domingo, 10 de enero de 2016

En India, cuatro grandes empresas españolas en la Lista Negra del trabajo esclavo; en Cataluña, Baños dimite y Mas sigue corriendo como un pollo sin cabeza.

Empresas españolas en la lista negra del trabajo esclavo en la India.

Decenas de miles de niñas y adolescentes menores de 15 años trabajan en la industria textil asentada en el estado de Tamil Nadu, en la India, según spanishrevolution. Gigantes del sector como Zara y Bershka (Inditex), Carrefour España, el Corte Inglés, Cortefiel, Primark, Benetton o H&M, las contratan para trabajar, sin tiempo para descansar ni uno solo de los 365 días que tiene el año, ganando sólo 1, 3 euros al día. Los turnos de trabajo son de 68 horas semanales, en un ambiente insalubre, sin derecho laboral alguno, sin baja por enfermedad y sin estar amparadas por movimiento sindical alguno. Se les recluta entre los 14 y los 20 años, en las zonas más pobres del estado y allí convencen a los padres para que envíen a sus hijas a trabajar, con promesas de buen salario, opciones de escolarización, 3 comidas diarias y una paga extra a los 3 años para costear su dote y contraer matrimonio. Un informe tildado “Flawed fabrics” (“Tejidos defectuosos”), publicado el pasado octubre por la ONGd holandesa, Centre for research on Multinational Corporations, especializada en escrutar los estándares éticos de las grandes multinacionales, saca los colores a algunos de los principales gigantes mundiales de la moda por beneficiarse de las “graves violaciones de los derechos humanos y laborales” de estas niñas y adolescentes indias, “atraídas mediante engaños y falsas promesas”. Es en casi 1.600 factorías textiles que inundan Tamil Nadu –uno de los mayores centros mundiales de fabricación y distribución de prendas de vestir, al sudeste del coloso asiático–, donde trabajan en “condiciones espantosas que equivalen a trabajos forzados”. 


     Algunas de las firmas mundialmente más conocidas están en la lista negra, entre ellas Tommy Hilfiger o Marks&Spencer, que aparecían en un informe de 2011, titulado Captured by cotton (Atrapadas en el algodón). En ese documentado estudio, elaborado en colaboración con India Committee of the Netherlands –una ONG holandesa impulsora de la campaña Clean Clothes (Ropas Limpias)–, se relata el proceso de reclutamiento laboral de decenas de estas miles de jóvenes indias entre 14 y 20 años, la mayoría de ellas perteneciente a la casta de los Dalit, considerada impura y dedicada a tareas marginales con míseros salarios. Un nuevo informe del Centre for Research on Multinational Corporations es el resultado de una exhaustiva investigación de tres años que incluye entrevistas sobre el terreno a 151 trabajadoras a cambio del anonimato de las mismas. Una de las cinco megafactorías estudiadas, la Super Spinning Mills Ltd., suministra toneladas de hilo de algodón producido en condiciones de semiesclavitud a varias compañías con sede en la vecina Bangladesh, entre ellas Cotton Club, propiedad de Mondol Group, y Fariha Knit Tex, perteneciente al Grupo Asrotex. Entre las gigantes del sector están Zara y Bershka (Inditex), El Corte Inglés, Cortefiel, Carrefour España, Primark, Benetton o H&M....



    Una de las principales complicaciones para luchar contra esta situación laboral es la falta de transparencia en la cadena de fabricación de los productos, lo que dificulta la trazabilidad y el exigir responsabilidades. Es el caso de las grandes compañías de la moda, en el último nivel antes de la venta. “Apenas proporcionan información acerca de sus proveedores, lo que hace muy difícil exigir responsabilidades de las grandes, más allá de sus proveedores de primer nivel, hasta los segundos y terceros, incluyendo las macrofactorías de Tamil Nadu”. Super Spinning Mills Ltd. es una de las cinco megafactorías estudiadas en la región. Suministra cantidades ingentes de hilo de algodón a diferentes compañías, todas con sede en Bangladesh. Una de estas compañías es Cotton Club, que pertenece a Mondol Group y a Fariha Knit Tex, que, a su vez, es propiedad del Grupo Asrotex, uno de los principales proveedores de Inditex, Cortefiel, el Corte Inglés y Carrefour España. Por su parte, Inditex afirma que hace ya tiempo obligó a Cotton Club, su proveedor en Bangladesh, a dejar de trabajar con Super Spinning Mills Ltd. Sin embargo, en la web de Mondol Group, propietaria de Cotton Club, continúan figurando las empresas españolas como clientes. El resto de compañías aseguran trabajar de una manera ética y rechazar frontalmente cualquier atentado contra los derechos humanos o laborales. Pero, el hecho…

