sábado, 18 de octubre de 2014

Cuando el PP antepone una bandera a una escuela.

El alaclde de Monachil (a la izquierda) con el de Granada, que también instaló en su día una bandera gigante en la capital.

Félix Rodríguez, alcalde de Monachil, localidad granadina en la falda de Sierra Nevada, gastó 9.000 euros en un ‘banderón’ “para recordar la unidad de la patria”. Y, con decidido ardor patrio, celebró el 12 de Octubre, Día de la Hispanidad, desplegando a los cuatro vientos la bandera de España. Una insignia que colocó muy cerca de la sede local del PP, del que es miembro activo. La oposición municipal se lamenta de que el alcalde no tenga dinero para construir un aula educativa que cuesta 5.000 euros. Pero Rodríguez compró, con cargo a las arcas municipales, una megabandera, de 7,5 metros de largo por 5 de ancho, que ondeará en un mástil de aluminio de 18 metros de alto. Las medidas de la tela y del mástil son similares a las de la bandera que colocó hace unos años el alcalde de Granada capital, José Torres Hurtado, también del PP, en una céntrica rotonda de la ciudad. De esta manera, el regidor de Monachil (7.359 habitantes), que gobierna el municipio en minoría junto al PA, antepone los símbolos patrios a las necesidades de los vecinos. Y para que sean bien visibles, no escatima recursos públicos.

Sin embargo, Félix Rodríguez negó 5000 euros para el arreglo del colegio que los padres de Monachil vienen reclamando al Ayuntamiento. Igualmente pidieron al Consistorio que se invirtiese presupuesto en la atención a las necesidades de decenas de familias en graves dificultades económicas por la crisis. Los parados han aumentado en un 20 por ciento, con lo que existe una parte importante de su población que hubieran aliviado su lamentable situación económica con el dinero que dedicado a la compra de la bandera. ¡Ah, pero ya se sabe! El PP antepone la bandera a la enseñanza. La oposición reaccionó, criticando el lujo innecesario de la bandera. El secretario general de los socialistas en Monachil, José Morales, advirtió de la indignación y la denuncia pública de gran parte de los propios vecinos del municipio que consideran “desorbitado” este “despilfarro” de dinero público cuando Monachil requiere de inversiones mucho más urgentes, como el aula prefabricada y la mejora del colegio. Morales revela que no es la primera vez que el Ayuntamiento despilfarra a costa de lo público. Según él, el equipo de gobierno también ha dedicado importantes sumas económicas a fiestas o a contratos de servicios externos, entre otros.

Pero, ante las críticas recibidas, Félix Rodriguez se defiende, argumentando que “es para los monachilenses, y debe ser también para el PSOE, motivo de orgullo contar con una bandera de España que nos recuerde la unidad entre todos los españoles en estos duros momentos”. Y valora el gasto de 9.000 euros como “ínfimo”. Cristina Marín, concejal de Educación, destaca que los socialistas ya estuvieron gobernando en la localidad y no realizaron ninguna inversión en los colegios ni en la inversión del nuevo que ahora tanto reclaman.