miércoles, 16 de marzo de 2016

Ada Colau no quiere a militares en el Salón de la Enseñanza.

 Ada Colau manifiesta su incomodidad por la presencia del Ejército en el Salón de la Enseñanza.
 Ada Colau, respondiendo a las palabras de Óscar Bermán

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau,  recordó a dos mandos militares con quienes se encontró la semana pasada en el Salón de la Enseñanza, en el recinto de Montjuc de la Fira, que el ayuntamiento prefería “que no haya presencia militar en el salón” porque “hay que separar los espacios”. Lo dijo así de claro sin perder por ello la sonrisa ni levantar la voz. Colau les dijo que ni a ella ni a su equipo les gustaba que estuvieran los militares en el salón. Tras esto, uno de los mandos militares le  respondió: “Muy bien, hasta luego”. La conversación duró unos segundos. A los comentarios de la alcaldesa se sumó una protesta por parte de la campaña “Desmilitaricemos la Educación”, en la que unos activistas escenificaron las muertes de personas con libros en las manos y rodeados de flores. Una  protesta que “hizo explícita la contradicción entre los valores humanísticos y educativos y los valores que promueve el Ejército”. Días antes, en el último pleno del Ayuntamiento de Barcelona, se aprobaba una declaración institucional que defendía el Salón de la Enseñanza sin la presencia del Ejército y los espacios educativos “libres de armas, promoviendo la cultura de la paz, la convivencia pacífica, los derechos humanos y la solidaridad internacional”.

El Ministerio de Defensa pidió respeto para los militares, “garantes de los derechos y libertades de todos los españoles”. Las mismas fuentes de Defensa recalcaron que su participación en la Feria de Enseñanza “es una vía, como otras, para poner la oferta educativa de formación académica a disposición de quienes quieren acceder por vocación al ámbito militar”. Y el ministro del Ejército en funciones, Pedro Morenés, criticó a Colau por “su falta de respeto institucional y la falta de educación en lo personal”. La decisión de la alcaldesa fue, no obstante, respaldada por el ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y actual miembro de Podemos, José Julio Rodríguez, quien alegó que era una decisión aprobada por el pleno del Ayuntamiento, replicando a Morenés que “aquí cada uno se retrata en la medida de lo que piensa y lo que opina”.

Anteayer, Óscar Bermán, líder del PP en el Ayuntamiento de Palafolls (Barcelona), tildó a Colau de “vaga, descerebrada y anticatólica”. Y dijo “basta” a los continuos ataques de Ada Colau a los católicos, a las Fuerzas Armadas y a la unidad de España, respaldando la teoría de quienes acusan a la alcaldesa de “adoctrinar desde las instituciones” y de ser un “lastre para la Ciudad Condal”. “En una sociedad sana –contestó ayer Ada Colau–, ser alcaldesa y fregar suelos es compatible. Ser machista y concejal no debería serlo”.