      Decenas de miles de niñas y adolescentes trabajan en la industria textil asentada en el estado de Tamil Nadu, en la India


Todas esas jóvenes, que representan el 60% de los más de 400.000 trabajadores del sector, son empleadas en condiciones que rozan la esclavitud por megafactorías textiles que suministran sus productos a las grandes firmas de moda internacionales, entre ellas las españolas Zara y Bershka (Inditex), El Corte Inglés, Cortefiel y Carrefour España. Gigantes como Primark, Calvin Klein, Benetton, Walmart, Mothercare, H&M, C&A o Timberland, entre otras, obtienen igualmente pingües beneficios de la presunta red de trabajo esclavo que tiene su epicentro en las vastas factorías textiles del sur de la India, cuya producción llega a las tiendas de ropa más conocidas en todos los rincones del planeta. El informe, fechado el pasado mes de octubre, vuelve a sacar los colores a algunos de los principales gigantes mundiales de la moda por beneficiarse de las “graves violaciones de los derechos humanos y laborales” de decenas de miles de niñas y adolescentes indias. Niñas que, “mediante engaños y falsas promesas”, son “atraídas a las casi 1.600 factorías textiles que inundan Tamil Nadu –uno de los mayores centros mundiales de fabricación y distribución de prendas de vestir–, donde trabajan en “condiciones espantosas que equivalen a trabajos forzados”. Algunas de las firmas más conocidas están en la lista negra, entre ellas Tommy Hilfiger o Marks&Spencer, que sí aparecían en el informe anterior, de 2011, titulado Captured by cotton (Atrapadas en el algodón). En el documentado estudio, elaborado en colaboración con el India Committee of the Netherlands –una ONG holandesa impulsora de la campaña Clean Clothes (Ropas Limpias)–, se relata el proceso de reclutamiento laboral de decenas de miles de jóvenes indias menores de edad, la mayoría de ellas perteneciente a la casta de los Dalit, la más baja del país, considerada impura y dedicada a tareas marginales con míseros salarios.

       La Super Spinning Mills Ltd.

     La Super Spinning Mills Ltd., una de las cinco megafactorías estudiadas en el informe del Centre for Research on Multinational Corporations, suministra toneladas de hilo de algodón producido en condiciones de semiesclavitud a varias compañías con sede en la vecina Bangladesh, entre ellas Cotton Club, propiedad de Mondol Group, y Fariha Knit Tex, perteneciente al Grupo Asrotex. Estas últimas son dos de las principales proveedoras de Zara y Bershka –del gigante Inditex–, El Corte Inglés, Cortefiel y Carrefour España. El estudio lamenta la “alarmante falta de transparencia” tanto de los productores de Tamil Nadu como de las firmas intermediarias y las compradoras finales, y enfatiza que estas últimas “apenas proporcionan información acerca de sus proveedores, lo que hace muy difícil exigir responsabilidades” a las compañías occidentales sobre las “violaciones” cometidas en sus “cadenas de suministro”. Un portavoz de Inditex aseguró a El Confidencial que “no existe la relación mencionada en el informe de ninguno de nuestros proveedores con Super Spinning Mills. Inditex obligó hace ya tiempo a Cotton Club, según el informe, a interrumpir inmediatamente cualquier relación con esta compañía india”. Sin embargo, la propia web de Mondol Group, propietaria de Cotton Club, cuestiona esa versión. En ella se informa de que, entre sus principales clientes, figuran Zara y Bershka (Inditex), además de Cortefiel y El Corte Inglés. Por su parte, fuentes de El Corte Inglés señalan que esta empresa “trabaja activamente para fomentar y garantizar el cumplimiento de los derechos humanos y laborales en las empresas proveedoras. Para ello, contamos con códigos de conducta obligatorios que se enmarcan en las convenciones fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Nuestro sistema de homologación de proveedores incluye auditorías sociales realizadas al amparo del sistema BSCI (Business Social Compliance Iniciative) que toma como referencia las citadas convenciones de la OIT”. Un portavoz de Cortefiel señala que la compañía “rechaza cualquier forma de trabajo que sea contraria a los derechos humanos”, y asegura, sin mayores precisiones, que “la verificación externa de nuestros proveedores es la mejor del mundo”. Carrefour España, por su parte, rehúsa ofrecer su versión.




