viernes, 15 de mayo de 2009

TVE pide perdón por el error del himno.

TVE censura los pitidos de protesta contra los Reyes.

Los Reyes saludal al público que contesta con silbidos.
No es habitual que TVE reconozca sus fallos, ni mucho menos que pida perdón por ellos. Ayer lo hacía y reconocía públicamente su error cometido durante la Copa del Rey. La Policía Nacional había retirado una pancarta del Mestalla cuyo lema decía: “We are nations of Europe. Good Bye Spain” (“Somos naciones de Europa. Adiós, España”).Y los aficionados comenzaron a silbar en cuanto llegó el Rey al palco y sonó el himno español. La megafonía se elevó a todo volumen para minimizar el efecto de las protestas y silbidos de los espectadores. Pero las cámaras de TVE evitaron contar lo que ocurría. Y, en su lugar, decidieron conectar con San Mamés y con un hotel de Barcelona, donde aficionados de ambos equipos se habían reunido para contemplar la final, evitando así mostrar lo ocurrido en el campo valenciano.

Ocurrió en la noche del pasado miércoles. Después, las cámaras de TVE volvieron al partido propiamente dicho y, durante el descanso de la media parte, la cadena pública pidió disculpas por un “fallo humano”. El locutor de TVE, Juan Carlos Rivero, se excusó por no haber podido ofrecer el himno en directo “por un error humano” y lo emitió entonces, pero censurado, eliminando los silbidos al himno, enfocando a los jugadores y mostrando un par de imágenes de los pocos hinchas que se comportaron con respeto. En esta ocasión los pitidos y protestas apenas se escucharon y las notas de la marcha real sonaron con toda solemnidad. Las cámaras no enfocaron ninguna “ikurriña” ni “senyera”, sino a los jugadores en fila y algún plano corto de aficionados “ejemplares”. Uno de ellos, del Athletic, con la mano en el corazón.

Algo más de diez millones de fieles (10.012.000, 48.5%) vieron a través de TVE cómo el Barça se hacía con el título en una retransmisión polémica, siete puntos superior a la emitida el año pasado por Telecinco, Valencia-Getafe. Pero ninguno de ellos fue testigo de las pitadas contra-monárquicas. El partido de la final de Copa del Rey fue la emisión más vista de la historia de las audiencias con un total de 11.691.000 espectadores. Y la más polémica con respecto a la emisión ofrecida por TVE.

TVE admitía, al día siguiente, el “error del himno” y, de paso, se cargaba al responsable de Deportes, Julián Reyes. Según las mismas fuentes, se incumplieron las instrucciones de la dirección y se cometió un “error gravísimo”. Reyes, en este caso, no quiso retrasmitir el abucheo a los Reyes. En su lugar, sonó por megáfono el himno nacional mientras miles de hinchas del Barcelona y del Athlétic se unían para desatar un “coro de quejas”. Hace unos años, TVE hubiera subido de categoría al responsable del programa por el mismo hecho.