domingo, 13 de septiembre de 2009

Berlusconi, irónico: “A mí, Superman me da risa” y otros gags.


El jueves pasado, el presidente Zapatero estuvo en la isla sarda de la Magdalena, sita en el Mar Tirreno, archipiélago muy conocido por Napoleón Bonaparte, el Almirante Nelson y por Giuseppe Garibaldi, que pasó su exilio en Caprera. En dicha isla de la Magdalena, paraje preferido por Il Cavaliere, tuvo lugar la XVI Cumbre hispano-italiana a la que acudió José Luis Rodríguez Zapatero con todo su séquito de ministros de Economía, Exteriores, Defensa, Interior, Fomento e Industria, siendo recibido por el primer ministro italiano con honores militares. En el encuentro se abordaron cuáles serán las prioridades de la presidencia española de la Unión Europea, como la inmigración, la energía, la Unión por el Mediterráneo, etcétera. El objetivo del encuentro, además de abordar los distintos temas de carácter bilateral y de preparar la próxima reunión de G-20, era presentar a Italia las que serán las prioridades de la presidencia española de la Unión Europea en el primer semestre de 2010. Sin embargo, en dicha cumbre, ZP fue testigo de la verborrea que se apodera de Berlusconi en cuanto la prensa, preocupada especialmente por los asuntos del corazón de Il Cavalinere, comenzó a pulsar teclas. Temas como el acuerdo para que la Unión Europea asuma la política de inmigración, fueron, en la rueda de prensa, desplazados por las preguntas de los periodistas y las respuestas de un histriónico Berlusconi, más interesados por indagar y explicar su trato con prostitutas y “velinas” que por los asuntos políticos europeos. En ningún momento se pusieron en evidencia defectos tan graves como la persecución del gobierno de Berlusconi a los inmigrantes. O el que, por primera vez en Europa, pueda ser delito carecer de papeles o el fomento desde el Estado de patrullas vecinales para perseguirlos.


Berlusconi, saludando a Zapatero.


El primer ministro italiano, aprovechó la ocasión para congraciarse con las ministras españolas. En el 2008 había hecho unas declaraciones en las que habló del “Gobierno demasiado rosa” de Zapatero que contaba con tantas ministras como ministros. Ahora, Silvio Berlusconi soltó todos los piropos que le se ocurrieron al género femenino español allí representado por dos ministras: la de Defensa y la de Economía. Y se excusó echando las culpas a la prensa, que malinterpretó aquello del “demasiado rosa”. “Lo dije como siempre hago, con ironía”. Pero luego, “la prensa, como siempre, cambia las cosas”. Ni el presidente Zapatero, ni su comitiva, supieron pararle los pies al bufón y todos reaccionaron con una sonrisa diplomática hacia el Cavaliere.


Berlusconi ante las ministras Chacón y Elena Salgado .


Berlusconi trató de domesticar a la prensa con carantoñas. Pero, tras soltar la primera batería de preguntas (especialmente, los diarios “La República” y “L’Unitá” y “El País”), el primer ministro italiano terminó por cargar contra los periodistas. “La prensa, como siempre –se excusó Il Cavaliere–, cambia el significado de las cosas”. Luego, volvió al tema femenino. Dijo que, en Italia, él era archiconocido por adorar a la otra mitad del cielo “¿Cómo pensáis que en la patria de Casanova se puede decir algo negativo de las mujeres, si es el mejor regalo que Dios nos ha dado?” E insistió en que, para él, las mujeres no son iguales que los hombres. No contento con ello, intentó ganarse una vez más al auditorio. Desplegó su faceta pelotillera y aseguró que las mujeres son mejores “en la escuela y en la universidad (...); son más puntuales. Es el regalo más bonito que Dios ha dado a los hombres”. La bancada de asistentes le regaló aplausos y ovaciones. Zapatero empezaba a sudar y a mirar a Carmen Chacón de reojo, buscando ánimos. Por cortesía diplomática hacia su anfitrión, Elena Salgado evitó hacer ningún comentario. También Zapatero justificó su silencio ante Berlusconi por la misma razón.


Berlusconi, ante la representación española.


Las respuestas de Silvio Berlusconi se convirtieron muy pronto en una salva de acusaciones contra los medios que se atrevieron a hacer preguntas más directas. El periodista de “El País”, inquirió si había pensado en dimitir tras el descubrimiento de las “velinas” y prostitutas que fueron a sus fiestas. Berlusconi le soltó: “Veo que usted sólo lee “L’Unitá” y “La Repubblica”. Lo de las ‘velinas’ es mentira. Hicimos un curso con mujeres con las mejores notas en la Universidad, que conocían varios idiomas, para hacer de asistentes para nuestros candidatos a las elecciones europeas. Tres de ellas fueron seleccionadas y las pusimos en la lista europea. Son personas con gran pasión, entusiasmo y muy cultas, que serán grandes parlamentarias”. Insistió en que no había ningún asunto de prostitución. Y que Gianpaolo Tarantini, empresario de Bari, había venido a algunas cenas, acompañado de bellas mujeres amigas suyas. Pero Tarantini ya había confirmdo al juez las noticias publicadas en torno a su relación con Berlusconi: Organizó18 fiestas y reclutó a 30 prostitutas de lujo para disfrute del primer ministro. Entre septiembre de 2008 y febrero de 2009, trabajó como reclutador de acompañantes para Il Cavaliere. Y estaba siendo investigado por la fiscalía de Bari por supuesta inducción a la prostitución.


Berlusconi ante los periodistas. Primero, bromeando, luego, acusando.


Patricia d’Addario, una de las prostitutas de lujo invitadas durante este periodo a su mansión, cuenta cómo pasó una noche con él en el palacio Grazzoli, sacó fotos y grabó conversaciones. Berlusconi repite que nunca ha tenido que dar dinero por prestaciones sexuales. “Porque –añade– para quien ama conquistar, la satisfacción más bonita está en la conquista. Y, si pagas, ¿qué gusto puede haber?”

Berlusconi se disculpa ante Zapatero, que se limita a sonreir.


Il Cavaliere se disculpa ante Zapatero por haber acaparado la rueda de prensa. Y termina con una conclusión: “Como puede ver, no tengo problemas para hablar de las cosas de la vida. Tal vez por esto gusto a los italianos y tengo el 68 % de aprobación”. Berlusconi cree que es, de lejos, el mejor presidente que ha tenido Italia en sus 150 años de historia. Y califica de mentiras y calumnias las informaciones aparecidas en “La Repubblica”, “L’Unitá”. “Para ellos la libertad de prensa es sólo libertad de insulto, mixtificación y difamación. Han montado una campaña subversiva que trata de ir contra la voluntad del pueblo. Pero yo tengo el 70 por ciento de popularidad y la mayoría de los italianos quieren ser como yo”.


Villa Certosa.


Antes de abandonar la isla, Zapatero acepta una última invitación de Berlusconi en su misma mansión de Villa Certosa, la misma en donde el primer ministro italiano suele agasajar a amigos, políticos de la derecha, prostituas y velinas. La visita se mantiene en silencio hasta que los medios de Berlusconi airean dicha visita. “Il Giornale”, periódico propiedad del hermano de Berlusconi, aplaude a Zapatero por haberse atrevido a visitar el “escenario del crimen”. Y publica la noticia en primera página con el título: “El mito de los progresistas legitima Villa Certosa”. El presidente del Gobierno afirma que aceptó por respeto institucional a su anfitrión. Ambos tomaron café, en una visita que duró media hora y que Berlusconi acabó rentabilizando en sus medios.


Patrizia D'Addario, quien asegura que cobró 1.000 euros por asistir a una de las celebraciones del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. EFE

Mientras tanto, Patrizia d’Addario, una prostituta de lujo, asegura haber cobrado por acudir a las fiestas privadas del primer ministro italiano y, como respuesta a las declaraciones hechas por Berlusconi, le reta al día siguiente a una confrontación pública. “Invito al presidente (Berlusconi) –declara en el diario “Corriere della Sera”– a un careo público para discutir ya sean nuestros asuntos privados, como las relaciones entre hombres y mujeres, ya sean las técnicas de conquista, como sobre sexo y el poder”. D'Addario ha relatado las orgías de Berlusconi en “La Repubblica” y asegura haber pasado con Berlusconi la noche del 4 al 5 de noviembre, la misma en que fue elegido el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Sus declaraciones llegan como respuesta a las mantenidas por Berlusconi, en la rueda conjunta con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al final de la cumbre bilateral entre ambos países.


