domingo, 26 de octubre de 2014

Sí, se puede.

 
 
En la Asamblea Ciudadana que se celebró el domingo pasado, Pablo Iglesias proclamó que “Podemos”, aún no definitivamente nacido, debe “ocupar la centralidad del tablero”. Y recalcó que su intención  “no es ubicarse en la izquierda de la izquierda”. Una idea que no era nueva. En febrero de este año, ya rechazaba “las reglas del juego” de quienes proponen “que nos movamos en ese eje izquierda-derecha”, para decir que “el eje fundamental es dictadura-democracia”. “Hay quien hace la política –repetía en otra entrevista–, pensando: ‘nosotros somos la verdadera izquierda porque el PSOE es la falsa izquierda, y entonces nosotros vamos a ocupar el espacio que deja el PSOE a su izquierda, y, si nos va muy bien, tendremos un 13 o un 14%’… Pero eso no me interesa”. Pablo Iglesias y ‘su’ Podemos van, en efecto, más allá. Rechazan ser un partido de los tradicionales. Quieren serlo ‘de otro tiempo’, un partido ‘nuevo’, no de izquierdas o derecha, un movimiento transversal: “Si somos capaces de construir un lenguaje que emocione, de trabajar con gente de muchos ámbitos y de convertir la mayoría social que existe en mayoría política, entonces se preocuparán (las otras fuerzas políticas)”. “Podemos”, en este sentido, se ve más allá de la lucha de ideologías, como un movimiento, aunque seguramente no como ‘el movimiento’.
 
Pablo Iglesias Mariano Rajoy y Pedro Sanchez, de Podemos, PP y PSOE.

La Sexta hizo público un nuevo sondeo que viene a confirmar las tendencias que ya apuntaban sus barómetros anteriores. Un PP en caída, un PSOE estabilizado, aunque con ligera mejoría, y “Podemos” como una alternativa, tercera fuerza muy consolidada. La caída del PP, que resultó dramática ya en la pasada encuesta, derrumbándose 16 puntos con respecto a las elecciones de 2011, se mantiene. Si hace dos semanas estaba en el 28,8% de intención de voto, en estos momentos baja aún más, hasta el 28,2. En el caso del PSOE, se produce un ligero repunte, y, del 20.9% de intención de voto que mostraba el barómetro hace 15 días, ahora se alza medio punto más hasta el 21.4. En cuando a “Podemos”, que en la encuesta anterior se alzó hasta el 17.9%, ha vuelto a ser la fuerza que más ha subido, y llega ya hasta el 18,6% de los encuestados que dicen que les votarían. Ya ha ‘mordido’ votos en todas las fuerzas, pero parece claro que los dos grandes perjudicados de esta irrupción (quizás la explicación de que Pablo Iglesias diga que ellos “no somos ni de izquierdas ni de derechas”) han sido Izquierda Unida, que bajaría tres décimas, hasta el 6,9% de votos, y UPyD, que repetiría con un 6,2%. En cuanto a la valoración de líderes, también Pablo Iglesias ve reforzada su imagen. Obtiene una nota de un 4,13. Según la Sexta, con gran apoyo entre quienes se declaran partidarios del PSOE. El segundo favorecido en la encuesta es Pedro Sánchez, que obtiene una nota de 3,91 puntos. Les siguen Rosa Díaz, con un 3,5 y Cayo Lara con un 3,36. Quedando en último lugar, entre los líderes nacionales, Mariano Rajoy, que apenas supera el 3.

Pablo Iglesias durante el arranque de la asamblea ciudadana de “Podemos”.

La avalancha de nuevos militantes en la organización liderada por Pablo Iglesias ha sido uno de los efectos más inmediatos del congreso fundacional de “Podemos”, celebrado el pasado fin de semana en el Palacio Vistalegre. Más de 20.000 personas se dieron de alta en la organización durante las escasas horas que transcurrieron entre el cierre de la asamblea, el domingo, y la tarde del lunes. Otros 15.000 afiliados se sumaron a lo largo de la mañana del martes. “Podemos” sumaba ya 165.000 afiliados, lo que suponía un incremento del 25% respecto a las cifras del censo del sábado, antes del comienzo del encuentro. El cambio en el modelo de votación que trató de introducirse a última hora, sin previo aviso a la militancia, según el equipo de “Sumando, podemos”, provocó un retrasaso de la apertura de las urnas telemáticas. Los círculos que solicitaron por escrito a la promotora más información sobre este cambio que beneficiaba al equipo “Claro que Podemos” de Iglesias, recibieron como respuesta un mensaje escueto que incrementó todavía más las dudas. Finalmente, todo quedó en un amago de protestas debido a las fuertes críticas internas. La decisión adoptada, según aclaró Luis Alegre, el coordinador del equipo técnico, fue que cada equipo podría elegir si presentar los documentos en bloque o por separado. En el caso de la promotora, la decisión adoptada fue presentar las propuestas en bloque. Las reuniones a puerta cerrada entre unos y otros, así como las informaciones contradictorias, se sucedieron a lo largo de toda la jornada.

 
Alegre insistió en que “el reglamento de la asamblea elaborado por el equipo técnico es nítido, público y transparente”, por lo que no entendía el revuelo provocado entre una parte de la militancia. Encabezada por Iglesias, Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre, la promotora volvió a recalcar que apostaba al todo o nada, tras decidir presentar sus documentos en bloque, estructurando un partido bajo la figura de un secretario general, así como bajo los principios éticos y políticos que defendían, mientras que la portavocía plural y una estructura organizativa más asamblearia proponían dar un paso atrás en la organización si salía adelante la propuesta alternativa. Las diferencias planteadas, desde el grupo crítico que encabeza el europarlamentario Pablo Echenique, junto a las eurodiputadas Teresa Rodríguez y Lola Sánchez, se basaban en la aceptación de la doble militancia en “Podemos” (que Iglesias rechazaba en su documento ético) y en que los círculos fueran soberanos en sus respectivos ayuntamientos para decidir presentarse o no a las municipales bajo la marca “Podemos”. Finalmente, la militancia pudo votar por separado estas opciones, después de la rectificación arrancada al equipo técnico.



Luis Alegre afirmó que, durante el encuentro, al que asistieron unas 7.000 personas de todo el país, se emitieron más de 30.000 votos a través de Appgree, la plataforma online desde la que los militantes pudieron enviar y votar preguntas a los equipos que presentaban propuestas. Alrededor de 50.000 personas presenciaron el evento a través de Internet. El auge de afiliados de “Podemos” fue único y nunca se había dado en ningún país. Tras abrir el periodo de afiliación a finales de julio pasado, el parido consiguía 32.000 militantes en los primeros dos días, igualando a IU, cuyo censo está en torno a los 30.000. Y los casi 170.000 inscritos que tiene en estos momentos le sitúan cerca del PSOE, que alcanza los 198.000. Las causas de este aluvión se podrían deber a que no es necesario pagar una cuota y a las facilidades para hacerlo, a través de la red y previa indicación del nombre, el DNI, número de móvil y un correo electrónico. El fenómeno refleja el creciente interés de la gente en participar en política y el poder opinar, debatir y votar y cómo debe funcionar algo que, hasta el momento, ninguna otra formación ha hecho jamás. Las resoluciones más votadas eran las referidas a la Educación, la lucha contra la corrupción, el derecho a la vivienda, la Sanidad y la auditoría de la deuda. Son documentos básicos que sirvieron de guía programática del partido. Otras resoluciones, entre las que destacaban las que hablaban de feminismo o las que abordaban el problema del medio ambiente, quedaron pendientes.  El resumen de las cinco más votadas fueron: Defender la Educación Pública, gratuita y laica, que defiende la paralización y derogación de la Lomce; las medidas contra la corrupción, elaborada por el ex fiscal anticorrupción y ex eurodiputado de “Podemos”, Carlos Jiménez Villarejo, en la que se eliminan las tasas judiciales, se aumentan las penas por delitos de cohecho, tráfico de influencias, malversación y fraude; el derecho a la  vivienda, con el fin de los desalojos forzosos, el derecho al alquiles social, a la dación en pago con carácter retroactivo, el fin de la impunidad financiera, la apertura de una auditoría social y la sanidad pública para todos, que incluye la universalización de la asistencia con compromiso de atención a toda la población, sin exclusión de inmigrantes irregulares ni ciudadanos españoles. Se defiende, asimismo, realizar una  auditoría de la deuda por expertos independientes bajo control ciudadano que determine el grado de corresponsabilidad de los gobernantes y acreedores…  
 
El equipo de Pablo Echenique.

