martes, 26 de mayo de 2009

Desnudos y otras promociones contra las corridas de toros.



Varios cientos de personas se dieron cita el domingo pasado frente a la plaza madrileña de las Ventas no para ver las corridas sino para exigir la abolición de la tauromaquia. Todas ellas posaron desnudas y en silencio, simulando la agonía de miles de animales inocentes que acaban sus días entre sangre y dolor “por la diversión de una minoría insolidaria y retrógrada”. Así lo declaraba Rafael Boro, portavoz de “Equanimal”, organización defensora de los animales que, juntamente con la holandesa, “CAS”, organizaban el acto de protesta. Los manifestantes posaron con sangre artificial rozada por el cuerpo y con dos banderillas a la espalda, reivindicando el rechazo a las corridas. “La abolición de la tauromaquia –sostuvo Boro– es responsabilidad de todos. Se hace necesario que quienes legislan y gobiernan revisen seriamente su agenda política para hacer hueco a una demanda mayoritaria y justa: queremos la abolición y la queremos ya”.

Boro explicó que la tauromaquia en España se sostiene “por las subvenciones” que se le conceden pero que las corridas no cuentan con el apoyo del público ni de los jóvenes. Por otra parte, “Prou” ha recogido recogió más de 180.000 firmas para promover una ley que prohíba las corridas y cuenta con el apoyo de ERC, ICV.EUiA y CiU, partidarias de que los animales no sufran daños “irreversibles” en la plaza. La plataforma catalana quiere que los trámites vayan lo bastante rápidos para que esta temporada sea la última que se celebra en Catalunya. Y que sea la primera comunidad española que prohíba los toros, después de que, en 2006, una iniciativa similar no llegara a debatirse por el final anticipado de la legislatura. “Los diputados –afirma Jennifer Berengueras, miembro de la comisión promotora de la iniciativa– no pueden hacer oídos sordos a lo que opina la mayoría de los catalanes”. La plataforma cuenta con el respaldo de personajes conocidos, como el filósofo Salvador Pániker, la periodista Pilar Rahola, el humorista gráfico, Forges, o las actrices Silvia Marsó o Pamela Anderson.

Por su parte, Juan Segura, presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Catalunya, asegura que los aficionados defenderán la fiesta “a muerte” y niega que en esta comunidad haya poca tradición taurina cuando “las entradas para la corrida del próximo 5 de julio, con José Tomás en el cartel, estén agotadas desde hace un mes”. Frente a las firmas presentadas por “Prou”, Segura afirma que su federación posee más de 100.000 que respaldan las corridas y recalca: “defendemos los toros sin interés de lucro”.

Jennifer Berengueras es optimista y presagia que “en esta ocasión, sí” van a ganar la contienda y convencer al Parlament para que Catalunya sea la primera comunidad española que prohíba los toros. En la Comunidad de Madrid no se ha llegado a tanto. Aunque, entre los manifestantes madrileños que mostraron su desacuerdo con las corridas, había personalidades revelantes que se adhirieron a la manifestación. Otras, no están de acuerdo ni con las corridas de beneficencia ni con las personalidades reales que las sostienen, ni con la opinión del Defensor del Pueblo quien, a través de la COPE, definió a los abolicionistas de la tauromaquia como “tontos a los que no se puede convencer de nada”. En este caso, más bien se le debería llamar el Defensor de las corridas de toros.


--------------------------------------------------------------------------
El escolta de Castro. Capítulo XXIX. El buque Acuarama y la maqueta del Cayo, isla de reposo de Fidel.