la entidad brasileña permitía al futbolista “negociar” con cualquier entidad “nacional o internacional”, pudiendo concretar un traspaso a partir de 2014 (fecha en la que Neymar concluye su vinculación contractual con el Santos). Por su parte, Josep Maria Bartomeu, ya tiene preparada una oferta de renovación para Leo Messi que, en ningún caso, bajaría de los 21 millones de euros por temporada (el madridista Cristiano Ronaldo percibe un sueldo anual de 19 millones, más tres por objetivos).

Rosell, anunciando su dimisión.

“Esta Junta Directiva es un equipo –repite Rosell, emocionado ante los periodistas– y este equipo lidera un proyecto que ya ha dado grandes frutos. No quiero que los ataques injustos afecten negativamente la gestión y la imagen del club. Por eso que pienso que mi etapa ha terminado aquí. Ahora, acogiéndome a los Estatutos del club, he presentado a la Junta Directiva mi dimisión como presidente del FC Barcelona con carácter irrevocable”. Rosell da así el relevo a Josep Maria Bartomeu como nuevo presidente. “Desde hace tiempo, mi familia y yo mismo hemos sufrido en silencio amenazas y ataques que me han hecho pensar si ser presidente significa tener que poner en riesgo mi familia y causarles angustia –apunta–. En los últimos días, además, una injusta y temeraria acusación de apropiación indebida ha desembocado en una querella contra mí en la Audiencia Nacional. Desde el primer momento, he dicho que el fichaje de Neymar Junior es correcto y que la contratación ha provocado la desesperación y la envidia de algunos de nuestros adversarios. El derecho de los socios a ser informados debe ser compatible con la defensa del club y la confidencialidad de algunas materias y hechos. Esta confidencialidad es esencial en el mundo del fútbol porque en caso contrario puede conllevar unos perjuicios para el propio club”, comenta sobre el fichaje de Neymar y la querella en su contra. Nuestros éxitos son el resultado de superar innumerables obstáculos extradeportivos, políticos y, lo que es peor, de nuestro propio entorno”. Recuerda los últimos cuatro años en los que ganan una Liga de Campeones, un Mundial de Clubes, dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa, tres Supercopas españolas y una Copa de Catalunya. “Además, nuestras secciones han paseado triunfante nuestros colores por todo el mundo, luciendo nuestro carácter polideportivo”. Como recuerdo más emotivo recuerda la Liga de Campeones en Wembley 2011. “Al liderazgo deportivo mundial que arrancó con Ronaldinho en aquella final en París, y que continuó con los goles de Messi en Roma y Londres, se ha sumado una gestión económica eficaz, que nos ha permitido seguir siendo competitivos, reducir la deuda, recuperar y ampliar nuestro patrimonio”, espeta. “Además, siento el orgullo de saber que los mejores jugadores del mundo visten hoy nuestros colores. A esta situación hay que sumar la inmensa ilusión que representa la construcción de un nuevo campo sobre la base de nuestro mágico y legendario Camp Nou y que los socios deberán ratificar en el mes de abril en un referéndum”. La mujer y el hermano de Rosell asisten a su adiós.

Jordi Cases, socio del Barça.
 
Dos días más tarde, Jordi Cases, socio del Barça, decide  retirar la querella contra el expresidente Sandro Rosell, tras la dimisión de éste. Cases escucha las recomendaciones de su abogado, Felipe Izquierdo, quien consideraba que los objetivos de su movimiento legal ya están cumplidos con el relevo de Rosell por su sucesor, Josep María Bartomeu. Desde el equipo jurídico que promueve la querella, se estima que Bartomeu y su estilo desde la presidencia del equipo culé son suficientes y no pretenden hacer más sangre tras los últimos cambios ocurridos. En el auto en el que se comunica la admisión a trámite de la querella, el juez Ruz considera que, por el momento, no es “de urgencia” llamar a declarar a Rosell “como imputado”  hasta que se practicasen varias diligencias, entre ellas, pedir a la FIFA la documentación del fichaje y al jugador el contrato que firmó con la sociedad N&N, propiedad de su padre, por el que le cedía sus derecho. El juez Pablo Ruz estima que, de la documentación aportada por el Barcelona, “se desprenden elementos suficientes” para investigar los hechos y que “podría apuntar a una simulación contractual presuntamente llevada a cabo entre los firmantes de los acuerdos” para el fichaje, cuyo montante económico cree el querellante que se ocultó a los socios. En septiembre de 2010, la junta directiva, presidida por Sandro Rosell, aprobaba su código ético, según el cual la actuación del personal directivo y ejecutivo debe ajustarse a los principios de: legalidad, honradez y servicio a los socios, lealtad al club, comunicación, participación, pluralismo y austeridad. Así mismo, “se consideran contrarias a los principios y valores anteriores” una serie de prácticas, entre las que se encuentran las de hacer incurrir al club en gastos desproporcionados o pagar comisiones que “excedan o estén al margen de las que correspondan a los profesionales autorizados”. Ahora es el juez quien decida si la querella se archiva o si continúa con la ya iniciada.
 
