jueves, 14 de enero de 2016

Rita Maestre y Cristina de Borbón: la España laica y la España meapilas en el banquillo.


Ruth Toledano escribe un artículo sobre Rita Maestre y sobre Cristina de Borbón. “Esta –dice  al distinguir a ambas– luce en ocasiones mantilla negra y jamás enseñaría un pezón, pero es posible que haya pagado clases de merengue con dinero destinado a niños discapacitados. Rita Maestre jamás luciría mantilla negra y no ha enseñado un pezón sino dos, para denunciar los favores a la Iglesia. Pero Rita Maestre y Cristina de Borbón tienen dos cosas en común. Ambas estudiaron Ciencias Políticas, aunque con muy distintos resultados. Ambas han sido imputadas por presuntos, y muy distintos, delitos. A Rita Maestre van a juzgarla por participar en una acción pacífica dentro de una capilla que no tenía que estar ahí. En una Universidad pública que se mantiene con fondos públicos. De un Estado que su Constitución declara aconfesional. Rita Maestre era estudiante entonces, en marzo de 2011. Una de esas estudiantes de las que el Estado debiera sentirse muy orgulloso: comprometida con su tiempo y políticamente activa, preocupada por la defensa de los derechos constitucionales y por la construcción de una sociedad más justa. Ahora es concejala y portavoz del Ayuntamiento de Madrid: el Estado debiera sentirse muy satisfecho porque alguien con esa responsabilidad proceda de una de sus universidades, y no de alguna de esas otras, privadas, caras, elitistas, mero eslabón entre un Colegio del Pilar y unas FAES.

A continuación, se ocupa de Cristina de Borbón, al decir que “se sentará también en el banquillo. Hija y hermana de reyes, responderá ante el juez por su presunta implicación en estafa al Estado, del que esos directos familiares suyos han sido y son jefes. Nació y creció rodeada de privilegios que no son de este tiempo, y se acostumbró a las prebendas y a la impunidad. Consiguió enseguida un puesto de trabajo interesante y muy bien remunerado, sin tener que realizar entrevista ni prueba alguna para ello. Practicó mucha vela. Parió, parió, parió y parió. Compró y reformó una casa de 8 millones de euros. Se descubrió que las empresas que poseía con su marido formaban una trama delictiva y ahora vive un exilio triste y dorado, con escoltas y colegios cuyas matrículas ascienden a casi 40.000 euros al año. Por cuatro, 160.000. El Estado, que le proporcionó una formación que habría de ser exquisita, debería sentirse defraudado”.

Toledano se pregunte con qué España nos identificamos: la que representa Rita Maestre o la que representa Cristina de Borbón. “La que se indigna y rechaza un modelo que marca la desigualdad y se nutre de corrupción, o la que se escandaliza por una acción de protesta contra la injerencia de la Iglesia en las cuestiones del Estado. La España valiente frente a la injusticia o la España puritana frente a un sujetador. La España laica o la España meapilas. La España feminista o la España sálica. Los juicios a los que ambas imputadas van a ser sometidas representan las dos caras de una moneda que debiera dejar de estar en circulación. Porque contrapone la inmoralidad y el nepotismo a una moral basada en la conciencia de valores: regia y altiva, Cristina de Borbón luce en ocasiones mantilla negra y jamás enseñaría un pezón, pero es posible que haya pagado clases de merengue con dinero destinado a niños discapacitados; libre y combativa, Rita Maestre jamás luciría mantilla negra y no ha enseñado un pezón sino dos, para denunciar las favores de una Iglesia a la que le quedan por pagar, en el banquillo, innumerables abusos, muchos de ellos relacionados, precisamente, con pezones. En su gran mayoría, pezones más pequeños. (…) En el banquillo se sentará con Rita Maestre la España de la Conferencia Episcopal y con Cristina de Borbón, la España de la Corona. Se sentarán la Iglesia y la Monarquía. En un Estado de derecho digno, la Justicia solo debería absolver a la estudiante luchadora, a la edil madrileña”.