“Sumando Podemos”, el equipo de Pablo Echenique, criticó el sistema de votación de propuestas durante la reunión del domingo y, en un comunicado, denunció que “la información ha sido muy confusa, insuficiente y que ha habido un gran defecto de forma en su comunicación”. Explicó que nadie de su equipo entendió que los documentos políticos, organizativos y éticos. iban a poder votarse en bloque. “Creemos que el reglamento de la votación de documentos debería haber estado claro hace tiempo. Una reunión del Equipo Técnico la misma noche que finalizaba la Asamblea no parece una fórmula adecuada para tratar asuntos tan elementales para el desarrollo de un proceso democrático”. Les preocupaba que la lógica de votos en bloque “pudiera asentar fórmulas clásicas de hacer política donde terminen primando las familias sobre las ideas”. Y reclamó que se separasen las propuestas organizativas, políticas y éticas, y que la gente pudiese elegir el borrador que prefería en cada ámbito. Para el equipo de Echenique, el cambio en el sistema de votación a última hora reflejaba “un alto nivel de improvisación que no debería volver a ocurrir en el futuro” porque “dañan profundamente la credibilidad del proceso y generan desencanto”.


Iñigo Errejón, director de la campaña que llevó a “Podemos” al Europarlamento y portavoz de la formación, respondió a las críticas del grupo de Echenique, insistiendo en que el equipo de Iglesias ya había dejado claro que su programa era indivisible, y aseguró que para recuperar la soberanía popular primero había que crear una conciencia de “pueblo”, “un nosotros”. Iñigo recordó que había que construir una “maquinaria de guerra electoral rápida y eficaz”, que permitiese poner a “la casta” en su sitio, y devolver a los ciudadanos la soberanía de sus estados.
 
La sorprendente democracia de “Podemos”.

“No sabemos cómo será ‘Podemos’ en el futuro –‘escribió Frankli bajo el título: ‘La sorprendente democracia de Podemos’– e ignoramos si terminarán por imponerse sus tentaciones comunistoides, pero la verdad cruda del presente es que ‘Podemos’ es hoy el único partido político en Europa donde los militantes tienen más poder real que los dirigentes y el único que mantiene una estructura de poder horizontal y auténticamente democrática en su vida interna.(…) Los tertulianos están acostumbrados a tratar con sátrapas y tratan como sátrapas a los dirigentes de ‘Podemos’, pero el nuevo partido es el único en España que mantiene una horizontalidad viva y ejemplar, donde las asambleas y los círculos ciudadanos compiten con el poder de los dirigentes. (…)  Pablo Iglesias no para de explicar, a los periodistas que le acosan a preguntas, lo que es la democracia interna en un partido como el suyo, pero los periodistas, acostumbrados a considerar como ‘democracia’ lo que es pura dictadura interna en los viejos partidos, no lo entienden. El espectáculo que ofrecen en directo las cadenas de televisión y las emisoras de radio en torno a ‘Podemos’ es revelador de la incultura democrática existente en España y, muy especialmente, en la prensa, dispuesta a acusar de comunista y totalitario al único partido que decide horizontal y democráticamente, mientras considera respetable a partidos como el PP y el PSOE, en el que los líderes designan a dedo a sus sucesores que integran sus ejecutivas por cuotas territoriales y bloques de poder.(…) En España  no se respeta ni una sola ley básica del sistema democrático: ni hay separación de los grandes poderes, ni existe una justicia independiente, ni hay libertad dentro del Congreso y del Senado. No se respeta la libertad de los medios de comunicación, ni los ciudadanos pueden elegir libremente a sus representantes, atenazados como están por las listas cerradas y bloqueadas. Ni los gobernantes cumplen sus promesas electorales, ni se maneja con decencia el dinero público. Ni el ciudadano participa en la política, ni existe una sociedad civil fuerte que ejerza como contrapeso al poder del Estado, ni las leyes son iguales para todo, ni existe castigo para los corruptos y canallas. Éstos, y los poderes del gobierno y de los partidos políticos, no están suficientemente controlados y limitados ni los gobernantes rinden cuentas a la ciudadanía. Existe un largo etcétera de abusos que convierten la vida política española en un modelo de estructura viciada y corrupta que se hace pasar hipócritamente por una democracia”.

