domingo, 26 de junio de 2016

En Francia, Del Bosque quiere que España triunfe deportivamente… y, “¡Muerte al invasor!”, o los 50 años de resistencia cubana.


“El triunfo de España en sus dos primeros encuentros de la Eurocopa de Fútbol silenció las críticas a Del Bosque. “España –anunciaba El Plural del pasado 18 de junio– se consolida como la selección más goleadora y consigue ser la primera que marca más de dos goles en un partido en esta competición. Extiende así La Roja su racha sin perder ni encajar un gol en fases finales europeas. Buenos momentos para el combinado nacional que han servido para apaciguar las críticas que Vicente del Bosque lleva sufriendo por parte de la caverna mediática desde que España cayera eliminada a la primera de cambio en el pasado mundial de Brasil”. Tres días más tarde, Diaricrítitico titulaba: “Croacia apuntilla a una Roja vulgar y la manda por el lado difícil del cuadro (2-1). La Roja da la de arena”. Tras dos partidos excelsos ante equipos más débiles como Chequia y Turquía, llegaba la inesperada decepción al perder ante una Croacia que supo hacer su partido y apuntillarnos en dos contraataques en los minutos finales de cada tiempo. “Todo pudo cambiar, si Ramos no hubiera fallado un penalti poco antes del segundo gol croata. Con esta derrota, España queda segunda del grupo y se mete en el cuadro más difícil de la Eurocopa, con rivales como Italia, el primero, en octavos de final, el lunes 27, y, después, pueden llegar Francia y Alemania. Y la España que parecía subir directamente al cielo bajará, a partir de ahora, como mínimo al purgatorio con Italia el próximo lunes”. Por su parte, Público.es titulaba: “España se flagela contra Croacia y se condena a unos octavos contra Italia”. El gol inicial de Morata fue contrarrestado al filo del descanso por Kalinic y Perisic puso la puntilla en el minuto 87. “La negligencia española le mandó al camino más difícil de la Eurocopa. El lunes, Italia volverá a buscar revancha. Y en el horizonte, Alemania y Francia”. Lo cierto es que España se encontró con una derrota tan inesperada como inoportuna fue la última jornada de la fase de grupos ante una Croacia que, a pesar de jugar sin Modric ni Mandzukic, se sobrepuso al gol inicial de Álvaro Morata, gracias a los tantos de Kalinic y de Perisic. Para colmo, Sergio Ramos pudo haber evitado tanto disgusto pero falló un penalti cometido sobre Silva. Mal partido de España, que se alejó del brillo de los dos anteriores y llenó de dudas su futuro en el torneo.

        En el Mundial de Brasil 2014, Holanda goleó a España en un catastrófico debut.

La última estampa nos recuerda lo ocurrido hace dos años, por estas fechas. Las fuentes de Twitter echaron humo con la primicia que se extendió por el mundo virtual. Según cuentan, el seleccionador español, Vicente del Bosque, tras el varapalo que recibió de Holanda, tuvo que realizar una llamada de emergencia al líder de “Podemos”, para rogar su colaboración en apoyo de la selección española de fútbol. Bromas aparte, me preguntaba entonces por qué nos cuesta tanto aceptar lo que somos  en el terreno deportivo. Nos jodió entonces que Holanda nos marcase cinco goles. Y ya entonces pensábamos que, si España ganaba el Mundial –cosa que parecía muy difícil–, tendrían que abonar a sus jugadores 120.000 euros más que a los vencedores de hace cuatro años en Sudáfrica, lo que suponía un incremento del 20%. Y, por mucho que los millonarios jugadores de La Roja tuviesen el hipotético gesto patriótico de ceder parte del mismo para ayudar a los desfavorecidos, esas cantidades siempre eran de dudosa ética. “Pero tranquilos –decía yo entonces–, porque, pese a la publicidad engañosa y al lema ciego y obsesivo de ganar, ganar y ganar, España no parece ser capaz, en Brasil, de revalidar el título mundial de hace cuatro años y parece tener incluso problemas para lograr pasar a octavos. Las primas que se pactaron hace un mes, en una reunión entre los jugadores y la Federación, no podrán ser aplicadas como se esperaba. Unas primas que fueron aumentadas en cada competición y en función de los títulos cosechados. Así que tranquilos y disfrutemos del juego más que de los puntos positivos para hacer fortuna. Y más que aprender a ganar, cueste lo que cueste, hubiera sido mejor hacer la promoción sobre jugar bien, aunque se pierda. Como en la vida, en la que a veces se gana, otras se pierde, pero siempre nos deja una enseñanza”.

Vicente del Bosquel

Pero ¿qué decir del seleccionador nacional? “Siempre me atacan por mi supuesta animadversión con Del Bosque”, escribe Julián Ruiz en El Mundo, tras acabar el partido contra Croacia. “Para defenderme, esto es lo que escribí frente a República Checa: ‘Llevamos ochos años con los mismos errores. El día frente a Turquía, dije que nadie dispare las balas de la felicidad, porque hasta ahora se ganó por los pelos a una puñetera República Checa y a un horrible equipo turco, el peor que he visto en 20 años. No juego con ventaja. Pero el entorno actual de la selección agrava y perjudica hasta grados superlativos la verdadera situación de nuestro fútbol. Del Bosque, Casillas, Sergio Ramos, los caciques, están secundados por unos tremendos cortesanos o babosos que sólo fomentan la soberbia, el halago y la falsa euforia desconcertante. España todavía tiene que superar el viejismo de Del Bosque, un personaje que debía estar jubilado, pero que Villar defiende como en un corralito. Con Del Bosque me he hecho un auténtico 'edadista', un enemigo acérrimo de la gerontofilia. Menudo repaso táctico le dio Ante Cacic… Simplemente Croacia corrió más, presionó más, esperó a España cuando no tenía el balón y salían como rayos cuando España perdía el balón. Vamos, lo mismo que harán los italianos con nosotros en octavos de final. Se dice que España acabó fundida. Pero, ¿acaso no hacía el mismo calor para Croacia?... Por si fuera poco, este día del partido se anunció que el Madrid había vuelto a fichar a Morata y el City a Nolito,  'futbolista hortera', que no me gusta nada, quien iba a cobrar cuatro millones de euros. Como Bruno, el típico futbolista mediocre, sin estrella, de los que tanto le gustan al 'edadista' Del Bosque. Bueno, nos quedaba el populismo 'cinco estrellas' de Conte. Pero más bien el panorama estaba en manos de un 'jubilado' que se resistía a entrar en el retiro. Un personaje que no responde nunca tácticamente, que es un inadmisible repetidor de estrategia de otro fútbol, de otro siglo”. El ataque al seleccionador español no podía ser peor. ¿Pero tenía algún fundamento dicha crítica negativa?


Vicente del Bosque González, nace en Salamanca, el 23 de diciembre de 1950. Debuta en el fútbol nacional en las filas del Club Deportivo Salmantino (filial de la Unión Deportiva Salamanca), donde fue máximo goleador con sólo 17 años. Juega como centrocampista un total de 441 partidos oficiales. El ex exfutbolista ejerce de seleccionador de la selección de fútbol de España desde julio de 2008, sustituyendo a Luis Aragonés. Los mayores éxitos en su carrera deportiva los alcanza con el Real Madrid y con la selección española, especialmente como entrenador. Cuenta en su haber con una Copa del Mundo (en 2010), una Eurocopa (en 2012), dos Ligas de Campeones y dos Ligas. Ha ejercido también como comentarista en partidos de fútbol por televisión, con partidos de Copa del Rey o la Supercopa de España. El 3 de febrero de 2011, le fue concedido por el Rey Juan Carlos I de Españal el título de primer marqués de Del Bosque. El 1 de abril de 2011 fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha, reconociendo tanto su valía personal como trayectoria y palmarés deportivo. El 7 de enero de 2013 es premiado con el FIFA Balón de Oro al mejor técnico masculino de 2012. Destaca por su visión de juego y su capacidad de organización. El 15 de noviembre de 2013, después de clasificar a España para el Mundial de Brasil, confirma la renovación de su contrato hasta la finalización de la Eurocopa 2016. Se prevé que, al término de la participación de España en Eurocopa 2016 de Francia o, como fecha tope, al terminar la participación de España en Copa Mundial de Fútbol de 2018 de Rusia deje el cargo de Seleccionador de España de fútbol.