Rosell y Del Nido, dos presidentes que ya no son: el del Barça y el del Sevilla F.C. 
 
Casi al mismo tiempo que Sandro Rosell presentaba su dimisión “irrevocable” y se conocía que Villar, Tebas y hasta 27 presidentes de Primera y Segunda, habían pedido el indulto para José María Del Nido, ex presidente del Sevilla F.C., en Brasil se hacía efectiva la petición de ocho años de cárcel contra el ex máximo dirigente culé.  Sandro Rosell había entrado en contacto con grandes multinacionales (Coca Cola), grupos de comunicación (NBC o Sports Illustrated) y organismos deportivos del más alto nivel, como el Comité Olímpico Internacional (COI), a través de ISL, su agencia oficial. Fue representante de Nike, patrocinador del Barça en el país sudamericano, y amigo personal del expresidente de la Federación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira. Hoy, está siendo investigado por la Fiscalía brasileña por un presunto fraude en dos procesos judiciales donde él es el acusado. Y es en Brasil, que no en Madrid, donde el ex presidente del Barça puede ser condenado a ocho años de prisión por falsedad documental y por beneficiarse económicamente de contratos sin adjudicación para promover el amistoso de la selección brasileña contra Portugal en 2008. El ex dirigente azulgrana está bajo investigación por nuevas denuncias desveladas en el 2013 por la prensa brasileña. Rosell es acusado, según cuenta Enrique Marín, de recibir parte del dinero pagado a la CBF por selecciones de todo el mundo por enfrentarse a la de Brasil. Los fondos desviados eran ingresados en cuentas de empresas a su nombre con sede en Estados Unidos y en el paraíso fiscal de Andorra. “Cabe recordar que Teixeira fue obligado a renunciar de la CBF por varias denuncias de corrupción y enriquecimiento ilícito durante sus 23 años como máximo mandatario del fútbol brasileño. Pero, antes de dimitir, Teixeira presuntamente dejó atado el sistema de desvío de fondos antes de que dejara su cargo para que Rosell siguiera recibiendo el dinero de estos amistosos hasta 2022. Teixeira tuvo que dimitir como presidente de la CBF y ahora ha sido Rosell quien ha dimitido como presidente del Barça. Falta por saber si finalmente el empresario catalán es condenado. Sin embargo, y tal y como ha sucedido con el ex presidente del Sevilla, José María del Nido, siempre habrá colegas dispuestos a pedir su indulto”.