 Pablo Iglesias y Pablo Echenique se saludan durante la  Asamblea.

Algunas de las frases más sonadas, polémicas, o simplemente clarificadoras, de los asistentes al primer acto de la Asamblea Ciudadana “Sí, Se Puede”, en la que miles de personas trabajaron para sentar los cimientos de Podemos:

- “El cielo no se toma por consenso, sino por asalto”. Pronunciada por  Pablo Iglesias.

- “Las elecciones no las gana un secretario general, ni tres, ni cien: las gana la gente”.  Teresa Rodríguez, a su llegada al Palacio de Vistalegre.  
                                                                            
- “A todos esos que dicen que estamos divididos, ¿pensaban que una discusión en ‘Podemos’ iba a ser como en el PP y en el PSOE, en donde las cosas se acuerdan en despachos?” Pablo Iglesias, en su discurso de apertura.     
                                                               
- “Esto no es un debate entre dos posturas. Es el resultado de un proceso participativo en el que se han presentado más de 250 documentos”. Teresa Rodríguez.  
                                           
- “Lo que estamos haciendo aquí es dar una lección de democracia. No hay ganadores ni perdedores en un proceso como este”. Pablo Iglesias. 
                                                             
- “Iglesias es un líder natural, la mejor voz. Necesitamos un líder que grite nuestro nombre, pero que nos escuche. Lo que tiene que llevar es nuestras voces”. Lola Sánchez, en respuesta a las preguntas de la prensa.            

- “Creo que la persona que mejor puede liderar ‘Podemos’ en el futuro es Pablo Iglesias, el que mejor lo ha liderado hasta ahora. Cualquiera que piense lo contrario no ve las cosas con claridad”. Pablo Echenique, en respuesta a las preguntas de la prensa.   
                               
- “Tienen que hablar como nosotros, y como no pueden convencer lo hacen con el miedo”. Iñigo Errejón.

-  “Los políticos que atacan a ‘Podemos’ son un montón de gente incompetente, con muchas tarjetas de crédito y muy poca vergüenza”. Carolina Bescansa.

 - “Podemos es el instrumento de la gente de abajo para la ruptura con el régimen”. Clara Marañón.

El equipo “Claro que Podemos”.