Días antes de celebrarse la Cumbre hispano-italiana, Silvio Berlusconi se negaba a responder a las 10 preguntas hechas y publicadas sobre él en el diario “La Repubblica” durante las últimas semanas. Consideraba que éste era “un partido político”, cuyo director era “evasor fiscal”. “Si estas preguntas –declaraba–, me las hubiese hecho un diario que no fuera un super-partido político de un editor suizo con un director evasor fiscal declarado, hubiera respondido”. Berlusconi inició acciones legales contra “La Repubblica” por “difamación”, al publicar artículos sobre su vida privada y por una decena de cuestiones sobre sus relaciones con la joven Noemi Letizia. Respecto a la última pregunta planteada por dicho diario sobre cuáles eran “sus condiciones de salud”, el primer ministro italiano indica: “Bastaría tener en cuenta las cosas que he hecho en estos 15 meses de actividad gubernamental para ver que no estoy enfermo, sino que soy un Supermán. Es más –advirtió a los periodistas–, a mí Supermán me da risa. Escribid que estas cosas las digo con ironía, con una sonrisa”. El presidente italiano reiteró que nunca había mantenido relaciones con una menor, “y mucho menos con la señorita [Noemi] Leticia”. Y que “nunca en la vida había tenido que dar dinero a una meretriz”. Mientras tanto, más de 140.000 personas habían firmado un escrito a favor de la libertad de prensa y en adhesión a “La Repubblica”. Entre los firmantes destacaban los escritores Umberto Eco y Roberto Saviano, el cantante Adriano Celentano y otras figuras del mundo de la cultura y del espectáculo como Dario Fo, Andrea Camilleri, Bernardo Bertolucci y Roberto Benigni.




El disco de Black Crows, antes y después de la censura.


De los escándalos de Berlusconi pasamos a los vinilos eros. La famosa lengua lúbrica y juguetona, símbolo de los Rolling Stones, la portada de su disco 'Sticky Fingers' con paquetón incorporado o el grupo de chicas en top-less que aparecen en un disco de Jimmy Hendrix, son ejemplos de portadas de discos ilustrados de jazz y orquestas de easy-listening, con fotos de modelos ligeras de ropa o con iconos sexuales. Algunas de estas portadas fueron censuradas, mutiladas o trastocadas en países anglosajones. Y muchas de ellas, en España, durante el franquismo. En el caso de “Amorica”, de los Black Crowes, ¡por el vello púbico que asomaba de la parte frontal del tanga que ilustraba el disco! En ocasiones, de manera burda y cutre. En “Vinilos Eros”, publicado por la editora española, Somoslibros, se hace un repaso documentado de la utilización del sexo y el erotismo como señuelo en las portadas de discos, en los últimos 60 años. Y se incluyen casi 400 cubiertas, que demuestran cómo el sexo siempre ha vendido.


Un año de cárcel y 5 mil dólares de multa podrían caerle al aficionado que abrazó y besó a Nadal.


Difícilmente un beso de amistad puede ser tan caro como el del seguidor de Rafael Nadal que saltó a la cancha del Arthur Ashe Stadium, del Centro Nacional de Tenis, para abrazar y besar al tenista español tras derrotar al francés, Gael Monfils. El aficionado, un ciudadano neoyorquino de veintitrés años que se saltó las medidas de seguridad para aproximarse a Nadal mientras éste se cambiaba de camiseta, fue arrestado y puesto a disposición judicial. “Para mí no fue un problema”, restó importancia Nadal. “El hombre fue muy amable conmigo. Me dijo [en inglés]: 'Te quiero', y, después, me besó”. El fan, que vive en las proximidades del recinto tenístico, es acusado de injerencia en un estadio deportivo. Según informó la fiscalía, se enfrenta ahora a penas de un año de cárcel y 5.000 dólares de multa.