       El informe detalla cómo los “reclutadores” de las macrofactorías textiles de Tamil Nadu se trasladan a las áreas más pobres y deprimidas de ese Estado indio “para convencer a los padres de que envíen a sus hijas” a esos centros de trabajo esclavo “con promesas de un buen salario, hospedaje confortable, tres comidas al día y oportunidades de escolarización, así como una paga extra al cabo de tres años de trabajo” para costear su dote y contraer matrimonio. Pero, una vez reclutadas, la realidad que se encuentran es “espantosa”. El estudio lamenta la “alarmante falta de transparencia” tanto de los productores de Tamil Nadu como de las firmas intermediarias y las compradoras finales; y enfatiza que éstas “apenas proporcionan información acerca de sus proveedores, lo que hace muy difícil exigir responsabilidades” a las compañías occidentales sobre las “violaciones” cometidas en sus “cadenas de suministro”. Un portavoz de Inditex asegura a la prensa que “no existe relación mencionada en el informe de ninguno de nuestros proveedores con Super Spinning Mills. Por su parte, El Corte Inglés difunde un comunicado donde afirma que la empresa “trabaja activamente para fomentar y garantizar el cumplimiento de los derechos humanos y laborales en las empresas proveedoras. Para ello contamos con códigos de conducta obligatorios que se enmarcan en las convenciones fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo, OIT. Nuestro sistema de homologación de proveedores incluye auditorías sociales realizadas al amparo del sistema BSCI, Business Social Compliance Iniciative, que toma como referencia las citadas convenciones de la OIT”. El informe detalla cómo los “reclutadores” de las macrofactorías textiles de Tamil Nadu se trasladan a las áreas más pobres y deprimidas de ese Estado indio “para convencer a los padres de que envíen a sus hijas” a esos centros de trabajo. Lamentablemente, una vez reclutadas, se olvidan de sus promesas.


Artur Mas.

      El  pasado martes, el presidente en funciones de Cataluña, Artur Mas, aseguraba que, si no lograba ser investido como próximo presidente, el próximo lunes firmaría la convocatoria de nuevas elecciones. La CUP  de Cataluña (Candidatura de Unidad Popular) había decidido rechazar el pasado domingo la posible investidura de Mas como presidente de la Generalitat, sumido en la crítica por su política de recortes y por liderar un partido con numerosos casos de corrupción. Mas anunciaba que una nueva convocatoria a elecciones se realizaría en caso de que el domingo, 10 de enero, no se alcanzase un acuerdo para desbloquear la formación de gobierno, tras los comicios del 27 de septiembre que dieron la victoria absoluta en escaños, por primera vez, a las fuerzas independentistas. El dirigente independentista criticó a la CUP por impedir su reelección pese a tres meses de intensas negociaciones. “Solo con la gente que quiere la superrevolución de las izquierdas no llegaremos ni a la esquina” se quejó Mas, insistiendo en que la CUP estaba dividida por la mitad. Y acusó a los anticapitalistas de querer “solo la revolución por encima de todo” y cometer un error “de gigantescas proporciones” al “no reconocer que convertir a Cataluña en Estado requiere sumar y no restar”. Mientras tanto, la CUP propuso para este mismo día un encuentro para abordar un candidato diferente a Mas y un plan de choque social “mucho más ambicioso”, mientras que los nacionalistas moderados representados por Junts pel Sí (Juntos por el Sí) planteaban un encuentro pero manteniendo a Mas como candidato.
                                                         
                                                                                                               

     Después de la tercera negativa de la CUP, Artur Mas no piensa quitarse voluntariamente de en medio mientras, desde el partido izquierdista, se presiona con la propuesta de que Junts pel Sí (JxS) presente a un candidato de ERC: a Oriol Junqueras o a un independiente como Raül Romeva. “Estoy con ganas de plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí que no lo ponen nada fácil”, protesta un airado Mas, resistente hasta el final. Ante el veto de la CUP y la posibilidad de un nuevo adelanto electoral en Cataluña, un periodista le pregunta: “¿Está tranquilo?”. A lo que Mas responde “Lo estoy, con ganas de plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí que no lo ponen nada fácil”. “¿Elecciones en marzo?”, se le vuelve a preguntar.  El presidente de la Generalitat en funciones contesta con un lacónico: “Esperaros a la ejecutiva” (de CDC). Pero la CUP decide vetar la investidura de Mas como presidente de la Generalitat e insta a JxS a “mover ficha” y a presentar un candidato alternativo, si esto no ocurre antes del 11 de enero, fecha en que se anunciará celebrar nuevas elecciones anticipadas. El partido anticapitalista redobla su presión por medio de la diputada Anna Gabriel, quien pide a JxS que haga un “replanteamiento” para evitar unas nuevas elecciones catalanas, garantizando que su formación dará apoyo “unánime” como presidente de la Generalitat al líder de ERC, Oriol Junqueras, o al independiente y ex de ICV, Raül Romeva. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Anna Gabriel subraya que su partido no desea nuevas elecciones, algo que, no obstante, “ya no depende” de la CUP. Sin embargo, asevera que, si hay que acudir a elecciones, las encarará “acelerando” el proceso hacia la independencia. Tras el rechazo a Mas, la portavoz  señala que un candidato de JxS a la presidencia, “vinculado a ERC, como es el caso de Oriol Junqueras”, o el “perfil independiente de Raül Romeva”, tendrá “el apoyo unánime” de la CUP para la investidura. Con ambos perfiles se podría iniciar la legislatura con “más estabilidad”, con políticas sociales “claras y nítidas” y se contribuiría asimismo a “ensanchar la base social” del independentismo. Pero, desde la dirección de Convergència, rechazan de plano la posibilidad de presentar a otro candidato. Voces relevantes de los republicanos, como el diputado Joan Tardà, se manifiestan en esa dirección: “Como la CUP no ha sabido encontrar un desatascador, por patriotismo, todo el mundo debería hacer lo que hiciera falta para evitar nuevas elecciones”. Pero, en la dirección de ERC descartan, hasta agotar la semana, cualquier acción para acabar con Artur Mas, fecha límite para evitar que se celebren unas nuevas elecciones.


     Antonio Baños dimite por discrepancias con la decisión de la CUP de no investir a Artur Mas.


    El mimo lunes, 4 de enero, Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP el pasado 27-S, presentaba su dimisión por las discrepancias con la decisión adoptada de no investir a Artur Mas como president. En una carta presentada, consideraba que era “una postura política discrepante con las ideas y objetivos por los que me presenté como candidato”. Baños admite que se encuentra “entre los partidarios de aceptar la propuesta de acuerdo de Junts pel Sí y votar la investidura de su candidato”. Asegura que no ha podido o sabido cumplir “el mandato explícito del país” y que se va “con un sentimiento de frustración personal muy vivo”. El hasta ahora diputado añade también que está “convencido de que la República Catalana es el único camino para lograr la transformación social del país. Por eso estoy convencido de que, si vamos a elecciones anticipadas, el fortalecimiento de la base social del independentismo será una tarea de la cual los que queremos la República no nos podremos sentir desvinculados”. En una nota, la CUP declara que respeta plenamente y lamenta la decisión del diputado. “Entendemos que esta ha sido una de las decisiones más difíciles que hemos tenido que tomar. En los últimos meses, la CUP ha sufrido mucho, pero se ha apoyado sobre su gente y su asamblea para decidir desde abajo y a la izquierda, para reivindicar una forma de hacer diferente, más democrática, más coherente, y nada sencilla… Sabemos que ayer no podíamos satisfacer a todos, tampoco a toda nuestra militancia, pero para nosotros, esto es sólo otra curva, la última de muchas, en nuestro compromiso firme con la independencia de los Països Catalans, sociales, feministas y ecologistas”, concluye la nota de la CUP.

Germá Capdevila, editor de “l'Esguard”, se incorpora al equipo directivo de Nació Digital.

     La decepción en el sector independentista catalán, desde que se sabe que la CUP no investirá a Artur Mas, está llevando a otros líderes de opinión 'indepes', que, hasta ahora, habían mantenido fidelidad absoluta a los líderes políticos del 'procés', a exhibir su frustración a través de las redes sociales y de los medios de comunicación soberanistas. Es el caso de Germà Capdevila, miembro del digital independentista Nació Digital y con más de 40.000 seguidores en Twitter. “72 diputados que nos han fallado”, titula Capdevila una columna llena de reproches a las dos formaciones independentistas: “El voto de tu vida', MENTIRA. 'Gobernémonos', MENTIRA. 'Somos el acelerador del proceso', MENTIRA. 'Si depende de nosotros, habrá República', MENTIRA. 'Nunca seré un obstáculo para el proceso', MENTIRA. 'Habrá acuerdo, tened paciencia', MENTIRA. 'Iniciamos la desconexión de España', MENTIRA. 'En 30 días tramitaremos las leyes para comenzar a armar el nuevo estado catalán', MENTIRA”. El periodista certifica: “Lo que ha pasado no es culpa de los partidos unionistas, ni del Puente Aéreo, ni del aparato propagandístico del Estado, ni del ángel Marcelo. Es culpa de los 72 diputados que no han sabido honrar el mandato democrático recibido”.
     


El periodista Tian Riba.


    Tian Riba es un conocido periodista que interviene de forma asidua en debates de TV3 y de la radio catalana.  Su lamento, tal y como expresa en su blog de RAC1, emisora de tendencia soberanista del grupo Godó, es total: “El auge del independentismo se debió a la reacción de las clases medias que, en plena crisis, se hartaron de pagar a un Estado que percibían como un lastre. Fue una revolución ordenada e inédita en el mundo para construir un Estado propio, aprovechando un sentimiento preexistente. Pero esta revolución de orden se acabó convirtiendo en una lucha partidista entre derechas e izquierdas, que comenzó cuando, hace un año, no fue posible la lista única. Ahí se debilitó una mayoría que el 27S no fue suficiente. Y además, en un cálculo peculiar, se dio la llave a un extremo como válvula de seguridad. Pero el independentismo mayoritario no es antisistema. Quiere un sistema propio, y como el antiguo catalanismo autonomista, ha descubierto con desengaño que es una minoría determinante, pero sin fuerza suficiente. Y eso no es culpa de la CUP. Ni de Madrid, por cierto”. Por su parte, David Miró, subdirector de Ara, el principal periódico en lengua catalana y con un marcado carácter nacionalista, asegura que el 27S no fue una victoria independista: “Repetir como un mantra que el 27S fue una gran victoria independentista puede servir para imponer un relato concreto pero no cambia la frialdad de los números”. Miró apunta con certeza: “No por insistir que el proceso está muerto se esfumará de un día para otro, ni los votantes de JxS pasarán en masa a partidos unionistas”. Pero, el tono de las discusiones entre independentistas demuestra cómo el soberanismo se encuentra dividido y enfrentado.


 Neus Munté y que Artur Mas, durante una reunión del Govern.

   El pasado jueves, “Súmate”, la entidad independentista de castellanohablantes, planteaba que la Generalitat fuera presidida por la convergente Neus Munté y que Artur Mas ejerciese de “conseller en cap”, un cargo que recuperaba el Gobierno catalán. La propuesta fue trasladada a diputados de JxS durante un encuentro en el Parlament y coincidió con el inicio de la reunión entre JxS y la CUP para hallar una solución a la investidura. El secretario de comunicación de Súmate, Joan Solé, dijo estar “muy satisfecho” por haber podido trasladar su propuesta que, según él, contaba con el apoyo de la CUP (con el que también se reunieron por la mañana) y debía ser valorada por JxS. Pero, según las fuentes citadas por ARA, el líder del partido republicano, Oriol Junqueras, descartó el ofrecimiento, que calificó de “fraude democrático”. Súmate propuso a Neus Munté como presidenta de la Generalitat. La presión se desplazó de la CUP al 'president' en funciones, invitado a echarse a un lado, como 'conseller en cap', para que el 'procés' pudiera seguir adelante. Mas ofreció a ERC entrar en el Govern en funciones, pero Junqueras lo calificó de “fraude democrático”. Por su parte, Munté  advirtió que no sería “moneda de cambio de nadie para traicionar la voluntad de los electores”. Y la vicepresidenta del Govern dejaba claro en Twitter que su candidato a la presidencia seguía siendo Mas.


  Mas y Junqueras, abrazados.

Desde CDC (Convergencia Democrática de Cataluña) ya han asumido que habrá que repetir las elecciones y tratan de buscar a los  culpables. El coordinador general del partido, Josep Rull, ataca directamente a la CUP. Quienes, hace tres meses, se presentaban como socios de un futuro gobierno catalán, ahora, destacan por su “falta de madurez”, por su “pasividad” durante las negociaciones, y por “haberse convertido en el gran aliado de los poderes fácticos del Estado” en su objetivo de echar a Mas. “Cuando el socialismo o la revolución es más importante que la independencia, quien acaba decidiendo es Madrid”, resume Rull. Ya lo dijo el propio Mas a la entrada de la reunión: “Estoy con ganas de plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí que no lo ponen nada fácil”, dejando un regalito para el Gobierno central y para la CUP. Y el mismo Oriol Junqueras, presidente de ERC (Esquerra Republicana de Catalunya, un partido político español fundado, en Barcelona, en 1931), quien, hace unos días, le apoyaba, hoy rechaza la oferta de Mas de un Govern con ERC. Si todo sigue así, mañana el Parlament se disolverá para convocar elecciones anticipadas en marzo. La ERC ha pasado desde apostar claramente por él hasta a distanciarse del mismo, pidiéndole que ponga las cosas más fáciles. Así lo dice Joan Tardá, una de las figuras fuertes de los republicanos catalanes, quien le ha pedido públicamente que ceda el paso a alguien de Convergència. 

Mas y Junquera, de espaldas.


   “Igual que un pollo sin cabeza puede seguir corriendo, Artur Mas sigue querer negociar su investidura”. Son palabras de un dirigente de JxS tras los últimos acontecimientos  registrados durante esta semana. ERC le ha pedido que deje paso a otro candidato a la presidencia. Pero, el presidente de la Generalitat en funciones propone que Esquerra entre en su gobierno en funciones hasta las elecciones del próximo seis de marzo. Los republicanos se preguntan: “¿Para qué?”. Mas no quiere hundirse solo y pretende salvar su escaso crédito político escondiéndose, otra vez, detrás de coaliciones y siglas. “Si se cree que nosotros vamos a pagar el pato de la corrupción de su partido, va listo”, dijo un diputado republicano. Pero, a medida que pasaba el tiempo, Mas pretende mantener la imagen de líder del proceso, buscar desesperadamente aliados y llegar a marzo con una reedición de JxS, que le libre de un descalabro electoral que teme sufrir, en caso de ir solo con las siglas del partido de Jordi Pujol. Esta lucha contra reloj le obliga a mantener un ataque kamikaze: quiere que Oriol Junqueras entre en un gobierno en funciones y, en paralelo, intenta convencer a los  miembros de las CUP a que lo inviten, de manera que se  ahorre los comicios. Pero, según manifiesta otro diputado de JxS, lo hace desde la arrogancia y el despotismo. “¿En qué cabeza cabe insultar hoy a las CUP para ir mañana a pedirles que le voten en la investidura. ¡Este hombre está para que lo encierren, es como un pollo al que le cortan la cabeza y sigue corriendo!”. “Mas –escribe Miguel Giménez en ElPlural.com– ha montado un buen pollo que tiene paralizada Cataluña, su gobierno, su parlamento y sus instituciones. El desgaste es tan brutal que incluso sus socios ya se atreven a decirle que lo deje, mientras que él sigue corriendo arriba y abajo. ‘Como un pollo sin cabeza’, según dice el dirigente de JxS. Al menos, hasta el lunes, salvo error o tamayazo”.


     El periodista Lluís Foix.
    “Hay que sumar y no restar y hay que votar y no vetar, decía el pasado martes Artur Mas, seguramente el político europeo que ha dado más ruedas de prensa y con mayor duración”. Lo escribe en su web Lluis Foix, bajo el título: “La voluntad de un pueblo”. El director adjunto y subdirector de La Vanguardia, recién ganador del 48 Premio Josep Pla de prosa en catalán, con su libro de memorias ‘Aquella porta giratoria’ aconseja no descartar nada de aquí al lunes. “Pero después de haber laminado a la mitad de la CUP, es decir, a los que no le quieren investir, y después de haber prodigado elogios a la responsabilidad de Antonio Baños, es complicado que los cuperos cambien de criterio. Artur Mas vino a decir que el proceso era él y que si no era presidente, no habría proceso o, cuando menos, quedaría reducido a una sombra indefinida para volver al sometimiento a las fuerzas del Estado. Mas no supo leer los resultados de las elecciones del 2012 en las que perdió 12 escaños. Desde entonces ha tenido que navegar con los vientos que soplaban desde la nave de Oriol Junqueras, que es el único político catalán que no ha sufrido ni un rasguño en los últimos tres años. El lunes, el líder de ERC reñía a propios y extraños con una voz muy potente, instando a que se reanudaran las negociaciones con la CUP hasta el último minuto. Como si él no formara parte principal de los que se deben reunir. Si la independencia fuera tan prioritaria, si depende de una persona, la CUP podría haber aceptado a Artur Mas o si este era el principal obstáculo, el president podría haber dado un paso al lado o atrás para que fuera posible. Hace muchos años Max Weber escribió que ‘la dirección de los partidos por jefes carismáticos comporta la deshumanización del séquito’. Al margen del desenlace que pueda tener el proceso independentista soy partidario de que se repiense la estrategia por parte de todos a corto y a medio plazo. El país no se merece este espectáculo provocado por rencillas y ambiciones personales. Ya hemos pisado la línea vergonzosa del ridículo. Qué le vamos a hacer. Se puede actuar con más seriedad y recuperar el respeto que todos merecemos, al margen de nuestras opiniones personales. Siempre se está a tiempo de volver a las aburridas viejas formas construidas sobre la consideración del otro. Si seguimos inventando comportamientos políticos que no tienen precedentes, así lo afirmó Artur Mas, corremos el riesgo de provocar una risa sarcástica en el ancho mundo. Y lo que es peor, se habría perdido la imprescindible confianza en la política”.




“  "Queridos Reyes Magos, me llamo Artur y este año la he liado parda”, dice la carta publicada, en exclusiva, por El Jueves, a los Reyes Magos. “No os voy engañar. Para empezar, he roto todos mis juguetes. He partido en dos Convergència i Unió. Me llevé a ERC para jugar con ella en Junts pel Sí y ahora la he perdido y nadie la encuentra. Ah, y también estoy a punto de cargarme la CUP por culpa de mi investidura. De hecho, después de pasarse toda la campaña diciendo que no me investirían presidente, Antonio Baños ha dimitido porque la CUP no me ha investido presidente. El resto de independentistas les llaman traidores a la patria. ¡Y eso que con CiU pactamos con el PP de Aznar! Pero bueno, eso fueron cosas de niños. No hay que tenerlas en cuenta. En el cole no me he portado mucho mejor. Me he pasado un montón con Raulito Romeva, el más guay de todos. El mejor en Educación Física, independentista, renegado de Iniciativa... ¡Cómo le odio! Le convencí para que se pusiera en primera fila mientras ya estaba en la cuarta para dedicarme a hacer mis cosas. En los exámenes le pasaba papelitos para que me chivara las respuestas. ¡Hasta que le pillaron! Total, que le han castigado y a pesar de que estaba en primera fila como un empollón, ahora nadie le ve el pelo. ¿Dónde estará Raulito? A mí me da igual porque, con él fuera de juego, vuelvo a ser el más popular del cole. Yo ya sé que no me he portado muy bien, pero eso a los políticos no se les tiene nunca en cuenta cuando piden cosas. Por lo tanto, este año os pide ser el primer President de la Cataluña independiente. Y si no puede ser, pues volver a ser President de la Cataluña autonómica de siempre. ¡Pero dejadme ser presi, porfi! Que de lo de la independencia me encapriché hace poco pero lo de ser presi me hace mucha ilusión. Por eso he aguantado tanto tiempo sin renunciar a ello hasta que ha reventado la CUP. Pero si no me traéis la independencia, traedme un monopatín eléctrico de esos, que no voy a renunciar a ella a cambio de nada. ¿Por quién me habéis tomado? ¿Por un político de derechas catalanista cualquiera?”.



San Artur Mas, virgen y mártir.

“A vegades és necessari i forçós
que un home mori per un poble,
però mai no ha de morir tot un poble
per un home sol”
(Salvador Espriu).