“El debate entre gente seria y progresista –escribe Rosa María Artal bajo el título ‘Podemos o no podemos ser eficaces’, en su web El periscopio– es si la nueva política (de Podemos) parece vieja (…) El asunto fundamental es que, en ‘Podemos’ hay dos tendencias: ‘Claro que Podemos’, la de los fundadores, Pablo Iglesias, Monedero, Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre… y ‘Sumando Podemos’, de Pablo Echenique y la parlamentaria Teresa Rodríguez como cabezas más visibles, con Lola Sánchez. Que, por ejemplo, quieren una dirección y portavocía colegiada, de tres personas, frente a un liderazgo fuerte de la otra tendencia. O sea, que la gente reparta su atención en tres personas, en lugar de en una. Por muchas razones, por la de fondo, sin duda, aunque también me encaja mal en la cabeza un científico que avala la homeopatía –llamadme rara– como es el caso de Pablo Echenique, coincido más (y visto desde afuera) con la postura que expresa Olga Rodríguez en su artículo –tras explicar el funcionamiento de la Asamblea que merece la pena leer–: ‘El cielo está ocupado y controlado por fondos de inversión, por los paraísos fiscales, por corruptos, por quienes rescatan los bancos mientras echan a la gente de sus casas. Las libertades y los derechos no llegan sin más, se conquistan. Y, como demuestra la historia, el cielo no lo regalan: hay que tomarlo’. Tan ocupado está que asoma por la lejanía ese tratado de comercio, TTIP, que nos ata a los carros de la grandes multinacionales. Y acabo de oír a José Carlos Díez repetir esas halagüeñas noticias que nos depara el PP: 500 millones de euros menos en Sanidad Pública en los presupuestos de 2015. Y cuerda para la hucha de las pensiones de dos años más por este camino, decía el economista. Después ¿a la beneficencia? El ministro del interior anuncia que va a legalizar las ‘devoluciones en caliente’ dentro de la Ley mordaza que ya no hay por dónde cogerla. Esto ya para rematar. Ahí siguen dictando leyes y partiéndose de risa de todos nosotros, con su caja B, y tantos imputados que ya no les caben en su mirar para otro lado. Y, en éstas, la política antigua es buscar liderazgos fuertes. ¿Saben en qué mundo viven? Llamadme antigua, también, pues. Pero, por favor, no tanto como para andar metiendo en ese tinglado además a países extranjeros con sus mismidades, que no tienen nada que ver con nosotros. Bastante tenemos encima para distraernos”.
 
Los eurodiputados, Pablo Echenique, Lola Sánchez y Teresa Rodríguez, durante la asamblea fundacional de ‘Podemos’.

“Ha llegado el momento de la nueva política –escribe Javier Gallego en su artículo ‘Cuando la  nueva política se parece a la vieja”, publicado en Zona Crítica, de Eldiario.es–. Parece imparable. La Asamblea Constituyente de ‘Podemos’, el pasado fin de semana, tuvo ese aire inequívoco de momento fundacional. De fecha histórica que recogerán los manuales escolares de las próximas décadas. Ahí empezó lo que sea que sustituirá a la Transición. Por primera vez, las generaciones nacidas después de Franco son protagonistas políticos de su tiempo en primera y no solo en segunda persona. Si el PSOE tuvo su Suresnes, la formación de Pablo Iglesias ha tenido su Vistalegre… Y el caso es que este primer congreso de ‘Podemos’, que venía a fundar el futuro, tuvo algunos aromas inquietantes de pasado… Es verdad que, en ningún otro congreso, tantos militantes tienen la oportunidad de subir al estrado a defender sus propuestas. Es verdad que los asistentes pudieron hacer sus preguntas a los distintos grupos gracias a modernas herramientas telemáticas, que sus dudas fueron contestadas y escucharon activa y críticamente las respuestas. Pero también es cierto que había una excesiva inclinación ante el líder y que el líder se dejó llevar por ella. Los gestos son importantes. Nos delatan más que las palabras. Y algunos gestos acabaron traicionando a Pablo Iglesias. Otro modelo organizativo más horizontal y asambleario le disputaba la plaza. Un compañero en el estrado comentó que no necesitan un macho alfa que les guíe sino un pensamiento colectivo. Pablo se sintió aludido y contestó que él no lo era pero lo hizo con autoridad de macho alfa. Obligó al auditorio a no aplaudirle para demostrarle a la casta que saben decir no. Nada más contradictorio: pedir rebeldía al auditorio al mismo tiempo que lo sometes a tus órdenes. También dijo que era un militante al servicio de ‘Podemos’ pero que se quitaría de en medio si su modelo de partido no sale elegido. No puedes ponerte a las órdenes y desobedecer a los militantes que te piden que seas su cabeza. Esas artimañas son propias de la casta que hay que eliminar… Por eso es importante vigilar a los que vienen. Para que no nos la den como nos la pegaron los que están. Espero que no estemos luchando para quitar a la casta y poner otra en su lugar”.
 