La revista “C. International Photo Magazine”, que dirige Elena Fernández Ochoa, rinde un homenaje a Francesca Woodman, la fotógrafa estadounidense nacida en Denver, en 1958, y fallecida en Nueva Cork, en 1981, antes de cumplir los 22 años. Era hija de padres artistas y se trasladó a Roma, donde empezó a realizar fotografía experimental en la que ella era la protagonista. Francesca Woodman encarna la visión poética y subjetiva de la fotografía: parece contar cuentos o proponer escenas surrealistas y de identidad, de refinada sensibilidad. Aborda una y otra vez el desnudo, los cuerpos flotantes, la idea de la máscara, y crea siempre una atmósfera especial y turbadora. Crea imágenes que evocan los sueños de Alicia, la libertad, las habitaciones del delirio, el fondo del espejo. Lleva un cuaderno rosa donde apunta frases, palabras, poemas. A su amigo del colegio, Sloan Rankin, le confiesa: “Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven, dejando varias realizaciones, en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…”. Poco después, como es sabido, se arrojó por la ventana. La muestra, titulada “Autorretrato sin retoques” se puede ver del 9 de septiembre al 24 de octubre en La Fábrica Galería de Madrid.




Auto-retrato de Francesca.


Su nombre, Alondra, coincide con el de un pájaro de canto extravagante. Y su patronímico completo –Alondra de la Parra– aloja una lírica aliteración. Nació en 1981, en Nueva York, y es maestra mexicana. Su nombre, impronunciable para los anglosajones, alemanes y franceses (demasiadas “erres”), suena bien entre los hispanos. Esta directora de orquesta ha fundado, en Nueva York, la Filarmónica de las Américas con la pretensión de profundizar el repertorio continental y de abrir un espacio alternativo a los músicos jóvenes necesitados de experiencia colectiva. El proyecto ya ha atraído a patrocinadores. El Deutsche Bank y la cadena mexicana, Televisa, financian las campañas de Alondra, a caballo de la filantropía y de la propaganda benefactora. Tiene esta directora la misma edad que el director venezolano, Gustavo Dudamel. Con ella comienza a percibirse y a redondearse una interesante cantera de directoras de orquesta. No me refiero a Inma Shara, la primera concertista española en dirigir un concierto en El Vaticano, sino a otras colegas, como Anne Manson, americana y primera mujer que dirigió, en el festival de Salzburgo, la Orquesta Filarmónica de Viena; Marin Alsop, primera mujer en dirigir una orquesta de prestigio en los Estados Unidos, pese a la protesta de algunos músicos; o Joan Falletta, aclamada por el New York Times como “una de las directoras más prometedoras de su generación”, que puso en entredicho la falocracia de la tarima. Pese a la virulencia sexista de algunos críticos, puede que llegue el día en que nadie perciba que hay una mujer en el podio. Porque la música, según Falletta, hace que todos nos olvidemos de estas impresiones. Con ella está de acuerdo Alondra de la Parra. También cree que una mujer llega al resultado musical por el consenso, mientras que muchos hombres provistos de batuta lo hacen a través de la autoridad, la disciplina y el miedo.


Foto de Alondra de la Parra.


Un melón de 21,6 kilos, presentado por Tomeu Morlà (foto de Cati Clasdera), se llevó el primer premio en la Fira de Vilafranca (Mallorca). Los melones que consiguieron los 10 primeros premios pesaban más de 18 kilos, algo que no había sucedido nunca.


De los dibujos de Territorio Vergara publicados esta semana en "Público", nos quedamos con:



Las malas.



Lo peor ya ha pasado.

Cosas de casa.
Sugerimos los de Kap, en cuatro tiempos:





Y recomendamos cuatro más, de Pep Roig:



Lo imposible de lo posible.



A la carga.



Nuevas experiencias.



Obsesión.


Terminamos, como de costumbre, con cuatro vídeos. En el primero, Berluconi pide disculpas a Chacón y a Salgado


En el segundo, ofrecemos una exhibición de fotografías de Francesca Woodma.


En el tercero, Alondra de la Parra nos deleita con la dirección de la Sinfonía número 9, del Nuevo Mundo.


En el último, ante la falta de lluvia refrescante, mostramos un coro que hace llover. No porque cante mal ni bien, sino por ruidos fluviales que provoca… Una sugerencia: primero, escúchenlo sin mirar; luego, mirando el vídeo.

Les deseo a todos una buena semana y que llueva de verdad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al resultado musical se llega, -se quiera o no- por consenso. La disciplina y la autoridad son importantes. Miedo, el que inspiran las mujeres hembristas que consiguen puestos mediante la critica generalista, hacía el hombre, y el cumplimiento estricto de cuotas de igualdad.
Alondra, que dirija y calle, asi podremos apreciar mejor su trabajo.
(Sin merchandaisin, o como se diga)
chiflos.