martes, 29 de marzo de 2016

Derecha contra la izquierda en la Semana Santa.


¿Cómo funciona un paso de Semana Santa? He aquí un dibujo ilustrativo, hecho por Kike García, de un paso de Semana Santa. Dispone de un brazo mecánico para agarrar ateos y realizar reparaciones sobre la marcha.

Si el Jueves fue en Hospitalet, este Viernes Santo le tocó a Palafolls. El caso es que, en algunas localidades españolas dominadas por las izquierdas, como en esta y en Hospitalet de Llobregat, la Semana Santa fue un pulso duramente mantenido entre izquierdas y derechas. Ambas localidades se convirtieron en defensoras a ultranza de la Semana Santa frente al intento de socialistas y podemitas de no involucrar el poder en todo lo que huele a religioso en España.

Alentí Aguistí i Bassa, alcalde socialista de Palafolls (municipio barcelonés de 9.132 habitantes), quien creara, en octubre del 2012, la “Asociación de Municipios por el Federalismo Republicano”, con el objetivo de crear una república con cinco estados federados (Cataluña, Galicia, Castilla, País Vasco, y Portugal), aseguraba previamente a la Semana Santa, que “el desfile de los legionarios no tenía ningún sentido”. Pero, el pasado viernes, pese a la desautorización expresa del Ayuntamiento,  “El novio de la muerte” se hizo presente en las procesiones y los legionarios acompañaron al Cristo de la Buena Muerte y a la Virgen de la Soledad –portada por doce mujeres– en la procesión por las calles del municipio. La pancarta –“Libres para demostrar nuestra fe”– fue portada por algunos miembros del PP, contribuyendo a que la procesión se convirtiese en manifestación a favor de la libertad de culto. Y ello, pese a la advertencia del alcalde, quien lograba el efecto contrario: “No tiene sentido –dijo– el desfile de legionarios, como tampoco lo tendría ver gente disfrazada de nazis por las calles de Alemania”. Al contrario, las prohibiciones del Ayuntamiento de Palafolls así como las de Hospitalet de Llobregat (segundo municipio catalán, con 257.055 ciudadanos), despertaron vivas polémica. Los Antiguos Caballeros Legionarios, que ya procesionaron en Hospitalet, pese a las pintadas de radicales en la capilla del barrio de San Luis y a lemas como “fuera fascistas”, no dieron su brazo a torcer. Y la alcaldesa de esta última población, Nuria Martín, fue desafiada por los legionarios que consiguiendo un récord de asistencia. 

Oscar Bermán, portavoz del PP en el Consistorio de Palafolls, el mismo que propiciara días antes los insultos a la alcaldesa de Barcelona (“Si esta fuera una sociedad seria y sana, Ada Colau debería estar limpiando suelos”), tildó a la alcaldesa de “descerebrada y llena de odio y de fobias salvajes”).  Bermán se felicitó por la acogida de los vecinos y señaló que los partidarios de la prohibición se manifestaron en la otra parte del pueblo La prohibición municipal propició la denuncia penal del sindicato Manos Limpias, que acusó al regidor, Valentí Agustí, y a los respectivos concejales de cometer “presuntos delitos contra los derechos y las libertades fundamentales”.

Procesión de la Legión en Palafolls 2 El Saqueo Catalán