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, saluda a Vicente del Bosque, ante un avión que lleva  su nombre.

En diciembre del 2014, Air Europa, la aerolínea del Grupo Globalia, bautizaba uno de sus aviones con el nombre del actual seleccionador de fútbol español, Vicente del Bosque. El avión era un Airbus 330-200 destinado a cubrir las rutas transatlánticas y el acto tuvo lugar en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. El seleccionador nacional descorrió la cortina que dejaba a la vista su nombre en el morro del avión, junto al presidente de Globalia, Juan José Hidalgo. “Es un honor que mi buen amigo, Pepe, haya tenido este detalle tan cariñoso hacia mí”, agradeció Vicente del Bosque.. “Impresiona ver mi nombre ahí en lo alto” –añadió. A lo que el presidente de Globalia contestó: “Más alto has dejado tú el fútbol español, lo que nos hace sentirnos orgullosos a todos”. Juan José Hidalgo declaró entonces: “Somos la compañía española que más presencia tiene en el mundo del deporte nacional y especialmente en el fútbol. Por esa razón, no podíamos dejar de poner el nombre de Vicente del Bosque, el gran embajador del balompié español, a una de nuestras mejores aeronaves, para que todo el mundo sepa cuánto le apreciamos”.


En un artículo titulado “Del Bosque ‘for president’, Gonzalo López Alba escribe, en El Confidencial, sobre Vicente del Bosque: “La selección de fútbol es, a día de hoy, una de las pocas cosas que aglutina a todos los españoles, con independencia de su estatus socioeconómico, ideología, edad, sexo, color de piel, procedencia, creencia o lugar de residencia. A diferencia de los candidatos a la presidencia del Gobierno, y con independencia de que logre o no conquistar otra Eurocopa, el seleccionador nacional, Vicente del Bosque, ha logrado articular un proyecto común de ilusión. Ha llevado al campo de fútbol lo que los españoles no encuentran en el campo de la política (tampoco, salvo muy contadas excepciones, en el de la economía o las ideas, y no digamos del periodismo)…Y lo ha hecho, construyendo una ‘comunalidad’ de intereses compartidos y colaboración recíproca, sin que nadie tenga que renunciar a su singularidad. Hasta el extremo de convertir en puntales del equipo a un catalán, Gerard Piqué, defensor de que se celebre un referéndum sobre la independencia de Cataluña, y a un manchego, Andrés Iniesta, que se gana la vida en Cataluña. Sin dar patadas ni pisotones, con humildad y juego bonito, y el oído siempre atento a lo que reclama la afición (Aritz Aduriz, del Athletic Club fue seleccionado “por aclamación popular), pero sin dejarse llevar por el criterio voluble de las masas (los atléticos pedían la convocatoria de Saúl). Y, además, ha sabido renovar lo que estaba agotado para dar entrada a savia nueva sin provocar rupturas… Ese es el liderazgo que precisa España para salir del hoyo y volver a levantar la cabeza, para recuperar la autoestima y sentir que todo el mundo rema en la misma dirección en pro de un beneficio compartido. Y es lo que ninguno de nuestros dirigentes políticos logra articular, incapaces como se han mostrado de acordar ni siquiera dos cosas tan básicas como conjurarse para evitar una tercera convocatoria electoral y suscribir un pacto por la educación, que sería el equivalente a olvidarse de la camiseta del club al que pertenece cada uno para enfundarse la de España. Por eso, apoyamos a Del Bosque ‘for president’”.


El triunfo de España a Chequia y Turquía silenciaron las críticas a Del Bosque. Los elogios de sus victorias aplastantes, amortiguaron los medios de la caverna, como “Libertad Digital”, que cuestiona por sistema todas sus decisiones y polemiza contra él, como Federico Jiménez Losantos, periodista que le acusan de ser un “maldicho”, una persona “insoportable” y “mala” que se ha convertido en “un marqués rico”. Y, con la derrota frente a Croacia, los elogios de sus victorias aplastantes pasaron a convertirse en duras críticas. “Incluso, desde la derecha –escribía el pasado sábado José María Garrido en El Plural– propagaron la idea que del Bosque se había “hecho del Barça”. Nada más lejos de la realidad. Vicente del Bosque nunca ha dejado de amar al Real Madrid y, pese a las presiones e insultos recibidos, tampoco ha tenido reparos en defender públicamente y con ahínco sus opciones políticas. Ha sido precisamente su posicionamiento político el que ha desatado las críticas más feroces contra este salmantino humilde que no ha olvidado que su padre era un ferroviario de izquierdas. Y es que, detrás de cada crítica a su sistema de juego o a las alineaciones que plantea en los encuentros, lo que realmente se oculta es la animadversión hacía un entrenador que nunca ha ocultado sus diferencias con el Partido Popular –y, en los últimos meses, también con Podemos–. Prueba de ello es que, el 3 de junio de 2003, cuando Florentino Pérez prescindió de sus servicios como entrenador del Real Madrid  –pese a que apenas habían transcurrido 24 horas de la consecución del título de liga–, el ahora seleccionador del combinado nacional no tuvo reparos en evidenciar sus discrepancias con Florentino Pérez y exponer públicamente su idolología. “El Madrid –dijo– busca ‘un entrenador más guapo, que  hable inglés (…), y no el hijo de un ferroviario de izquierdas”. Pero del Bosque no traicionó la memoria de sus antepasados ni ocultó su ideología. Así lo demostró en la entrevista que concedió a José Ramón de la Morena en ‘El Larguero’ de la Cadena Ser.


“Mi padre –dijo Del Bosque– se llamaba Fermín. Era el empleado ideal. Primero en la compañía ferroviaria y después de encargado de una empresa de material de construcción y administrativo en La Casera. Era un hombre de buenas ideas. Recuerdo mi infancia, como los años difíciles, especialmente difíciles. Inmersa en unas generaciones que más sufrieron, con una guerra y una posguerra. Nosotros éramos dos hermanos y, en la cocina, nuestro padre nos contaba sus experiencias... No es que disfrutara contándonos sus sufrimientos, es que son vivencias le marcaron. Él era del sindicato en la compañía ferroviaria. Con 19 años, le llevaron detenido a un campo de concentración, cerca de Munguía... Murió en el 82. Era un hombre recto, cabal, sin dobleces. Nosotros le decíamos que se había quedado parado en el tiempo. Su nobleza fue lo que más me marcó. Era un hombre poco dado al lujo”. “Desde entonces –insiste José María Garrido– la caverna se la tiene jurada a Vicente del Bosque. No importa que el salmantino haya conseguido que España gane un Mundial. Tampoco le reconocen su trayectoria en el Real Madrid –con Champions incluida–, ni su inigualable palmarés. Vicente del Bosque es de izquierdas y por tanto, el enemigo a abatir”. 

       La derecha nunca le ha perdonado que sacase pecho por ser “hijo de un ferroviario de izquierdas”.

