miércoles, 14 de diciembre de 2016

Terence Blanchard, músico contra la segregación racial.



Terence Blanchard, galardonado compositor, trompetista de jazz, ganador de tres premios Grammys, es también un reconocido activista por los derechos de la población negra en Estados Unidos, donde, sólo en este año que está punto de expirar, han muerto, según datos de Mapping Police Violence (MPV), 263 ciudadanos negros a manos de la Policía. “La música –según este artista–,  puede convertirse en un arma potente que roce las almas y los corazones de quienes la escuchan y conseguir así hacerles recapacitar, aunque sea por unos escasos segundos”.

Blanchard fue uno de los invitados estrella en la edición número 37 del festival internacional de Jazz de Granada. Breathless (no puedo respirar) es el título de su nuevo trabajo y con el que ha querido rendir homenaje a Eric Garner, uno de los cientos de ciudadanos negros que han sido víctimas de la brutalidad policial. “El racismo –ha declarado Terence Blanchard– no es una cuestión de color, es un concepto más complejo que versa sobre el poder y la pérdida de control. Yo tengo amigos policías que me cuentan que saben perfectamente cuál de sus compañeros tiene el expediente manchado por algún acto de brutalidad policial con resultado de muerte, pero prefieren no meterse en problemas y callar”. En julio de 2014, cuatro agentes blancos del Departamento de Policía de Nueva York sujetaban a Eric Garner por los brazos y las piernas, mientras un quinto agente, Daniel Pantaleo, le estrangulaba. De nada sirvió que el joven, desarmado y cuyo delito había sido vender cigarrillos sueltos en la calle, advirtiera a los policías en repetidas ocasiones de que lo estaban asfixiando. Un transeúnte grabó el asesinato con su móvil y el vídeo dio la vuelta al mundo. Daniel Pantaleo quedó libre de cargos tras el juicio y esto desató la ira de miles de manifestantes que tomaron las calles de todo el país. El 69% de los ciudadanos negros asesinados por la policía durante este año no eran ni siquiera sospechosos de haber cometido un delito con violencia, ni se encontraban armados, según MPV.

“Trump –protesta Blanchard– crea a los votantes una ilusión falsa, convenciéndoles de que van a adquirir mayor poder adquisitivo si se elimina la posibilidad de que vengan más inmigrantes” Las declaraciones homófobas, violentas y sexistas de Donald Trump durante la campaña no han impedido que el magnate vaya a convertirse en el presidente número 45 de la Casa Blanca, sucediendo a Barack Obama. “A Trump y a los que son como Trump les preocupan que los índices demográficos en nuestro país estén cambiando. Hace un par de años nacieron el mismo número de bebés blancos que de color. Esto aterra a los que se aferran a la supremacía blanca y tienen miedo a perder el control, miedo a no poder manejar a esas minorías que están dejando de serlo”.

Que Obama sea negro no ha impedido que la violencia racial haya aumentado durante su mandato, sino al revés.  "Los presidentes sólo pueden hacer lo que les permite el sistema. Y este sistema lleva 200 años sustentado en ideales racistas y medievales. Es muy difícil cambiarlo. Con Obama, la militarización de la policía ha aumentado", insiste Josua Smith, editor de la plataforma BlackMatterUs (BMUS), cuyo objetivo principal es “contar la verdad sobre el racismo, la desigualdad y la injusticia que los principales medios de comunicación ignoran”.

No hay comentarios: