miércoles, 13 de mayo de 2009

El cartero de mensajes revolucionarios.

Olivier Besancenot.

Esther Vivas, candidata de IA, Olivier Besancenot, "el cartero", candidato del NPA, Cándido y Morala, sindicalistas.

No tiene pinta de agitador de masas sino de niño bueno, incapaz de haber tirado una piedra a la policía. Olivier Besancenot, un chaval con camisa, vaqueros, deportivas y 35 años recién cumplidos, no es un político profesional, sino un militante y líder del antisistema francés de izquierdas. Desde 1997, trabaja como cartero en Neuilly-sur-Seine, la misma ciudad en la que Nicolás Sarkozy fue alcalde. Con 28 años, fue el candidato más joven en la historia de la República. Obtuvo más de un millón de votos, superando, entre los menores de 25 años, a Lionel Jospin, candidato socialista, y a Jean Marie Lepen, representante de la extrema derecha. En las presidenciales del 2007, defendió la redistribución de la riqueza, el incremento del salario mínimo, y nuevos impuestos sobre el capital especulativo. Con casi millón y medio de votos, se convirtió en el candidato más votado de la izquierda anti-neoliberal. Se dice que, si las elecciones presidenciales se celebraran hoy, se llevaría un 10 por ciento de votos, siendo considerado por los franceses como el principal opositor de Sarkozy. Es portavoz y uno de los dirigentes del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) y presenta un discurso nuevo y fresco, contra un capitalismo que lo engulle y “destruye” todo. Y, sin embargo, evita la etiqueta troskista. “Yo no soy troskista –dice a menudo–, ni guevarista ni luxemburguista. Soy revolucionario. Y la revolución precisa de ser reiventada porque ningún experimento revolucionario ha tenido éxito. Muchos de ellos terminaron como caricaturas sangrientas”.

Con sus ideas, llegaba en la mañana del sábado pasado a Barcelona y por la tarde a Madrid para apoyar a sus compañeros de Izquierda Anticapitalista (IA), una incisión de IU. Coincidió con la revuelta de los trabajadores de Telemadrid, la denuncia del “terrorismo patronal” de los empleados de Iveco, la organización sindical de los McDonalds, la rebelión contra la “privatización de la universidad” de estudiantes y profesores. Él y los suyos están dispuestos a levantar un muro contra la izquierda “institucional”, llámese PCE o llámese IU. Hay que conjurar el “desencanto”, añade Esther Vivas, la cabeza de lista española. Y Besancenot remata: “Europa no existe, se la han imaginado. Utilicemos la campaña para la lucha y para construir un partido anticapitalista europeo”. Se trata de insuflar energía, de desterrar el desánimo, de olvidar las quimeras. Porque “si la utopía es pensar que se puede cambiar esta sociedad de mierda, entonces merece la pena ser utópicos”.

Mostramos, por su interés, este vídeo que, lamentablemente, no dispone de traducción para los que no entiendan el francés.



Zemmour face à Olivier Besancenot
Cargado por prince_de_conde - Videos de noticias recién publicadas.