Con el  3-0 de España a Turquía del  viernes, 17 de junio, La Roja mantenía su racha sin perder ni encajar un gol en fases finales europeas. Buenos momentos para el combinado nacional que sirvieron para apaciguar las críticas que Vicente del Bosque llevaba sufriendo por parte de la caverna mediática desde que España cayera eliminada a la primera de cambio en el pasado mundial de Brasil. “Ahora que el viento sopla de cara y que todo vuelven a ser elogios para Del Bosque –escribía José María Garrido–, conviene recordar que periódicos como ‘Libertad Digital’ han cuestionado por sistema todas sus decisiones. En los últimos meses, los medios de la caverna nunca parecían estar conformes con la lista de jugadores que Del Bosque seleccionaba para el combinado nacional. Porque ha sido precisamente su posicionamiento político el que ha desatado las críticas más feroces contra este salmantino humilde que no ha olvidado que su padre era un ferroviario de izquierdas”.

        Del Bosque, tras la derrota con Croacia, mostró su disgusto, pero no se sintió eliminado.

Mucho antes de que llegara el primer fracaso con Croacia, Vicente del Bosque puso freno a la euforia desatada por el nivel mostrado por la Roja en los dos triunfos en la Eurocopa 2016, y aseguró que aún no habían ganado nada y que sólo habían cumplido el primer objetivo: acceder a los octavos de final. “Llevamos dos partidos ganados y sabemos que las perspectivas son buenas, que la opinión general es positiva hacia nosotros. Pero el halago debilita, nos puede llegar a confundir y, muchas veces, inconscientemente. Tras el gran partido ante Turquía, estamos asentados. Hemos estado muy atentos y concentrados, conociendo la realidad de lo que nos espera. Lo importante es estar metidos en los partidos siempre”. En el caso de Iker Casillas, la solución no fue fácil. Del Bosque decidió el fin de la “transición dulce” y no ocultó el buen comportamiento que está teniendo el capitán en una decisión que, incluso le ha dolido tener que tomar para dar paso a David De Gea. “Dimos la alineación el mismo día que jugamos con la República Checa por la mañana y no hablé con Iker. Como he hecho en otras situaciones, no di explicaciones. Al día siguiente, en uno de los momentos que coincidimos, a bote pronto, le dije que estaba fastidiado por haber tenido que tomar esa decisión. Me dijo ‘estate tranquilo, que yo estoy tranquilo’ y me facilitó las cosas. Nunca he tenido una conversación con él para aclarar si iba a venir de titular o de suplente porque son cosas que con tanto tiempo por delante no podíamos prever. No sabíamos qué temporada iba a hacer en el Oporto”. El seleccionador español destacó el liderazgo que ejercieron en el grupo algunos jugadores como Gerard Piqué. “Es uno de los que más años lleva y además es un hombre con opinión.  Teníamos que intentar tener un ambiente cordial. Llevábamos 27 días de concentración, y, si llegamos hasta el final, serán casi 50, lo que nos exige un ejercicio de fortaleza”. Igualmente, mostró el nivel de Manuel Agudo 'Nolito'. “No me ha sorprendido. Queríamos un hombre para esa zona y no nos hemos equivocado. Necesitamos gente por las bandas, hemos traído a Pedro, a él, a Lucas Vázquez y tenemos a Silva en ese intermedio entre jugador por dentro y por fuera”…