  José María Aznar, Florentino Pérez y Sandro Rosell, en el palco del Bernabéu.
Cabe preguntarse por la inestabilidad institucional que vive el F. C. Barcelona, y concretamente su sillón presidencial. Según datos recogidos por Vozpópuli, desde la proclamación de Josep Lluís Núñez como máximo dirigente azulgrana en 1978, sólo Joan Laporta (2003-2010) ha finalizado su mandato, aunque una moción de censura estuvo a punto de echarle dos años antes de terminarlo y, en julio de 2006, una junta gestora, con Xavier Sala i Martín al frente, se hizo cargo del club hasta el comienzo de su segunda legislatura. Anteriormente al longevo Núñez (1978-2000), Narcís de Carreras (1968-1969) y Raimon Carrasco (1977-1978) también permanecieron tan sólo un año en el cargo, con Agustí Montal Costa (1969-1977), dando un poco de estabilidad entre ambos. De hecho, el recientemente dimitido, Sandro Rosell (2010-2014), es el tercer presidente de los cuatros elegidos en las urnas desde aquel lejano 1978 que deja el cargo de manera voluntaria, anticipada e irrevocable. Primero fue Josep Lluís Núñez quien, en 2000, se tuvo que marchar tras un clamor popular en su contra y a pesar de haber ganado siempre los comicios en los que se presentó. Con Louis van Gaal muy criticado en el banquillo, sus problemas se acuciaron fuera del club y, como en el caso de Rosell, por cuestiones que acabaron en los juzgados. De hecho Núñez y su hijo fueron condenados a seis años de cárcel por sobornar a funcionarios. Joan Gaspart (2000-2003), el segundo presidente que tuvo el Barça en democracia, también se vio obligado a dimitir. En 2003, tras dos años y medio sin ser capaz de enderezar el rumbo del club, el ex vicepresidente más famoso que se recuerda, se vio abocado a presentar la dimisión por la presión popular, pero, sobre todo, de la Generalitat, desde donde le 'recomendaron' convocar elecciones.
 
Rosell-Neymar.
 
“A Neymar también le pagas tú –titula Ignacio Escolar en un artículo sobre el tema–. Y a Ronaldo. Y a Messi. Y a Bale. Aunque no vayas al campo, aunque cambies de canal cuando aparece un balón. Una parte del sueldo que gana Neymar sale de tu bolsillo, querido contribuyente. Y también pagas a sus representantes, entrenadores, intermediarios y demás fauna y flora del fútbol español, un espectáculo que para lo que quiere es un negocio privado y, para lo que no, un sector público protegido por el vaporoso concepto del ‘interés general’. No hablo solo del fichaje de Neymar y ese posible fraude fiscal que investiga la Audiencia Nacional. También del dinero público que las distintas administraciones han regalado a este deporte en el que tan caro nos sale ser potencia mundial. La deuda con Hacienda que acumulan entre todos los equipos de primera y segunda división suma 596 millones de euros. Por comparar, es el equivalente a 33 años del actual presupuesto del Gobierno para las becas Erasmus, o lo que gasta en diez años el CNIO, el puntero centro de investigación español contra el cáncer, que está pasando por un ERE. O el doble de lo que cobran durante un año los 15.000 investigadores y científicos contratados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el CSIC. Solo con lo que debe a Hacienda el fútbol también se pagarían 12 años de las cuestionadas ayudas al cine español. Faltan fondos públicos, pero no para el balón. La Comisión Europea ha abierto una investigación a España por desviar dinero de los contribuyentes a los equipos más importantes del país. Europa cuestiona por qué el Estado permite que clubs como el Barcelona o el Real Madrid no sean sociedades anónimas deportivas, como manda la ley. No es irrelevante, porque implica ventajas fiscales: ahora pagan el 25% en impuestos, en vez del 30% que tendrían que pagar. Europa también investiga el pelotazo urbanístico que dio el Real Madrid con la permuta de un suelo que el ayuntamiento valoró en 22,7 millones cuando antes estaba tasado en poco más de medio millón. La UE también pregunta por Valencia, la zona cero del desastre español, donde los clubs de fútbol son entidades sistémicas, demasiado grandes para caer, y han sido rescatados por la arruinada Generalitat Valenciana. Europa, o algún juzgado, también debería investigar esos ruinosos contratos de televisión que regaron de dinero público –sacado de Telemadrid y de la quebrada Caja Madrid– al Atlético de Enrique Cerezo, el mismo señor que aparece en la investigación del ático de Ignacio González. O qué necesidad tenía TV-3 de gastar 25 millones en cinco años para anunciarse en las camisetas del Barça y del Espanyol. Al igual que con la Iglesia, no discuto sobre la fe verdadera de quienes adoran al balón. Pero, por favor, que el sueldo de Neymar se lo paguen los creyentes, no yo”.
 
Laporta, abogado y político español, expresidente del Fútbol Club Barcelona, diputado en el Parlamento de Cataluña y concejal en el Ayuntamiento de Barcelona.