Francisco J. Caparrós escribe, en el Periscopi, el artículo ‘Manda huevos’ en el que dice: “Si no escribo de Artur Mas, el presidente en funciones de la Generalitat Catalana, al que no hay quien tenga narices de descabalgar del corcel blanco de la reelección, ¿de qué voy a escribir, del último libro editado por Peter Fleischmann? No creo que a nadie le importe que Hitler sólo tuviese un testículo, como asegura el escritor de origen hebreo en su último ensayo editado en diciembre del año que acaba de concluir. Mas i Gavarró es, sin duda ninguna y por deméritos propios, quien más se merece este lacónico comentario. Porque tiene uno que estar muy pagado de sí mismo, coincidirán ustedes conmigo, para tener a todo un pueblo pendiente de convocar o no unos nuevos comicios desde el domingo 27 de septiembre pasado, fecha ésta en la que una mayoría muy significativa de catalanes decidió adjudicar sus sufragios a la corriente independentista. Quieras que no, tiene que ser bastante frustrante para esta buena gente que, por la desmedida ambición de un solo hombre, el proyecto no avance un ápice desde entonces. Los otros partidos políticos, aquellos que abogan por la indisoluble unidad del estado español y que son minoría en aquella comunidad autónoma, tienen que estar verdaderamente encantados de la dilación. No sé si de ello es del todo consciente aquel que durante una buena pila de años estuvo considerado como el delfín de Jordi Pujol, hoy día imputado junto a su esposa por blanqueo de dinero, pero, si lo es, está claro que no duda un ápice en anteponer sus intereses a los de aquellos a los que asegura representar”.


Artur Mas estrecha la mano de Carles Puigdemont,  alcalde de Girona y futuro presidente de la Generalitat.

Al fin, en la tarde de ayer, se llegaba a un acuerdo en la sede de la Generalitat. Junts pel Sí y la CUP llegaron a un acuerdo para evitar la convocatoria de nuevas elecciones. Mas decidía retirarse y cederle el puesto a Carles Puigdemont i Casamajó. JxS y la Candidatura d'Unitat Popular alcanzaban un acuerdo para votar hoy al alcalde de Girona y presidente de la Associació de Municipis per la Independència. A cambio, la mayoría de los diputados de la CUP dejarán sus escaños. Carles Puigdemont i Casamajó, tiene cincuenta y cuatro años y nació en Amer (Gerona). Es periodista de profesión y cursó estudios de filología catalana en el Colegio Universitario de Girona. Trabajó en el diario el Punt, fue director de la Agencia Catalana de Noticias y director general del periódico Catalonia Today. Entró en política cuando se afilió a la Juventud Nacionalista de Cataluña (JNC). Comenzó la actividad política en 2006, cuando se convirtió en diputado por CiU en las elecciones al Parlamento de Cataluña. En las elecciones del 27-S ocupó la tercera posición de la lista de JxS de Girona, detrás de Lluís Llach y Anna Caula. Anteriormente, había sido director de la Casa de Cultura de Girona. En 2007, encabezó la lista de CiU en el Ayuntamiento de Girona, pero no ganó las elecciones y permaneció en la oposición. En el 2011, se convirtió en alcalde de la ciudad. En julio del año pasado sustituyó Josep Maria Vila d'Abadal como presidente de la Associació de Municipis per l'Independència (AMI). Políticamente, dentro CDC, Puigdemont representa la rama socialdemócrata y tiene unas firmes convicciones independentistas.


Entre los fotomontajes de esta semana: Todo va bien; el problema es podemos, manda uebos; Arabia Saudí comienza el año ejecutando 47 reos; Susana Díaz, Duquesa y Grande de España; el año que viene vamos a subir el 1%; ¡¡España soy yo!!!; el director de La SIN Razón está perdido; la subida de la Virgen del Rocío; lamentos en el Año Viejo; localizado el infiltrado de la CUP; tic-tac, tic-tac…; ¿cómo saben tanto de Podemos; carta a los Reyes Magos, por si acaso; sin tiempo ni para defraudar…
















El humor en la prensa: Forges, El Roto, Peridis, Dani Gove, Polo, Tueldús, Ferrán, Indígoras y Pachi, M Fontdevila, Pat…



















Pep Roig, desde Mallorca, nos recuerda: A pagar y obedecer, Empieza el show (se refiere al juicio de Urdangarin, CUPables o el huevo de la CUP, Malos, malos, malos y En la realidad.






Entre los vídeos de esta semana, Inditex al descubierto:

Antonio Baños, portavoz de la CUP en el Parlament catalán, presenta su renuncia formal a su acta de diputado, después de que su formación hubiera decidido no apoyar la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat.
   
 Artur Mas, después de reconocer su propio error, ha asegurado que desde Junts pel Sí confiaban en la CUP. Mas considera que la CUP ha cometido un error de gigantescas proporciones, el “no” a su investidura como Presidente.
   
 El presidente en funciones de la Generalitat asegura que está “con ganas de plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí que no lo ponen nada fácil”. Artur Mas hace estas declaraciones a la entrada de la sede central de Convergència en Barcelona.
   
Polonia cuenta "la cagada de Rojoy":