Pase lo que pase con la Eurocopa de Fútbol, Vicente del Bosque no muestra decepción por la actuación de sus jugadores. “Tenemos una plantilla sana y cordial, no es una catequesis pero, por dentro, se mantiene un gran ambiente. Por eso, agradezco la gente que no juega y que se comporta muy bien” declara en As. Sobre el penalti que Ramos falló ante Croacia y que Iniesta iba a lanzar, afirma que “yo me tercio de dejar elegir a los jugadores. Es un síntoma de fortaleza, ellos son los principales actores en el campo. No hay cosa mejor que el entrenador elija el sistema de juego y que ellos se sientan cómodos. La imposición no la elegiré jamás. Si hay un penalti contra Italia será igual. Un penalti no es una acción que se entrena. Yo cojo ahora y tiro con una seguridad increíble porque no me ve nadie. Si hay tensión, es diferente, no es entrenable”. Sobre el partido del lunes ante Italia confiesa que ellos “son muy buenos defensivamente, pero Italia también tiene jugadores de ataque. Tiene grandes jugadores de banda, dos delanteros, y es verdad que tiene un cuarteto defensivo con tres centrales y De Rossi, que son inamovibles, pero no tiene por qué ser un equipo defensivo. Han cambiado el centro del campo y quizás sean más directos que en 2012. Yo no lo veo en absoluto defensivo pese a que tengan ese sello. Los centrales lo hacen muy bien, se conocen mucho”. Respecto a su futuro, explica que “veremos cuántos seleccionadores que están en la Eurocopa quedan después. Hemos seguido y ganamos 9 partidos de 10 oficiales. Nos hemos clasificado dignamente y estábamos estupendamente. Por una derrota, no podemos buscar culpables en todo. Creo que tenemos que ser responsables, ser discretos, que no trascienda todo”.

      Preocupación ante el partido del lunes, contra Italia.

“Vicente del Bosque –publica el Mediterranean Real Estate– afrontará, el lunes en Saint Denis, unos octavos de final de la Eurocopa contra Italia que trascienden lo deportivo para adentrarse en el terreno personal y en la duda metódica sobre su continuidad al mando de la selección después de ocho años en los que las luces han ganado por goleada a las sombras. Los ecos por el batacazo en Brasil, que parecían olvidados tras las victorias ante la República Checa y Turquía, han renacido con fuerza después de la inesperada derrota frente a Croacia y han colocado a ‘La Roja’ en la senda más exigente de la competición. La figura del entrenador no está en entredicho, pero una eliminación en el primer cruce le colocaría en una situación muy incómoda, si decidiera aceptar una eventual renovación al encadenar dos torneos muy endebles. Y, en este contexto, también la Federación tendría bastante complicada la ‘venta’ al público de una oferta de continuidad. El fútbol es cruel y su memoria selectiva… Nadie cuestiona la envergadura del desafío en octavos, sobre todo porque los vigentes campeones llegarán a París muy tocados por lo sucedido ante Croacia y con su confianza algo resquebrajada, pero el destino ha vuelto a cruzar por enésima vez los caminos de españoles e italianos y lo que ocurra en ese partido marcará sin duda los acontecimientos posteriores, tanto en la fortaleza del banquillo como en los movimientos del ente federativo. Pasar, supondría ganar tiempo. Perder, precipitaría la toma de decisiones. La estancia del salmantino en el país vecino ha sido un compendio de alegrías y preocupaciones… En la excepcional sede parisina se decidirá el futuro de España en la competición y condicionará sin duda la respuesta definitiva del salmantino a la Federación. ‘No concibo esta selección sin Del Bosque’, declaraba recientemente David Silva, uno de los baluartes del equipo y uno de los supervivientes de la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008, la que cambió el signo de la historia de ‘La Roja’. Elegir el camino más tortuoso obligará a España a enfrentarse a los grandes favoritos para alzar el trofeo el 10 de julio, como la mencionada Italia, Alemania y Francia. Salir airoso de este gigantesco reto reforzaría tanto al seleccionador que se redoblarían los esfuerzos de la Federación para que se quedara y culminara el relevo generacional de un equipo que necesita empezar a elegir a sus nuevos guías en el vestuario. El salmantino tiene la última palabra”.


Ni los checos ni los turcos pudieron con España que seguía imbatible.


Hasta que llegó el lado oscuro de la Eurocopa con el penalti marcado por Sergio Ramos. 


Pero, Morata, en el mercado de traspasos, Persich marca el 2-1, rompiendo la racha española, y celebrando la victoria de Croacia, la derrota de España e Interior del Ministerio o como se diga.



 Iván Perisic marca el 2-1 y celebra la victoria de Croacia y la derrota de España.

El Ministro Fernández Díaz conversa con  Dios y los casi dos millones de votantes en el extranjero.