“Pongo la tele –escribe Gabriel Jaraba en su Blog– y sale el nuevo presidente del Barça explicando todo lo que había que explicar sobre el contrato de Neymar. Pero ningún periodista ni ningún periódico me han explicado todavía lo que yo quiero saber: el socio querellante va por libre (cosa que no creo) o ha sido impulsado por alguien; quien es ese alguien y qué quiere; si Laporta está desactivado o intentaría de nuevo el asalto a la fortaleza; o si no es él ahora el líder de esa fuerza, quién es el condotiero de turno; qué negocios tiene exactamente Rosell y cómo se vinculan con el deporte; y lo más importante de todo, a qué sector de la sociedad catalana responden/benefician un bando y otro de los que anden en este combate, cosa que tampoco sé bien. Se publican numerosas páginas de deportes en la prensa diaria y en ninguna de ellas hallo alguien que me explique el fondo de la tempestad azulgrana con la claridad que cuentan otras cosas en otras secciones o con la rotundidad con que se explica el cuaderno del diario digital conducido por Ignacio Escolar y José Sanclemente. Todo viene referido con medias palabras, insinuaciones, circunloquios, lenguaje críptico de iniciados, sobre todo. ¿A quién se deben las secciones de deportes de los diarios si como se ve lo hacen a su público lector? Es cierto que existe un condicionamiento decisivo: si se hace periodismo deportivo como es debido se le cierran a uno las puertas de los clubs, las instalaciones, las competiciones y sus servicios a los medios, con lo cual el periódico no puede –aunque habría que verlo– proporcionar a sus lectores el elemento de espectáculo que incluye la información deportiva al uso. Pero también es verdad que un periodismo deportivo altamente crítico ya fue experimentado en los años 70 con la revista Barrabás, un semanario satírico ilustrado impulsado por Antonio Franco, Àlex Botines, Òscar Nebreda e Ivà, que puso patas arriba el somnoliento panorama especializado de la época. No hay crisis del periodismo, hay crisis del negocio de la información precisamente por falta de periodismo. Más bien por falta de coraje para hacer y publicar buen periodismo”.
 
 
Entre los fotomontajes de esta semana, sobresalen: Tres personas (argentinas) distintas y un solo balón verdadero, Próximo Consejo de Ministros, Ministerio de Asuntos Divinos y Celestiales, Gracias, Gallardón, Rajoy y Zapatero, ambos jugando con cuerdas y tratando de hacer música (en el fondo, la misma) y ¿Un gato? ¿Qué gato? No sé de qué me hablas…






Los dibujos de Erlich:
 




 
El humor reflejado en la presa de esta semana: Forges, Peridis, El Roto, J. R. Mora, Vergara, Ramón y A. López.










Pep Roig, desde Mallorca, dibujó en Brisas y en Última Hora: Tonterías y previsiones, Fuga por los extremos, Esperanza y desesperanza, Recuperación por decreto y Merienda  en negro


 
 

Terminamos con cuatro vídeos. El primero recopilado por la Asociación Movimiento hacia un Estado Laico (MHUEL), quien, día de San Valero, siguió reclamando a la Corporación municipal de Zaragoza y a su Alcalde Juan Alberto Belloch el cumplimiento del artículo 16.3 de la vigente Constitución: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal reclamando –reclaman los zaragozanos laicos–. Seguimos el principio de aconfesionalidad del Estado y de todas sus instituciones, así como de los cargos públicos cuando actúan cómo tales y no de manera privada.



Zaz es una de las artistas de mayor éxito en el país vecino durante 2011 y 2012, con más de 1,8 millones de discos vendidos en todo el mundo y un álbum de debut que ha sido disco de diamante en Francia; doble platino en Alemania, Rusia, Polonia, Bélgica, Suiza y Turquía, y oro en Grecia y Austria. Zaz apareció como la gran revelación de la música francesa en 2010 con su primer álbum (Zaz). Entró directo al nº 1 en listas de Francia y Bélgica y fue top 10 en Suiza y Alemania (nº 1 en iTunes). Sus vídeos en YouTube han recibido más de 23 millones de visitas.

1 comentario:

Ice David dijo...

Este es un artículo muy completo. Neymar es mi ídolo, no importa qué tipo de elección, todavía lo apoyaría. Neymar es un muy buen jugador de fútbol. A pesar de que es joven, pero en realidad es muy potente. Creo que es un potencial de acciones. Mi mayor deseo es lograr que firmar una
camiseta del Barcelona. Espero que ese sueño se haga realidad.