Pablo Iglesias presentó el pasado viernes el libro “Disputar la democracia” escrito antes de la creación de la formación de “Podemos”  En la presentación del mismo, Pablo Iglesias reconoció que cualquier persona intenta siempre “que la historia le absuelva”. Y que, en ocasiones, estas respuestas pueden ser utilizadas para hacer daño. “Que me ataquen –pidió– que me provoquen, pero que me dejen ser enfant terrible por un último día”. Lo que no se imaginaba es que esa formación arrasara con la vida política de su país. El prólogo de “Disputar la democracia; política para tiempos de crisis”, que publica Akal, está escrito por el líder de Syriza, Alexis Tsipras, quien asegura que estos tiempos son idóneos para el cambio social, político y económico que se acerca.

 La Policía impide el acceso a buena parte de la plaza donde las Marchas de la Dignidad protestan.

Miles de personas pidieron el viernes, en Oviedo, el fin de la restauración borbónica y el bipartidismo. Bajo el lema #SomosReales, 29 columnas de distintos puntos de Asturias y España tomaron las calles exigiendo “basta ya de recortes, de privilegios y de un modelo de estado pensado por y para quien más tiene a costa del sufrimiento de millones de personas que, incluso con trabajo, son pobres”. La organización tuvo capacidad para estar en la calle y en las instituciones, en la defensa de la gente. Activistas de 27 provincias se concentraron en Oviedo. Cinco columnas llegaron a la capital del Principado procedentes de Pola de Siero, Gijón, Avilés, La Felguera y Mieres. Miles de personas –más de 6.000, según los organizadores– se concentraron en la Plaza de la Escandalera y el Paseo de los Álamos de la capital ovetense para protestar contra los Premios Príncipe de Asturias y señalar a los responsables de la crisis, desde la Monarquía a los políticos corruptos, pasando por los banqueros que, según la nota hecha pública por los organizadores. Los manifestantes se encontraron con un espectacular despliegue policial que les impidió ocupar toda la plaza. La manifestación pacífica, aunque ruidosa, coreó lemas contra los recortes, el bipartidismo y la restauración monárquica y clamó por la inmediata convocatoria de una consulta popular para que la ciudadanía pueda decidir sobre la forma de estado. “República, social y con la prioridad de la gente como única bandera”, fue una de las consignas más repetidas. Paz con pan, techo y trabajo, resumió el coordinador de IU Asturias.



 
Entre los fotomontajes publicados, recordamos el de Humor Canalla, sobre la aparición de Julio Iglesias, y los de Rocambol sobre Rajoy, Rato, Blesa y otros personajes políticos y eclesiásticos.











Repasamos otros dibujos humorísticos de esta semana. Comenzamos con Erlich.
 





Seguimos con otros, como Miki, Forges, El Roto, J. R. Mora. A. López, Vergara,  Pat, Ramón…









 
Pep Roig, desde Mallorca: No quiere saber, ni contestar, Nadie le dijo que lo de la caja “B” estaba mal, Las aventuras del gordo y el flaco y tiempo de indecentes.





 
Y terminamos con cinco vídeos la formación y Asamblea de ‘Podemos’ y dos sobre las marchas de la dignidad que llegaron a Asturias. A mediados de agosto, Íñigo Errejón era invitado por primera vez a La Sexta Noche. Su intervención no defraudó, dejándonos brillantes intervenciones. Resalta esta, en la que la bancada de la derecha se quedó sin argumentos racionales para rebatir.
 
 
Pablo Iglesias, de “Podemos” y María Arenales Serrano, del PP, dan su opinión sobre la “regeneración democrática” del Partido Popular para cambiar el método de elección de alcaldes en las próximas elecciones.
 
 
En este fragmento del debate, Pablo Iglesias y Eduardo Inda ofrecen su punto de vista sobre el control que debe ejercer el Estado sobre los medios de comunicación públicos y privados.
 
 
 
Pablo Iglesias ridiculiza a Eduardo Inda y al diario El Mundo respecto las teorías conspirativas sobre Pablo Iglesias y su relación con ETA.
 
 
Algunas de las intervenciones de Iñigo Errejon en la tele, antes y después del éxito de PODEMOS.