Año 1962 en Cuba, ¡Muerte al invasor! Comisión de Orientación Revolucionaria (COR).

Y del deporte nacional español pasamos a la Revolución Cubana, iniciada el primero de enero del 59. “Esa noche –cuenta David Sarabia en Eldiario.es–, Fidel Castro entró en Santiago de Cuba, hizo capital a la ciudad durante unas horas y, subido al balcón del ayuntamiento santiagueño, proclamó el triunfo de la Revolución a voz en grito. Al día siguiente, Camilo Cienfuegos y el Che Guevara llegaron a La Habana. Era un hecho: Fulgencio Batista, ‘El Hombre’, había sido derrocado. Siete años antes, el gobierno estadounidense había apoyado su ascenso al poder en la isla cuando dio el golpe de Estado. ‘No nos engañemos creyendo que, en adelante, todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil’, dijo Fidel Castro pocos días después de tomar La Habana. El comandante sabía que la electricidad en el ambiente solo significa tormenta, y es que librarse del yugo de los EEUU, como parecía en aquellas noches templadas de invierno, no iba a ser tan sencillo. Washington haría el primer intento de muchos para invadir la isla dos años después en Playa Girón y Fidel llevaría allí a la victoria a sus tropas. Mientras tanto, la percepción negativa de lo estadounidense se infiltraba ya en el pueblo cubano”.
Patria o muerte. 1980. 

“Mi tío no se llama Sam” (Editorial RM), libro escrito por el español, Alfons González,  investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona, recorre unos “50 años de propaganda cubana contra el imperialismo” y, según su autor, “recoge la percepción de un país sobre una amenaza”. En el libro, aparecen hasta 93 ilustraciones, la mayoría correspondientes a carteles de propaganda que Fidel Castro mandó distribuir entre la población y colocar en las calles entre los años 60 y hasta los 90. Casi todas con una clara influencia soviética, que recuerda la cartelería usada también por los republicanos durante la Guerra Civil española. “La ciudad, en según qué momentos, está empapelada con carteles de todo tipo”, cuenta González. “Son gigantografias que llegan a medir cinco, seis, siete metros y a ocupar espacios como la Plaza de la Revolución Cubana o la Oficina de Intereses”. Son carteles que muestran al Tío Sam con las manos cortadas, a la Estatua de la Libertad amordazada, a Nixon y a Hitler en un naipe con esvásticas o al famoso “No pasarán”, bajo una rosa clavada en el pie de un soldado estadounidense. En los 60 hay que celebrar la victoria en Girón; en los 70, combatir al enemigo; en los 80, echar a la potencia imperialista, alejándola lo más posible de tierra y, en los 90, con todo el camino andado a la espalda, se torna necesario parar y sacar pecho. Son lemas habituales en la cartelería de finales de siglo como “La unidad nos hace indestructibles”, “Otro tiro por la culata” o “Con este pueblo no se juega”. Con el paso del tiempo, este discurso a la población le es inmune “porque se vuelve parte del paisaje urbano”, explica González.


“A medida que convives con un discurso que es repetitivo, te inmunizas a ese discurso al compararlo con tu realidad cotidiana”, considera A. González. “La costumbre de esa revolución se vuelve insípida”, añade. “Mi tío no se llama Sam” recoge la percepción de un país sobre una amenaza. Es una historia de lucha, dignidad y soberanía desde que la Revolución triunfa en el 59 hasta que Barack Obama gana las elecciones en 2009. Es un recorrido por los carteles de propaganda que el gobierno cubano difunde entre su población desde la década de los 60 hasta los 90, con mención aparte a la valla. “Lo que hay en el libro es una parte minúscula de todo el material que tengo. He podido consultar y digitalizar todo el fondo de diapositivas de la editora política del Partido Comunista de Cuba”, continúa el investigador. “Así, en ‘Mi tío no se llama Sam’, hay hasta 93 ilustraciones, la mayoría correspondientes a carteles de propaganda que Fidel Castro mandó distribuir entre la población y colocar en las calles. 

Derrotados los yaquies... Antonio Pérez Ñico. ICAIC, 1970.

“La ciudad, en según qué momentos, estaba empapelada con carteles de todo tipo”, cuenta González. Estamos hablando de carteles que muestran al Tío Sam con las manos cortadas, a la Estatua de la Libertad amordazada, a Nixon y a Hitler en un naipe, con esvásticas o al famoso “No pasarán” bajo una rosa clavada en el pie de un soldado estadounidense. “Las gigantografías  llegan a medir 5, 6, 7 metros y a ocupar espacios como la Plaza de la Revolución Cubana o la Oficina de Intereses”. 
Naipe con las caras de Nixon y Hitler - Luis Álvarez. OCLAE. Año 1971.

El recopilatorio de cartelería cubana separa las ilustraciones por décadas. La propaganda de Fidel Castro a su pueblo tiene un objetivo claro, según de qué año se trate. En los 60 hay que celebrar la victoria en Girón, en los 70 hay que combatir al enemigo, en los 80 hay que echar a la potencia imperialista, alejándola lo más posible de tierra, y, en los 90, con todo el camino andado a la espalda, se torna necesario parar y sacar pecho: “La unidad nos hace indestructibles”, “Otro tiro por la culata” o “Con este pueblo no se juega” serán lemas habituales en la cartelería de finales de siglo.

Viva Cuba libre! ¡Bush, fascista, no hay agresión que Cuba no resista! Año 2005.

¿Teme alguna vez EEUU a Cuba? Mejor dicho, ¿teme alguna vez el gobierno estadounidense la influencia que tendrá esa propaganda sobre el pueblo cubano? "Sí. En los primeros años de la Revolución, en los que hay una adhesión unánime al proyecto ideológico. Luego, con el paso del tiempo, este discurso a la población le es inmune porque se vuelve parte del paisaje urbano”, explica González. “A medida que convives con un discurso que es repetitivo, te inmunizas a ese discurso al compararlo con tu realidad cotidiana. No es que la Revolución pase desapercibida. Es que la costumbre de esa Revolución se vuelve insípida. Eso no quiere decir que. en el discurso de la relación entre Cuba y EEUU, exista y haya existido una cierta fidelidad al hecho de defender unos principios de dignidad, soberanía e independencia frente a EEUU. Eso sigue incólume”. 


El humor semanal se repartió esta semana entre el juego de la selección española y el de los partidos políticos, presentados por el humor de Forges, El Roto, Peridis, Vergara, Ferrán, Manel F. J. R. Mora, La guerra contra los bloqueadores de publicidad, Crunch, Guetty, Atxe, Pat, Kap…























Pep Roig, desde Mallorca nos dibujó: Desesperanza, Nunca estuvieron, La Patria como negocio,  Meditando y Palabras, Palabras sin palabra.






Entre los vídeos más apropiados de esta semana, el de la entrevista a Del Bosque, realizara el 18 de enero de 1013 en la que nos habla de cómo gestionar el talento para no estropearlo, la mejor respuesta ante una crisis, qué piensa sobre el uso de la tecnología en el mundo del fútbol o si vale todo para conseguir una victoria. Entrevista a Vicente del Bosque Blogthinkbig.

Casi dos años más tarde, Vicente del Bosque, acudía el primero de octubre del 2014 a El Hormiguero para hablar entre otros temas de la Fundación Juegaterapia que se construyó en La Fe de Valencia y de lo que se puede aprender de las derrotas. Vicente del Bosque en El Hormiguero "Podemos aprender mucho de la derrota" Antena 3.

Conferencia Magistral: Tecnopolítica y Ciberguerra, impartida por Ignacio Ramonet en Quito. Julian ASSANGE: 4 años de libertad negada CIESPAL Rescues Sister from Dinosaur Robot: Cute Dogs Maymo & Penny Maymo.